Taquicardia

Perspectiva general

La taquicardia es un tipo frecuente de trastornos del ritmo cardíaco (arritmia) en el que el corazón late más rápido de lo normal cuando está en reposo.

Es normal que la frecuencia cardíaca aumente durante el ejercicio o como una respuesta fisiológica al estrés, a un traumatismo o a una enfermedad (taquicardia sinusal). Pero en la taquicardia, el corazón late más rápido de lo normal en las cavidades superiores o en las cavidades inferiores del corazón, o en ambas, al estar en reposo.

Las señales eléctricas que se envían a través de los tejidos del corazón controlan la frecuencia cardíaca. La taquicardia se presenta cuando una anomalía en el corazón produce señales eléctricas rápidas que aceleran la frecuencia cardíaca, que normalmente es de unos 60 a 100 latidos por minuto en reposo.

En algunos casos, la taquicardia no causa síntomas ni complicaciones. Pero si no se trata, la taquicardia puede alterar el funcionamiento normal del corazón y provocar complicaciones graves, como:

  • Insuficiencia cardíaca
  • Accidente cerebrovascular
  • Paro cardíaco repentino o la muerte

Los tratamientos, como los medicamentos, los procedimientos médicos o la cirugía, pueden ayudar a controlar los latidos del corazón acelerados o a abordar otras enfermedades que contribuyen a causar taquicardia.

Tipos de taquicardia

Existen muchos tipos diferentes de taquicardias anormales. Estas se clasifican de acuerdo con el origen y la causa de los latidos del corazón anormalmente rápidos. Los tipos frecuentes de taquicardia son:

  • Fibrilación auricular. La fibrilación auricular es la frecuencia cardíaca acelerada causada por impulsos eléctricos caóticos e irregulares en las cavidades superiores del corazón (aurículas). Estas señales generan contracciones rápidas, débiles y descoordinadas de las aurículas.

    La fibrilación auricular puede ser temporal, pero algunos episodios no se resuelven a menos que se traten.

    La fibrilación auricular es el tipo más frecuente de taquicardia. La mayoría de las personas con fibrilación auricular tiene algunas anomalías estructurales en el corazón relacionadas con trastornos no diagnosticados, como enfermedad cardíaca o presión arterial alta. Hay otros factores que pueden contribuir a la fibrilación auricular, entre ellos, un trastorno de las válvulas cardíacas, hipertiroidismo o el consumo excesivo de alcohol.

  • Aleteo auricular. En el aleteo auricular, las aurículas del corazón laten muy rápidamente pero a una frecuencia regular. Esta frecuencia acelerada provoca contracciones débiles de las aurículas.

    El aleteo auricular se produce por irregularidades del circuito dentro de las aurículas. Los episodios de aleteo auricular pueden mejorar solos o pueden requerir tratamiento.

    Las personas que tienen aleteo auricular, a menudo, también sufren fibrilación auricular en otros momentos.

  • Taquicardia supraventricular. La taquicardia supraventricular es el latido del corazón anormalmente rápido que se origina en algún lugar por encima de los ventrículos. Es provocada por anomalías en el circuito del corazón que, por lo general, están presentes al momento del nacimiento y crean un ciclo de señales superpuestas.
  • Taquicardia ventricular. La taquicardia ventricular es la frecuencia cardíaca acelerada que se origina con señales eléctricas anormales en las cavidades inferiores del corazón (ventrículos). La frecuencia cardíaca acelerada no permite que los ventrículos se llenen y se contraigan en forma eficiente para bombear suficiente sangre al cuerpo.

    Los episodios de taquicardia ventricular pueden ser breves y durar solo un par de segundos sin causar daños. Pero aquellos que duran más de unos pocos segundos pueden convertirse en una emergencia médica que puede poner en riesgo la vida.

  • Fibrilación ventricular. La fibrilación ventricular se produce cuando los impulsos eléctricos acelerados y caóticos hacen que los ventrículos se agiten ineficazmente en lugar de bombear la sangre necesaria al cuerpo. Esto puede ser mortal si el corazón no regresa a un ritmo normal en cuestión de minutos con un choque eléctrico al corazón (desfibrilación).

    La fibrilación ventricular puede ocurrir durante o después de un ataque cardíaco. La mayoría de las personas que experimenta fibrilación ventricular tiene una enfermedad cardíaca preexistente o ha sufrido un trauma grave, como haber sido alcanzada por un rayo.

Latido de taquicardia

Durante la taquicardia, interfiere un impulso eléctrico anormal que se origina en las cámaras superiores o inferiores del corazón, lo que hace que el corazón lata más rápido.

Cavidades y válvulas del corazón

Un corazón normal tiene dos cámaras superiores y dos cámaras inferiores. Las cámaras superiores, la aurícula derecha e izquierda, reciben la sangre. Las cámaras inferiores, los ventrículos derecho e izquierdo más musculares, bombean la sangre del corazón. Las válvulas cardíacas, que mantienen el flujo sanguíneo en la dirección adecuada, son puertas en las aperturas de las cámaras.

