Fiebre reumática

Perspectiva general

La fiebre reumática es una enfermedad inflamatoria que se puede contraer como una complicación de una faringitis estreptocócica o fiebre escarlatina que no fueron tratadas adecuadamente. La faringitis estreptocócica y la fiebre escarlatina son causadas por una infección con la bacteria estreptocócica.

La fiebre reumática es más frecuente en niños de 5 a 15 años, si bien los adultos y niños menores pueden contraerla. A pesar de que la faringitis estreptocócica es frecuente, la fiebre reumática es poco frecuente en los Estados Unidos y en los países desarrollados. Sin embargo, la fiebre reumática es frecuente en muchos países en desarrollo.

La fiebre reumática puede causar daño cardíaco permanente, incluidos el daño en las válvulas cardíacas y la insuficiencia cardíaca. Los tratamientos pueden reducir el daño causado por la inflamación, aliviar el dolor y los otros síntomas y prevenir la reaparición de la fiebre reumática.

Síntomas

Los síntomas de la fiebre reumática varían. Puedes tener unos pocos síntomas o varios, y pueden cambiar en el transcurso de la enfermedad. La aparición de la fiebre reumática por lo general ocurre después de dos a cuatro semanas posteriores a una infección de garganta por estreptococos.

Los signos y síntomas de la fiebre reumática, que son el resultado de la inflamación del corazón, las articulaciones, la piel o el sistema nervioso central, pueden incluir:

  • Fiebre
  • Dolor en las articulaciones, con el movimiento y la palpación, con mayor frecuencia en las rodillas, los tobillos, los codos y las muñecas
  • Dolor que se traslada de una articulación a otra
  • Articulaciones enrojecidas, calientes al tacto o hinchadas
  • Bultos (nódulos) pequeños e indoloros debajo de la piel
  • Dolor de pecho
  • Soplo cardíaco
  • Fatiga
  • Erupción cutánea de aspecto plano o levemente elevado, indolora, con bordes irregulares (eritema marginado)
  • Movimientos corporales espasmódicos e incontrolables (corea de Sydenham, conocida como «baile de San Vito»), con mayor frecuencia en las manos, los pies y el rostro
  • Arrebatos de comportamiento inusual, como llorar o reírse de manera inoportuna, que acompañan la corea de Sydenham

Cuándo consultar con el médico

Lleva a tu hijo a una consulta con el médico para que lo examine en busca de signos y síntomas de faringitis estreptocócica. El tratamiento adecuado de la faringitis estreptocócica puede prevenir la fiebre reumática. Además, lleva a tu hijo para que lo revise el médico si muestra otras indicaciones de fiebre reumática.

Causas

La fiebre reumática puede ocurrir después de una infección en la garganta con una bacteria del estreptococo del grupo A. Las infecciones en la garganta con estreptococo del grupo A producen faringitis estreptocócica, o menos frecuentemente, fiebre escarlatina. Las infecciones en la piel o en otras partes del cuerpo con el estreptococo del grupo A, en raras ocasiones pueden provocar fiebre reumática.

La relación entre las infecciones estreptocócicas y la fiebre reumática no está clara, pero parece ser que la bacteria engaña al sistema inmunitario. Los estreptococos contienen una proteína similar a la que se encuentra en ciertos tejidos del cuerpo. Entonces, las células del sistema inmunitario que normalmente atacan la bacteria pueden tratar a los propios tejidos del cuerpo como si fueran agentes infecciosos, especialmente los tejidos del corazón, las articulaciones, la piel y el sistema nervioso central. Esta reacción del sistema inmunitario termina en una inflamación.

Si el niño recibe rápidamente tratamiento con antibióticos para eliminar los estreptococos y toma toda la medicación según las indicaciones, existen pocas posibilidades de contraer fiebre reumática. Si el niño tiene uno o más episodios de faringitis estreptocócica o fiebre escarlatina que no son tratados o no son tratados completamente, puede contraer fiebre reumática.

Factores de riesgo

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de fiebre reumática son:

  • Los antecedentes familiares. Algunas personas tienen un gen o genes que hacen que tengan más posibilidades de contraer fiebre reumática.
  • El tipo de bacteria estreptocócica. Ciertas cepas de estreptococos tienen mayores probabilidades de causar fiebre reumática que otras.
  • Factores del entorno. Un riesgo mayor de fiebre reumática se relaciona con superpoblación, malas condiciones de higiene y otras afecciones que pueden producir la rápida transmisión de los estreptococos o estar muy expuestos a estos.

Complicaciones

La inflamación causada por la fiebre reumática puede durar de unas pocas semanas a varios meses. En ciertos casos, la inflamación produce complicaciones a largo plazo.

La enfermedad cardíaca reumática es un daño permanente al corazón causado por la fiebre reumática. Por lo general, ocurre a los 10 o 20 años después de la enfermedad original. Los problemas más frecuentes afectan la válvula situada entre las dos cavidades izquierdas del corazón (válvula mitral), pero las otras válvulas pueden verse afectadas. El daño puede producir lo siguiente:

  • Estenosis de la válvula. Este estrechamiento de la válvula disminuye el flujo sanguíneo.
  • Insuficiencia valvular. Esta pérdida en la válvula hace que la sangre fluya en la dirección equivocada.
  • Daño del músculo cardíaco. La inflamación asociada con la fiebre reumática puede debilitar el músculo cardíaco y afectar su capacidad de bombeo.

