Estenosis de la válvula pulmonar

Perspectiva general

La estenosis de la válvula pulmonar es un trastorno en el que una deformación en la válvula pulmonar o cerca de esta reduce la abertura de esta válvula y disminuye el flujo sanguíneo. La válvula pulmonar se encuentra entre la cavidad cardíaca inferior derecha (ventrículo derecho) y las arterias pulmonares. A veces, los adultos tienen estenosis de la válvula pulmonar como una complicación de otra enfermedad, pero, en la mayoría de los casos, este trastorno se genera antes del nacimiento como un defecto cardíaco congénito.

La intensidad de la estenosis de la válvula pulmonar puede pasar de leve y sin síntomas a grave. Por lo general, la estenosis pulmonar leve no empeora con el tiempo, pero los casos moderados y graves pueden empeorar y requerir cirugía. Afortunadamente, por lo general, el tratamiento es muy exitoso, y las personas con estenosis de la válvula pulmonar pueden tener expectativas de tener una vida normal.

Síntomas

Los signos y síntomas de la estenosis de la válvula pulmonar varían según el grado de oclusión. En general, las personas con estenosis pulmonar leve no tienen síntomas. A menudo, quienes tienen una estenosis más significativa pueden percibir los síntomas por primera vez al hacer ejercicio.

Los signos y síntomas de la estenosis de la válvula pulmonar pueden ser los siguientes:

  • Soplo cardíaco: es un silbido anormal que se escucha mediante el estetoscopio, causado por una turbulencia de la irrigación sanguínea
  • Fatiga
  • Falta de aire, en especial, al hacer esfuerzo físico
  • Dolor en el pecho
  • Pérdida del conocimiento (desmayo)

Cuándo consultar al médico

Habla con el médico si tú o tu hijo tienen lo siguiente:

  • Falta de aire
  • Dolor en el pecho
  • Desmayo

Si tienes estenosis pulmonar u otro problema cardíaco, una evaluación y un tratamiento inmediatos pueden ayudar a reducir el riesgo de que tengas complicaciones.

Causas

A menudo, la estenosis de la válvula pulmonar ocurre cuando esta última no crece correctamente durante el desarrollo fetal. Puede que los bebés que padecen este trastorno también presenten otras anomalías cardíacas congénitas. No se sabe qué es lo causa que la válvula se desarrolle de forma anormal.

Anatomía de la válvula pulmonar normal

La válvula pulmonar está formada por tres piezas delgadas de tejido denominadas «valvas» que están dispuestas en círculo. Con cada latido del corazón, la válvula se abre en la dirección del flujo sanguíneo (hacia la arteria pulmonar y hasta los pulmones) y luego se cierra para impedir que la sangre fluya hacia atrás, al ventrículo derecho del corazón.

Qué sucede en la estenosis de la válvula pulmonar

Una o más de las valvas pueden ser defectuosas o demasiado gruesas, o es posible que las valvas no se separen entre sí correctamente. Si esto sucede, la válvula no se abre de manera correcta, lo que restringe el flujo sanguíneo.

Otros trastornos que contribuyen a que la enfermedad se produzca

A veces, otras enfermedades o la presencia de una válvula artificial pueden causar la afección.

  • Síndrome carcinoideo. Este síndrome —una combinación de signos y síntomas, como el enrojecimiento de la piel y la diarrea— es consecuencia de la liberación de una sustancia química, la serotonina, que proviene de crecimientos denominados «tumores carcinoides» del aparato digestivo.
  • Fiebre reumática. Esta complicación de una infección provocada por las bacterias estreptococo, como la amigdalitis estreptocócica, puede lesionar las válvulas cardíacas.
Ilustración de la estenosis pulmonar

En la estenosis pulmonar, el flujo de sangre desde el ventrículo derecho hacia la arteria pulmonar se obstruye por un estrechamiento en la válvula pulmonar. Cuanto mayor es la constricción, mayor es el esfuerzo que el ventrículo derecho debe hacer para bombear sangre a la arteria pulmonar. El bombeo del ventrículo derecho contra el aumento de presión produce que el ventrículo derecho se engrose (hipertrofia).

