Síndrome de disfunción sinusal

Perspectiva general

El síndrome de disfunción sinusal, también conocido como «enfermedad del nódulo sinusal» o «disfunción del nódulo sinusal», es un grupo de problemas en el ritmo cardíaco (arritmias) en el que el marcapasos natural del corazón (nódulo sinusal) no funciona adecuadamente.

El nódulo sinusal es una zona de células especializadas en la cavidad derecha superior del corazón que controla el ritmo del corazón. Normalmente, el nódulo sinusal produce un ritmo constante de impulsos eléctricos regulares. Cuando se padece del síndrome de disfunción sinusal, estas señales se producen de manera anormal.

Los ritmos cardíacos de una persona con síndrome de disfunción sinusal pueden ser muy rápidos, muy lentos, interrumpidos por pausas prolongadas, o una combinación alternada de estos problemas en el ritmo. Este síndrome es relativamente poco frecuente, aunque el riesgo de padecerlo aumenta con la edad.

Muchas personas con síndrome de disfunción sinusal, con el tiempo, pueden necesitar un marcapasos para mantener un ritmo regular del corazón.

Síntomas

La mayoría de las personas que padecen síndrome de disfunción sinusal tienen, en principio, pocos síntomas o ninguno. En algunos casos, los síntomas son intermitentes.

Cuando se manifiestan, los signos y síntomas del síndrome del seno enfermo pueden ser lo siguientes:

  • Menor pulso que el normal (bradicardia)
  • Fatiga
  • Mareos o aturdimiento
  • Desmayos o estado cercano al desmayo
  • Falta de aire
  • Dolores en el pecho
  • Confusión
  • Una sensación de latidos del corazón rápidos (palpitaciones)

Cuándo consultar al médico

Si tienes aturdimiento, mareos, desmayos, fatiga, falta de aire o palpitaciones, habla con el médico. Muchas enfermedades pueden causar estos signos y síntomas —incluido el síndrome de disfunción sinusal—, por lo que es importante identificar el problema.

Causas

El corazón está formado por cuatro cavidades: dos superiores (aurículas) y dos inferiores (ventrículos). El ritmo cardíaco suele estar controlado por el «nódulo sinusal», que es una zona de células especializadas ubicadas en la aurícula derecha.

Este marcapasos natural produce los impulsos eléctricos que generan cada latido del corazón. Desde el nódulo sinusal, los impulsos eléctricos atraviesan las aurículas hacia los ventrículos y hacen que estos se contraigan y bombeen sangre a los pulmones y al cuerpo.

Si tienes el síndrome de disfunción sinusal, el nódulo sinusal no funciona de forma adecuada, lo que hace que la frecuencia cardíaca sea muy lenta (bradicardia), muy rápida (taquicardia) o irregular.

Los tipos del síndrome de disfunción sinusal y sus causas son los siguientes:

  • Bloqueo sinoauricular. Las señales eléctricas se desplazan demasiado lento a través del nódulo sinusal, lo cual causa una frecuencia cardíaca anormalmente lenta.
  • Paro sinusal. Se pausa la actividad del nódulo sinusal, lo que provoca interrupciones en los latidos.
  • Síndrome de bradicardia-taquicardia. La frecuencia cardíaca se alterna entre ritmos anormalmente bajos y altos, a menudo con una pausa larga (asistolia) entre los latidos del corazón.

¿Qué hace que el nódulo sinusal no funcione adecuadamente?

Las enfermedades y los trastornos que causan cicatrices o daños al sistema eléctrico del corazón pueden ser la razón. El tejido cicatricial de una cirugía cardíaca anterior también puede ser la causa, en particular en los niños. En raras ocasiones, es posible que la causa sea genética.

El síndrome de disfunción sinusal puede ser desenmascarado por medicamentos, como los bloqueadores de los canales de calcio o los betabloqueadores usados para tratar la presión arterial alta, o por otras afecciones que causan latidos del corazón más lentos o más rápidos de lo normal. En la mayoría de los casos, el nódulo sinusal no funciona de forma adecuada debido al desgaste natural del músculo del corazón relacionado con la edad.