El daño a la válvula mitral, a otras válvulas cardíacas o a otros tejidos cardíacos puede causar problemas en el corazón más adelante. Las afecciones que causa pueden incluir las siguientes:

  • Ritmo cardíaco irregular y caótico de las cavidades superiores del corazón (fibrilación auricular)
  • Incapacidad del corazón para bombear la suficiente cantidad de sangre al cuerpo (insuficiencia cardíaca)

Prevención

La única manera de prevenir la fiebre reumática es tratar la faringitis estreptocócica o la escarlatina de inmediato con un ciclo completo de los antibióticos adecuados.

Diagnóstico

A pesar de que no existe un único estudio para la fiebre reumática, el diagnóstico se realiza según la historia clínica, los resultados del examen físico y de ciertos estudios.

Análisis de sangre

Si el niño ya fue diagnosticado con una infección por estreptococo, es posible que el médico no solicite pruebas adicionales para detectar la bacteria. Si el médico solicita una prueba, es muy probable que sea un análisis de sangre que pueda detectar los anticuerpos de los estreptococos que circulan en la sangre. Puede que la bacteria en sí ya no pueda ser detectada en los tejidos de la garganta o la sangre del niño.

También es probable que el médico analice la sangre de tu hijo para detectar señales de inflamación midiendo la proteína C reactiva y la velocidad de eritrosedimentación.

Electrocardiograma (ECG)

Esta prueba, también llamada ECG, registra señales eléctricas a medida que se desplazan por el corazón de tu hijo. El médico también puede buscar patrones entre estas señales que indiquen inflamación o mal funcionamiento del corazón.

Ecocardiograma

El uso de ondas sonoras para obtener imágenes en vivo del corazón permite al médico detectar las anomalías cardíacas.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento para la fiebre reumática son destruir los remanentes de la bacteria estreptocócica de grupo A, aliviar los síntomas, controlar la inflamación y evitar las recurrencias.

Los tratamientos incluyen lo siguiente:

  • Antibióticos. El médico del niño indicará penicilina u otros antibióticos para eliminar la bacteria estreptocócica restante.

    Después de que el niño haya realizado el tratamiento completo de antibióticos, el médico indicará tomar otra tanda de antibióticos para evitar la reaparición de la fiebre reumática. Es probable que el tratamiento preventivo continúe hasta los 21 años o hasta que el niño complete un mínimo de cinco años de tratamiento, lo que sea más largo.

    Se debería recomendar a las personas que han tenido inflamación cardíaca durante la fiebre reumática que sigan un tratamiento preventivo de antibióticos durante 10 años o más.

  • Tratamiento antiinflamatorio. El médico te indicará un analgésico, como aspirina o naproxeno (Naprosyn), para reducir la inflamación, la fiebre y el dolor. Si los síntomas son intensos o el niño no responde al medicamento antiinflamatorio, el médico podrá indicar un corticoesteroide.
  • Medicamentos anticonvulsivos. Para los movimientos involuntarios intensos causados por la corea de Sydenham, el médico podría recetar un anticonvulsivo, como el ácido valpróico (Depakene) o carbamazepina (Carbatrol, Tegretol y otros).

Atención médica a largo plazo

Habla con tu médico sobre el tipo de seguimiento y atención médica a largo plazo que el niño necesitará. El daño cardíaco de la fiebre reumática puede que no se manifieste por años. Cuando el niño crece, necesita incluir esta información en su historia clínica y realizarse exámenes cardíacos en forma regular.

Estilo de vida y remedios caseros

El médico podría recomendar reposo para el niño y solicitarte que restrinjas sus actividades hasta que la inflamación, el dolor y otros síntomas hayan mejorado. Si la inflamación es en los tejidos cardíacos, tu hijo podría necesitar estricto reposo en cama durante unas semanas o unos meses, según el grado de inflamación.

Preparación antes de la cita

Si el niño tiene signos o síntomas de fiebre reumática, es probable que comiences consultando con el pediatra de tu hijo. Sin embargo, el médico podrá derivarte a un especialista del corazón (cardiólogo pediátrico) para algunos estudios de diagnóstico.

A continuación, encontrarás información útil para prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista que incluya lo siguiente:

  • Los síntomas del niño incluidos aquellos que no parecen tener relación con el motivo de tu consulta y aquellos que han sido resueltos recientemente
  • Enfermedades recientes que haya tenido el niño
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tome o haya tomado recientemente el niño
  • Preguntas para hacerle a tu médico

De ser posible, lleva a un familiar o amigo a la consulta para que te ayude a recordar la información que se te proporciona. Algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico sobre la fiebre reumática, incluyen:

  • ¿Qué es lo que probablemente cause los síntomas de mi hijo?
  • ¿Qué otras afecciones pueden producir estos síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesita hacer mi hijo?
  • ¿Cuál es el mejor modo de proceder?
  • ¿La fiebre reumática o su tratamiento pueden afectar las otras afecciones de salud de mi hijo?
  • ¿Es necesario que limite las actividades de mi hijo?
  • ¿Mi hijo todavía puede contagiar? ¿Por cuánto tiempo?
  • ¿Qué tipo de seguimiento es necesario realizar?
  • ¿Hay folletos u otros materiales impresos que pueda consultar? ¿Qué sitios web me recomienda?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer más preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, tales como:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas del niño?
  • ¿Los síntomas han cambiado con el tiempo?
  • ¿Ha tenido recientemente el niño un resfrío o gripe? ¿Cuáles eran los síntomas?
  • ¿Estuvo expuesto el niño a faringitis estreptocócica?
  • ¿Se ha diagnosticado al niño recientemente faringitis estreptocócica o fiebre escarlatina?
  • Si es así, ¿el niño tomó todos los antibióticos recetados?

Last Updated Nov 17, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use