Fibrilación auricular

Perspectiva general

La fibrilación auricular es la frecuencia cardíaca acelerada e irregular que puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca y otras complicaciones relacionadas con el corazón.

Durante la fibrilación auricular, las dos cavidades superiores (aurículas) del corazón laten de forma caótica e irregular, sin coordinar con las dos cavidades inferiores (ventrículos) del corazón. Los síntomas de fibrilación auricular generalmente comprenden palpitaciones, dificultad para respirar y debilidad.

Los episodios de fibrilación auricular pueden ser intermitentes, o bien se puede presentar fibrilación auricular constante que pueda requerir tratamiento. Aunque por sí sola no ponga generalmente en riesgo la vida, la fibrilación auricular es una enfermedad grave que no suele requerir tratamiento de urgencia.

Una preocupación importante con la fibrilación auricular es la posibilidad de desarrollar coágulos sanguíneos dentro de las cavidades superiores del corazón. Estos coágulos sanguíneos que se forman en el corazón pueden circular a otros órganos y bloquear el flujo sanguíneo (isquemia).

Los tratamientos para la fibrilación auricular pueden consistir en medicamentos e intervenciones para intentar alterar el sistema eléctrico del corazón.

Síntomas

Algunas personas con fibrilación auricular no tienen síntomas y no saben sobre su enfermedad hasta que se descubre durante una exploración física. Aquellas personas que tienen síntomas de fibrilación auricular pueden experimentar los siguientes signos y síntomas:

  • Palpitaciones, que son sensaciones de un latido del corazón acelerado, incómodo e irregular o un aleteo en el pecho
  • Debilidad
  • Menor capacidad para hacer ejercicio
  • Fatiga
  • Aturdimiento
  • Mareos
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho

La fibrilación auricular puede ser:

  • Ocasional. En este caso se conoce como "fibrilación auricular paroxismal". Puedes tener síntomas que aparecen y desaparecen, que generalmente duran de unos pocos minutos a horas. A veces, los síntomas duran hasta una semana y los episodios pueden ocurrir repetidamente. Tus síntomas pueden desaparecer por sí solos o podrías necesitar tratamiento.
  • Persistente. Con este tipo de fibrilación auricular, el ritmo cardíaco no vuelve a la normalidad por sí solo. Si tienes fibrilación auricular persistente, necesitarás tratamiento como un choque eléctrico o medicamentos a fin de restaurar el ritmo cardíaco.
  • Persistente y a largo plazo. Este tipo de fibrilación auricular es continua y dura más de 12 meses.
  • Permanente. En este tipo de fibrilación auricular, el ritmo anormal del corazón no puede restaurarse. Tendrás fibrilación auricular de forma permanente y, a menudo, necesitarás medicamentos para controlar la frecuencia cardíaca y prevenir coágulos sanguíneos.

Cuándo consultar al médico

Si tienes algún síntoma de fibrilación auricular, pide una consulta con el médico. El médico puede solicitar un electrocardiograma para determinar si los síntomas se relacionan con la fibrilación auricular u otro trastorno del ritmo cardíaco (arritmia).

Si tienes dolor en el pecho, busca atención médica de urgencia de inmediato. El dolor en el pecho podría ser una señal de que estás teniendo un ataque cardíaco.

Causas

La fibrilación auricular es una frecuencia cardíaca irregular y a menudo rápida que ocurre cuando las dos cavidades superiores del corazón presentan señales eléctricas caóticas. Y el resultado es un ritmo cardíaco acelerado e irregular. La frecuencia cardíaca en la fibrilación auricular oscila entre 100 y 175 latidos por minuto. Los límites normales de la frecuencia cardíaca son de 60 a 100 latidos por minuto.

