Palpitaciones cardíacas

Perspectiva general

Las palpitaciones del corazón son las sensaciones de que el corazón tiene latidos rápidos, agitados o muy fuertes. El estrés, el ejercicio, los medicamentos o, en raras ocasiones, una enfermedad pueden desencadenarlas.

Si bien las palpitaciones cardíacas pueden causar preocupación, por lo general, no hacen daño. En casos poco frecuentes, es posible que sean un síntoma de una afección cardíaca más grave, como latidos irregulares del corazón (arritmia), que podría requerir tratamiento.

Síntomas

Las palpitaciones cardíacas se pueden sentir como si el corazón hiciera lo siguiente:

  • Se salteara latidos
  • Aleteara rápidamente
  • Latiera demasiado rápido
  • Latiera con fuerza
  • Diera golpes

Es probable que sientas palpitaciones cardíacas en la garganta o en el cuello, así como en el pecho. Pueden ocurrir cuando estás activo o descansando.

Cuándo consultar al médico

Las palpitaciones poco frecuentes y que solo duran unos segundos en general no requieren evaluación. Si tienes antecedentes de enfermedades del corazón y palpitaciones que ocurren con frecuencia o que empeoran, consulta al médico. Es probable que el médico sugiera pruebas de control del corazón para ver si las palpitaciones se deben a un problema cardíaco más grave.

Busca atención médica de urgencia si las palpitaciones cardíacas están acompañadas de lo siguiente:

  • Molestia o dolor en el pecho
  • Desmayo
  • Falta de aire grave
  • Mareos intensos

Causas

A menudo, no es posible encontrar la causa de las palpitaciones cardíacas. Algunas de las causas más frecuentes son:

  • Respuestas emocionales intensas, como estrés, ansiedad o ataques de pánico
  • Depresión
  • Ejercicios extenuantes
  • Estimulantes, como la cafeína, la nicotina, la cocaína, las anfetaminas y los medicamentos para el resfriado y la tos que contienen pseudoefedrina
  • Fiebre
  • Cambios hormonales asociados con la menstruación, el embarazo o la menopausia
  • Demasiada cantidad o una cantidad insuficiente de la hormona tiroidea

En algunos casos, las palpitaciones cardíacas pueden ser un signo de un problema grave, como hiperactividad de la glándula tiroides (hipertiroidismo) o anormalidad en el ritmo cardíaco (arritmia). Las arritmias pueden provocar que la frecuencia cardíaca sea muy rápida (taquicardia), inusualmente lenta (bradicardia) o irregular.

Factores de riesgo

Puede existir el riesgo de que padezcas palpitaciones en los siguientes casos:

  • Estás muy estresado
  • Tienes un trastorno de ansiedad o sufres ataques de pánico frecuentes
  • Estás embarazada
  • Tomas medicamentos que contienen estimulantes, como algunos antigripales o medicamentos para el asma
  • Tienes una glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo)
  • Tienes otros problemas cardíacos, como arritmia, defecto cardíaco, ataque cardíaco previo o cirugía cardíaca previa

Complicaciones

Excepto que una afección del corazón esté provocando las palpitaciones cardíacas, el riesgo de sufrir complicaciones es bajo. Para las palpitaciones provocadas por una afección del corazón, las posibles complicaciones comprenden las siguientes:

  • Desmayo. Si el corazón late rápido, la presión arterial puede bajar, lo que puede provocar un desmayo. Esto es más probable si tienes un problema cardíaco, como una enfermedad cardíaca congénita o determinados problemas en las válvulas.
  • Paro cardíaco. En raras ocasiones, las palpitaciones pueden ser provocadas por arritmias que ponen en riesgo la vida y pueden hacer que el corazón deje de latir de manera eficaz.
  • Accidente cerebrovascular. Si las palpitaciones se deben a una afección en la que las cavidades superiores del corazón se agitan en lugar de latir correctamente (fibrilación auricular), la sangre se puede acumular y provocar la formación de coágulos. Si se desprende un coágulo, puede bloquear una arteria del cerebro y provocar un accidente cerebrovascular.
  • Insuficiencia cardíaca. Esto se puede deber a que el corazón bombea de manera ineficiente durante un período prolongado debido a una arritmia, como la fibrilación auricular. Algunas veces, controlar el ritmo de una arritmia que provoca la insuficiencia cardíaca puede mejorar el funcionamiento del corazón.

Diagnóstico

Para controlar las palpitaciones, el médico escuchará el corazón con un estetoscopio. Es probable que también busque signos de enfermedades que pueden provocar palpitaciones, como la inflamación de la glándula tiroides.

Si el médico sospecha que las palpitaciones se deben a una arritmia o a otra afección cardíaca, podría indicarte algunas de las siguientes pruebas:

  • Electrocardiografía. En esta prueba no invasiva, un técnico coloca electrodos en el pecho que registran los impulsos eléctricos de los latidos del corazón.

