Enfermedad cardíaca

Perspectiva general

Las enfermedades cardíacas describen una gama de enfermedades que afectan el corazón. Las enfermedades clasificadas como enfermedades cardíacas comprenden enfermedades de los vasos sanguíneos, como enfermedad de las arterias coronarias, problemas con el ritmo cardíaco (arritmias) y defectos cardíacos con los que has nacido (defectos cardíacos congénitos), entre otros.

El término «enfermedad cardíaca» se usa a menudo de manera indistinta al término «enfermedad cardiovascular». «Enfermedad cardiovascular» a menudo hace referencia a enfermedades que implican un estrechamiento o bloqueo de los vasos sanguíneos que puede provocar un ataque cardíaco, dolor en el pecho (angina de pecho) o accidente cerebrovascular. Otras enfermedades cardíacas, como aquellas que afectan los músculos, las válvulas o el ritmo cardíacos, también se consideran formas de enfermedad cardíaca.

Muchas formas de enfermedad cardíaca pueden prevenirse o tratarse con elecciones de un estilo de vida saludable.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad cardíaca dependen del tipo de enfermedad cardíaca que tengas.

Síntomas de enfermedad cardiovascular en los vasos sanguíneos (enfermedad aterosclerótica)

Los síntomas de la enfermedad cardiovascular pueden ser diferentes para los hombres y las mujeres. Por ejemplo, los hombres son más propensos a padecer dolor en el pecho; las mujeres pueden tener otros síntomas junto con el malestar en el pecho, como dificultad para respirar, náuseas y fatiga extrema.

Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Dolor en el pecho, opresión en el pecho, presión en el pecho y molestia en el pecho (angina)
  • Dificultad para respirar
  • Dolor, entumecimiento, debilidad y sensación de frío en las piernas o brazos si los vasos sanguíneos en esas partes del cuerpo se estrechan
  • Dolor en el cuello, la mandíbula, la garganta, el área superior del abdomen o la espalda

Es posible que no recibas el diagnóstico de enfermedad cardiovascular hasta que tengas un ataque al corazón, angina, accidente cerebrovascular o insuficiencia cardíaca. Es importante que controles los síntomas cardiovasculares y comuniques tus preocupaciones a tu médico. La enfermedad cardiovascular puede detectarse a tiempo con evaluaciones periódicas.

Síntomas de enfermedad cardíaca causados por latidos anormales (arritmias cardíacas)

La arritmia cardíaca es un latido anormal. Es posible que tu corazón lata demasiado rápido, demasiado lento o de forma irregular. Entre los síntomas de la arritmia se incluyen los siguientes:

  • Sensación de aleteo en el pecho
  • Latidos cardíacos acelerados (taquicardia)
  • Latidos cardíacos lentos (bradicardia)
  • Dolor en el pecho o malestar
  • Dificultad para respirar
  • Aturdimiento
  • Mareos
  • Desmayos (síncope) o sensación de desmayo

Síntomas de enfermedad cardíaca causados por los defectos cardíacos

Los defectos cardíacos congénitos graves, que son defectos con los que naces, suelen evidenciarse al poco tiempo del nacimiento. Los síntomas del defecto cardíaco en niños pueden incluir los siguientes:

  • Color de piel gris pálido o azul (cianosis)
  • Hinchazón en las piernas, el abdomen o el área alrededor de los ojos
  • En un lactante, la dificultad para respirar durante el amamantamiento, lo que genera poco aumento de peso

Los defectos cardíacos congénitos menos graves, a menudo, no se diagnostican hasta más adelante en la infancia o durante la adultez. Los signos y síntomas de los defectos cardíacos congénitos que, por lo general, no ponen en peligro la vida de inmediato incluyen los siguientes:

  • Tener dificultad para respirar al poco tiempo durante el ejercicio o la actividad física
  • Cansarse fácilmente durante el ejercicio o la actividad física
  • Hinchazón de las manos, los tobillos o los pies

Los síntomas de la enfermedad cardíaca tienen como causa la debilidad del músculo cardíaco (cardiomiopatía dilatada)

En las primeras etapas de la cardiomiopatía, es posible que no tengas síntomas. A medida que la enfermedad empeora, los síntomas pueden incluir lo siguiente:

  • Falta de aliento cuando haces esfuerzos o descansas
  • Hinchazón en las piernas, los tobillos y los pies
  • Cansancio
  • Latidos irregulares que se sienten rápidos, fuertes o como aleteos
  • Mareos, aturdimiento y desmayos

