Enfermedad de Paget mamaria

Perspectiva general

La enfermedad de Paget es una forma poco frecuente de cáncer de mama. La enfermedad de Paget mamaria comienza en el pezón y se extiende al círculo oscuro de piel (areola) que rodea al pezón. La enfermedad de Paget mamaria no se relaciona con la enfermedad de Paget en los huesos, que es una enfermedad ósea metabólica.

La enfermedad de Paget mamaria suele ocurrir en mujeres mayores de 50 años. La mayoría de las mujeres con enfermedad de Paget mamaria tienen cáncer ductal preexistente en la mama, ya sea in situ (lo que significa en el lugar de origen) o, con menos frecuencia, cáncer de mama invasivo. Solo en casos poco frecuentes la enfermedad de Paget mamaria se limita únicamente al pezón.

Cambios en los pezones

Los cambios en las mamas y los pezones pueden ser un signo de cáncer de mama. Programa una consulta con tu médico si notas algo inusual.

Síntomas

La enfermedad de Paget mamaria afecta el pezón y, normalmente, la piel (aréola) que lo rodea. Es fácil confundir los signos y síntomas de la enfermedad de Paget mamaria con los de irritación de la piel (dermatitis) u otras afecciones de la piel no cancerosas (benignas).

Entre los signos y síntomas posibles de la enfermedad de Paget mamaria podemos mencionar:

  • Piel escamosa sobre el pezón
  • Piel quebradiza, que supura o endurecida y parece un eczema en el pezón, la aréola o ambos
  • Picazón
  • Enrojecimiento
  • Sensación de hormigueo o ardor
  • Secreción de color pajizo o sanguinolenta en el pezón
  • Pezón aplanado o vuelto hacia dentro (invertido)
  • Un bulto en el pecho
  • Engrosamiento de la piel en el pecho

En general, los signos y síntomas aparecen solo en un pecho. Habitualmente, la enfermedad comienza en el pezón y puede extenderse hacia la aréola y otras áreas del pecho (la mama).

Los cambios en la piel pueden ir y venir rápidamente en respuesta al tratamiento local, y dar la sensación de que la piel está curando. En promedio, las mujeres presentan signos y síntomas durante varios meses antes de obtener un diagnóstico.

Cuándo consultar al médico

Presta atención a cualquier cambio en tus pechos. Si sientes un bulto en tu pecho o tienes picazón o irritación en la piel que persiste durante más de un mes, consulta a tu médico.

Si estás recibiendo tratamiento por una lesión cutánea en el pecho y esa afección no desaparece con el tratamiento, haz una consulta con el médico. Tal vez sea necesario hacerte una biopsia (un procedimiento mediante el que se extrae una pequeña muestra de tejido para un análisis microscópico) para evaluar el área afectada.

Causas

Los médicos no conocen las causas de la enfermedad de Paget mamaria. La teoría aceptada con mayor frecuencia es que la enfermedad surge por un cáncer ductal preexistente en la mama. Las células cancerosas del tumor original luego viajan a través de los conductos galactóferos (que transportan leche) hasta el pezón y la piel que lo rodea. Otra teoría es que la enfermedad puede desarrollarse de forma independiente en el pezón.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo que afectan tu probabilidad de desarrollar enfermedad de Paget mamaria son los mismos factores que afectan tu riesgo de desarrollar cualquier otro tipo de cáncer de mama.

Algunos de los factores que te hacen más susceptible al cáncer de mama son:

  • Edad. Tus posibilidades de tener cáncer de mama aumentan a medida que te hace mayor.
  • Antecedentes personales de cáncer de mama. Si tuviste cáncer en una mama, tu riesgo de presentar cáncer en la otra mama es mayor.
  • Antecedentes personales de anormalidades en las mamas. Si has tenido un carcinoma lobulillar in situ o una hiperplasia atípica, tu riesgo de desarrollar cáncer de mama es mayor. También hay ciertas afecciones benignas de las mamas que están asociadas con un riesgo algo mayor.
  • Antecedentes familiares. Si tu madre, hermana o hija tienen cáncer de mama o de ovario o ambos, incluso si tu padre o hermano tienen cáncer de mama, tienes más posibilidades de desarrollar cáncer de mama.
  • Una mutación genética heredada que aumenta el riesgo de cáncer de mama. Si uno o varios genes, en especial el BRCA1 o el BRCA2, son defectuosos, tu riesgo de desarrollar cáncer de mama, de ovario y otros tipos de cáncer es mayor. Esos defectos son los culpables de menos de 1 de cada 10 casos de cáncer de mama.
  • Tejido mamario denso. Las mujeres cuyas mamografías muestran un tejido mamario denso enfrentan un riesgo mayor de contraer cáncer de mama.
  • Exposición a la radiación. Si recibiste tratamientos con radiación en el tórax cuando eras niño o adulto joven para tratar otro cáncer, tus probabilidades de desarrollar cáncer de mama en el futuro son mayores.
  • Exceso de peso. Tener un peso mayor que el saludable para tu edad y tu estatura aumenta tu riesgo de desarrollar cáncer de mama, en especial después de la menopausia y si has aumentado de peso siendo adulto.
  • Reemplazo hormonal. En algunas mujeres, tomar estrógenos después de la menopausia aumenta el riesgo de cáncer de mama.
  • Raza. Las mujeres blancas tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de mama que las negras o las hispanas, pero las mujeres negras tienen mayores probabilidades de morir a causa de esa enfermedad.
  • Alcohol. Beber grandes cantidades de alcohol aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Que presentes uno o más factores de riesgo no significa que necesariamente desarrollarás cáncer de mama. La mayoría de las mujeres con cáncer de mama no tienen factores de riesgo conocidos.

Prevención

Realizar cambios en tu vida cotidiana puede ayudar a reducir tu riesgo de tener cáncer de mama. Intenta lo siguiente:

  • Consulta a tu médico sobre los análisis de detección del cáncer de mama. Habla con tu médico acerca de cuándo comenzar los exámenes y los análisis de detección del cáncer de mama, como los exámenes clínicos de las mamas y las mamografías.

    Habla con tu médico sobre los beneficios y los riesgos de los análisis de detección. Juntos podrán decidir cuáles son las estrategias de detección del cáncer de mama más adecuadas para ti.

  • Familiarízate con tus mamas a través del autoexamen para tomar conciencia sobre el cáncer de mama. Las mujeres pueden elegir familiarizarse con sus mamas mediante la revisión esporádica de sus mamas durante un autoexamen para la toma de conciencia sobre el cáncer de mama. Si notas algún cambio, bultos u otros signos inusuales en tus mamas, habla de inmediato con tu médico.

    Tomar conciencia sobre el cáncer de mama no puede prevenir esta enfermedad, pero sí ayudarte a que comprendas mejor los cambios normales que atraviesan tus mamas, así como a identificar los signos y los síntomas inusuales.

  • Bebe alcohol con moderación, o no bebas. Limita la cantidad de alcohol que bebes a no más de una copa al día, si eliges beber.
  • Haz ejercicios la mayoría de los días de la semana. Intenta hacer por lo menos 30 minutos de ejercicios la mayoría de los días de la semana. Si no has realizado mucha actividad física últimamente, pregúntale a tu médico si puedes ejercitarte y comienza lentamente.
  • Limita la terapia hormonal posmenopáusica. La terapia hormonal combinada puede aumentar el riesgo de tener cáncer de mama. Habla con tu médico sobre los beneficios y los riesgos de la terapia hormonal.

    Algunas mujeres tienen signos y síntomas molestos durante la menopausia, y, en su caso, el aumento del riesgo de tener cáncer de mama puede ser aceptable para aliviar los signos y los síntomas que se presentan durante esta etapa.

    Para reducir el riesgo de tener cáncer de mama, utiliza la menor dosis posible de terapia hormonal durante el lapso más corto de tiempo.