    Una electrocardiografía puede ayudar al médico a detectar irregularidades en el ritmo y la estructura del corazón que puedan causar palpitaciones. La prueba se hará mientras descansas o haces ejercicio (electrocardiograma de esfuerzo).

  • Monitoreo Holter. Llevarás puesto este dispositivo portátil para registrar un electrocardiograma continuo, generalmente durante 24 a 72 horas, al tiempo que registras en un diario los momentos en que sientes palpitaciones. El monitoreo Holter se utiliza para detectar las palpitaciones cardíacas que no se encuentran durante una electrocardiografía regular.
  • Registro de eventos. Si no tienes ritmos cardíacos irregulares mientras llevas puesto el monitor Holter o si los episodios se producen menos de una vez por semana, el médico podría recomendarte que te coloques un monitor de eventos.

    Llevarás puesto un monitor de eventos la mayor cantidad de tiempo posible durante el día y, cuando sientas los síntomas, presionarás el botón de un dispositivo de grabación. El dispositivo registrará los latidos del corazón para que el médico pueda evaluar el ritmo cardíaco cuando tienes los síntomas. Es probable que debas usar el monitor de eventos durante varias semanas.

  • Ecocardiograma. Esta prueba no invasiva, que consiste en una ecografía del tórax, muestra imágenes detalladas de la estructura y el funcionamiento del corazón.

    Mediante un dispositivo denominado «transductor», que se sostiene fuera del cuerpo, se transmiten ondas ultrasónicas y se registra el eco que producen. Después, una computadora usa la información obtenida por medio del transductor y crea imágenes en movimiento que se pueden ver en una pantalla de video.

Tratamiento

A menos que el médico determine que tienes una afección cardíaca, las palpitaciones rara vez requieren tratamiento. En su lugar, el médico podría recomendarte maneras de evitar los desencadenantes de las palpitaciones.

Si la causa de las palpitaciones es una afección, como una arritmia, el tratamiento se centrará en corregir la afección.

Estilo de vida y remedios caseros

La forma más adecuada de tratar las palpitaciones en el hogar es evitar los desencadenantes que causan los síntomas.

  • Reduce el estrés. Prueba con técnicas de relajación, como meditación, yoga o respiración profunda.
  • Evitar los estimulantes. La cafeína, la nicotina, algunos antigripales y las bebidas energéticas pueden hacer que el corazón lata rápido o de forma irregular.
  • Evitar las drogas ilegales. Ciertas drogas ilegales, como la cocaína y las anfetaminas, pueden generar palpitaciones cardíacas.

Preparación antes de la cita

Si tienes palpitaciones cardíacas con desmayos, falta de aire o dolor en el pecho graves, busca atención médica de urgencia. Si las palpitaciones son breves y no hay otros signos o síntomas preocupantes, solicita una cita médica. El médico puede ayudarte a descubrir si las palpitaciones son inofensivas o si son un síntoma de una afección cardíaca más grave.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita médica:

Qué puedes hacer

Cuando programes la cita médica, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta o hacer ayuno.

Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluidos los que parezcan no tener relación con las palpitaciones cardíacas, y cuándo comenzaron
  • Información personal más importante, como antecedentes familiares de la enfermedad cardíaca, arritmias, accidentes cerebrovasculares, presión arterial alta o diabetes, además de lo que te genera mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida
  • Todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomas, con sus dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe, para que te ayude a recordar la información que recibas.

Algunas preguntas básicas para hacerle al médico sobre las palpitaciones cardíacas son las siguientes:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi afección?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles?
  • ¿Qué debo hacer si los síntomas regresan?
  • ¿Qué pruebas debo hacerme?
  • ¿Necesito recibir tratamiento? ¿Cuál?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Tienes folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Las palpitaciones comienzan y se detienen de manera repentina?
  • ¿Tienes la sensación de que las palpitaciones presentan un patrón, por ejemplo, ocurren en el mismo momento todos los días o durante determinada actividad?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Tienes otros síntomas como falta de aire, dolor en el pecho, desmayos o mareos cuando tienes palpitaciones?
  • ¿Tuviste anteriormente problemas del ritmo cardíaco, como fibrilación auricular?

Qué puedes hacer mientras tanto

Antes de la cita médica, puedes intentar mejorar los síntomas evitando actividades o situaciones estresantes que pueden provocarte palpitaciones. Algunos de los desencadenantes frecuentes son la ansiedad o los ataques de pánico, ingerir demasiada cafeína o alcohol o tomar medicamentos o suplementos que contienen estimulantes, como bebidas energizantes o algunos medicamentos antigripales.

Last Updated Jun 13, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use