Síndrome coronario agudo

Perspectiva general

El síndrome coronario agudo es un término utilizado para describir una serie de afecciones asociadas con un flujo sanguíneo súbito y reducido al corazón.

Una de estas afecciones es un ataque cardíaco (infarto de miocardio): cuando la muerte celular resulta en daño o destrucción del tejido cardíaco. Incluso cuando el síndrome coronario agudo no causa muerte celular, la reducción del flujo sanguíneo cambia la forma en que funciona el corazón y es un signo de un alto riesgo de ataque cardíaco.

El síndrome coronario agudo a menudo causa dolor torácico severo o malestar. Es una emergencia médica que requiere un diagnóstico y atención inmediata. Los objetivos del tratamiento incluyen mejorar el flujo sanguíneo, tratar las complicaciones y prevenir problemas futuros.

Síntomas

Por lo general, los signos y síntomas del síndrome coronario agudo comienzan de manera abrupta. Por ejemplo:

  • Dolor torácico (angina) o malestar, a menudo descrito como dolor, presión, opresión o ardor
  • Dolor que se extiende desde el pecho hasta los hombros, los brazos, la parte superior del abdomen, la espalda, el cuello o la mandíbula
  • Náuseas o vómitos
  • Indigestión
  • Dificultad para respirar (disnea)
  • Sudoración súbita e intensa (diaforesis)
  • Aturdimiento, mareos o desmayos
  • Fatiga inusual o inexplicable
  • Sensación de inquietud o aprensión

El dolor o malestar en el pecho es el síntoma más común. Sin embargo, los signos y síntomas pueden variar significativamente en función de tu edad, sexo y otras afecciones médicas. Si eres mujer, un adulto mayor o padeces diabetes, es más probable que experimentes signos y síntomas sin dolor o molestias en el pecho.

Cuándo debes consultar con un médico

El síndrome coronario agudo es una emergencia médica. El dolor o malestar torácico puede ser un signo de una variedad de afecciones graves y potencialmente mortales. Obtén ayuda de emergencia para un diagnóstico rápido y una atención adecuada. No conduzca hasta el hospital.

Causas

El síndrome coronario agudo es generalmente una consecuencia de la acumulación de depósitos de grasa (placas) en y sobre las paredes de las arterias coronarias, los vasos sanguíneos que transportan oxígeno y nutrientes a los músculos del corazón.

Cuando un depósito de placa se rompe o se parte, se forma un coágulo de sangre. Este coágulo bloquea el flujo de sangre a los músculos del corazón.

Cuando el suministro de oxígeno a las células es demasiado bajo, las células de los músculos del corazón pueden morir. La muerte de las células, que provoca daños en los tejidos musculares, es un ataque cardíaco (infarto de miocardio).

Incluso cuando no haya muerte celular, la disminución del oxígeno hace que los músculos del corazón no funcionen de la manera en que deberían. Este cambio puede ser temporal o permanente. Cuando el síndrome coronario agudo no causa muerte celular, se denomina "angina inestable".

Factores de riesgo

Los factores de riesgo del síndrome coronario agudo son los mismos que para otros tipos de enfermedades cardíacas. Los factores de riesgo del síndrome coronario agudo incluyen los siguientes:

  • Envejecimiento
  • Presión arterial alta
  • Colesterol en sangre alto
  • Tabaquismo
  • No hacer actividad física
  • Dieta no saludable
  • Obesidad o sobrepeso
  • Diabetes
  • Antecedentes familiares de dolor torácico, cardiopatía o accidente cerebrovascular
  • Antecedentes de presión arterial alta, preeclampsia o diabetes durante el embarazo

Diagnóstico

Si tienes signos o síntomas asociados con el síndrome coronario agudo, es probable que un médico de la sala de emergencias ordene varios exámenes. Algunos exámenes se pueden hacer mientras el médico te hace preguntas acerca de tus síntomas o historia clínica. Estas pueden ser algunas de las pruebas:

  • Electrocardiograma. Los electrodos conectados a la piel miden la actividad eléctrica del corazón. Los impulsos anormales o irregulares pueden significar que tu corazón no está funcionando correctamente debido a la falta de oxígeno en el corazón. Ciertos patrones en las señales eléctricas pueden mostrar la ubicación general de una obstrucción. El examen puede repetirse varias veces.
  • Análisis de sangre. Si la muerte celular provocó daño al tejido cardíaco, se pueden detectar ciertas enzimas en la sangre. Un resultado positivo indica un ataque cardíaco.

