Gastroparesia

Perspectiva general

La gastroparesia es una enfermedad que afecta el movimiento normal espontáneo de los músculos (motilidad) del estómago. Por lo general, las contracciones musculares fuertes impulsan los alimentos por el tubo digestivo. Sin embargo, si tienes gastroparesia, la motilidad del estómago se hace más lenta o no funciona en absoluto, lo que impide que el estómago se vacíe como corresponde.

Determinados medicamentos, como los analgésicos opioides, algunos antidepresivos y los medicamentos para la presión arterial alta y las alergias, pueden producir un vaciamiento gástrico lento y generar síntomas similares. En las personas que ya tienen gastroparesia, estos medicamentos pueden hacer que la afección empeore.

La gastroparesia puede afectar la digestión normal, provocar náuseas y vómitos, así como ocasionar problemas en los niveles de azúcar en sangre y en la nutrición. En general, se desconoce la causa de la gastroparesia. En ocasiones, es una complicación de la diabetes, y algunas personas padecen gastroparesia después de una cirugía. Aunque la gastroparesia no tiene cura, los cambios en la dieta junto con medicamentos pueden ofrecer un poco de alivio.

Estómago, válvula pilórica y parte superior del intestino delgado (duodeno)

El estómago es un saco muscular de un tamaño similar al de un melón pequeño que se expande al comer o beber para albergar hasta un galón (aproximadamente 4 litros) de comida o líquido. Una vez que el estómago pulveriza la comida, fuertes contracciones musculares (ondas peristálticas) empujan la comida hacia la válvula pilórica, que la conduce a la parte superior del intestino delgado (duodeno).

Síntomas

Los signos y síntomas de la gastroparesia comprenden:

  • Vómitos
  • Náuseas
  • Sensación de saciedad luego de haber comido solamente unos bocados
  • Vómito de alimentos no digeridos consumidos unas horas antes
  • Reflujo ácido
  • Hinchazón abdominal
  • Dolor abdominal
  • Cambios en el nivel de azúcar en sangre
  • Falta de apetito
  • Pérdida de peso y desnutrición

Muchas personas con gastroparesia no tienen ningún signo o síntoma perceptible.

Cuándo debes consultar con un médico

Solicita una consulta con tu médico si tienes signos o síntomas que te preocupan.

Causas

Las causas de la gastroparesia no están claras. Pero en muchos casos, se cree que la gastroparesia es causada por daños en el nervio que controla los músculos del estómago (nervio vago).

El nervio vago ayuda a controlar los procesos complejos en el tubo digestivo, como indicar a los músculos del estómago que se contraigan y empujen los alimentos dentro del intestino delgado. Un nervio vago dañado no puede enviar las señales a los músculos del estómago correctamente. Esto puede provocar que los alimentos permanezcan en el estómago por más tiempo, en lugar de trasladarse al intestino delgado para ser digeridos.

El nervio vago puede dañarse por enfermedades como la diabetes o por cirugías en el estómago o intestino delgado.

Factores de riesgo

Factores que pueden incrementar el riesgo de tener gastroparesia:

  • Diabetes
  • Cirugía abdominal o esofágica
  • Infección, generalmente un virus
  • Determinados medicamentos que retrasan la frecuencia con la que se vacía el estómago, como los analgésicos opiáceos
  • Esclerodermia (enfermedad del tejido conjuntivo)
  • Enfermedades del sistema nervioso, como la enfermedad de Parkinson o la esclerosis múltiple
  • Hipotiroidismo (tiroides baja)

Las mujeres son más propensas a padecer gastroparesia que los hombres.