Latidos normales

En un ritmo cardíaco normal, un grupo pequeño de células que se encuentran en el nódulo sinusal envía una señal eléctrica. La señal viaja por medio de las aurículas hasta el nódulo atrioventricular (AV) y luego ingresa a los ventrículos, lo que hace que se contraigan y bombeen sangre.

Factores de riesgo

El síndrome de disfunción sinusal puede ocurrir a cualquier edad, hasta en los bebés. Debido a que suele presentarse en el transcurso de muchos años, es más frecuente en personas mayores de 65 años.

En casos excepcionales, es posible relacionar el síndrome de disfunción sinusal con ciertas afecciones, como la distrofia muscular y otras enfermedades que pueden afectar el corazón.

Complicaciones

Cuando el marcapasos natural del corazón no funciona bien, el corazón no puede desempeñarse de forma tan eficiente como debería. Esto puede provocar lo siguiente:

  • Fibrilación auricular, un ritmo caótico de las cavidades superiores del corazón
  • Insuficiencia cardíaca
  • Accidente cerebrovascular
  • Paro cardíaco

Diagnóstico

Los síntomas del síndrome de disfunción sinusal —como mareos, falta de aire y desmayos— son síntomas de numerosas afecciones. Sin embargo, en el síndrome de disfunción sinusal, estos síntomas solo se manifiestan cuando el corazón late de manera anormal.

Para diagnosticar y tratar el síndrome de disfunción sinusal, el médico te hará una exploración física y recopilará tu historia clínica. Buscará la relación entre tus síntomas y un ritmo cardíaco anormal.

Las pruebas para detectar el síndrome de disfunción sinusal podrían comprender las siguientes:

  • Electrocardiografía. Durante esta prueba, se conectan sensores (electrodos) al pecho y a las extremidades para crear un registro de las señales eléctricas que viajan a través del corazón. La prueba podría revelar patrones que indiquen la presencia del síndrome de disfunción sinusal, como frecuencia cardíaca acelerada, frecuencia cardíaca lenta o una larga pausa en los latidos del corazón (asistolia) después de una frecuencia cardíaca acelerada.
  • Monitor Holter. Este dispositivo portátil se lleva en el bolsillo, en una bolsa en el cinturón o con una correa que se cuelga del hombro. Registra automáticamente la actividad del corazón durante 24 a 72 horas, lo cual permite que el médico haga una observación prolongada de los ritmos cardíacos.
  • Monitor de eventos. Este dispositivo portátil de electrocardiograma también se puede llevar en el bolsillo, en el cinturón o con una correa que se cuelga del hombro para controlar la actividad del corazón en el hogar. Es probable que te pidan que uses este dispositivo por hasta un mes.

    Cuando sientas algún síntoma, deberás presionar un botón, y se guardará un pequeño registro del electrocardiograma. De esta manera, el médico observa tu ritmo cardíaco en el momento en que se manifiestan los síntomas, lo que puede ayudar a detectar el síndrome de disfunción sinusal.

  • Grabador de ciclo implantable. Este pequeño dispositivo se implanta justo debajo de la piel del pecho, y se utiliza para controlar en forma continua y a largo plazo la actividad eléctrica del corazón. Un grabador de ciclo implantable se puede usar de meses a años.

    Este dispositivo se activa de manera automática ante un ritmo cardíaco irregular (arritmia), o tú puedes activarlo cuando sientas los síntomas.

Análisis electrofisiológico

Esta prueba no se suele utilizar para detectar la enfermedad del nódulo sinusal. Sin embargo, en algunos casos, la prueba puede ayudar a verificar la función del nódulo sinusal, así como otras propiedades eléctricas del corazón.