Síntomas de enfermedad del corazón causados por infecciones cardíacas

La endocarditis es una infección que afecta la membrana interna que separa las cámaras y válvulas del corazón (endocardio). Los síntomas de infección del corazón incluyen los siguientes:

  • Fiebre
  • Dificultad para respirar
  • Debilidad o fatiga
  • Hinchazón en las piernas o el abdomen
  • Cambios en el ritmo cardíaco
  • Tos seca o persistente
  • Erupciones cutáneas o manchas inusuales

Síntomas de enfermedad cardíaca causados por valvulopatía

El corazón tiene cuatro válvulas: aórtica, mitral, pulmonar y tricúspide, que se abren y se cierran para dirigir el flujo de sangre a través del corazón. Una variedad de enfermedades pueden dañar las válvulas y pueden provocar un estrechamiento (estenosis), un filtrado (regurgitación o insuficiencia) o un cierre inadecuado (prolapso).

Según qué válvula no esté funcionando correctamente, los síntomas de la valvulopatía generalmente incluyen los siguientes:

  • Cansancio
  • Dificultad para respirar
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Pies o tobillos hinchados
  • Dolor de pecho
  • Desmayos (síncope)

Cuándo debes consultar con un médico

Busca atención médica de emergencia si tienes los siguientes síntomas de enfermedades cardíacas:

  • Dolor en el pecho
  • Falta de aire
  • Desmayos

Las enfermedades cardíacas son más fáciles de tratar cuando se detectan temprano, por eso, habla con el médico sobre tus inquietudes relacionadas con la salud de tu corazón. Si te preocupa padecer una enfermedad cardíaca, habla con tu médico sobre los pasos que puedes seguir para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. Esto es especialmente importante si tienes antecedentes familiares de enfermedades cardíacas.

Si crees que puedes tener una enfermedad cardíaca, según los signos o síntomas nuevos que estás teniendo, solicita un turno para ver a tu médico.

Causas

Cómo funciona el corazón

El corazón es una bomba. Es un órgano muscular del tamaño aproximado del puño, ubicado levemente a la izquierda del centro del pecho. El corazón se divide en el lado derecho y el lado izquierdo. Esta división evita que la sangre rica en oxígeno se mezcle con la sangre pobre en oxígeno. La sangre pobre en oxígeno vuelve al corazón luego de circular por todo el cuerpo.

  • El lado derecho del corazón, que consta de la aurícula derecha y el ventrículo derecho, recolecta y bombea la sangre hacia los pulmones a través de las arterias pulmonares.
  • Los pulmones renuevan la sangre con un nuevo suministro de oxígeno. Los pulmones también exhalan el dióxido de carbono, un desecho del cuerpo.
  • A continuación, la sangre rica en oxígeno entra al lado izquierdo del corazón, que consta de la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo.
  • El lado izquierdo del corazón bombea la sangre a través de la aorta para suministrar oxígeno y nutrientes a los tejidos de todo el cuerpo.

Válvulas cardíacas

Cuatro válvulas en el corazón hacen que la sangre se dirija en la dirección correcta al abrir una vía sola y solamente cuando lo necesitan. Para que funcione correctamente, la válvula debe tener la forma adecuada, debe abrirse completamente y debe cerrarse de manera firme para que no haya fugas. Las cuatro válvulas son las siguientes:

  • Válvula tricúspide
  • Válvula mitral
  • Válvula pulmonar
  • Válvula aórtica

Latidos

Un corazón que late se contrae y se relaja en un ciclo continuo.

  • Durante la contracción (sístole), tus ventrículos se contraen, lo que dirige la sangre de los vasos sanguíneos hacia los pulmones y el resto del cuerpo.
  • Durante la relajación (diástole), los ventrículos se llenan de la sangre que viene de las cavidades superiores (aurícula derecha e izquierda).

Sistema eléctrico

El circuito eléctrico del corazón hace que lata, lo que controla el intercambio continuo de sangre rica en oxígeno y sangre pobre en oxígeno. Este intercambio hace que estés vivo.

  • Los impulsos eléctricos comienzan en la zona superior en la aurícula derecha y viajan a través de vías especializadas hasta los ventrículos, y llevan la señal para que el corazón bombee.
  • El sistema de conducción mantiene a tu corazón latiendo a un ritmo coordinado y normal, lo que mantiene a la sangre en circulación.