El corazón está formado por cuatro cavidades: dos cavidades superiores (aurículas) y dos cavidades inferiores (ventrículos). Dentro de la cavidad superior cardíaca derecha (aurícula derecha), hay un grupo de células llamado "nódulo sinusal". Este es el marcapasos natural del corazón. El nódulo sinusal produce la señal que normalmente inicia cada latido del corazón.

Normalmente, la señal viaja a través de las dos cavidades superiores del corazón y luego a través de una vía de conexión entre las cavidades superiores e inferiores, llamada "nódulo auriculoventricular". El movimiento de la señal hace que el corazón se contraiga y envíe sangre al corazón y al cuerpo.

En la fibrilación auricular, las señales en las cavidades superiores del corazón son caóticas. Como resultado, comienzan a agitarse. El nódulo auriculoventricular (la conexión eléctrica entre las aurículas y los ventrículos) recibe una gran cantidad de impulsos que intentan atravesarlo para llegar a los ventrículos.

Los ventrículos también laten de forma acelerada, pero no tanto como la aurícula, debido a que no todos los impulsos logran atravesar y llegar hasta ellos.

Posibles causas de la fibrilación auricular

Las anomalías o daños a la estructura del corazón son la causa más frecuente de la fibrilación auricular. Las posibles causas de la fibrilación auricular comprenden las siguientes:

  • Presión arterial alta
  • Ataque cardíaco
  • Enfermedad de las arterias coronarias
  • Válvulas cardíacas anormales
  • Defectos cardíacos de nacimiento (congénitos)
  • Glándula tiroides hiperactiva u otros desequilibrios metabólicos
  • Exposición a estimulantes, como medicamentos, cafeína, tabaco o alcohol
  • Síndrome del seno enfermo (funcionamiento incorrecto del marcapasos natural del corazón)
  • Enfermedades pulmonares
  • Cirugía cardíaca anterior
  • Infecciones virales
  • Estrés producido por cirugía, neumonía u otras enfermedades
  • Apnea del sueño

Sin embargo, algunas personas con fibrilación auricular no tienen defectos ni daños cardíacos. Esta enfermedad se conoce con el nombre de "fibrilación auricular aislada". En la fibrilación auricular aislada, la causa suele ser poco clara y las complicaciones graves son poco frecuentes.

Aleteo auricular

El aleteo auricular es similar a la fibrilación auricular; sin embargo, el ritmo de la aurícula es más organizado y menos caótico que los patrones anormales que se ven con frecuencia en la fibrilación auricular. En ocasiones, es posible que el aleteo auricular luego se convierta en fibrilación auricular, y viceversa.

Los factores de riesgo, síntomas y causas del aleteo auricular son similares a los de la fibrilación auricular. Por ejemplo, los accidentes cerebrovasculares también suponen una inquietud en personas con aleteo auricular. Al igual que con la fibrilación auricular, el aleteo auricular generalmente no pone en riesgo la vida cuando se recibe un tratamiento adecuado.

Fibrilación auricular

En un ritmo cardíaco normal, un grupo pequeño de células que se encuentran en el nódulo sinusal envía una señal eléctrica. La señal viaja por medio de las aurículas hasta el nódulo auriculoventricular (AV) y luego ingresa a los ventrículos, lo que hace que se contraigan y bombeen sangre. En la fibrilación auricular, las señales eléctricas se disparan desde varios lugares en las aurículas (típicamente las venas pulmonares), lo que provoca que estas latan caóticamente. El nódulo AV, el marcapasos natural del corazón, no puede impedir que todas estas señales caóticas entren en los ventrículos. La respuesta de los ventrículos a estas señales desordenadas extra es latir más rápido de lo normal.

Factores de riesgo

Algunos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar fibrilación auricular.