Complicaciones

La gastroparesia puede causar varias complicaciones; por ejemplo, las siguientes:

  • Deshidratación grave. Los vómitos continuos pueden provocar deshidratación.
  • Desnutrición. Es posible que no obtengas las calorías suficientes como consecuencia de la falta de apetito, o que no puedas absorber suficientes nutrientes debido a los vómitos.
  • Los alimentos sin digerir que se endurecen y permanecen en el estómago. Los alimentos sin digerir que quedan en el estómago se pueden endurecer y formar una masa sólida denominada «bezoar». Los bezoares pueden provocar náuseas y vómitos, así como poner en riesgo la vida, si evitan que los alimentos pasen al intestino delgado.
  • Cambios impredecibles en el azúcar en sangre. Aunque la gastroparesia no provoca diabetes, los cambios frecuentes en la velocidad y la cantidad de alimentos que ingresan al intestino delgado pueden ocasionar cambios erráticos en el nivel de azúcar en sangre. Estas variaciones en el azúcar en sangre empeoran la diabetes. A su vez, el control deficiente del nivel de azúcar en sangre empeora la gastroparesia.
  • Disminución de la calidad de vida. La exacerbación aguda de los síntomas puede hacer que te resulte difícil desempeñarte y cumplir con tus responsabilidades.

Diagnóstico

Los médicos utilizan varias pruebas para ayudar a diagnosticar la gastroparesia y para descartar las enfermedades que ocasionan síntomas similares. Estas son algunas de las pruebas:

  • Estudio de vaciamiento gástrico. Esta es la prueba más importante que se utiliza para hacer un diagnóstico de gastroparesia. Esta prueba consiste en ingerir una comida liviana, como tostadas con huevos, que contenga una pequeña cantidad de material radioactivo. Se coloca un escáner que detecta el movimiento del material radioactivo en el abdomen para controlar la velocidad a la que la comida sale del estómago.

    Deberás dejar de tomar cualquier medicamento que podría retrasar el vaciamiento gástrico. Pregúntale al médico si alguno de tus medicamentos puede retrasar la digestión.

  • Endoscopia gastrointestinal superior. Este procedimiento se utiliza para examinar visualmente el aparato digestivo superior —el esófago, el estómago y el comienzo del intestino delgado (duodeno)—, y se realiza con una cámara diminuta colocada en el extremo de un tubo largo y flexible. Esta prueba también puede diagnosticar otras afecciones, como la úlcera péptica o la estenosis pilórica, que pueden tener síntomas similares a los de la gastroparesia.
  • Ecografía. La ecografía usa ondas sonoras de alta frecuencia para producir imágenes de las estructuras dentro del cuerpo. Este examen puede ayudar a diagnosticar si la causa de tus síntomas son problemas en la vesícula o en los riñones.
  • Serie gastrointestinal superior. Esta es una serie de radiografías en la que bebes un líquido blanquecino (bario) que cubre el aparato digestivo y ayuda a mostrar anomalías.

Tratamiento

El tratamiento de la gastroparesia comienza con la identificación y el tratamiento de los trastornos de fondo. Si la diabetes es la causante de la gastroparesia, el médico puede trabajar contigo para ayudarte a controlarla.

Cambios en tu dieta

Mantener una nutrición adecuada es el objetivo más importante en el tratamiento de la gastroparesia. Muchas personas pueden controlar la gastroparesia con cambios en la dieta, que son la primera medida que se debe tomar para esta enfermedad. El médico puede derivarte a un dietista para que trabaje contigo a fin de encontrar alimentos que sean fáciles de digerir y para que puedas obtener suficientes calorías y nutrientes de las comidas que ingieres. Un dietista puede sugerir que trates lo siguiente:

  • Come pequeñas comidas con más frecuencia
  • Mastica los alimentos por completo
  • Come frutas y vegetales bien cocidos en lugar de frutas y vegetales crudos
  • Evita las frutas y vegetales fibrosos, tales como las naranjas y el brócoli, porque pueden provocar bezoares
  • Elige mayormente alimentos con bajo contenido de grasa, y si puedes tolerarlos, agrega a tu dieta pequeñas porciones de alimentos grasos
  • Si los líquidos son más fáciles de tragar, prueba sopas y alimentos hechos puré
  • Toma entre 34 y 51 onzas (entre 1 y 1,5 litros) de agua por día
  • Haz ejercicio ligero después de comer, como ir a caminar
  • Evitar las bebidas gaseosas, el alcohol y el cigarrillo
  • Evita recostarte durante las primeras 2 horas después de comer
  • Toma un suplemento multivitamínico todos los días