Diversas causas de la enfermedad cardíaca

Las causas de la enfermedad cardíaca varían según el tipo de enfermedad cardíaca.

Causas de la enfermedad cardiovascular

Mientras que la enfermedad cardiovascular puede hacer referencia a diferentes problemas del corazón o de los vasos sanguíneos, el término a menudo se utiliza para indicar un daño en el corazón o en los vasos sanguíneos resultante de la aterosclerosis, una acumulación de placas grasas en las arterias. La acumulación de placas engrosa y endurece las paredes de la arteria, y esto puede inhibir el flujo sanguíneo por las arterias hacia los órganos y tejidos.

La aterosclerosis también es la causa más común de la enfermedad cardiovascular. Puede ser consecuencia de problemas corregibles, como una mala alimentación, falta de ejercicio, sobrepeso y tabaquismo.

Causas de la arritmia cardíaca

Entre las causas comunes de los ritmos cardíacos anormales (arritmias) o las enfermedades que generan arritmia se incluyen las siguientes:

  • Defectos cardíacos de nacimiento (defectos cardíacos congénitos)
  • Enfermedad de las arterias coronarias
  • Presión arterial alta
  • Diabetes
  • Tabaquismo
  • Consumo excesivo de bebidas alcohólicas o cafeína
  • Abuso de drogas
  • Estrés
  • Algunos medicamentos de venta libre, medicamentos de venta bajo receta, suplementos dietarios y remedios a base de hierbas
  • Valvulopatía

En una persona sana con un corazón normal y sano, es poco probable que se desarrolle una arritmia mortal sin algún desencadenante externo, como un choque eléctrico o el consumo de drogas ilícitas. Esto se debe principalmente porque el corazón de una persona sana no presenta trastornos anormales que causen una arritmia, como por ejemplo una zona de tejido cicatricial.

Sin embargo, en un corazón enfermo o deforme, es posible que los impulsos eléctricos del corazón no comiencen o se transporten de manera apropiada a través del corazón, y esto provoca que sea más probable que se manifiesten arritmias.

Causas de los defectos cardíacos congénitos

Los defectos cardíacos congénitos generalmente se desarrollan mientras el bebé está en el útero. Los defectos cardíacos se pueden desarrollar a medida que se forma el corazón, aproximadamente un mes después de la concepción, y cambian el flujo sanguíneo en el corazón. Algunas enfermedades, algunos medicamentos y algunos genes pueden tener un papel decisivo en la aparición de los defectos cardíacos.

Los defectos cardíacos también pueden presentarse en los adultos. A medida que envejeces, la estructura del corazón puede cambiar, y provocar un defecto cardíaco.

Causas de la cardiomiopatía

La causa de la cardiomiopatía, que es un engrosamiento o agrandamiento del músculo del corazón, puede depender del tipo:

  • Cardiomiopatía dilatada. La causa de este tipo de cardiomiopatía más común a menudo se desconoce. Puede tener como causa el flujo sanguíneo reducido al corazón (enfermedad cardíaca isquémica), que es el resultado del daño producido por un ataque al corazón, infecciones, toxinas o ciertos medicamentos. También puede ser heredado de uno de los padres. Por lo general, agranda (dilata) el ventrículo izquierdo.
  • Cardiomiopatía hipertrófica. En general, este tipo de cardiomiopatía, en el que el músculo del corazón se vuelve anormalmente grueso, es heredado. También se puede desarrollar con el tiempo a causa de la presión arterial alta o por la edad.
  • Cardiomiopatía restrictiva. El tipo menos común de cardiomiopatía, que hace que el músculo del corazón se vuelva rígido y menos elástico, puede suceder sin motivo aparente. O puede deberse a enfermedades, como trastornos del tejido conectivo, acumulación excesiva de hierro en el cuerpo (hemocromatosis), acumulación de proteínas anormales (amiloidosis) o a algunos tratamientos oncológicos.