La información de estas dos pruebas y tus signos y síntomas se utilizan para hacer un diagnóstico primario de síndrome coronario agudo. El médico puede usar la información para determinar si tu afección puede clasificarse como un ataque cardíaco o una angina inestable.

Se pueden realizar otras pruebas para conocer más acerca de tu afección, descartar otras causas de los síntomas o para ayudar al médico a personalizar el diagnóstico y tratamiento.

  • Angiografía coronaria. Este procedimiento utiliza imágenes por rayos X para ver los vasos sanguíneos del corazón. Se introduce un tubo (catéter) largo y delgado a través de una arteria, generalmente en el brazo o la ingle, hasta las arterias del corazón. Un tinte fluye a través del tubo hacia las arterias. Una serie de radiografías muestran cómo se mueve el tinte a través de las arterias, y esto revela cualquier bloqueo o estrechamiento. El catéter también se puede utilizar para tratamientos.
  • Ecocardiograma. Un ecocardiograma utiliza ondas sonoras, dirigidas al corazón desde un dispositivo similar a una vara, para producir una imagen en vivo del corazón. Un ecocardiograma puede ayudar a determinar si el corazón está bombeando correctamente.
  • Perfusión miocárdica. Esta prueba muestra qué tan bien fluye la sangre a través del músculo del corazón. Se inyecta una cantidad pequeña y segura de una sustancia radioactiva en la sangre. Una cámara especializada toma imágenes de la trayectoria de la sustancia a través del corazón. Estos le muestran al médico si está fluyendo suficiente sangre a través de los músculos del corazón y dónde se reduce el flujo sanguíneo.
  • Angiografía por tomografía computarizada. Una angiografía por tomografía computarizada utiliza una tecnología de rayos X especializada que puede producir múltiples imágenes (cortes transversales en 2-D) de tu corazón. Estas imágenes pueden detectar arterias coronarias estrechas u obstruidas.
  • Prueba de esfuerzo. Una prueba de esfuerzo revela qué tan bien funciona tu corazón cuando haces ejercicio. En algunos casos, es posible que te den un medicamento para aumentar la frecuencia cardíaca en lugar de hacer ejercicio. Esta prueba se realiza solo cuando no hay signos de síndrome coronario agudo u otra afección cardíaca potencialmente mortal cuando la persona está en reposo. Durante la prueba de esfuerzo, se puede utilizar un electrocardiograma, un ecocardiograma o una perfusión miocárdica para ver cómo funciona tu corazón.

Tratamiento

Los objetivos inmediatos del tratamiento del síndrome coronario agudo son los siguientes:

  • Aliviar el dolor y el malestar
  • Mejorar el flujo sanguíneo
  • Restaurar el funcionamiento del corazón de la manera más rápida y eficaz posible

Los objetivos del tratamiento a largo plazo son mejorar la función cardíaca general, controlar los factores de riesgo y reducir el riesgo de un ataque cardíaco. Se puede utilizar una combinación de medicamentos y procedimientos quirúrgicos para lograr estos objetivos.

Medicamentos

Según el diagnóstico que hayas recibido, los medicamentos para la atención de emergencia o continua (o ambas) pueden ser los siguientes:

  • Los trombolíticos (destructores de coágulos) ayudan a disolver un coágulo sanguíneo que está bloqueando una arteria.
  • La nitroglicerina mejora el flujo sanguíneo al ensanchar temporalmente los vasos sanguíneos.
  • Los medicamentos antiplaquetarios, como la aspirina, el clopidogrel (Plavix), el prasugrel (Effient) y otros, ayudan a prevenir la formación de coágulos sanguíneos.
  • Los betabloqueadores ayudan a relajar el músculo cardíaco y a disminuir la frecuencia cardíaca. Reducen el nivel de exigencia sobre el corazón y bajan la presión arterial. Como ejemplos se incluyen el metoprolol (Lopressor, Toprol-XL) y el nadolol (Corgard).
  • Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina ensanchan los vasos sanguíneos y mejoran el flujo sanguíneo, permitiendo que el corazón funcione mejor. Algunos de estos inhibidores son el lisinopril (Prinivil, Zestril) y el benazepril (Lotensin).
  • Los bloqueadores de los receptores de angiotensina ayudan a controlar la presión arterial, e incluyen el irbesartán (Avapro), el losartán (Cozaar) y varios otros.
  • Las estatinas reducen la cantidad de colesterol que se transporta en la sangre y pueden estabilizar los depósitos de placa, haciéndolos menos propensos a la ruptura. Entre otras varias estatinas, se incluyen la atorvastatina (Lipitor) y la simvastatina (Zocor, Flolipid).