Durante esta prueba, se insertan tubos delgados y flexibles (catéteres) con electrodos en las puntas a través de los vasos sanguíneos hasta varios lugares a lo largo de las vías eléctricas del corazón. Una vez colocados, los electrodos pueden crear un mapa preciso de la propagación de los impulsos eléctricos durante cada latido y pueden identificar el origen de los problemas del ritmo cardíaco.

Electrocardiograma

Un electrocardiograma controla el ritmo del corazón para identificar problemas. Se adhieren electrodos a tu pecho para registrar las señales eléctricas del corazón, que lo hacen latir. Las señales se muestran como ondas en un monitor o una impresora conectada.

Monitor Holter

Un monitor Holter utiliza electrodos y un dispositivo de registro para llevar un registro de tu ritmo cardíaco durante un período de 24 a 72 horas. Tu médico puede imprimir los resultados del electrocardiograma utilizando datos del dispositivo de registro para ver el ritmo cardíaco durante el período que utilizaste el monitor.

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de disfunción sinusal se enfoca en eliminar o en reducir los síntomas molestos. Si los síntomas no te molestan, puedes necesitar solamente controles regulares para supervisar tu afección. Para algunas personas que sienten molestias con los síntomas, el tratamiento elegido, generalmente, es un marcapasos electrónico implantado.

Cambios en los medicamentos

El médico, probablemente, controlará tus medicamentos actuales para ver si alguno podría interferir en la función del nódulo sinusal. Los medicamentos usados para tratar la presión arterial alta o la enfermedad cardíaca, como los betabloqueadores o los bloqueadores de los canales de calcio, pueden empeorar las anomalías del ritmo cardíaco. En algunos casos, el ajuste de estos medicamentos puede aliviar los síntomas.

Electroestimulación del corazón

La mayoría de las personas con síndrome de disfunción sinusal, a la larga, puede necesitar un marcapasos artificial permanente para mantener los latidos del corazón regulares. Este pequeño dispositivo electrónico a batería se implanta debajo de la piel cerca de la clavícula mediante un procedimiento de cirugía menor. El marcapasos se programa para estimular o «regular el ritmo» del corazón según sea necesario para que siga latiendo normalmente.

El tipo de marcapasos que necesitas dependerá del tipo de irregularidad del ritmo cardíaco que tengas. Algunos ritmos cardíacos pueden tratarse con un marcapasos de cavidad individual, que usa solo un cable (electrodo) para regular el ritmo de una cavidad del corazón (en este caso, la aurícula). No obstante, la mayoría de las personas con síndrome de disfunción sinusal obtiene beneficios con los marcapasos de doble cavidad, en los cuales un cable regula el ritmo de la aurícula y el otro cable regula el ritmo del ventrículo.

Podrás retomar las actividades normales o casi normales después de la recuperación de la cirugía de implante del marcapasos. El riesgo de complicaciones, tales como hinchazón o infección en la zona donde se implantó el marcapasos, es bajo.

Tratamientos adicionales para la frecuencia cardíaca acelerada

Si tienes frecuencia cardíaca acelerada como parte del síndrome de disfunción sinusal, tal vez necesites tratamientos adicionales para controlar estos ritmos:

  • Medicamentos. Si tienes un marcapasos, y tu frecuencia cardíaca todavía está acelerada, el médico puede recetarte medicamentos contra la arritmia para evitar los ritmos acelerados.

    Si tienes fibrilación auricular u otra anomalía del ritmo cardíaco que aumente el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, puedes necesitar un medicamento anticoagulante, como warfarina (Coumadin, Jantoven) o dabigatrán (Pradaxa).

  • Ablación del nódulo auriculoventricular. Este procedimiento también puede controlar los ritmos cardíacos acelerados en las personas con marcapasos.

    Implica aplicar energía de radiofrecuencia a través de un tubo delgado y largo (catéter) para destruir (extirpar) el tejido alrededor del nódulo auriculoventricular entre la aurícula y los ventrículos. Esto impide que los ritmos cardíacos acelerados lleguen a los ventrículos y causen problemas.

