Pubertad precoz

Perspectiva general

La pubertad precoz ocurre cuando el cuerpo de un niño se empieza a transformar en el de un adulto (pubertad) demasiado pronto. Cuando la pubertad comienza antes de los 8 años en las niñas y antes de los 9 años en los niños, se considera pubertad precoz.

La pubertad comprende el crecimiento acelerado de huesos y músculos, cambios en la forma y el tamaño del cuerpo y el desarrollo de la capacidad reproductiva.

A menudo, no es posible encontrar la causa de la pubertad precoz. En casos excepcionales, ciertas afecciones, como infecciones, trastornos hormonales, tumores, lesiones o anomalías cerebrales pueden desencadenar una pubertad precoz. Por lo general, el tratamiento de la pubertad precoz consiste en tomar medicamentos para retrasar el desarrollo.

Síntomas

Los signos y síntomas de la pubertad precoz comprenden el desarrollo de lo siguiente antes de los 8 años en las niñas y antes de los 9 en los niños.

  • Crecimiento de los senos y primer período menstrual en las niñas
  • Agrandamiento de los testículos y el pene, vello facial y aumento de la gravedad de la voz en los niños
  • Vello púbico o en las axilas
  • Crecimiento acelerado
  • Acné
  • Olor corporal de adulto

Cuándo debes consultar con un médico

Solicita una consulta con el médico de tu hijo para que le realice una evaluación si presenta alguno de los signos o síntomas de pubertad precoz.

Causas

Para comprender qué causa la pubertad precoz en algunos niños, primero es útil conocer qué causa el comienzo de la pubertad. El cerebro comienza el proceso con la producción de una hormona llamada hormona liberadora de gonadotropina (Gn-RH).

Cuando esta hormona llega a la glándula pituitaria, una pequeña glándula con forma de frijol que se encuentra en la base del cerebro, causa la producción de más hormonas en los ovarios para las mujeres (estrógeno) y en los testículos para los hombres (testosterona).

El estrógeno está involucrado en el crecimiento y desarrollo de las características sexuales femeninas. La testosterona es responsable del crecimiento y desarrollo de las características sexuales masculinas.

La razón por la que este proceso comienza antes en algunos niños depende de si tienen pubertad precoz central o pubertad precoz periférica.

Pubertad precoz central

A menudo, no es posible identificar la causa de este tipo de pubertad precoz.

En la pubertad precoz central, el proceso de pubertad comienza demasiado temprano. El patrón y el tiempo de estos pasos en el proceso son normales. Para la mayoría de los niños con este trastorno, no existe un problema médico de fondo y no existe un motivo identificable para la pubertad temprana.

En casos raros, la pubertad precoz central puede deberse a las siguientes causas:

  • Un tumor en el cerebro o en la médula espinal (sistema nervioso central)
  • Un defecto en el cerebro presente al momento de nacimiento, como una acumulación de exceso de líquido (hidrocefalia) o un tumor no canceroso (hamartoma)
  • Radiación en el cerebro o a la médula espinal
  • Lesiones en el cerebro o en la médula espinal
  • Síndrome de McCune-Albright (una enfermedad genética rara que afecta los huesos y el color de la piel, y causa problemas hormonales)
  • Hiperplasia suprarrenal congénita: un grupo de trastornos genéticos que implican producción anormal de hormonas de las glándulas suprarrenales
  • Hipotiroidismo: una enfermedad en la que la glándula tiroides no produce suficientes hormonas

Pubertad precoz periférica

El estrógeno o la testosterona en el cuerpo de tu hijo provocan este tipo de pubertad precoz.

La pubertad precoz periférica, menos frecuente, ocurre sin involucrar a la hormona en el cerebro (GnRH) que generalmente desencadena el comienzo de la pubertad. En cambio, la causa es la liberación de estrógeno o testosterona en el cuerpo debido a problemas en los ovarios, los testículos, las glándulas suprarrenales o la hipófisis.

Tanto en las niñas como en los niños, los siguientes factores pueden provocar la pubertad precoz periférica:

  • Un tumor que secreta estrógeno o testosterona en las glándulas suprarrenales o en la hipófisis
  • El síndrome de McCune-Albright, una enfermedad genética rara que afecta los huesos y el color de la piel, y causa problemas hormonales
  • La exposición a fuentes externas de estrógeno o testosterona, como cremas o ungüentos

En las niñas, la pubertad precoz periférica también puede estar asociada con:

  • Quistes de ovario
  • Tumores de ovario

En los niños, la pubertad precoz periférica también puede ser provocada por:

  • Un tumor en las células que producen espermatozoides (células germinativas) o en las células que producen testosterona (células de Leydig).
  • Un trastorno raro llamado "precocidad sexual hereditaria independiente de gonadotropina", que es provocada por un defecto en un gen, puede causar la producción precoz de testosterona en los niños, en general entre las edades de 1 y 4 años.

