Fibrilación ventricular

Perspectiva general

La fibrilación ventricular es un problema del ritmo cardíaco que ocurre cuando el corazón late con impulsos eléctricos rápidos y erráticos. Esto hace que las cavidades de bombeo del corazón (los ventrículos) se agiten con pulsaciones ineficaces, en lugar de bombear sangre. A veces desencadenada por un ataque cardíaco, la fibrilación ventricular hace que la presión arterial caiga rápidamente, lo que interrumpe el suministro de sangre a los órganos vitales.

La fibrilación ventricular, una emergencia que requiere atención médica inmediata, hace que la persona se desplome en segundos. Es la causa más frecuente de muerte súbita por ataque cardíaco. El tratamiento de emergencia comprende la reanimación cardiopulmonar y choques al corazón con un dispositivo llamado «desfibrilador externo automático».

Para quienes corren riesgo de sufrir fibrilación ventricular, los tratamientos para prevenir la muerte súbita por ataque cardíaco comprenden medicamentos y dispositivos implantables que pueden restaurar el ritmo cardíaco normal.

Síntomas

La pérdida del conocimiento es el signo más frecuente de fibrilación ventricular.

Signos y síntomas iniciales

Un trastorno en el que las cavidades inferiores del corazón laten demasiado rápido (taquicardia ventricular) puede ocasionar fibrilación ventricular. Los signos y síntomas de taquicardia ventricular comprenden los siguientes:

  • Dolor en el pecho
  • Latidos del corazón rápidos (taquicardia)
  • Mareos
  • Náuseas
  • Falta de aire
  • Pérdida del conocimiento

Cuándo consultar al médico

Si tú u otra persona tienen los signos y síntomas mencionados, busca ayuda médica de urgencia inmediatamente. Toma estas medidas:

  • Llama al 911 o al número local de emergencias.
  • Si la persona está inconsciente, verifica si tiene pulso.
  • Si no tiene pulso, comienza a hacer reanimación cardiopulmonar para ayudar a mantener el flujo sanguíneo a los órganos hasta que se pueda aplicar un choque eléctrico (desfibrilación). Presiona rápido y con fuerza el pecho de la persona, a un ritmo de alrededor de 100 compresiones por minuto. No es necesario controlar las vías respiratorias de la persona ni darle respiración boca a boca a menos que estés entrenado en reanimación cardiopulmonar.

Los desfibriladores externos automáticos portátiles, que emiten un choque eléctrico que puede restablecer los latidos del corazón, se encuentran en cada vez más lugares, como en aviones, coches de la policía y centros comerciales. También pueden comprarse para tener en casa.

Los desfibriladores portátiles vienen con instrucciones para su uso. Están programados para enviar un choque solo cuando es necesario.

Causas

Para entender la fibrilación ventricular, piensa en el latido normal del corazón.

¿Qué es un latido normal del corazón?

Cuando el corazón late, los impulsos eléctricos que hacen que se contraiga siguen un camino particular a través del corazón. La interrupción de estos impulsos puede causar un latido irregular (arritmia).

El corazón se divide en cuatro cavidades. Las cavidades en cada mitad del corazón forman dos bombas adyacentes con una cavidad superior (aurícula) y una inferior (ventrículo).

Durante el latido, las aurículas, más pequeñas y menos musculosas, se contraen y llenan los ventrículos relajados de sangre. Esta contracción comienza después de que el nódulo sinusal (un pequeño grupo de células en la aurícula derecha) envía un impulso eléctrico que hace que las aurículas derecha e izquierda se contraigan.

El impulso entonces se dirige al centro del corazón, al nódulo auriculoventricular, que se encuentra en el camino entre las aurículas y los ventrículos. Luego, el impulso sale del nódulo auriculoventricular y viaja a través de los ventrículos, lo que hace que estos se contraigan y bombeen sangre a todo el cuerpo.

¿Qué provoca la fibrilación ventricular?

No siempre se conoce la causa de la fibrilación ventricular. La causa más frecuente es un problema en los impulsos eléctricos que viajan a través del corazón después de un primer ataque cardíaco o problemas causados por una cicatriz en el tejido muscular del corazón por un ataque cardíaco anterior.

Algunos casos de fibrilación ventricular comienzan con un latido rápido del corazón llamado «taquicardia ventricular». Este latido rápido pero uniforme del corazón se origina por impulsos eléctricos anormales que comienzan en los ventrículos.