Causas de la infección del corazón

Una infección del corazón, como la endocarditis, se produce cuando un agente irritante, como una bacteria, un virus o una sustancia química, llega hasta el músculo cardíaco. Las causas más comunes de las infecciones del corazón son:

  • Bacterias
  • Virus
  • Parásitos

Causas de la enfermedad de las válvulas del corazón

Hay muchas causas para las enfermedades de las válvulas del corazón. La enfermedad de las válvulas puede existir desde el nacimiento o el daño puede estar causado por enfermedades como las siguientes:

  • Fiebre reumática
  • Infecciones (endocarditis infecciosa)
  • Trastornos del tejido conectivo
Cámaras del corazón

Un corazón normal tiene dos cámaras superiores y dos cámaras inferiores. Las cámaras superiores, la aurícula derecha e izquierda, reciben la sangre. Las cámaras inferiores, los ventrículos derecho e izquierdo más musculares, bombean la sangre del corazón. Las válvulas cardíacas, que mantienen el flujo sanguíneo en la dirección adecuada, son puertas en las aperturas de las cámaras.

Desarrollo de aterosclerosis

Si tienes demasiadas partículas de colesterol en la sangre, el colesterol puede acumularse en las paredes de las arterias. Con el tiempo, se pueden formar depósitos llamados placas. Los depósitos pueden estrechar u obstruir las arterias. Estas placas también pueden reventar y hacer que se forme un coágulo de sangre.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para presentar una enfermedad cardíaca comprenden los siguientes:

  • Edad. El envejecimiento aumenta el riesgo de que las arterias se dañen y se estrechen, y de que el músculo cardíaco se debilite o engrose.
  • Sexo. En general, los hombres corren mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Sin embargo, el riesgo para las mujeres aumenta después de la menopausia.
  • Antecedentes familiares. Los antecedentes familiares de enfermedades cardíacas aumentan tu riesgo de padecer enfermedad de las arterias coronarias, especialmente, si uno de tus padres la desarrolló a temprana edad (antes de los 55 años para un familiar hombre, como tu hermano o tu padre, y antes de los 65 años para una familiar mujer, como tu madre o hermana).
  • Fumar. La nicotina contrae los vasos sanguíneos, y el monóxido de carbono puede dañar su revestimiento interno, lo que los vuelve más propensos a la aterosclerosis. Los ataques cardíacos son más frecuentes en fumadores que en no fumadores.
  • Algunos medicamentos de quimioterapia y radioterapia contra el cáncer. Tal vez aumente el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares con algunos medicamentos de quimioterapia y las radioterapias.
  • Mala alimentación. Una dieta con alto contenido de grasas, sal, azúcar y colesterol puede contribuir a causar la enfermedad cardíaca.
  • Presión arterial alta. La presión arterial alta no controlada puede producir el endurecimiento y el engrosamiento de las arterias, lo que estrecha los vasos por los que circula la sangre.
  • Niveles altos de colesterol en sangre. Los niveles altos de colesterol en sangre pueden aumentar el riesgo de que se formen placas y de aterosclerosis.
  • Diabetes. La diabetes aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas. Ambas afecciones comparten factores de riesgo similares, como obesidad y presión arterial alta.
  • Obesidad. El exceso de peso normalmente empeora otros factores de riesgo.
  • Falta de actividad física. La falta de ejercicio también está asociada con muchas formas de enfermedad cardíaca y con algunos de sus otros factores de riesgo.
  • Estrés. El estrés sin tratar puede dañar las arterias y empeorar otros factores de riesgo de enfermedades cardíacas.
  • Higiene deficiente. No lavarte las manos de forma regular y no generar otros hábitos que pueden ayudarte a prevenir las infecciones víricas o bacterianas puede ponerte en riesgo de contraer infecciones cardíacas, especialmente, si ya tienes una afección cardíaca no diagnosticada. La higiene dental deficiente también puede contribuir a las enfermedades cardíacas.

Complicaciones

Las complicaciones de la enfermedad cardíaca comprenden las siguientes:

  • Insuficiencia cardíaca. La insuficiencia cardíaca, una de las complicaciones más frecuentes de la enfermedad cardíaca, se produce cuando el corazón no puede bombear sangre suficiente para satisfacer las necesidades del organismo. La insuficiencia cardíaca puede deberse a muchas formas de enfermedades cardíacas, entre ellas, defectos cardíacos, enfermedad cardiovascular, enfermedad cardíaca valvular, infecciones cardíacas o cardiomiopatía.
  • Ataque cardíaco. Un coágulo sanguíneo que bloquea el flujo de sangre a través de un vaso sanguíneo que irriga al corazón provoca un ataque cardíaco, lo que posiblemente daña o destruye una parte del músculo cardíaco. La ateroesclerosis puede provocar un ataque cardíaco.
  • Accidente cerebrovascular. Los factores de riesgo que provocan la enfermedad cardiovascular también pueden provocar un accidente cerebrovascular isquémico, que sucede cuando las arterias que se dirigen al cerebro están estrechadas u obstruidas, por lo que es muy poca la sangre que llega al cerebro. Un accidente cerebrovascular es una urgencia médica: a los pocos minutos el tejido cerebral comienza a morir.
  • Aneurisma. Un aneurisma (complicación grave que puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo) es una protuberancia en la pared de la arteria. Si se rompe un aneurisma, es posible que haya sangrado interno que ponga en riesgo la vida.
  • Enfermedad arterial periférica. La ateroesclerosis también puede provocar enfermedad arterial periférica. Cuando padeces enfermedad arterial periférica, las extremidades (generalmente las piernas) no reciben un flujo sanguíneo suficiente. Esto provoca síntomas, especialmente dolor en la pierna al caminar (claudicación).
  • Paro cardíaco repentino. El paro cardíaco repentino es la pérdida súbita e inesperada de la función cardíaca, la respiración y el conocimiento, a menudo a causa de una arritmia. Un paro cardíaco repentino es una emergencia médica. Si no se trata de inmediato, es mortal; provoca la muerte súbita por ataque cardíaco.

Prevención

Ciertas enfermedades del corazón, como los defectos cardíacos, no pueden prevenirse. Sin embargo, puedes ayudar a prevenir muchas otras enfermedades cardíacas haciendo los mismos cambios de estilo de vida que pueden mejorar la enfermedad cardíaca que tienes, tales como:

  • Dejar de fumar
  • Controlar otras enfermedades, como la presión arterial alta o el colesterol alto y la diabetes
  • Hacer ejercicio por lo menos 30 minutos diarios la mayoría de los días de la semana
  • Seguir una dieta baja en sal y grasas saturadas
  • Mantener un peso saludable
  • Reducir y controlar el estrés
  • Practicar buenos hábitos de higiene

Diagnóstico

Las pruebas que se necesitarán para diagnosticarte una enfermedad cardíaca dependen de lo que piense el médico acerca de qué trastorno tienes. Independientemente del tipo de enfermedad cardíaca que tengas, el médico, probablemente, te realizará una exploración física y te hará preguntas sobre tu historia clínica y la de tu familia antes de hacer pruebas. Además de los análisis de sangre y una radiografía de tórax, las pruebas para diagnosticar una enfermedad cardíaca pueden comprender lo siguiente:

  • Electrocardiograma. Un electrocardiograma registra estas señales eléctricas y puede ayudarle al médico a detectar irregularidades en el ritmo y la estructura del corazón. Es posible que te hagan un ecocardiograma en reposo o mientras haces ejercicio (electrocardiograma de esfuerzo).
  • Monitoreo Holter. Un monitor Holter es un dispositivo portátil que deberás usar para registrar un electrocardiograma continuo, por lo general de 24 a 72 horas. El monitoreo Holter se utiliza para detectar las irregularidades del ritmo cardíaco que no se encuentran durante un electrocardiograma normal.
  • Ecocardiograma. Esta prueba no invasiva, que consiste en una ecografía del tórax, muestra imágenes detalladas de la estructura y el funcionamiento del corazón.
  • Prueba de esfuerzo. Este tipo de prueba implica aumentar la frecuencia cardíaca con ejercicios o medicamentos mientras se realizan estudios cardíacos y pruebas de diagnóstico por imágenes para controlar cómo responde el corazón.
  • Cateterismo cardíaco. En esta prueba, se inserta un tubo corto (recubrimiento) en una vena o arteria en la pierna (ingle) o en el brazo. Luego, se inserta un tubo más largo, hueco y flexible (guía del catéter) en el recubrimiento. Con la ayuda de imágenes radiográficas en un monitor, el médico pasa la guía del catéter a través de la arteria hasta llegar al corazón.

    Pueden medirse las presiones en las cavidades cardíacas, y se puede inyectar un tinte. El tinte puede verse en una radiografía, lo que ayuda al médico a ver el flujo sanguíneo a través del corazón, los vasos sanguíneos y las válvulas para detectar anomalías.