La siguiente es una lista breve de los alimentos recomendados para las personas que padecen gastroparesia (tu dietista puede darte una lista más completa):

Almidones

  • Pan blanco, panecillos y pan de trigo integral liviano sin frutos secos ni semillas
  • Bagels comunes o con huevo
  • Muffins ingleses
  • Harina o tortillas de maíz
  • Panqueques
  • Trigo inflado y cereales de arroz
  • Crema de trigo o arroz
  • Galletas de agua
  • Papas blancas o batatas (sin cáscara)
  • Papas al horno
  • Arroz
  • Pasta

Proteína

  • Carne magra de res, ternera o cerdo (no frita)
  • Pollo o pavo (sin piel y no frito)
  • Cangrejo, langosta, camarones, almejas, vieiras, ostras
  • Atún (envasado al agua)
  • Queso cottage
  • Huevos
  • Tofu
  • Alimento para bebés de carne colada

Frutas y vegetales

  • Alimento para bebés de vegetales y frutas
  • Salsa de tomate, pastas, puré, jugo
  • Zanahorias (cocidas)
  • Remolachas (cocidas)
  • Champiñones (cocidos)
  • Jugo de vegetales
  • Caldo de verduras
  • Refrescos frutales y jugos de fruta
  • Compota de manzana
  • Bananas
  • Duraznos y peras (en lata)

Lácteos

  • Leche, si se tolera
  • Yogur (sin trozos de fruta)
  • Natillas y pudines
  • Yogur congelado

Medicamentos

Los medicamentos para tratar la gastroparesia pueden ser:

  • Medicamentos para estimular los músculos del estómago. Estos medicamentos comprenden la metoclopramida (Reglan) y la eritromicina (Eryc, E.E.S). La metoclopramida conlleva un riesgo de efectos secundarios graves. La eritromicina puede perder su eficacia con el tiempo y causar efectos secundarios, como la diarrea.

    La domperidona, un nuevo medicamento con menos efectos secundarios, se encuentra también disponible, aunque con acceso restringido.

  • Medicamentos para controlar las náuseas y los vómitos. Los medicamentos que ayudan a aliviar las náuseas y los vómitos comprenden la proclorperazina (Compro) y la difenhidramina (Benadryl, Unisom). En ocasiones, se utiliza una clase de medicamentos que contiene ondansetrón (Zofran) para aliviar las náuseas y vómitos.

Tratamiento quirúrgico

Es posible que algunas personas con gastroparesia sean incapaces de tolerar cualquier alimento o líquido. En estas situaciones, los médicos pueden recomendar que se coloque una sonda de alimentación (tubo de yeyunostomía) en el intestino delgado. También pueden recomendar un tubo de vaciado gástrico para ayudar a aliviar la presión del contenido gástrico.

Las sondas de alimentación pueden introducirse por la nariz o la boca, o directamente dentro del intestino delgado a través de la piel. La sonda es, por lo general, temporal y solamente se utiliza cuando la gastroparesia es grave o cuando el nivel de azúcar en sangre no puede controlarse mediante ningún otro método. Algunas personas requieren de una sonda de alimentación intravenosa (parenteral) que va directamente a una vena en el pecho.

Tratamientos en investigación

Los científicos continúan investigando nuevos medicamentos para tratar la gastroparesia.

Un ejemplo es un nuevo medicamento en desarrollo llamado «relamorelina». Los resultados de un ensayo clínico de fase 2 demostraron que el medicamento podía acelerar el vaciamiento gástrico y reducir los vómitos. Si bien el medicamento no está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos, hay un ensayo clínico de mayor envergadura en marcha actualmente.

Se están probando varias terapias nuevas con la ayuda de endoscopias, que consisten en introducir un tubo delgado por el esófago. En un procedimiento, se utilizó la endoscopia para colocar un tubo pequeño (stent) donde se conecta el estómago con el intestino delgado (duodeno) para mantener esta conexión abierta.

Varios ensayos de investigación estudiaron el uso de la toxina botulínica administrada a través de una endoscopia sin mucho éxito. Este tratamiento no es recomendable.