Cirugía y otros procedimientos

El médico puede recomendar uno de estos procedimientos para restablecer el flujo sanguíneo a los músculos del corazón:

  • Angioplastia y colocación de estents. En este procedimiento, el médico inserta una sonda larga y diminuta (catéter) en la parte bloqueada o estrecha de la arteria. Se pasa un alambre con un globo desinflado a través del catéter hacia la parte estrechada. Luego se infla el globo y se abre la arteria mediante compresión de los depósitos de placa contra las paredes de las arterias. Por lo general, se deja un tubo de malla (estent) en la arteria para ayudar a mantener abierta la arteria.
  • Cirugía de bypass de la arteria coronaria. Con este procedimiento, el cirujano toma un trozo de vaso sanguíneo (injerto) de otra parte del cuerpo y crea una nueva ruta para la sangre que rodea (desvía) una arteria coronaria bloqueada.

Estilo de vida y remedios caseros

Los cambios en el estilo de vida saludable para el corazón son una parte importante de la prevención del ataque cardíaco. Las recomendaciones incluyen lo siguiente:

  • No fumes. Si fumas, deja de hacerlo. Habla con tu médico si necesitas ayuda para dejar de fumar. Además, evita el humo de segunda mano.
  • Sigue una dieta saludable. Consume una dieta con muchas frutas y vegetales, granos enteros y cantidades moderadas de carnes bajas en grasa y carnes magras.
  • Mantente activo. Haz ejercicio con regularidad y mantente físicamente activo. Si no has estado haciendo ejercicio regularmente, habla con tu médico acerca del mejor ejercicio para comenzar una rutina saludable y segura.
  • Controla el colesterol. Haz revisar tus niveles de colesterol en la sangre con regularidad en el consultorio del médico. Evita la carne y los productos lácteos con alto contenido de grasa y colesterol. Si el médico te ha recetado una estatina u otro medicamento para reducir el colesterol, tómalo diariamente según las indicaciones del médico.
  • Controlar la presión arterial. Haz revisar tu presión arterial con regularidad según las recomendaciones del médico. Toma el medicamento para controlar la presión arterial a diario según las recomendaciones.
  • Mantén un peso saludable. El exceso de peso hace que tu corazón se esfuerce y puede contribuir al colesterol alto, la presión arterial alta, la diabetes, las enfermedades cardíacas y otras afecciones.
  • Controla el estrés. Para reducir el riesgo de un ataque cardíaco, reduce el estrés en tus actividades diarias. Repiensa los hábitos de trabajo y encuentra maneras saludables de minimizar o lidiar con eventos estresantes en tu vida. Si necesitas ayuda para controlar el estrés, habla con tu médico o con un profesional de la salud mental.
  • Bebe alcohol con moderación. Si consumes alcohol, hazlo con moderación. Tomar más de una o dos bebidas alcohólicas al día puede elevar la presión arterial.

Preparación antes de la cita

Si tienes dolor torácico repentino u otros síntomas de síndrome coronario agudo, busca inmediatamente atención médica de emergencia o llama al 911.

La descripción de los síntomas proporciona información importante para ayudar a que un equipo médico de emergencia realice un diagnóstico. Prepárate para contestar las siguientes preguntas.

  • ¿Cuándo aparecieron los signos o síntomas?
  • ¿Cuánto tiempo duraron?
  • ¿Qué síntomas tienes por el momento?
  • ¿Cómo describirías el dolor?
  • ¿Dónde se siente el dolor?
  • ¿Cómo calificarías la intensidad del dolor?
  • ¿Hay algo que empeore o disminuya los síntomas?

Last Updated Sep 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use