Factores de riesgo

Algunos factores que aumentan el riesgo de que un niño tenga una pubertad precoz son:

  • Ser niña. Las niñas tienen muchas más probabilidades de tener una pubertad precoz.
  • Ser afroamericano. La pubertad precoz parece afectar más a los niños de origen afroamericano que a otras razas.
  • Ser obeso. Los niños o niñas con sobrepeso significativo tienen un riesgo mayor de desarrollar pubertad precoz.
  • Estar expuesto a hormonas sexuales. Entrar en contacto con una crema o un ungüento con estrógeno o testosterona, o con otras sustancias que contengan estas hormonas (como medicamentos para adultos o suplementos dietéticos), puede aumentar el riesgo de tu hijo de tener una pubertad precoz.
  • Tener otras enfermedades. La pubertad precoz puede ser una complicación del síndrome de McCune-Albright o de la hiperplasia suprarrenal congénita, enfermedades que implican una producción anormal de hormonas masculinas (andrógenos). En casos poco frecuentes, la pubertad precoz también puede asociarse con el hipotiroidismo.
  • Haber recibido radioterapia del sistema nervioso central. El tratamiento de radiación contra tumores, leucemia u otras enfermedades puede aumentar el riesgo de tener una pubertad precoz.

Complicaciones

Entre las posibles complicaciones de la pubertad precoz se incluyen las siguientes:

  • Poca estatura. Los niños con pubertad precoz pueden crecer rápido al principio y ser altos en comparación con sus pares. Sin embargo, como sus huesos maduran más rápido que lo normal, también detienen el crecimiento antes de lo usual. Esto puede hacer que cuando sean adultos tengan una estatura menor que la de los demás. El tratamiento temprano de la pubertad precoz, especialmente cuando esta se produce en niños o niñas muy pequeños, puede ayudarlos a ser más altos de lo que serían sin el tratamiento.
  • Problemas sociales y emocionales. Las niñas y niños que comienzan la pubertad mucho antes que sus pares pueden ser extremadamente tímidos en cuanto a los cambios que se producen en su cuerpo. Esto puede afectar su autoestima y aumentar el riesgo de depresión o consumo de drogas.

Prevención

Algunos de los factores de riesgo de la pubertad precoz, como el sexo y la raza, no pueden evitarse. Sin embargo, existen algunas cosas que puedes hacer para reducir las posibilidades de que tu hijo tenga pubertad precoz, entre ellas:

  • Mantener a tu hijo alejado de fuentes externas de estrógeno y testosterona, como medicamentos recetados para adultos en el hogar o suplementos dietéticos que contengan estrógeno o testosterona
  • Alentar a tu hijo a que mantenga un peso saludable

Diagnóstico

Para diagnosticar la pubertad precoz, el médico:

  • Revisará la historia clínica del niño y de su familia
  • Hará un examen físico
  • Hará análisis de sangre para medir los niveles hormonales

Las radiografías de las manos y muñecas también son importantes para diagnosticar la pubertad precoz en los niños. Estas radiografías pueden ayudar al médico a determinar la edad de los huesos del niño o niña, lo cual muestra si los huesos están creciendo muy rápido.

Determinar el tipo de pubertad precoz

El médico de tu hijo también necesitará descubrir qué tipo de pubertad precoz padece. Para hacerlo, este realizará una prueba llamada "prueba de estimulación con la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH)".

En esta prueba, el médico tomará una muestra de sangre y luego le administrará a tu hijo una inyección que contiene la hormona GnRH. Luego se toman más muestras de sangre durante un período determinado para verificar cómo reaccionan las hormonas en el cuerpo de tu hijo. En los niños con pubertad precoz central, la hormona GnRH hará que otros niveles hormonales aumenten. En niños con pubertad precoz periférica, otros niveles de hormonas permanecen iguales.

Otros análisis para la pubertad precoz central

  • Imágenes por resonancia magnética (RM). En general, se realiza una resonancia magnética del cerebro en niños que tienen pubertad precoz central para ver si alteraciones del cerebro están provocando un comienzo temprano de la pubertad.
  • Análisis de la tiroides. El médico también puede analizar la tiroides de tu hijo si muestra cualquier signo de función reducida de la tiroides (hipotiroidismo), tal como fatiga, pereza, incremento de la sensibilidad al frío, estreñimiento, una disminución en el desempeño escolar o piel pálida y seca.

Otros análisis para la pubertad precoz periférica

También es necesario hacerles otros estudios a los niños con pubertad precoz periférica, a fin de encontrar la causa de la enfermedad. Por ejemplo, el médico puede pedir análisis de sangre adicionales para controlar los niveles hormonales o, en las niñas, puede hacer una ecografía para verificar si hay quistes o un tumor en los ovarios.

Tratamiento

La meta principal del tratamiento es permitir que el niño crezca hasta tener la estatura normal de un adulto.