La mayoría de los casos de taquicardia ventricular ocurren en personas con un problema relacionado con el corazón, como cicatrices o lesiones por un ataque cardíaco. A veces la taquicardia ventricular puede durar menos de 30 segundos (no sostenida) y puede no provocar síntomas. Pero la taquicardia ventricular puede ser un signo de problemas de corazón más graves.

Si la taquicardia ventricular dura más de 30 segundos, suele provocar palpitaciones, mareos o desmayo. La taquicardia ventricular no tratada usualmente lleva a la fibrilación ventricular.

La mayoría de los casos de fibrilación ventricular están relacionados con algún tipo de enfermedad cardíaca.

Ilustración de la fibrilación ventricular

En un ritmo cardíaco normal, una señal eléctrica viaja desde las cámaras superiores del corazón (aurículas) hasta las cámaras inferiores del corazón (ventrículos), lo que genera que los ventrículos se contraigan y bombeen sangre. En la fibrilación ventricular, se generan impulsos eléctricos rápidos, erráticos en los ventrículos. Esto provoca que los ventrículos tiemblen inútilmente en lugar de bombear sangre.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer fibrilación ventricular comprenden:

  • Un episodio previo de fibrilación ventricular
  • Un ataque cardíaco anterior
  • Un defecto cardíaco de nacimiento (enfermedad cardíaca congénita)
  • Enfermedad del músculo cardíaco (miocardiopatía)
  • Lesiones que provocan daño al músculo cardíaco, como la electrocución
  • Consumo de drogas ilegales, como cocaína o metanfetamina
  • Anomalías considerables en los electrolitos, como el potasio o el magnesio

Complicaciones

La fibrilación ventricular es la causa más frecuente de muerte súbita por ataque cardíaco. Los latidos del corazón rápidos y erráticos que provoca la afección ocasionan que el corazón deje abruptamente de bombear sangre al cuerpo. Cuanto más tiempo pasa el cuerpo sin irrigación sanguínea, mayor es el riesgo de lesiones en el cerebro y otros órganos. Puede producirse la muerte en cuestión de minutos.

La afección debe tratarse de inmediato con desfibrilación, que envía un choque eléctrico al corazón y restablece el ritmo cardíaco normal. La tasa de complicaciones a largo plazo y de muerte está directamente relacionada con la rapidez con la cual se recibe la desfibrilación.

Prevención

Si tienes un familiar de primer grado (uno de tus padres, hermanos o hijos) con una enfermedad cardíaca hereditaria (enfermedad cardíaca congénita), consulta con tu médico sobre los análisis para la detección genética. La identificación precoz de un problema de corazón hereditario puede guiar el cuidado preventivo y disminuir el riesgo de complicaciones.

Diagnóstico

La fibrilación ventricular siempre se diagnostica en una situación de urgencia. Los médicos sabrán si tienes fibrilación ventricular según los resultados de las siguientes pruebas:

  • Control del corazón. Un monitor cardíaco que lee los impulsos eléctricos que producen los latidos mostrará si el corazón late de manera imprevisible o si no late.
  • Control del pulso. En la fibrilación ventricular, no hay pulso.

Pruebas para diagnosticar la causa de la fibrilación ventricular

Para descubrir qué causó la fibrilación ventricular, se te realizarán pruebas adicionales, que pueden comprender las siguientes:

  • Electrocardiograma. Esta prueba registra la actividad eléctrica del corazón mediante electrodos adheridos a la piel. Los impulsos se registran como ondas que se muestran en un monitor o se imprimen en papel. Como el músculo cardíaco lesionado no conduce los impulsos eléctricos normalmente, el electrocardiograma puede indicar que ha ocurrido un ataque cardíaco o que está en curso.
  • Análisis de sangre. Los médicos de la sala de urgencias toman muestras de sangre para analizar la presencia de determinadas enzimas cardíacas que pasan lentamente a la sangre si un ataque cardíaco ha dañado el corazón.
  • Radiografía de tórax. Una imagen de rayos X del tórax permite que el médico verifique el tamaño y la forma del corazón, y sus vasos sanguíneos.
  • Ecocardiograma. En esta prueba, se utilizan ondas sonoras para producir imágenes del corazón. Durante un ecocardiograma, las ondas sonoras se dirigen al corazón desde un transductor (un dispositivo con forma de varilla) que se apoya en el pecho. Las ondas sonoras, que se procesan electrónicamente, proporcionan imágenes de video del corazón.
  • Cateterismo coronario (angiografía). Para determinar si tienes las arterias coronarias estrechadas o bloqueadas, se inyecta un tinte líquido a través de un tubo fino y largo (catéter) que pasa por una arteria, generalmente en la pierna, hasta las arterias del corazón. El tinte hace que las arterias se vuelvan visibles en los rayos X y revela las zonas de bloqueo.
  • Tomografía computarizada cardíaca. En una tomografía computarizada cardíaca, te recuestas en una camilla dentro de una máquina con forma circular. Dentro de la máquina, un tubo de rayos X gira alrededor de tu cuerpo y obtiene imágenes del corazón y del pecho.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Para una resonancia magnética cardíaca, te recuestas sobre una camilla dentro de una máquina con forma de tubo largo que produce un campo magnético que alinea partículas atómicas en algunas células. Las ondas de radio que se apuntan a estas partículas alineadas producen señales que crean imágenes del corazón.

Tratamiento

Los tratamientos de urgencia para la fibrilación ventricular se enfocan en restaurar el flujo sanguíneo del cuerpo lo más rápido posible para evitar daños en el cerebro y otros órganos. Si es necesario, una vez que se restaure el flujo sanguíneo del corazón, tendrás opciones de tratamiento para ayudar a prevenir episodios futuros de fibrilación ventricular.

Tratamientos de urgencia

  • Reanimación cardiopulmonar (RCP). Este tratamiento puede ayudar a mantener el flujo sanguíneo del cuerpo al simular el movimiento de bombeo que realiza el corazón. Cualquier persona puede realizar reanimación cardiopulmonar, incluso los familiares.

    En una emergencia médica, primero pide ayuda médica de urgencia y después comienza la reanimación cardiopulmonar presionando con fuerza y rapidez el pecho de la persona a un ritmo de alrededor de 100 a 120 compresiones por minuto. Permite que el pecho se eleve completamente entre compresiones.

    A menos que estés entrenado en reanimación cardiopulmonar, no te preocupes por soplar en la boca de la persona. Continúa con las compresiones del pecho hasta que consigas un desfibrilador o llegue el personal de urgencias.

  • Desfibrilación. El suministro de un choque eléctrico al corazón a través de la pared torácica detiene momentáneamente el corazón y el ritmo caótico. Esto a menudo permite que se restablezca el ritmo cardíaco normal.

    Si se dispone de un desfibrilador externo automático de uso público, cualquier persona puede administrarlo. La mayoría de los desfibriladores externos automáticos de uso público dan instrucciones de voz para utilizarlos. Estos desfibriladores de uso público están programados para reconocer la fibrilación ventricular y enviar un choque solo si es necesario.

Tratamientos para prevenir episodios futuros

Si el médico determina que la causa de la fibrilación ventricular es un cambio en la estructura del corazón, como cicatrices en el tejido por un ataque cardíaco, es posible que te recomiende que tomes medicamentos o te sometas a un procedimiento médico para reducir el riesgo de fibrilación ventricular y paro cardíaco en el futuro. Las opciones de tratamiento pueden incluir las siguientes:

  • Medicamentos. Los médicos usan diferentes medicamentos antiarrítmicos para el tratamiento de urgencia o a largo plazo de la fibrilación ventricular. Una clase de medicamentos llamados «betabloqueantes» se usa frecuentemente en las personas con riesgo de fibrilación ventricular o paro cardíaco repentino.

  • Desfibrilador cardioversor implantable. Una vez que la enfermedad se haya estabilizado, es probable que el médico recomiende el implante de un desfibrilador cardioversor implantable. Un desfibrilador cardioversor implantable es una unidad que funciona a batería que se implanta cerca de la clavícula izquierda. Uno o más cables flexibles aislados (derivaciones) van desde el desfibrilador hasta el corazón a través de las venas.

    El desfibrilador cardioversor implantable controla constantemente el ritmo cardíaco. Si detecta un ritmo que es muy lento, envía una señal eléctrica que regula la velocidad del corazón de la manera que lo haría un marcapasos. Si detecta taquicardia ventricular o fibrilación ventricular, envía choques de baja o alta energía para restablecer el ritmo normal del corazón. El desfibrilador cardioversor implantable es más eficaz que los medicamentos para prevenir un paro cardíaco inducido por arritmia.