Estos son:

  • Edad. Cuanto mayor seas, mayor será el riesgo de desarrollar fibrilación auricular.
  • Enfermedad cardíaca. Cualquier persona con una enfermedad cardíaca (como problemas en las válvulas cardíacas, enfermedad cardíaca congénita, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad de las arterias coronarias o antecedentes de ataque cardíaco o cirugía cardíaca) tiene un riesgo mayor de desarrollar fibrilación auricular.
  • Presión arterial alta. Tener presión arterial alta, en especial si no está bien controlada con cambios en el estilo de vida o medicamentos, puede aumentar el riesgo de fibrilación auricular.
  • Otras afecciones crónicas. Las personas con determinadas enfermedades crónicas, como problemas de tiroides, apnea del sueño, síndrome metabólico, diabetes, enfermedad renal crónica o enfermedad pulmonar tienen un riesgo mayor de desarrollar fibrilación auricular.
  • Consumir alcohol. Para algunas personas, el consumo de alcohol puede desencadenar un episodio de fibrilación auricular. El consumo muy elevado de alcohol puede ponerte en un riesgo incluso mayor.
  • Obesidad. Las personas obesas tienen un riesgo más alto de desarrollar fibrilación auricular.
  • Antecedentes familiares. En algunas familias existe un mayor riesgo de fibrilación auricular.

Complicaciones

A veces, la fibrilación auricular puede producir las siguientes complicaciones:

  • Accidente cerebrovascular. En la fibrilación auricular, el ritmo caótico puede hacer que la sangre se acumule en las cámaras superiores del corazón (aurículas) y forme coágulos. Si se forma un coágulo sanguíneo, podría desprenderse del corazón y trasladarse al cerebro. Allí podría bloquear el flujo sanguíneo y causar un accidente cerebrovascular.

    El riesgo de un accidente cerebrovascular en la fibrilación auricular depende de la edad (tienes un riesgo mayor a medida que envejeces) y de si tienes presión arterial alta, diabetes, antecedentes de insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular previo y otros factores. Determinados medicamentos, como los anticoagulantes, pueden disminuir el riesgo de accidente cerebrovascular o de daño a otros órganos causado por los coágulos sanguíneos.

  • Insuficiencia cardíaca. La fibrilación auricular, en especial si no se controla, puede debilitar el corazón y llevar a la insuficiencia cardíaca, una enfermedad en la cual el corazón no puede hacer circular suficiente sangre para satisfacer las necesidades del organismo.

Prevención

Para prevenir la fibrilación auricular, es importante tener un estilo de vida saludable para el corazón para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Un estilo de vida saludable puede comprender:

  • Seguir una dieta saludable para el corazón
  • Aumentar la actividad física
  • Evitar fumar
  • Mantener un peso saludable
  • Limitar o evitar el consumo de cafeína y alcohol
  • Reducir el estrés, ya que el estrés intenso y la ira pueden provocar problemas en el ritmo cardíaco
  • Utilizar medicamentos de venta libre con precaución, ya que algunos medicamentos contra el resfriado y la tos contienen estimulantes que pueden provocar latidos rápidos del corazón

Diagnóstico

Para diagnosticar fibrilación auricular, tu médico podría evaluar tus signos y síntomas, revisar tu historia clínica y realizar una exploración física. Tu médico puede solicitar varias pruebas para diagnosticar tu trastorno, tales como:

  • Electrocardiograma. El electrocardiograma utiliza pequeños sensores (electrodos) que se colocan en el pecho y los brazos para registrar las señales eléctricas que atraviesan el corazón. Esta prueba es una de las principales herramientas para diagnosticar la fibrilación auricular.
  • Monitor Holter. Este dispositivo portátil de ECG se lleva en el bolsillo, en el cinturón o con una correa que se sujeta al hombro. Registra la actividad del corazón durante 24 horas o más, lo cual permite al médico a realizar una observación prolongada de los ritmos cardíacos.
  • Grabador de episodios. El objetivo de este dispositivo portátil de ECG es controlar la actividad cardíaca durante un período que puede ir de unas semanas a algunos meses. Cuando sientes síntomas de una frecuencia cardíaca rápida, presionas un botón y se registra una cinta de ECG de los minutos anteriores y posteriores. Esto permite que el médico pueda determinar el ritmo cardíaco en el momento en que se manifiestan los síntomas.
  • Ecocardiograma. Este examen utiliza ondas sonoras para crear imágenes en movimiento del corazón. Por lo general, se apoya un dispositivo con forma de varilla (transductor) en el pecho. Algunas veces, se guía un tubo flexible con el transductor por la garganta hasta el esófago. El médico puede utilizar un ecocardiograma para diagnosticar una cardiopatía estructural o coágulos de sangre en el corazón.
  • Análisis de sangre. Ayudan a tu médico a descartar problemas de tiroides u otras sustancias en la sangre que puedan producir fibrilación auricular.
  • Prueba de esfuerzo. También conocida como "prueba de ejercicio", la prueba de esfuerzo también comprende la realización de estudios del corazón mientras se realizan los ejercicios.
  • Radiografía de tórax. Las radiografías pueden ayudar a ver el estado de los pulmones y el corazón. Tu médico también puede utilizar radiografías no solo para diagnosticar la fibrilación auricular, sino otras enfermedades que podrían explicar tus signos y síntomas.

Tratamiento

El tratamiento para la fibrilación auricular más adecuado para ti dependerá de cuánto tiempo hace que tienes fibrilación auricular, cuán molestos son los síntomas y la causa de fondo de la fibrilación auricular. Por lo general, los objetivos del tratamiento para la fibrilación auricular son:

  • Restablecer el ritmo o controlar la frecuencia
  • Impedir los coágulos sanguíneos, lo cual puede disminuir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular

La estrategia que tú y tu médico elijan depende de muchos factores, entre ellos, si tienes otros problemas del corazón y si puedes tomar medicamentos para controlar el ritmo cardíaco. En algunos casos, es posible que necesites un tratamiento más invasivo, como procedimientos médicos con catéteres o cirugía.

En algunas personas, un evento específico o una enfermedad preexistente, como un trastorno de la tiroides, puede desencadenar la fibrilación auricular. El tratamiento de la afección que causa la fibrilación auricular puede ayudar a aliviar los problemas del ritmo cardíaco. Si los síntomas son molestos o si este es tu primer episodio de fibrilación auricular, tu médico puede intentar restablecer el ritmo.

Restablecimiento del ritmo cardíaco

Idealmente, para tratar la fibrilación auricular, la frecuencia y el ritmo cardíacos vuelven a la anormalidad. Para tratar la afección, los médicos puede restaurar el corazón a su ritmo normal (ritmo sinusal) con un procedimiento denominado "cardioversión", según la causa de fondo de la fibrilación auricular y durante cuánto tiempo la has tenido.

La cardioversión se puede hacer de dos maneras:

  • Cardioversión eléctrica. En este procedimiento, se aplica un choque eléctrico al corazón mediante paletas o parches en el pecho. El choque detiene la actividad eléctrica del corazón por un momento. El objetivo es restablecer el ritmo normal del corazón.

    Se te administrará un sedante antes del procedimiento, de manera que no deberías sentir el choque eléctrico. También puedes recibir medicamentos para ayudar a restablecer un latido cardíaco normal (antiarrítmicos) antes del procedimiento.

  • Cardioversión con medicamentos. Esta forma de cardioversión utiliza medicamentos denominados "antiarrítmicos" para ayudar a restaurar el ritmo sinusal normal. Dependiendo de tu afección cardíaca, podrías recibir medicamentos por vía intravenosa o por vía oral para ayudar a restablecer el ritmo normal del corazón.

    Esto se realiza a menudo en el hospital con supervisión continua de la frecuencia cardíaca. Si el ritmo cardíaco vuelve a la normalidad, el médico a menudo recetará el mismo medicamento antiarrítmico o uno similar para intentar evitar más episodios de fibrilación auricular.

