Síndrome del corazón roto

Perspectiva general

El síndrome del corazón roto es una enfermedad cardíaca temporal que a menudo la provocan situaciones estresantes, como la muerte de un ser querido. La enfermedad también puede desencadenarse por una enfermedad física grave o una cirugía. Las personas con síndrome del corazón roto pueden presentar dolor de pecho repentino o pensar que están teniendo un ataque cardíaco.

En el síndrome del corazón roto, se produce una alteración temporaria de la función de bombeo normal del corazón en un área del corazón. El resto del corazón funciona con normalidad o, incluso, con contracciones más fuertes. El síndrome del corazón roto puede producirse por la reacción del corazón a un aumento de las hormonas del estrés.

Los médicos también pueden referirse a la enfermedad como miocardiopatía de Takotsubo, síndrome de abombamiento apical o miocardiopatía por estrés. Los síntomas del síndrome del corazón roto son tratables y la enfermedad se suele revertir por sí solos en días o semanas.

Síntomas

Los síntomas del síndrome del corazón roto pueden ser similares a los de un ataque cardíaco. Los síntomas frecuentes son los siguientes:

  • Dolor en el pecho
  • Dificultad para respirar

Cualquier dolor persistente en el pecho o que dure mucho tiempo podría ser un signo de ataque cardíaco, por lo que es importante considerarlo seriamente y llamar al 911 si tienes dolor en el pecho.

Cuándo consultar al médico

Si tienes cualquier dolor en el pecho, latidos del corazón muy rápidos o irregulares, o dificultad para respirar después de un suceso estresante, llama inmediatamente al 911 o a un servicio de asistencia médica de urgencia.

Causas

La causa exacta del síndrome del corazón roto no está bien definida. Se piensa que una explosión de hormonas del estrés, como la adrenalina, pueden dañar temporalmente el corazón de algunas personas.

No está bien definido de qué manera estas hormonas pueden dañar el corazón o si existe otra causa. Se sospecha que la constricción temporal de las arterias más importantes o de las pequeñas arterias del corazón puede ser una causa.

El síndrome del corazón roto generalmente es precedido por un evento físico o emocional intenso. Algunos desencadenantes posibles del síndrome del corazón roto son los siguientes:

  • Noticias sobre la muerte inesperada de un ser querido
  • Un diagnóstico médico aterrador
  • Maltrato doméstico
  • Perder o, incluso ganar, mucho dinero
  • Discusiones fuertes
  • Una fiesta sorpresa
  • Tener que actuar en público
  • Perder el empleo
  • Divorcio
  • Factores de estrés físico, como un ataque de asma, un accidente de auto o una cirugía compleja

También es posible que algunos medicamentos, en raras ocasiones, causen el síndrome del corazón roto al provocar una explosión de hormonas del estrés. Los medicamentos que podrían contribuir al síndrome del corazón roto incluyen los siguientes:

  • Epinefrina (EpiPen, EpiPen Jr.), que se usa para tratar las reacciones alérgicas graves o un ataque grave de asma
  • Duloxetina (Cymbalta), un medicamento para tratar los problemas nerviosos en las personas con diabetes o para el tratamiento de la depresión
  • Venlafaxina (Effexor XR), un tratamiento para la depresión
  • Levotiroxina (Synthroid, Levoxyl), que es un medicamento que se indica para las personas cuyas glándulas tiroides no funcionan correctamente

¿Qué distingue el síndrome del corazón roto de un ataque cardíaco?

Los ataques cardíacos suelen producirse por un bloqueo total o casi total de la arteria cardíaca. Esta obstrucción se debe a un coágulo de sangre que se forma en el sitio de estrechamiento debido a la acumulación de grasa (ateroesclerosis) en la pared de la arteria. En el caso del síndrome del corazón roto, las arterias cardíacas no están bloqueadas, si bien el flujo sanguíneo en las arterias del corazón puede ser reducido.

Factores de riesgo

Existe un número de factores de riesgo conocidos para el síndrome del corazón roto que incluyen lo siguiente:

  • El sexo. Este trastorno afecta a las mujeres con mucha más frecuencia que a los hombres.
  • La edad. Aparentemente, la mayoría de las personas que tienen el síndrome del corazón roto son mayores de 50 años.
  • Antecedentes de un trastorno neurológico. Las personas con trastornos neurológicos, como una lesión en la cabeza o un trastorno de convulsiones (epilepsia), tienen un riesgo mayor de padecer el síndrome del corazón roto.
  • Un trastorno psiquiátrico anterior o actual. Si has tenido trastornos, como ansiedad o depresión, probablemente tengas un riesgo mayor de padecer el síndrome del corazón roto.

