Tórax en embudo

Perspectiva general

El tórax en embudo es un trastorno en el que el esternón de una persona se hunde en el pecho. En casos graves, el tórax en embudo puede parecer como si el centro del pecho se ha vaciado y ha dejado un surco profundo.

Si bien el esternón hundido, a menudo, es notable poco después del nacimiento, la gravedad del tórax en embudo suele empeorar durante el período de crecimiento en la adolescencia.

El tórax en embudo es más frecuente en los niños que en las niñas. Los casos graves de tórax en embudo pueden interferir a la larga en la función del corazón y de los pulmones. Sin embargo, los casos leves de tórax en embudo pueden hacer que los niños se sientan acomplejados por su apariencia. La cirugía puede corregir la deformidad.

Depresión del esternón

El tórax en embudo es un trastorno que se caracteriza por el hundimiento del esternón en el pecho del paciente. Los casos graves de tórax en embudo pueden llegar a interferir en el funcionamiento del corazón y los pulmones.

Síntomas

En muchas personas con tórax en embudo, el único signo o síntoma que manifiestan es un leve hundimiento en el pecho. En algunas personas, la profundidad del hundimiento empeora al comienzo de la adolescencia y puede seguir empeorando en la adultez.

En los casos graves de tórax en embudo, el esternón puede comprimir los pulmones y el corazón. Algunos de los signos y síntomas son:

  • Menor tolerancia al ejercicio
  • Palpitaciones o latidos del corazón acelerados
  • Infecciones respiratorias recurrentes
  • Silbido al respirar o tos
  • Dolor en el pecho
  • Soplo cardíaco
  • Fatiga

Causas

Si bien se desconoce la causa exacta del tórax en embudo, puede ser un trastorno hereditario porque, a veces, viene de familia.

Factores de riesgo

El tórax en embudo es más frecuente en los niños que en las niñas. También ocurre más seguido en personas que además tienen las siguientes afecciones:

  • Síndrome de Marfan
  • Síndrome de Ehlers-Danlos
  • Osteogénesis imperfecta
  • Síndrome de Noonan
  • Síndrome de Turner

Complicaciones

Los casos graves de tórax en embudo pueden comprimir los pulmones y el corazón o empujar este último hacia un costado. Incluso los casos leves de tórax en embudo pueden causar problemas de autoestima.

Problemas cardíacos y pulmonares

Si la profundidad de la hendidura esternal es grave, puede reducir la cantidad de espacio que tienen los pulmones para expandirse. Esta compresión también puede contraer el corazón y empujarlo hacia la izquierda del pecho, lo que reduce su capacidad de bombear de manera eficiente.

Problemas de autoestima

Los niños que tienen tórax en embudo también suelen tener una postura encorvada, con las costillas y los omóplatos acampanados. Muchos sienten tanta vergüenza de su aspecto que evitan actividades como nadar, donde la hendidura en el pecho es más difícil de camuflar con la ropa.

Diagnóstico

El tórax en embudo suele diagnosticarse simplemente examinando el pecho. Sin embargo, el médico puede sugerir varios tipos de pruebas diferentes para detectar problemas asociados con el corazón y los pulmones. Estas son algunas de las pruebas:

  • Radiografía de tórax. Mediante esta prueba se puede visualizar la depresión en el esternón y, a menudo, se observa el corazón desplazado hacia el lado izquierdo del pecho. Las radiografías son indoloras y solo tardan unos pocos minutos.
  • Tomografía computarizada (TC). Una tomografía computarizada puede usarse para ayudar a determinar la gravedad del tórax en embudo y si se están comprimiendo el corazón o los pulmones. Las tomografías computarizadas toman muchas radiografías desde varios ángulos para producir imágenes transversales de la estructura interna del cuerpo.
  • Electrocardiograma. Un electrocardiograma puede mostrar si el ritmo del corazón es normal o irregular, y si las señales eléctricas que controlan los latidos del corazón se producen a tiempo. Esta prueba es indolora e implica la colocación de más de una docena de cables eléctricos, que se adhieren al cuerpo con un adhesivo.
  • Ecocardiograma. Un ecocardiograma es una ecografía del corazón. Puede mostrar imágenes en tiempo real del funcionamiento del corazón y de sus válvulas. Estas imágenes se producen mediante la transmisión de ondas sonoras a través de una varilla presionada contra el pecho.
  • Pruebas de la función pulmonar. Estos tipos de pruebas miden la cantidad de aire que pueden retener los pulmones y con qué rapidez puedes vaciarlos.
  • Prueba de ejercicio. Esta prueba controla el funcionamiento del corazón y de los pulmones mientras haces ejercicio, por lo general, en una bicicleta fija o en una cinta.

Tratamiento

El tórax en embudo puede repararse con cirugía, pero se suele reservar para personas con signos y síntomas moderados a graves. Las personas con signos y síntomas leves pueden beneficiarse de la fisioterapia. Ciertos ejercicios pueden mejorar la postura y aumentar el grado de expansión del pecho.

Tipos de cirugía

El médico puede recomendarte que te sometas a una cirugía si tienes tórax en embudo moderado a grave. Los dos tipos más frecuentes de cirugía para corregir el tórax en embudo difieren según el tamaño de las incisiones utilizadas y si se extrae cartílago o no:

  • Incisiones más pequeñas. En un procedimiento mínimamente invasivo, se realizan pequeñas incisiones en cada lado del pecho, debajo de cada brazo. Luego, se insertan instrumentos de mango largo y una cámara de fibra óptica angosta a través de las incisiones. Una barra metálica curva se pasa por debajo del esternón caído para elevarlo hasta una posición más normal. En algunos casos, se puede usar más de una barra. Las barras se retiran después de dos o tres años.
  • Incisión más grande. Una incisión en el centro del pecho le permite al cirujano ver el esternón de forma directa. Se retira el cartílago deformado que se une a las costillas en el esternón más bajo y se coloca el esternón en una posición más normal con instrumentos quirúrgicos, tales como una barra metálica o soportes de malla. Estos soportes se retiran en 6 a 12 meses.

La mayoría de las personas que se someten a cirugía para corregir el tórax en embudo están satisfechas con el cambio en la apariencia del pecho, independientemente del procedimiento utilizado. Se obtienen mejores resultados cuando la cirugía se realiza cerca del período de crecimiento en la pubertad, pero los adultos también se han beneficiado de la reparación del tórax en embudo.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

La mayoría de los adolescentes solo desean ser aceptados y parecerse a sus pares. Esto puede ser muy difícil para los jóvenes que tienen tórax en embudo. En algunos casos, puede ser necesario el asesoramiento psicológico para ayudar a dominar la capacidad de enfrentar desafíos o situaciones. También están disponibles grupos y foros de apoyo por Internet, donde puedes hablar con personas que están enfrentando los mismos tipos de problemas.

Preparación antes de la cita

Si tú o tu hijo tienen tórax en embudo, es recomendable que primero hables sobre el tema con tu médico de familia. Este puede derivarte a un médico que se especialice en cirugía pediátrica o torácica.

Qué puedes hacer

Es aconsejable que escribas una lista con lo siguiente:

  • La descripción detallada de los signos y síntomas
  • Información sobre problemas de salud anteriores
  • Información sobre problemas de salud frecuentes en tu familia
  • Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que toman tú o tu hijo
  • Preguntas que quieras hacerle al médico, incluso qué tratamientos están disponibles

Qué esperar del médico

El médico podría hacerte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaron estos signos y síntomas?
  • ¿Han empeorado últimamente?
  • ¿Tienes algún familiar que haya tenido un problema similar?

Last Updated Oct 13, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use