Factores de riesgo

Debido a que la estenosis de la válvula pulmonar, por lo general, se genera antes del nacimiento, no existen muchos factores de riesgo conocidos. Sin embargo, ciertas enfermedades y procedimientos pueden aumentar el riesgo de padecer estenosis de la válvula pulmonar más adelante, como los siguientes:

  • Síndrome carcinoideo
  • Fiebre reumática
  • Síndrome de Noonan
  • Reemplazo de válvula pulmonar

Complicaciones

La estenosis pulmonar puede estar relacionada con lo siguiente:

  • Infección. Las personas que tienen problemas en las válvulas cardíacas, como la estenosis pulmonar, presentan un riesgo mayor de contraer infecciones bacterianas en la capa interna del corazón (endocarditis infecciosa) que las personas que no tienen estos problemas.
  • Problemas de bombeo del corazón. En la estenosis pulmonar grave, el ventrículo derecho del corazón debe bombear con más intensidad para impulsar la sangre hacia la arteria pulmonar. El bombeo del ventrículo derecho contra la presión aumentada hace que la pared muscular del ventrículo se engrose (hipertrofia ventricular derecha). Con el tiempo, el corazón se pone rígido y se puede debilitar.
  • Insuficiencia cardíaca. Si el ventrículo derecho no puede bombear con eficacia, se produce la insuficiencia cardíaca. Esto provoca la hinchazón de las piernas y del abdomen, y puede causar fatiga y falta de aire.
  • Latidos del corazón irregulares (arritmia). Las personas que padecen estenosis pulmonar tienen más probabilidad de tener latidos del corazón irregulares. A menos que la estenosis sea grave, los latidos del corazón irregulares relacionados con la estenosis pulmonar, por lo general, no ponen la vida en peligro.

Diagnóstico

Por lo general, la estenosis de la válvula pulmonar se diagnostica en la niñez, pero, a veces, no se detecta hasta más adelante. Si el médico oye un soplo cardíaco durante un control de rutina y sospecha que tienes estenosis pulmonar, puede emplear una serie de pruebas para confirmar el diagnóstico.

  • Ecocardiograma. Las ondas sonoras rebotan en el corazón y producen imágenes en movimiento que se pueden ver en una pantalla de video. Esta prueba es útil para revisar la estructura de la válvula pulmonar, la ubicación y la gravedad del estrechamiento (estenosis), y el tamaño y funcionamiento del ventrículo derecho.

    Los médicos también pueden realizar un ecocardiograma tridimensional.

  • Electrocardiograma. Durante este procedimiento, se colocan parches con cables (electrodos) en el pecho, en las muñecas y en los tobillos. Los electrodos miden la actividad eléctrica del corazón, la cual se registra en papel. Esta prueba ayuda a determinar si la pared muscular del ventrículo derecho se ha engrosado (hipertrofia ventricular derecha).

  • Otras pruebas de diagnóstico por imágenes. A veces, las exploraciones con resonancias magnéticas y con tomografías computadas se usan para confirmar un diagnóstico de estenosis de la válvula pulmonar.

  • Cateterismo cardíaco. Durante este procedimiento, el médico inserta un tubo delgado y flexible (catéter) en una arteria o vena de la ingle y lo guía hacia el corazón o los vasos sanguíneos. El tinte que se inyecta a través del catéter hace que los vasos sanguíneos sean visibles en las radiografías. Los médicos también emplean el cateterismo cardíaco para medir la presión arterial de las cavidades cardíacas y de los vasos sanguíneos.

    Por lo general, los médicos emplean esta prueba solo si sospechan que tú o tu hijo necesitarán una valvuloplastia con balón, un procedimiento que se puede hacer al mismo tiempo que el cateterismo cardíaco.