  • Angioplastia coronaria y colocación de stents. Este procedimiento se realiza para el tratamiento de la enfermedad de las arterias coronarias grave. Las arterias coronarias obstruidas se abren para permitir que la sangre fluya más libremente hacia el corazón. Si la causa de la fibrilación ventricular fue un ataque cardíaco, este procedimiento puede reducir el riesgo de episodios futuros.

    Los médicos insertan un tubo largo y delgado (catéter) que pasa por una arteria, de la pierna o el brazo, para llegar a una arteria obstruida del corazón. La punta de este catéter está equipada con un balón especial que se infla brevemente para abrir una arteria coronaria obstruida. Al mismo tiempo, es posible que se inserte un stent de malla metálica en la arteria para mantenerla abierta a largo plazo, lo que restaura el flujo de sangre al corazón.

    La angioplastia coronaria puede realizarse al mismo tiempo que un cateterismo coronario (angiografía), un procedimiento que los médicos hacen primero para buscar las arterias estrechadas del corazón.

  • Cirugía de bypass de la arteria coronaria. Otro procedimiento para mejorar el flujo sanguíneo es la cirugía de bypass de la arteria coronaria. La cirugía de bypass de la arteria coronaria consiste en coser venas o arterias colocadas en un lugar por encima de una arteria coronaria obstruida o estrechada (eludiendo la sección estrechada) para restaurar el flujo de sangre al corazón. Esto podría mejorar el suministro de sangre al corazón y reducir el riesgo de fibrilación ventricular.

Estilo de vida y remedios caseros

Los cambios en el estilo de vida que te ayudan a mantener el corazón tan sano como sea posible comprenden, entre otros, los siguientes:

  • Sigue una dieta saludable. Los alimentos saludables para el corazón comprenden frutas, vegetales y cereales integrales, y también fuentes de proteínas magras como soja, frijoles, frutos secos, pescado, carnes de ave sin piel y productos lácteos con bajo contenido de grasa. Evita la sal (sodio) adicional, los azúcares agregados y las grasas sólidas.

  • Haz ejercicio con regularidad. Ten como objetivo realizar 150 minutos por semana de actividad aeróbica moderada, 75 minutos por semana de actividad aeróbica intensa, o una combinación de actividad moderada e intensa.

  • Deja de fumar. Tienes más probabilidades de dejar de fumar con éxito si aprovechas las estrategias que han demostrado ser útiles. Habla con el médico sobre los medicamentos que pueden ayudarte a reducir el deseo de fumar y los síntomas de abstinencia de la nicotina.

    El médico también puede recomendarte asesoramiento psicológico telefónico y herramientas en línea, como los servicios gratuitos ofrecidos por la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society), que proveen apoyo emocional fundamental.

  • Mantén tu presión arterial y tus niveles de colesterol en un nivel saludable. Toma los medicamentos según las indicaciones médicas para corregir la presión arterial alta (hipertensión) o el colesterol alto, y mantén un peso corporal saludable.

  • Limita el consumo de alcohol. Beber demasiado alcohol puede dañar el corazón. Si optas por beber alcohol, hazlo con moderación. Para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres de 65 años o menores.

  • No abandones la atención de seguimiento. Toma los medicamentos según lo recetado y asiste a consultas de seguimiento regulares con el médico. Cuéntale al médico si tus síntomas empeoran.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Vivir con arritmia ventricular puede provocar una variedad de sentimientos complejos, como miedo, ira, culpa y depresión. Prioriza tu bienestar emocional para evitar los problemas del ritmo cardíaco relacionados con la ira y el estrés.

Algunos tipos de terapias complementarias y alternativas pueden ayudar a reducir el estrés, entre ellas:

  • Yoga
  • Meditación
  • Técnicas de relajación

Recibir el apoyo de tus seres queridos también es fundamental para controlar el estrés. Debido a que las arritmias no causan síntomas evidentes, algunas veces, es posible que tus amigos y tu familia pasen por alto tu afección. Comparte tus sentimientos y pide ayuda para cumplir con los objetivos de tu tratamiento.

Last Updated Feb 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use