Antes de la cardioversión, se te puede administrar warfarina u otro medicamento anticoagulante durante varias semanas para reducir el riesgo de coágulos sanguíneos y accidentes cerebrovasculares. Si el episodio de fibrilación auricular duró más de 48 horas, es posible que necesites tomar este tipo de medicamento durante al menos un mes después del procedimiento para evitar que se formen coágulos sanguíneos en el corazón.

Mantenimiento de un ritmo cardíaco normal

Después de la cardioversión eléctrica, el médico puede recetar medicamentos antiarrítmicos para ayudar a prevenir episodios de fibrilación auricular en el futuro. Los medicamentos pueden comprender:

  • Dofetilida
  • Flecainida
  • Propafenona
  • Amiodarona
  • Sotalol

Si bien estos medicamentos pueden ayudar a mantener un ritmo cardíaco normal, pueden causar efectos secundarios, entre ellos:

  • Náuseas
  • Mareos
  • Fatiga

Rara vez, pueden causar arritmias ventriculares (alteraciones del ritmo que ponen en riesgo la vida que se originan en las cavidades inferiores del corazón). Estos medicamentos pueden ser necesarios de forma indefinida. Incluso con los medicamentos, existen posibilidades de otro episodio de fibrilación auricular.

Control de la frecuencia cardíaca

Te pueden recetar medicamentos para controlar la frecuencia cardíaca y restablecer su ritmo normal.

  • Digoxina. Este medicamento puede controlar la frecuencia cardíaca en reposo, pero no es tan eficaz durante la actividad. Muchas personas necesitan medicamentos adicionales o alternativos, como bloqueadores de los canales de calcio o betabloqueadores.
  • Betabloqueadores. Estos medicamentos pueden ayudar a disminuir la frecuencia cardíaca en reposo y durante la actividad. Pueden causar efectos secundarios como presión arterial baja (hipotensión).
  • Bloqueadores de los canales de calcio. Estos medicamentos también pueden controlar tu frecuencia cardíaca, pero es posible que sea necesario evitarlos si tienes insuficiencia cardíaca o presión arterial baja.

Procedimientos quirúrgicos y con catéter

Algunos medicamentos o la cardioversión para controlar la fibrilación auricular no funcionan. En esos casos, el médico puede recomendar un procedimiento para destruir la zona del tejido cardíaco que causa las señales eléctricas erráticas y restaurar el ritmo normal del corazón. Estas opciones pueden comprender:

  • Ablación con catéter. Durante este procedimiento, el médico inserta tubos largos y delgados (catéteres) en la ingle y los guía por los vasos sanguíneos hasta el corazón. La punta del catéter produce energía de radiofrecuencia, calor o frío extremo (crioterapia) para destruir las áreas del tejido cardíaco que están causando los latidos rápidos e irregulares. Se forma tejido cicatricial, lo que ayuda a que la señalización retorne a la normalidad. La ablación cardíaca puede corregir la arritmia sin necesidad de medicamentos o dispositivos implantables.

    El médico puede recomendar este procedimiento si tienes fibrilación auricular y un corazón normal, y los medicamentos no han mejorado tus síntomas. También puede ser útil para los pacientes con insuficiencia cardíaca que tienen un dispositivo implantado y no pueden tomar o tolerar los medicamentos contra la arritmia.

  • Procedimiento de laberinto. Hay numerosas variaciones del procedimiento de laberinto. El médico puede usar un bisturí, radiofrecuencia o frío extremo (crioterapia) para crear un patrón de tejido cicatricial que interfiere en los impulsos eléctricos perdidos que causan la fibrilación auricular.

    Los procedimientos de laberinto tienen una alta tasa de éxito, pero la fibrilación auricular puede reaparecer. Si esto sucede, es posible que necesites otra ablación cardíaca u otro tratamiento cardíaco.