  • Ablación por radiofrecuencia de la fibrilación auricular. Este procedimiento es similar a la ablación del nódulo auriculoventricular. No obstante, en este caso, la ablación se enfoca en el tejido que desencadena la fibrilación auricular. Esto, en realidad, elimina la fibrilación auricular, en lugar de tan solo prevenir que llegue a los ventrículos.
Un corazón durante la ablación del nódulo AV

En la ablación del nódulo auriculoventricular (AV), los médicos utilizan energía de radiofrecuencia para destruir la conexión eléctrica entre las cámaras superior e inferior del corazón (nódulo AV), con lo cual se bloquean los impulsos eléctricos del corazón. Una vez que se destruye el nódulo auriculoventricular, los médicos implantan un dispositivo médico pequeño (marcapasos) a fin de mantener el ritmo cardíaco.

Catéteres colocados en el corazón para la ablación cardíaca

La ablación cardíaca es un procedimiento que cicatriza o destruye el tejido del corazón que permite que las señales eléctricas incorrectas provoquen un ritmo cardíaco anormal. Se introducen catéteres de diagnóstico a través de los vasos sanguíneos hasta el corazón, donde se usan para mapear las señales eléctricas. Los catéteres de ablación transmiten calor o frío para cicatrizar o destruir el tejido. En la ilustración, se muestran catéteres de ablación que se aplican cerca de las venas pulmonares en un tipo de ablación cardíaca llamada «aislamiento de las venas pulmonares».

Estilo de vida y remedios caseros

Para mantener el corazón tan sano como sea posible, y para tratar o eliminar los factores de riesgo que pueden provocar la enfermedad cardíaca, ten en cuenta estas pautas:

  • Haz ejercicio y sigue una dieta saludable. Lleva un estilo de vida saludable para el corazón: haz ejercicio de manera regular y sigue una dieta saludable, con bajo contenido de grasa, rica en frutas, vegetales y cereales integrales, y baja en grasas saturadas y azúcares simples.
  • Mantén un peso saludable. La obesidad aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.
  • Mantén bajo control la presión arterial y el colesterol. Haz cambios en tu estilo de vida y toma medicamentos según las indicaciones del médico para corregir la presión arterial alta (hipertensión) o el colesterol alto.
  • No fumes. Si fumas y no puedes dejar por tus propios medios, habla con tu médico sobre las estrategias o los programas para ayudarte a abandonar el hábito.
  • Si consumes alcohol, hazlo con moderación. Para algunas afecciones, es recomendable que evites por completo el alcohol. Pídele al médico consejos específicos para tu afección. Si no puedes controlar el consumo de alcohol, habla con el médico sobre un programa para dejar de beber y controlar otros comportamientos relacionados con el abuso del alcohol.
  • No uses drogas ilegales. Habla con el médico sobre un programa adecuado para ti si necesitas ayuda para dejar de consumir drogas ilegales.
  • Controla el estrés. Evita el estrés innecesario y aprende técnicas de control para manejar el estrés normal de una manera saludable.
  • Asiste a los controles programados. Hazte exploraciones físicas regulares e informa al médico sobre cualquier signo o síntoma.

Preparación antes de la cita

Los síntomas del síndrome de disfunción sinusal, si hubiera, pueden ser tan leves que no te das cuenta de que son una causa de preocupación. Por ese motivo, es probable que el síndrome de disfunción sinusal no se diagnostique hasta que esté avanzado, cuando el riesgo de las complicaciones es mayor.

Llama a tu médico de familia o al médico general si tienes síntomas del síndrome de disfunción sinusal. Es probable que te deriven a un especialista en el diagnóstico y el tratamiento de afecciones cardíacas (cardiólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita médica.

Qué puedes hacer mientras tanto

Si el ejercicio empeora los síntomas, evítalo hasta que visites al médico.

Last Updated Nov 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use