  • Exploración por tomografía computarizada del corazón. Esta prueba a menudo se utiliza para detectar problemas cardíacos. En una tomografía computarizada cardíaca, te recuestas en una camilla dentro de una máquina con forma circular. Dentro de la máquina, un tubo de rayos X gira alrededor de tu cuerpo y obtiene imágenes del corazón y del pecho.
  • Resonancia magnética del corazón. Para esta prueba, te recuestas en una camilla dentro de una máquina con forma de tubo largo que produce un campo magnético. El campo magnético produce imágenes que ayudan al médico a evaluar el corazón.

Tratamiento

Los tratamientos para las enfermedades cardíacas varían según la afección. Por ejemplo, si tienes una infección cardíaca, probablemente te administrarán antibióticos. En general, el tratamiento para las enfermedades cardíacas a menudo comprende lo siguiente:

  • Cambios en el estilo de vida. Entre ellos, seguir una dieta con bajo contenido de grasa y bajo contenido de sodio, hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio moderado la mayoría de los días de la semana, dejar de fumar y limitar el consumo de alcohol.
  • Medicamentos. Si los cambios en el estilo de vida no son suficientes, es posible que el médico te recete medicamentos para controlar la enfermedad cardíaca. El tipo de medicamentos dependerá del tipo de enfermedad cardíaca.
  • Procedimientos médicos o cirugía. Si los medicamentos no son suficientes, es posible que el médico te recomiende procedimientos específicos o una cirugía. El tipo de procedimiento dependerá del tipo de enfermedad cardíaca y del grado de daño al corazón.

Estilo de vida y remedios caseros

Las enfermedades cardíacas pueden mejorarse (o incluso prevenirse) haciendo algunos cambios en tu estilo de vida. Los siguientes cambios pueden ayudar a cualquiera que quiera mejorar la salud cardíaca:

  • Deja de fumar. Fumar es un factor de riesgo importante en el caso de las enfermedades del corazón, especialmente para la ateroesclerosis. Dejar de fumar es la mejor forma de reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca y de sufrir sus complicaciones.
  • Controla la presión arterial. Pídele a tu médico una medición de la presión arterial al menos una vez cada dos años. Es posible que el médico recomiende mediciones más frecuentes si la presión arterial es más alta de lo normal o si tienes antecedentes de enfermedades cardíacas. La presión arterial óptima es de menos de 120 (sistólica) y 80 (diastólica), medida en milímetros de mercurio (mm Hg).
  • Controla el colesterol. Pídele al médico que te haga un análisis de colesterol de referencia cuando estés en tus 20 años, y luego al menos una vez cada cinco años. Es posible que tengas que empezar a hacerte análisis antes de esa edad si en tu familia hay colesterol alto. Si los resultados del análisis no se encuentran dentro de los niveles aceptables, el médico podría recomendarte que te realices mediciones con más frecuencia.

    La mayoría de las personas deberían intentar alcanzar un nivel de colesterol LDL por debajo de los 130 miligramos por decilitro (mg/dL) o de 3,4 milimoles por litro (mmol/L). Si tienes otros factores de riesgo de enfermedad cardíaca, deberías intentar alcanzar un nivel de colesterol LDL por debajo de los 100 mg/dL (2,6 mmol/L). Si tu riesgo de enfermedades cardíacas es muy alto (por ejemplo, si ya has tenido un ataque al corazón o si tienes diabetes), intenta alcanzar un nivel de colesterol LDL aún más bajo, por debajo de los 70 mg/dL (1,8 mmol/L).

  • Mantén la diabetes bajo control. Si tienes diabetes, el control meticuloso del nivel de azúcar en sangre puede ayudarte a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas.
  • Mantente en movimiento. El ejercicio te ayuda a alcanzar y a mantener un peso saludable y a controlar la diabetes, el colesterol elevado y la presión arterial alta, todos ellos factores de riesgo de enfermedades cardíacas. Si tienes arritmia o un defecto cardíaco, puede haber algunas restricciones para las actividades que puedes practicar, así que habla con el médico.

    Si tu médico lo aprueba, intenta realizar de 30 a 60 minutos de actividad física por día, la mayoría de los días de la semana.