Complicaciones

En raras ocasiones, el síndrome del corazón roto es mortal. Sin embargo, muchos de los que padecen el síndrome del corazón roto se recuperan rápidamente y no sufren efectos de largo plazo.

Otras complicaciones del síndrome del corazón roto incluyen:

  • Acumulación de líquidos en los pulmones (edema pulmonar)
  • Presión arterial baja (hipotensión)
  • Latido irregular del corazón
  • Insuficiencia cardíaca

También es posible que padezcas nuevamente del síndrome del corazón roto si tienes otro episodio estresante. Sin embargo, las probabilidades de que esto suceda son escasas.

Prevención

Existe una pequeña posibilidad de que el síndrome del corazón roto vuelva a ocurrir después de un primer episodio. No existe un tratamiento de eficacia que pueda prevenir otros episodios.

Muchos médicos recomiendan tratamientos de largo plazo con betabloqueantes o medicamentos similares que bloquean los posibles efectos dañinos de las hormonas del estrés al corazón. Reconocer y controlar el estrés en tu vida también podría ser importante para ayudarte a prevenir el síndrome del corazón roto, incluso cuando no hay evidencia de que esto sea realmente así.

Diagnóstico

Si tu médico sospecha que tienen el síndrome del corazón roto, utilizará los exámenes y pruebas a continuación, para hacer un diagnóstico:

  • Antecedentes personales y examen físico. Además de un examen físico estándar, el médico querrá saber tu historia clínica, especialmente si alguna vez tuviste síntomas de enfermedad cardíaca. Las personas con el síndrome del corazón roto con frecuencia no tienen síntomas de enfermedad cardíaca antes de ser diagnosticados con este síndrome. Además, tu médico querrá saber si has experimentado mucho estrés últimamente, como la muerte de un ser querido.
  • Electrocardiograma (ECG). En este estudio no invasivo, un técnico te coloca unos cables sobre el pecho que registran los impulsos eléctricos que hacen latir a tu corazón. Un ECG registra estas señales eléctricas y le permite a tu médico detectar irregularidades en tu ritmo cardíaco y la estructura del corazón.
  • Ecocardiograma. El médico también podrá indicarte un ecocardiograma para comprobar si el corazón está agrandado o tiene una forma anormal, signo del síndrome del corazón roto. Este examen no invasivo que incluye una ecografía del pecho, muestra imágenes detalladas de la estructura y el funcionamiento del corazón.

    Las ondas ecográficas se transmiten y su eco es grabado con un dispositivo llamado transductor que se mantiene fuera de tu cuerpo. Una computadora utiliza la información del transductor para crear imágenes con movimiento en un monitor de video.

  • Análisis de sangre. La mayoría de las personas que tienen el síndrome del corazón roto tienen una mayor cantidad de ciertas enzimas en la sangre. El médico puede indicarte análisis de sangre para detectar estas enzimas y diagnosticar el síndrome del corazón roto.
  • Radiografía torácica. Es probable que el médico indique radiografías del pecho para comprobar si el corazón está agrandado o tiene la forma típica del síndrome del corazón roto, o para detectar si hay algún problema en los pulmones que puede estar causando tus síntomas.
  • Resonancia magnética cardíaca (RM). Para realizar este estudio, te recuestas sobre una camilla adentro de una máquina con forma de tubo largo que produce un campo magnético. El campo magnético produce imágenes detalladas que le permitirán a tu médico evaluar el corazón.
  • Angiografía coronaria. Durante una angiografía coronaria, se inyecta un tipo de tinte, que se puede visualizar a través de una máquina de rayos X, en los vasos sanguíneos del corazón. Luego, la máquina de rayos X captura rápidamente una serie de imágenes (angiografías) que ofrecen al médico una apariencia detallada del interior de los vasos sanguíneos.

    Debido a que el síndrome del corazón roto frecuentemente tiene signos y síntomas similares a los de un ataque cardíaco, una angiografía coronaria se puede realizar rápidamente para descartar un ataque cardíaco. A menudo, las personas con el síndrome del corazón roto no tienen bloqueos en los vasos sanguíneos, mientras que las personas que han tenido un ataque cardíaco generalmente tienen un bloqueo que es visible en un angiograma.

    Una vez que esté confirmado que no tienes un ataque cardíaco, el médico verificará si tus signos y síntomas fueron causados por el síndrome del corazón roto.