El tratamiento para la pubertad precoz depende de la causa. Sin embargo, en algunos casos, no hay una causa identificable para la pubertad precoz. En este caso, es posible que tu hijo no necesite tratamiento dependiendo de su edad y de la rapidez con que avance la pubertad. Es posible que el médico de tu hijo quiera vigilarlo durante varios meses para ver cómo se está desarrollando.

Tratamiento de la pubertad precoz central

La mayoría de los niños con pubertad precoz central, en la que no hay una enfermedad de fondo, se puede tratar de manera eficaz con medicamentos. Este tratamiento, llamado "terapia con análogos de GnRH", suele consistir en una inyección mensual de un medicamento, p. ej., acetato de leuprorelina (Lupron Depot), triptorelina (Trelstar, Triptodur Kit), que retrasa el desarrollo. Pueden administrarse algunas formulaciones más nuevas en intervalos más prolongados.

El niño continúa recibiendo este medicamento hasta que alcanza la edad normal de la pubertad. En promedio, 16 meses después de que deja de recibir el medicamento, el proceso de pubertad vuelve a comenzar.

Otra opción de tratamiento para la pubertad precoz central es un implante de histrelina (Vantas), que dura hasta un año. Este tratamiento es efectivo para la pubertad precoz central sin el dolor y las molestias de las inyecciones regulares, pero requiere un procedimiento quirúrgico menor. El implante se coloca debajo de la piel de tu hijo a través de una incisión en la parte interna de la parte superior del brazo. Después de un año, el implante se extrae y, si es necesario, se reemplaza con uno nuevo.

Tratamiento de la enfermedad de base

Si hay otra enfermedad que esté haciendo que tu hijo sufra pubertad precoz, es necesario tratar esa enfermedad para detener el proceso de la pubertad. Por ejemplo, si un niño tiene un tumor que está haciendo que se produzcan hormonas que causan la pubertad precoz, este proceso se detendrá cuando el tumor se quite quirúrgicamente.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Los niños que comienzan la pubertad de manera temprana se pueden sentir diferentes a sus pares. Aunque los estudios sobre los efectos emocionales de la pubertad precoz son pocos, es posible que el sentirse diferente pueda causar problemas sociales y emocionales, incluyendo una en etapa de experimentación sexual temprana. Como padre, quizás tú también tengas problemas para lidiar con el desarrollo temprano de tu hijo o hija.

Si tu hijo o hija, algún miembro de la familia o tú mismo tienes problemas para sobrellevarlo, debes buscar asesoramiento. El asesoramiento psicológico puede ayudar a tu familia a entender y manejar las emociones, los problemas y los desafíos que acompañan a la pubertad temprana. Si tienes preguntas o te gustaría recibir orientación sobre cómo encontrar un terapeuta calificado, habla con un integrante de tu equipo de atención médica.

Preparación antes de la cita

Es probable que lo primero que hagas sea consultar al pediatra o a tu médico de cabecera. También es posible que te deriven de inmediato a un médico especialista en el tratamiento de enfermedades hormonales en niños (endocrinólogo pediátrico).

A continuación incluimos información que te ayudará a prepararte para tu consulta y a saber qué puedes esperar del pediatra de tu hijo o hija.

Lo que puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir la dieta de tu hijo.
  • Anota los síntomas de tu hijo, aun los que parezcan no tener relación con el motivo de la consulta.
  • Anota información personal clave, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que toma tu hijo, o que alguien más en el hogar tome, ya que tu hijo podría haber tenido acceso a esas sustancias.
  • Haz una lista de las estaturas de los familiares, en especial, si alguno de ellos es bajo en la adultez.
  • Escribe la historia clínica de tu familia y anota si algún familiar tuvo pubertad precoz o problemas endocrinos.
  • Lleva una copia del registro de la curva de crecimiento de tu hijo si visitas a un médico nuevo que no tiene acceso al expediente médico de tu hijo.
  • Anota preguntas para hacerle al médico de tu hijo

Haz una lista de preguntas para hacerle al médico de tu hijo a fin de que te ayude a aprovechar al máximo el tiempo juntos. En el caso de la pubertad precoz, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿Cuál puede ser la causa de los síntomas o de la afección de mi hijo?
  • ¿Hay otras causas posibles para los síntomas o para el trastorno de mi hijo?
  • ¿Qué pruebas se debe realizar mi hijo?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o crónica?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento?
  • ¿Cuándo debería comenzar el tratamiento y cuánto tiempo durará?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indica?
  • Mi hijo tiene otras afecciones de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Hay restricciones que mi hijo deba cumplir?
  • ¿Mi hijo debería ver a un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me receta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas que puedas tener.

Qué puedes esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga varias preguntas sobre lo siguiente:

  • La historia clínica de tu familia, particularmente la estatura de los familiares y antecedentes de trastornos endocrinos o tumores
  • La edad que tenían los padres y los hermanos al desarrollar la pubertad
  • La composición racial de la familia

Last Updated Sep 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use