  • Mantén un peso saludable. Si tienes un peso saludable, trabaja para mantenerlo. Si necesitas perder peso, consúltale a tu médico sobre las estrategias saludables para lograrlo. Reduce la cantidad de calorías que consumes a diario y aumenta lentamente la cantidad de ejercicio.
  • Opta por una dieta saludable. Las mujeres que comen una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva extra virgen y una mezcla de frutos secos pueden tener un riesgo menor de desarrollar cáncer de mama. La dieta mediterránea se centra principalmente en los alimentos de origen vegetal, como las frutas y los vegetales, los cereales integrales, las legumbres y los frutos secos. Las personas que siguen la dieta mediterránea eligen las grasas saludables, como el aceite de oliva, en lugar de la mantequilla, y el pescado en lugar de la carne roja.

Reducción del riesgo de cáncer de mama en las mujeres con alto riesgo

Si tu médico evaluó tus antecedentes familiares y otros factores, y determinó que puedes tener un riesgo más elevado de tener cáncer de mama, las opciones para reducir tu riesgo incluyen las siguientes:

  • Medicamentos preventivos (quimioprofilaxis). Los medicamentos inhibidores del estrógeno pueden ayudar a reducir el riesgo de tener cáncer de mama. Las opciones incluyen el tamoxifeno y el raloxifeno (Evista). Los inhibidores de la aromatasa han mostrado ser una opción prometedora para reducir el riesgo de cáncer de mama en las mujeres con riesgo alto.

    Estos medicamentos conllevan un riesgo de causar efectos secundarios, de modo que los médicos los reservan para las mujeres con un riesgo muy alto de tener cáncer de mama. Habla con tu médico sobre los beneficios y los riesgos.

  • Cirugía preventiva. Las mujeres con un riesgo muy alto de tener cáncer de mama pueden optar por la extirpación quirúrgica de sus mamas sanas (mastectomía profiláctica). También, por la extirpación de sus ovarios sanos (ooforectomía profiláctica) para reducir el riesgo de tener cáncer de mama y de ovario.

Habla con tu médico sobre tus factores de riesgo personales y pregúntale si serías candidata para recibir un tratamiento que pueda reducir ese riesgo.

Diagnóstico

Las pruebas para evaluar tu afección pueden incluir lo siguiente:

  • Examen clínico de las mamas y examen físico. Durante este examen, tu médico hace una revisión física para encontrar áreas fuera de lo común en ambas mamas, examina el aspecto de la piel de los pezones y alrededor de estos, y realiza una palpación para detectar la presencia de bultos o áreas de espesamiento.
  • Mamografía. Una mamografía, un estudio radiológico del tejido mamario, puede indicar si los cambios en el pezón y en la piel están asociados a un cáncer de mama preexistente, como suele ocurrir en la enfermedad de Paget mamaria.

    Si los resultados de las mamografías de ambas mamas no revelan signos de cáncer de mama, tu médico puede hacer un seguimiento con una resonancia magnética (RM), la cual puede detectar el cáncer que no se visualiza en una mamografía.

  • Biopsia mamaria. Durante una biopsia, tu médico toma una pequeña muestra de tejido de la piel del pezón para examinarla con un microscopio. Si tienes secreción del pezón, es posible que también se tome una muestra de esta.

    Si tienes un bulto en la mama, también se realizará una biopsia de ese tejido. Si se detecta la presencia de células cancerosas en las muestras que se tomaron, tal vez te deriven a un cirujano de mamas para hablar sobre las opciones de tratamiento.

  • Biopsia de ganglios linfáticos centinelas. Si tienes cáncer de mama invasivo, se deben examinar los ganglios linfáticos debajo de tu brazo (ganglios linfáticos axilares) para determinar si el cáncer se ha diseminado a esta área. Esto puede realizarse mediante un procedimiento llamado biopsia de ganglios linfáticos centinelas.

    Durante la biopsia, el cirujano ubica los ganglios centinelas, los primeros ganglios linfáticos en recibir los líquidos que secretan los tumores mamarios, y, por lo tanto, el primer lugar hacia el cual se desplazarán las células cancerosas. Si se extirpa un ganglio centinela, se lo examina y se determina que es normal, la probabilidad de encontrar cáncer en cualquiera de los ganglios restantes es pequeña, y no hay necesidad de extirpar otros ganglios.