    Dado que el procedimiento de laberinto quirúrgico (por medio de un bisturí) requiere una cirugía a corazón abierto, generalmente se reserva para las personas que no mejoran con otros tratamientos o cuando se puede realizar durante una cirugía cardíaca necesaria, como una cirugía de bypass de la arteria coronaria o de reparación de una válvula cardíaca.

  • Ablación del nodo auriculoventricular. Si los medicamentos u otras formas de ablación con catéter no son eficaces o causan efectos secundarios, o si no eres un buen candidato para estas terapias, la ablación del nodo auriculoventricular puede ser otra opción. El procedimiento involucra el uso de un catéter para administrar energía de radiofrecuencia a la vía (nódulo auriculoventricular) que conecta las cavidades superior e inferior del corazón.

    El procedimiento destruye una pequeña área de tejido cardíaco e impide de esta manera la señalización anormal. Sin embargo, las cavidades superiores del corazón (aurículas) todavía tiemblan. Necesitarás el implante de un marcapasos para mantener el latido adecuado de las cavidades inferiores (ventrículos). Después de este procedimiento necesitarás tomar anticoagulantes para reducir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular debido a la fibrilación auricular.

Prevención de los coágulos sanguíneos

Muchas personas con fibrilación auricular o las que están recibiendo ciertos tratamientos contra la fibrilación auricular tienen un riesgo especialmente alto de presentar coágulos sanguíneos que pueden llevar a un accidente cerebrovascular. El riesgo es aún mayor si se presentan otras enfermedades cardíacas junto con la fibrilación auricular.

anticoagulantes

Es posible que tu médico te recete medicamentos anticoagulantes, como los siguientes:

  • Warfarina. Puede recetarse warfarina para prevenir los coágulos sanguíneos. Si te receta warfarina, sigue cuidadosamente las indicaciones de tu médico. La warfarina es un medicamento poderoso que puede causar un sangrado peligroso. Tendrás que hacerte análisis de sangre regulares para controlar los efectos de la warfarina.
  • Anticoagulantes más nuevos. Existen varios medicamentos anticoagulantes nuevos para prevenir los accidentes cerebrovasculares en personas con fibrilación auricular. Algunos de estos medicamentos son el dabigatrán, el rivaroxabán, el apixabán y el edoxabán. Tienen acción más rápida que la warfarina y por lo general no requieren exámenes de sangre regulares ni monitoreo médico. Estos medicamentos no están aprobados para las personas que tienen válvulas cardíacas mecánicas.

Muchas personas tienen episodios de fibrilación auricular y ni siquiera lo saben, por lo que los anticoagulantes pueden ser necesarios incluso después de que se haya restablecido el ritmo normal.

Cierre del apéndice auricular izquierdo

El médico también puede considerar un procedimiento denominado "cierre del apéndice auricular izquierdo".

En este procedimiento, los médicos insertan un catéter a través de una vena de la pierna y lo guían hacia la cavidad superior izquierda del corazón (aurícula izquierda). Después, a través del catéter se inserta un dispositivo denominado "dispositivo de cierre del apéndice auricular izquierdo" para cerrar un pequeño saco (apéndice) en la aurícula izquierda.

Esto puede reducir el riesgo de presentar coágulos sanguíneos en ciertas personas con fibrilación auricular, ya que muchos de los coágulos sanguíneos producidos en la fibrilación auricular se forman en el apéndice auricular izquierdo. Los candidatos para este procedimiento pueden ser las personas que no presentan problemas en las válvulas cardíacas, que tienen un mayor riesgo de presentar coágulos sanguíneos y hemorragias, y que no pueden tomar anticoagulantes. El médico te evaluará para determinar si eres candidato para el procedimiento.

