Estenosis de la arteria renal

Perspectiva general

La estenosis de la arteria renal consiste en el estrechamiento de una o más arterias que transportan sangre a los riñones (arterias renales).

El estrechamiento de las arterias impide que los riñones reciban las cantidades normales de sangre rica en oxígeno. Los riñones necesitan un flujo sanguíneo adecuado para poder filtrar los residuos y eliminar los líquidos excedentes. La reducción del flujo sanguíneo puede aumentar la presión arterial en todo el cuerpo (presión arterial sistémica o hipertensión) y lesionar el tejido de los riñones.

Estenosis de la arteria renal

En la estenosis de las arterias renales, una o las dos arterias que van a los riñones se estrechan, lo que impide un flujo de sangre adecuado a los riñones.

Síntomas

La estenosis de la arteria renal puede no causar ningún signo ni síntoma hasta que la enfermedad alcanza un estado avanzado. La mayoría de las personas con estenosis de la arteria renal no presentan ningún signo ni síntoma. A veces, la afección se descubre en forma accidental cuando se hacen análisis por algún otro motivo. También es posible que el médico sospeche que hay un problema si tienes lo siguiente:

  • Presión arterial alta que se manifiesta de forma repentina o empeora sin explicación
  • Presión arterial alta que se manifiesta antes de los 30 años o después de los 50

A medida que la estenosis de la arteria renal progresa, otros signos y síntomas que se pueden manifestar son los siguientes:

  • Presión arterial alta que es difícil de tratar
  • Un silbido que se produce cuando la sangre fluye a través de un vaso más estrecho (soplo), que tu médico puede escuchar con un estetoscopio ubicado sobre los riñones
  • Niveles elevados de proteínas en la orina u otros signos de función renal anormal
  • Función renal deteriorada durante el tratamiento para la presión arterial alta
  • Sobrecarga de líquidos e hinchazón en los tejidos del cuerpo
  • Insuficiencia cardíaca resistente al tratamiento

Cuándo buscar asesoramiento médico

Pide una cita con el médico si tienes síntomas o signos persistentes que te preocupen.

Causas

Las dos causas principales de la estenosis de la arteria renal son:

  • Ateroesclerosis de las arterias renales. La ateroesclerosis es la acumulación de grasas, colesterol y otras sustancias (placas) dentro de las arterias y sobre sus paredes. A medida que el depósito aumenta, la acumulación puede empeorarse, reducir el flujo sanguíneo y causar la formación de cicatrices en los riñones. Con el tiempo, se produce el estrechamiento de las arterias. La mayoría de los casos de estenosis de las arterias renales se producen por la ateroesclerosis.
  • Displasia fibromuscular. En la displasia fibromuscular, el músculo de la pared arterial crece de manera anormal. La arteria renal puede tener secciones angostas alternadas con secciones más anchas, lo que le da una apariencia de cordón con cuentas cuando se observan imágenes de la arteria.

    La arteria renal puede estrecharse tanto que el riñón no recibe un flujo de sangre adecuado y puede dañarse. Esto puede suceder en uno o en ambos riñones. Los expertos no conocen cuáles son las causas de la displasia fibromuscular, pero el trastorno es más frecuente en mujeres y puede estar presente desde el nacimiento (congénito).

La ateroesclerosis y la displasia fibromuscular pueden afectar otras arterias del cuerpo al igual que afectan a las arterias de los riñones (renales) y causar complicaciones.

Raramente, la estenosis de la arteria renal se produce por otros trastornos, como la inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis); por un trastorno en el sistema nervioso que provoca el crecimiento de tumores en los tejidos nerviosos (neurofibromatosis); o por un crecimiento dentro del abdomen que presiona las arterias renales (compresión extrínseca).

Factores de riesgo

La mayoría de los casos de estenosis de la arteria renal se produce por la ateroesclerosis. Los factores de riesgo de la ateroesclerosis de las arterias renales son los mismos que para la ateroesclerosis en cualquier otra parte del cuerpo y comprenden:

  • Envejecimiento
  • Presión arterial alta
  • Nivel de colesterol alto
  • Diabetes
  • Obesidad
  • Tabaquismo y otros consumos de tabaco
  • Antecedentes familiares de enfermedades del corazón tempranas
  • Falta de ejercicio

Complicaciones

Algunas de las posibles complicaciones de la estenosis de la arteria renal son las siguientes:

  • Presión arterial alta (hipertensión renovascular)
  • Insuficiencia renal que requiere tratamiento con diálisis o un trasplante de riñón
  • Retención de líquidos (edema) en las piernas, lo que causa hinchazón en los tobillos o pies
  • Dificultad para respirar debido a una acumulación repentina de líquido en los pulmones (edema pulmonar agudo)

Diagnóstico

Para diagnosticar la estenosis de la arteria renal, el médico puede comenzar con lo siguiente:

  • Una exploración física donde el médico escucha a través de un estetoscopio sobre la región de los riñones para detectar algún sonido que indique que la arteria de los riñones está estrechada
  • Una revisión de tu historia clínica
  • Análisis de sangre y orina para controlar la función renal
  • Análisis de sangre y orina para medir los niveles de hormonas que regulan la presión arterial

Las pruebas de diagnóstico por imágenes que se realizan para diagnosticar la estenosis de la arteria renal comprenden las siguientes:

  • Ecografía Doppler. Las ondas sonoras de alta frecuencia permiten que el médico observe las arterias y los riñones, y controle sus funciones. Este procedimiento también permite que el médico encuentre las obstrucciones en los vasos sanguíneos y determine la gravedad.
  • Exploración por tomografía computarizada (TC). Durante una exploración por tomografía computarizada, una máquina de rayos X conectada a una computadora crea imágenes detalladas que muestran cortes transversales de las arterias renales. Es posible que te inyecten un tinte para exponer el flujo sanguíneo.
  • Angiografía por resonancia magnética. La angiografía por resonancia magnética utiliza ondas de radio y un campo magnético potente para generar imágenes tridimensionales detalladas de las arterias renales y de los riñones. Una inyección con tinte dentro de las arterias destaca los vasos sanguíneos durante el diagnóstico.
  • Arteriografía renal. Este tipo especial de examen por rayos X permite que el médico encuentre la obstrucción de las arterias renales y que, a veces, abra la parte más estrecha con un balón y stent. Antes de tomar una radiografía, el médico inyecta un tinte dentro de las arterias renales mediante un tubo largo y fino (catéter) para destacar las arterias y observar el flujo sanguíneo con más claridad. A menudo, esta prueba se realiza cuando se restablece la apertura de los vasos sanguíneos con un stent.

Tratamiento

El tratamiento de la estenosis de la arteria renal puede implicar cambios en el estilo de vida, medicamentos o algún procedimiento. Muchas veces, el mejor enfoque es la combinación de tratamientos. Según tu estado de salud general y los síntomas que tengas, es posible que solo necesites observación.

Cambios en el estilo de vida

Si tienes la presión arterial elevada en forma moderada o grave, puede que tengas que hacer ciertos cambios en tu estilo de vida, por ejemplo:

  • Mantener un peso saludable o adelgazar si tienes sobrepeso
  • Consumir alimentos saludables
  • Limitar el consumo de sal en tu dieta
  • Hacer actividad física
  • Reducir el estrés
  • Beber alcohol o bebidas con cafeína con moderación, o no hacerlo
  • No fumar

Medicamentos

Muchas veces, la presión arterial alta (incluso cuando se relaciona con la estenosis de la arteria renal) puede tratarse exitosamente con medicamentos. Encontrar la medicación o la combinación de medicamentos correcta puede requerir tiempo y paciencia.

Algunos medicamentos utilizados con frecuencia para tratar la presión arterial alta relacionada con la estenosis de la arteria renal son:

  • Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina y bloqueantes de los receptores de la angiotensina II, que ayudan a relajar los vasos sanguíneos y bloquean la formación o los efectos de una sustancia química natural del cuerpo llamada «angiotensina II», que estrecha los vasos sanguíneos
  • Diuréticos, también conocidos como «píldoras de agua», que ayudan a que el cuerpo elimine el exceso de sodio y de agua
  • Betabloqueantes y bloqueantes alfa-beta, que hacen que el corazón lata más despacio y con menos fuerza, o ensanchan (dilatan) los vasos sanguíneos, según el tipo de medicamento que se utilice
  • Bloqueantes de los canales de calcio, que ayudan a relajar los vasos sanguíneos

Si la ateroesclerosis es la causa fundamental de la estenosis de la arteria renal, el médico puede recetarte aspirinas o medicación para reducir el colesterol. El tipo de medicamento más adecuado para ti depende de tu situación particular.