Mujer que se somete a un examen de mamografía

Durante una mamografía, te paras en frente de una máquina radiográfica diseñada para realizar mamografías. Un técnico coloca tu mama en una plataforma y coloca la plataforma para que coincida con tu altura. El técnico te ayuda a ubicar la cabeza, los brazos y el torso para permitir una vista sin obstrucciones de la mama.

Biopsia con aguja gruesa

Una biopsia con aguja gruesa utiliza un tubo largo y hueco para extraer una muestra de tejido. Aquí, se realiza una biopsia de un bulto sospechoso en la mama. La muestra se envía a un laboratorio para analizarla.

Biopsia de ganglios centinelas

La biopsia del ganglio centinela identifica los primeros ganglios linfáticos hacia los que drena un tumor. El cirujano utiliza un tinte inofensivo y una solución radiactiva diluida para localizar los ganglios centinelas. Los ganglios se extraen y se analizan para detectar signos de cáncer.

Tratamiento

Si tienes enfermedad de Paget mamaria, es probable que debas realizarte una cirugía. El tipo de cirugía depende del estado de la piel que rodea el pezón y de qué tan avanzado esté el cáncer no diagnosticado.

Las opciones quirúrgicas incluyen las siguientes:

  • Mastectomía simple. Este procedimiento consiste en la extirpación de la mama completa, pero no de los ganglios linfáticos de la axila (ganglios linfáticos axilares). Se puede recomendar una mastectomía simple en los casos en que hay un cáncer de mama preexistente pero que no se ha diseminado a los ganglios linfáticos.
  • Tumorectomía. La cirugía de conservación de la mama (tumorectomía) consiste en extirpar únicamente la porción enferma de la mama.

    El cirujano retira el pezón y la areola junto con una sección de la mama en forma de gajo o de cono. El cirujano se centra en extirpar la menor cantidad de tejido mamario posible y, a la vez, en asegurarse de que el tejido que se elimina incluya un margen externo libre de células cancerosas, de modo que solo queden células sanas.

    La tumorectomía para tratar la enfermedad de Paget mamaria requiere radioterapia de seguimiento. No sería recomendable realizar una tumorectomía si no puedes recibir radioterapia por algún motivo. La mayoría de las mujeres se someten a la reconstrucción del pezón después del tratamiento.

Terapia adyuvante

Luego de la operación, tu médico puede recomendar un tratamiento adicional (terapia adyuvante) con medicamentos contra el cáncer (quimioterapia), radioterapia o terapia hormonal para evitar la recurrencia del cáncer de mama.

El tratamiento específico dependerá de la extensión del cáncer y de si el tumor arroja resultados positivos para determinadas características, por ejemplo, tiene receptores de estrógeno o de progesterona.

Una persona que se ha sometido a una mastectomía total (simple) sin reconstrucción mamaria

Durante una mastectomía (simple) total, el cirujano elimina el tejido mamario, el pezón, la areola y la piel. En otros procedimientos de mastectomía, se pueden dejar partes de la mama, como la piel o el pezón. La cirugía para crear una nueva mama es opcional y se puede realizar al momento de llevar a cabo la mastectomía o después.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

El diagnóstico de cáncer de mama puede ser abrumador. Y justo cuando estás intentando lidiar con la conmoción y los temores respecto de tu futuro, te piden que tomes decisiones importantes sobre tu tratamiento.

Cada persona encuentra su propia manera de afrontar un diagnóstico de cáncer. Hasta que encuentres una alternativa que te resulte útil, tal vez te ayuden estos consejos:

  • Informarte sobre lo que debes saber acerca del cáncer de mama. Si deseas obtener más información sobre el cáncer de mama, pregúntale a tu médico acerca de los detalles, el tipo, la fase y la característica de receptor hormonal. Pregunta sobre las fuentes apropiadas de información actualizada respecto de tus opciones de tratamiento.

    Saber más acerca del cáncer y sobre tus opciones puede ayudar a que tengas más confianza al momento de tomar decisiones en relación con el tratamiento. Sin embargo, algunas mujeres tal vez no deseen conocer los detalles del cáncer que padecen. Si así es como te sientes, también díselo a tu médico.