Tratamiento

No hay un tratamiento estándar para el síndrome del corazón roto. El tratamiento es similar al del ataque cardíaco hasta que el diagnóstico se confirma. La mayoría de las personas permanecen en el hospital mientras se recuperan.

Una vez que sea evidente que el síndrome del corazón roto es la causa de tus síntomas, es probable que el médico te indique medicamentos para tomar mientras estás en el hospital, como los inhibidores de la enzima que convierte la angiotensina (ACE, por sus siglas en inglés), betabloqueadores o diuréticos. Estos medicamentos ayudan a reducir la carga de trabajo del corazón mientras te recuperas y previene futuros ataques.

Muchos pacientes experimentan una recuperación completa en un mes aproximadamente. Consulta con tu médico por cuánto tiempo deberás continuar tomando estos medicamentos una vez te hayas recuperado, ya que la mayoría se pueden interrumpir dentro de los tres o seis meses.

Los procedimientos que se usan frecuentemente para tratar los ataques cardíacos, como la angioplastia con globo y la colocación de un stent, o incluso la cirugía, no son útiles para tratar el síndrome del corazón roto. Estos procedimientos tratan las arterias bloqueadas que no son la causa del síndrome del corazón roto. Aunque la angiografía coronaria se puede utilizar para diagnosticar la causa del dolor de pecho.

Preparación antes de la cita

El síndrome del corazón roto generalmente es diagnosticado en una urgencia o en la sala de un hospital, ya que la mayoría de las personas con esta afección tiene síntomas idénticos a los de un ataque cardíaco.

Llama al 911 o a un servicio de atención médica de urgencia o pídele a alguien que te lleve a una sala de urgencias, si tienes un dolor en el pecho u opresión nuevos o sin causa aparente que duran más de unos minutos. No pierdas el tiempo por temor a avergonzarte si no se trata de un ataque cardíaco. Incluso si existe otra causa para el dolor en el pecho, necesitas que te revisen de inmediato.

De ser posible, lleva a un familiar o amigo contigo. Alguien que te acompañe podrá ayudarte a entender toda la información proporcionada durante tu evaluación.

Comparte esta información de camino al hospital:

  • Cualquier síntoma que hayas tenido y por cuánto tiempo.
  • Tu información personal clave incluida cualquier situación de mucho estrés, como la muerte de un ser querido o cambios recientes de la vida, como la pérdida de un trabajo.
  • Tus antecedentes personales y familiares incluidos otros problemas de salud que hayas tenido tú o algún pariente cercano, como diabetes, colesterol alto o enfermedad cardíaca. También es útil para tu médico conocer cualquier prescripción y medicamentos de venta libre que estés tomando.
  • Cualquier tipo de traumatismo que hayas tenido en el pecho recientemente que puede haber causado una lesión interna, como una fractura de costilla o un nervio pinzado.

Una vez que estés en el hospital, es probable que tu evaluación médica avance rápidamente. Según los resultados del electrocardiograma (ECG) y de los análisis de sangre, tu médico podrá determinar rápidamente si tienes un ataque cardíaco o te dará otra explicación para tus síntomas. Es probable que a esta altura tengas muchas preguntas. Si todavía no recibiste la siguiente información, probablemente quieras preguntar:

  • ¿Cuál es la causa de mis síntomas?
  • ¿Pueden estos síntomas ser la causa de la muerte inesperada de mi pareja, ya que nunca antes tuve síntomas así?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Será necesario que esté hospitalizado?
  • ¿Qué tratamientos necesito en este momento?
  • ¿Cuáles son los riesgos relacionados con estos tratamientos?
  • ¿Volverá a suceder esto?
  • ¿Necesito seguir alguna restricción en mi dieta o en mi rutina de ejercicios cuando vuelva a casa?
  • ¿Debería consultar a un especialista cuando regrese a casa?

No dudes en hacer otras preguntas que se te ocurran durante la consulta.

Qué esperar del médico

El médico que te atienda por un dolor en el pecho puede preguntar lo siguiente:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Cuándo comenzaron esos síntomas?
  • ¿Se propaga el dolor a otras partes del cuerpo?
  • ¿Tu dolor aumenta momentáneamente con cada latido del corazón?
  • ¿Qué palabras usarías para describir tu dolor?
  • ¿El ejercicio o el esfuerzo físico empeoran tus síntomas?
  • ¿Conoces algún antecedente de problemas cardíacos en tu familia?
  • ¿Estás recibiendo tratamiento o has sido tratado recientemente por alguna otra afección de salud?
  • ¿Alguna vez te diagnosticaron enfermedad de reflujo gastroesofágico?

Last Updated Nov 5, 2016


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use