Tratamiento

La estenosis de la válvula pulmonar se clasifica como leve, moderada o grave, según una medición de la diferencia de presión arterial entre el ventrículo derecho y la arteria pulmonar. Por lo general, la estenosis pulmonar leve que no provoca síntomas no requiere tratamiento, únicamente controles de rutina.

Es posible que los casos más graves, según sea el grado de la obstrucción, necesiten una valvuloplastia con balón o una cirugía a corazón abierto.

  • Valvuloplastia con balón. Mediante el uso de un pequeño tubo introducido por una vena de la pierna y que llega hasta el corazón para poder realizar un cateterismo cardíaco, tu médico coloca un balón sin inflar a través de la abertura de la válvula pulmonar estrecha. El médico infla el balón, lo que hace que la válvula estrecha se ensanche y aumente la irrigación sanguínea; luego, se retira el balón.

    El efecto secundario más frecuente de una valvuloplastia con balón es que el torrente de sangre regrese a través de la válvula pulmonar (insuficiencia valvular). Como sucede en la mayoría de las intervenciones quirúrgicas, existe el riesgo de sangrado, infección o coágulos de sangre.

  • Cirugía a corazón abierto. Cuando una valvuloplastia con balón no es una opción, es posible que necesites una cirugía a corazón abierto. Durante la cirugía, el médico repara la arteria pulmonar o la válvula, o reemplaza esta última por una válvula artificial. También pueden corregirse otros defectos cardíacos congénitos durante la cirugía. Existe el riesgo de sangrado, infección o coágulos de sangre relacionados con la cirugía.

Estilo de vida y remedios caseros

Si bien hay poco que puedes hacer para prevenir la estenosis de la válvula pulmonar, puedes tomar medidas para asegurarte de que no tendrás complicaciones.

Es probable que el médico también te recomiende que hagas consultas de seguimiento periódicas para evaluar tu enfermedad.

Antibióticos preventivos

En la mayoría de los casos, no será necesario que tomes antibióticos para prevenir una infección en la capa interna del corazón (endocarditis infecciosa). El médico te recomendará antibióticos si ya tuviste endocarditis o un reemplazo de la válvula pulmonar.

Estilo de vida saludable para el corazón

La adopción de un estilo de vida saludable para el corazón disminuye el riesgo de padecer otros tipos de enfermedades cardíacas, como un ataque cardíaco. Puedes conversar con el médico acerca de los siguientes cambios en el estilo de vida:

  • Dejar de fumar
  • Seguir una dieta saludable para el corazón que incluya distintas frutas y vegetales, lácteos con bajo contenido de grasa, cereales integrales y carne magra
  • Mantener un peso saludable
  • Actividad física regular

Embarazo

En general, el embarazo no es un problema para las mujeres que tienen estenosis leve o moderada de la válvula pulmonar. Si tienes estenosis grave de la válvula pulmonar, los riegos de tener complicaciones durante el trabajo de parto y durante el parto son más altos que los de las mujeres que no padecen la enfermedad. Si fuese necesario, es posible que te sometas a una valvuloplastia con balón durante el embarazo.

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences por consultar con el médico de familia, un médico general o el médico de tu hijo. Después, probablemente, te derivará a un médico capacitado en la evaluación y el tratamiento de las afecciones cardíacas (cardiólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Anota los síntomas que tienes o los que tiene tu hijo, aun los que parezcan no tener relación con el motivo por el que programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o enfermedades recientes.
  • Prepara una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomas o los que toma tu hijo.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo con el médico. Algunas preguntas básicas para hacerle al médico acerca de la estenosis de la válvula pulmonar son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas o los de mi hijo?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas se necesitan? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿La estenosis de la válvula pulmonar es temporal o permanente?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Cuáles son los riesgos de una valvuloplastia con balón o de una cirugía a corazón abierto?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Es necesario restringir mis actividades o las de mi hijo?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Los síntomas empeoran cuando haces ejercicio o cuando estás acostado?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?

Last Updated Feb 24, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use