  • Habla con otras sobrevivientes de cáncer de mama. Quizás te resulte útil y alentador hablar con otras mujeres que tienen cáncer de mama. Comunícate con la Sociedad Americana contra el Cáncer para obtener información sobre los grupos de apoyo en tu área.

    Algunas organizaciones que pueden conectarte con otros sobrevivientes de cáncer en línea o por teléfono son After Breast Cancer Diagnosis (Después del diagnóstico de cáncer de mama) y CancerCare.

  • Busca a alguien con quien hablar. Busca a un amigo o a un familiar que sepa escuchar, o habla con un miembro del clero o con un consejero. Pídele a tu médico que te derive a un consejero o a otro profesional que trabaje con sobrevivientes de cáncer.
  • Mantente cerca de tus amigos y familiares. Tus amigos y familiares pueden brindarte un apoyo fundamental durante el tratamiento del cáncer.

    A medida que empieces a informar a la gente sobre tu diagnóstico de cáncer de mama, es probable que recibas muchos ofrecimientos de ayuda. Piensa con antelación para qué cosas quieres recibir ayuda, por ejemplo, si quieres tener una persona con quien hablar si te sientes triste o si necesitas ayuda para cocinar.

  • Mantén las relaciones íntimas con tu pareja. En las culturas occidentales, los senos de las mujeres están asociados con lo que es atractivo, con la femineidad y con la sexualidad. Debido a estas perspectivas, el cáncer de mama puede afectar tu imagen personal y deteriorar tu confianza en las relaciones íntimas. Habla con tu pareja sobre tus inseguridades y sobre lo que sientes.
  • Cuídate. Prioriza tu bienestar durante el tratamiento del cáncer. Duerme lo suficiente para sentirte descansada al despertarte; elige una dieta con abundantes frutas y vegetales; dedica tiempo para hacer ejercicios moderados los días que tengas deseos de hacerlo, y encuentra el tiempo para hacer las cosas que disfrutas, como leer o escuchar música.

    Si lo necesitas, prepárate para ceder tu función de cuidador durante un tiempo. Esto no significa que estás indefensa o eres débil. Significa que estás usando toda tu energía para mejorarte.

Preparación antes de la cita

Si sospechas que tienes enfermedad de Paget mamaria, la primera consulta puede ser con tu médico de cabecera. O bien, cuando llames para pedir una consulta, pueden derivarte directamente a un médico especialista en el tratamiento de enfermedades mamarias.

Qué puedes hacer

Para prepararte para tu consulta:

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la cita, asegúrate de preguntar si hay algo que debes hacer con anticipación, como por ejemplo restringir tu dieta.
  • Anota cualquier síntoma que tengas. Incluye también los que parezcan no guardar relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal clave. Incluye aquellas situaciones que te generan estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos. Incluye también las vitaminas o los suplementos que estás tomando.
  • Considera llevar a un familiar o amigo de confianza. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. Alguien que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas olvidado o pasado por alto.
  • Escribe preguntas para hacerle a tu médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Algunas preguntas básicas incluyen las siguientes:

  • ¿Cuál puede ser la causa de mis síntomas o mi afección?
  • ¿Hay otras causas que puedan estar causando mis síntomas o mi afección?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o crónica?
  • ¿Cuáles serían las mejores medidas para tomar?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar a un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Hay algún folleto u otros materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?
  • ¿Qué determinará si debo programar una visita de seguimiento?

Qué esperar del médico

Tu médico puede hacerte preguntas sobre lo siguiente:

  • La naturaleza de los cambios en la piel del pezón
  • Si también tienes secreción, sangrado, ardor o picazón en el pezón
  • Si tienes otros signos y síntomas mamarios, como un nódulo mamario o un área de espesamiento
  • Si has tenido dolor en las mamas
  • Durante cuánto tiempo has tenido signos y síntomas

El médico también puede hacerte preguntas sobre tu historia clínica personal y familiar, y sobre otros posibles factores de riego del cáncer de mama.

Last Updated Mar 8, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use