Procedimientos

Para ciertas personas (por ejemplo, aquellas con presión arterial alta no controlada y con complicaciones, como edema pulmonar o deterioro de la función renal), puede recomendarse un procedimiento para restablecer la circulación sanguínea a través de la arteria renal y mejorar el flujo de sangre (perfusión) hacia el riñón.

Los procedimientos para tratar la estenosis de la arteria renal pueden comprender los siguientes:

  • Angioplastia renal y colocación de stents. En este procedimiento, los médicos ensanchan la arteria renal que se ha estrechado y colocan un dispositivo dentro del vaso sanguíneo para mantener abiertas las paredes del vaso y permitir que la sangre circule mejor.
  • Cirugía de bypass de la arteria renal. Durante un procedimiento de bypass, los médicos injertan un vaso sanguíneo sustituto en la arteria renal a fin de crear un nuevo camino para que la sangre llegue a los riñones. En ocasiones, esto implica unir la arteria renal a un vaso de otra parte del cuerpo, como el hígado o el bazo.

Los resultados de ensayos clínicos recientes que compararon la angioplastia y colocación de stents con el uso de medicamentos solos no muestran diferencias entre los dos enfoques de tratamiento con respecto a la reducción de la presión arterial alta y la mejora de las funciones renales en personas con estenosis de la arteria renal moderada. Los procedimientos para abrir los vasos se deben considerar en el caso de las personas que realizaron solamente un tratamiento médico y no funcionó.

Estilo de vida y remedios caseros

Como parte de tu plan de tratamiento para la estenosis de la arteria renal, el médico puede recomendar que hagas algunos cambios en tu estilo de vida:

  • Mantén un peso saludable. Cuando aumentas de peso, también aumenta tu presión arterial. Si tienes sobrepeso, incluso bajar 10 libras (4,5 kg) puede ayudarte a reducir la presión arterial.
  • Limita la sal en tu dieta. La sal y las comidas saladas hacen que el cuerpo retenga líquidos. Esto puede aumentar el volumen de la sangre y, a su vez, aumentar la presión arterial.
  • Haz actividad física. Hacer actividad física de forma regular puede ayudarte a bajar de peso, reducir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón, reducir el colesterol y la presión arterial. Consulta con tu médico antes de comenzar un programa de ejercicios, especialmente si tienes presión arterial alta y no has hecho actividad física antes.
  • Reduce el estrés. El estrés puede aumentar tu presión arterial temporalmente. Este aumento varía según tu nivel de estrés y cómo reacciona el cuerpo ante él.
  • Si bebes alcohol, hazlo con moderación. Tomar demasiado alcohol puede aumentar la presión arterial.
  • No fumes. El tabaco daña las paredes de los vasos sanguíneos y acelera el proceso de endurecimiento de las arterias. Si fumas, pídele a tu médico que te ayude a dejar de hacerlo.

Preparación antes de la cita

En el caso de estenosis de la arteria renal, puedes empezar por consultar con tu médico de familia o a un médico general. Sin embargo, es posible que te deriven a un médico que se especializa en enfermedades que afectan el corazón y los vasos sanguíneos (cardiólogo) o los riñones (nefrólogo), particularmente si tu presión arterial es difícil de controlar o si la función renal empeora.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

Como preparación para tu consulta:

  • Anota los síntomas que tienes, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo de tu consulta.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomes, incluida la dosis.
  • Prepárate para comunicarle tu información médica más importante al médico, por ejemplo, si eres o eras fumador o si consumes otros productos de tabaco.
  • Pídele a un familiar o amigo que vaya contigo. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que recibes durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

En el caso de la estenosis de la arteria renal, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Esta enfermedad es temporal o de larga duración?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuáles me recomiendas?
  • ¿Qué efectos secundarios puedo esperar del tratamiento?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción en la dieta? ¿Hay alguna restricción en las actividades?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Cuál es el nivel adecuado para mi presión arterial? ¿Hay algo que pueda hacer para ayudar a reducirlo?
  • ¿Tienes algún material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en hacer otras preguntas que se te ocurran durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Eres o eras fumador, o consumes algún otro tipo de productos de tabaco?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar o empeorar los síntomas?
  • ¿Conoces tus valores promedio de presión arterial?
  • ¿Te han realizado análisis para controlar la función renal?
  • ¿Hay alguien en tu familia con antecedentes de presión arterial alta o enfermedad renal?

Last Updated Feb 13, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use