Los médicos también están estudiando el uso de una técnica quirúrgica mínimamente invasiva para emplearla cuando una persona necesite que se coloque una sonda de alimentación directamente en el intestino delgado (sonda de yeyunostomía).

Estilo de vida y remedios caseros

Si fumas, deja de hacerlo. Es menos probable que los síntomas de la gastroparesia mejoren con el paso del tiempo si sigues fumando.

Las personas con gastroparesia que tienen sobrepeso también son menos propensas a mejorar con el paso del tiempo.

Medicina alternativa

Aunque es necesario realizar más estudios, existen algunas pruebas de que ciertos tratamientos alternativos pueden ser útiles para las personas con gastroparesia. Algunos tratamientos que parecen prometedores son:

  • Acupuntura y electroacupuntura. La acupuntura consiste en la inserción de agujas extremadamente finas en la piel en puntos estratégicos del cuerpo. Durante la electroacupuntura, se transmite una pequeña corriente eléctrica por las agujas. Los estudios han demostrado que estos tratamientos ofrecen más alivio de los síntomas de la gastroparesia que el tratamiento simulado.
  • STW 5 (Iberogast). Esta fórmula de hierbas de Alemania contiene nueve extractos de hierbas diferentes. No se ha demostrado que agilice el vaciamiento gástrico, pero fue levemente mejor que un placebo para aliviar los síntomas digestivos.
  • Rikkunshito. Esta fórmula de hierbas japonesa también contiene nueve hierbas. Puede ayudar a reducir el dolor abdominal y la sensación de saciedad después de una comida.
  • Cannabis. No hay ensayos clínicos publicados sobre el cannabis y la gastroparesia. Sin embargo, se cree que el cannabis, conocida comúnmente como «marihuana», alivia las náuseas y otros malestares digestivos. En el pasado, muchas personas con cáncer utilizaron derivados del cannabis, pero, actualmente, existen mejores medicamentos disponibles aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) para controlar las náuseas.

    Debido a que, a menudo, el cannabis se fuma, existe la preocupación de que cause posibles daños y adicción como ocurre con el humo del tabaco.

    Además, quienes consumen marihuana (cannabis) a diario pueden presentar un trastorno que simula los síntomas de la gastroparesia, llamado «síndrome de hiperémesis cannabinoide». Los síntomas pueden comprender náuseas, vómitos y dolor abdominal. Dejar de consumir cannabis puede ayudar.

Preparación antes de la cita

Si tienes signos y síntomas de gastroparesia, es probable que comiences por consultar con tu médico de atención primaria. Si el médico sospecha que tienes gastroparesia, es posible que te derive a un especialista en enfermedades digestivas (gastroenterólogo). También, es posible que te deriven a un dietista, quien puede ayudarte a escoger alimentos que sean fáciles de digerir.

Qué puedes hacer

Como las consultas pueden ser breves, es aconsejable ir bien preparado. Para prepararte, intenta lo siguiente:

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta. Se te puede recomendar que suspendas el consumo de ciertos analgésicos, tales como los opiáceos, previo a realizar la consulta.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Considera pedirle a un familiar o a un amigo de confianza que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

Preguntas para hacer

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. Para la gastroparesia, algunas preguntas básicas para hacer a tu médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Es posible que alguno de mis medicamentos esté provocando mis signos y síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta enfermedad es temporal o de larga duración?
  • ¿Necesito tratamiento para la gastroparesia?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento y los posibles efectos secundarios?
  • ¿Existen ciertos alimentos más fáciles de digerir que pueda comer?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Debería consultar a un dietista?
  • ¿Debería consultar a un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?
  • ¿Necesito una consulta de seguimiento?
  • Tengo diabetes. ¿Cómo puede afectar la gastroparesia mi control de la diabetes?

Además de las preguntas que hayas preparado, no dudes en hacer otras preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede darte más tiempo para abordar los puntos que quieras tratar. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Tus síntomas comenzaron de repente, por ejemplo, después de una de intoxicación alimentaria?
  • ¿Qué cirugías te han hecho?

Last Updated Mar 30, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use