Un corazón durante la ablación por catéter

Con frecuencia, la fibrilación auricular es consecuencia de desencadenantes de descarga rápida o “puntos calientes”. En la ablación mediante catéter para tratar la fibrilación auricular, el médico introduce tubos finos y largos (catéteres) en la ingle y los guía a través de los vasos sanguíneos hasta el corazón. Los electrodos de la punta de los catéteres ayudan al médico a determinar dónde se encuentran estos desencadenantes. Los electrodos de la punta de los catéteres pueden emplear energía de radiofrecuencia, frío extremo (crioterapia) o calor para destruir estos desencadenantes y cicatrizar el tejido de modo que se normalicen los signos anormales.

Un corazón durante la ablación del nódulo AV

En la ablación del nódulo auriculoventricular (AV), los médicos utilizan energía de radiofrecuencia para destruir la conexión eléctrica entre las cámaras superior e inferior del corazón (nódulo AV), con lo cual se bloquean los impulsos eléctricos del corazón. Una vez que se destruye el nódulo auriculoventricular, los médicos implantan un dispositivo médico pequeño (marcapasos) a fin de mantener el ritmo cardíaco.

Estilo de vida y remedios caseros

Es probable que necesites realizar cambios en tu estilo de vida que mejoren la salud general del corazón, especialmente para prevenir o tratar enfermedades como la presión arterial alta y las enfermedades cardíacas. Tu médico puede sugerirte varios cambios en tu estilo de vida, entre ellos los siguientes:

  • Consume alimentos saludables para el corazón. Sigue una dieta saludable, con poca sal y grasas sólidas, rica en frutas, vegetales y cereales integrales.
  • Haz ejercicio regularmente. Ejercítate todos los días y aumenta la actividad física.
  • Deja de fumar. Si fumas y no puedes dejar por tus propios medios, habla con tu médico sobre las estrategias o los programas para ayudarte a abandonar el hábito.
  • Mantén un peso saludable. El sobrepeso aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. La pérdida de peso saludable puede ayudar a controlar los síntomas de la fibrilación auricular y puede mejorar los resultados de la ablación con catéter.
  • Mantén bajo control la presión arterial y los niveles de colesterol. Haz cambios en tu estilo de vida y toma medicamentos según las indicaciones del médico para corregir la presión arterial alta (hipertensión) o el colesterol alto.
  • Bebe alcohol con moderación. El consumo compulsivo de alcohol (tomar cinco tragos en dos horas para los hombres o cuatro tragos para las mujeres) pueden aumentar las probabilidades de fibrilación auricular. En algunas personas, incluso cantidades modestas de alcohol pueden provocar la fibrilación auricular.
  • No abandones la atención de seguimiento. Toma los medicamentos según lo recetado y asiste a consultas de seguimiento regulares con el médico. Habla con tu médico si tus síntomas empeoran.

Preparación antes de la cita

Si crees que puedes tener fibrilación auricular, es fundamental que pidas una consulta con tu médico de cabecera. Si la fibrilación auricular se detecta en forma temprana, el tratamiento puede ser más fácil y efectivo. Sin embargo, tal vez te deriven a un médico especialista en enfermedades del corazón (cardiólogo).

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu ingesta alimentaria. Podría ser necesario hacerlo si tu médico ordena análisis de sangre.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con fibrilación auricular.
  • Anota tu información personal más importante, incluidos los antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, presión arterial alta o diabetes, así como cualquier situación de estrés importante o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil comprender y recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar ese tiempo al máximo. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. Para la fibrilación auricular, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Qué tipos de pruebas tendré que hacerme?
  • ¿Cuál es el tratamiento más adecuado?
  • ¿Qué alimentos debería comer o evitar?
  • ¿Cuál es el nivel adecuado de actividad física?
  • ¿Con qué frecuencia debería hacerme pruebas para la detección de una enfermedad cardíaca u otras complicaciones de la fibrilación auricular?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar a un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro? (Puede ser necesario que consultes directamente al proveedor de seguros para obtener información sobre la cobertura).
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas visitar?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en hacerle al médico más preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo que podrás utilizar para hablar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

Last Updated Sep 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use