  • Consume alimentos saludables. Una dieta saludable para el corazón, basada en frutas, vegetales y cereales integrales (y baja en grasas saturadas, colesterol, sodio y azúcar agregada), puede ayudarte a controlar el peso, la presión arterial y el colesterol.
  • Mantén un peso saludable. El sobrepeso aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas. Un IMC de menos de 25 y una circunferencia de cintura de 35 pulgadas (88,9 cm) o menos es la meta para prevenir y tratar las enfermedades cardíacas.
  • Controla el estrés. Reduce el estrés en la mayor medida posible. Practica técnicas de control del estrés, como la relajación muscular y la respiración profunda.
  • Afronta la depresión. Estar deprimido puede aumentar significativamente el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Habla con el médico si te sientes desesperanzado o si has perdido el interés en la vida.
  • Practica buenos hábitos de higiene. Mantente alejado de las personas que padecen enfermedades infecciosas, tales como resfríos, vacúnate contra la influenza, lávate las manos en forma regular, y cepíllate los dientes y usa el hilo dental con frecuencia para mantenerte saludable.

Además, hazte chequeos médicos en forma regular. La detección y el tratamiento tempranos pueden contribuir a que tengas una vida con mejor salud cardíaca.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Es posible que te sientas frustrado, molesto o abrumado al enterarte de que tú o un ser querido tienen una enfermedad cardíaca. Por fortuna, hay maneras de ayudar a afrontar la enfermedad cardíaca o de mejorar tu trastorno. Estas son algunas de ellas:

  • Rehabilitación cardíaca. A las personas que tienen una enfermedad cardiovascular que ha provocado un ataque cardíaco o que ha requerido una cirugía para corregir el problema, a menudo se les recomienda la rehabilitación cardíaca como forma de mejorar el tratamiento y acelerar la recuperación. La rehabilitación cardíaca comprende niveles de ejercicio supervisado, asesoramiento nutricional, apoyo emocional, y apoyo y educación sobre cambios en el estilo de vida para disminuir los riesgos de problemas cardíacos.
  • Grupos de apoyo. Acudir a tus amigos y a tu familia en busca de apoyo es fundamental, pero si necesitas más ayuda, consulta con el médico sobre la posibilidad de unirte a un grupo de apoyo. Es posible que sientas que es útil hablar sobre tus dudas con otras personas que tienen dificultades similares.
  • Controles médicos continuos. Si tienes una enfermedad cardíaca crónica o recurrente, realiza controles periódicos con el médico para asegurarte de que estás controlando la enfermedad cardíaca de forma adecuada.

Preparación antes de la cita

Algunos tipos de enfermedades cardíacas se detectan sin acudir a una consulta; por ejemplo, si un niño nace con un defecto cardíaco grave, este será detectado al poco tiempo del nacimiento. En otros casos, la enfermedad cardíaca puede diagnosticarse en una situación de urgencia, como un ataque cardíaco.

Si crees que sufres de una enfermedad cardíaca o te preocupa el riesgo de enfermedad cardíaca por tus antecedentes familiares, pide una consulta con tu médico de cabecera. Es posible que te deriven a un especialista del corazón (cardiólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones previas a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta. Por ejemplo, podría ser necesario que ayunes antes de un análisis de colesterol.
  • Anota los síntomas que presentes, incluso los que parezcan no tener relación con la enfermedad cardíaca.
  • Anota tu información personal más importante, como antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, presión arterial alta o diabetes, al igual que lo que te genera mayor estrés o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomas.
  • Si es posible, lleva a alguien que te acompañe. La persona que te acompañe puede ayudarte a recordar la información que recibas.
  • Prepárate para conversar acerca de tus hábitos alimentarios, de tabaquismo y de ejercicio. Si no sigues una dieta o no tienes una rutina de ejercicio, habla con tu médico sobre como comenzar a hacerlo.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Estas son algunas preguntas básicas para hacerle al médico acerca de la enfermedad cardíaca:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas o de mi enfermedad?
  • ¿Qué pruebas debo hacerme?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento?
  • ¿Qué alimentos debería comer o evitar?
  • ¿Cuál es el nivel adecuado de actividad física?
  • ¿Con qué frecuencia debería hacerme pruebas para la detección de una enfermedad cardíaca? Por ejemplo, ¿con qué frecuencia tengo que hacerme análisis de colesterol?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo los controlo de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay folletos u otros materiales que puedas darme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas tales como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de enfermedades del corazón, diabetes, presión arterial alta u otras enfermedades graves?

Qué puedes hacer mientras tanto

Nunca es demasiado pronto para hacer cambios saludables en tu estilo de vida, como dejar de fumar, comer alimentos saludables y aumentar la actividad física. Estas son las líneas de defensa primarias contra la enfermedad cardíaca y sus complicaciones.

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use