Síntomas

Cuando el corazón late demasiado rápido, es probable que no bombee sangre de manera eficaz al resto del cuerpo. Esto puede impedir que llegue oxígeno a los órganos y los tejidos, y puede ocasionar los siguientes signos y síntomas relacionados con la taquicardia:

  • Dificultad para respirar
  • Aturdimiento
  • Pulso acelerado
  • Palpitaciones cardíacas: latidos del corazón muy acelerados, molestos o irregulares, o una sensación de «salto» en el pecho
  • Dolor en el pecho
  • Desmayo (síncope)

Algunas personas con taquicardia no tienen síntomas, y la afección solo se detecta durante una exploración física o con una prueba de control del corazón llamada «electrocardiograma».

Cuándo consultar al médico

Hay varias afecciones que pueden causar frecuencia cardíaca acelerada y síntomas de taquicardia. Es importante obtener un diagnóstico rápido y preciso, y la atención médica adecuada. Consulta con el médico si tu hijo o tú tienen algún síntoma de taquicardia.

Si te desmayas, tienes dificultades para respirar o sientes dolor en el pecho durante más de unos minutos, busca atención de urgencia, o llama al 911 o al número local de emergencias. Busca atención de urgencia si alguien tiene estos síntomas.

Causas

La causa de la taquicardia es algo que interrumpe los impulsos eléctricos normales que controlan el ritmo de bombeo del corazón. Muchas cosas pueden causar o contribuir a causar los problemas del sistema eléctrico del corazón. Entre ellos:

  • Daño del tejido cardíaco por una enfermedad cardíaca
  • Vías eléctricas anormales en el corazón presentes al momento del nacimiento (enfermedades cardíacas congénitas, como el síndrome de QT largo)
  • Enfermedad o anomalía congénita del corazón
  • Anemia
  • Ejercicio
  • Estrés repentino, como un sobresalto
  • Presión arterial alta o baja
  • Fumar
  • Fiebre
  • Tomar demasiado alcohol
  • Beber demasiadas bebidas con cafeína
  • Efectos secundarios de los medicamentos
  • Abuso de drogas recreativas, como cocaína
  • Desequilibrio de electrolitos, sustancias relacionadas con minerales necesarias para la conducción de los impulsos eléctricos
  • Tiroides hiperactiva (hipertiroidismo)

En algunos casos, no puede determinarse la causa exacta de la taquicardia.

El sistema eléctrico del corazón

Para comprender las causas de los problemas en la frecuencia o el ritmo cardíaco, como la taquicardia, resulta útil entender cómo funciona el sistema eléctrico interno del corazón.

El corazón está formado por cuatro cavidades: dos cavidades superiores (aurículas) y dos cavidades inferiores (ventrículos). Normalmente, el ritmo del corazón es controlado por un marcapasos natural llamado «nódulo sinusal», que está ubicado en la aurícula derecha. El nódulo sinusal produce impulsos eléctricos que normalmente dan comienzo a cada latido del corazón.

Desde el nódulo sinusal, los impulsos eléctricos atraviesan las aurículas, lo que hace que los músculos auriculares se contraigan y bombeen sangre a los ventrículos.

Luego, los impulsos eléctricos llegan a un grupo de células llamado «nódulo auriculoventricular», que normalmente es la única vía para que las señales pasen de las aurículas a los ventrículos.

El nódulo auriculoventricular reduce la velocidad de la señal eléctrica antes de enviarla a los ventrículos. Este leve retraso permite que los ventrículos se llenen de sangre. Cuando los impulsos eléctricos llegan a los músculos de los ventrículos, estos se contraen, lo cual hace que bombeen sangre hacia los pulmones o hacia el resto del cuerpo.

Cuando algo altera este complejo sistema, puede hacer que el corazón bombee demasiado rápido (taquicardia), demasiado lento (bradicardia) o con un ritmo irregular.

Latidos normales

En un ritmo cardíaco normal, un grupo pequeño de células que se encuentran en el nódulo sinusal envía una señal eléctrica. La señal viaja por medio de las aurículas hasta el nódulo atrioventricular (AV) y luego ingresa a los ventrículos, lo que hace que se contraigan y bombeen sangre.

Factores de riesgo

Toda enfermedad que provoque mucha tensión en el corazón o que dañe el tejido cardíaco aumenta el riesgo de taquicardia. Los cambios en el estilo de vida o el tratamiento médico disminuyen el riesgo asociado a los siguientes factores:

  • Enfermedad cardíaca
  • Presión arterial alta
  • Apnea del sueño
  • Tiroides hiperactiva o hipoactiva
  • Fumar
  • Diabetes
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Consumo excesivo de cafeína
  • Consumo de drogas recreativas
  • Estrés psicológico o ansiedad
  • Anemia

Otros factores de riesgo

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de taquicardia son:

  • Edad mayor. El deterioro del corazón relacionado con la edad te hace más propenso a padecer taquicardia.
  • Familia. Si tienes antecedentes familiares de taquicardia o de otros trastornos del ritmo cardíaco, corres mayor riesgo de padecer taquicardia.

Complicaciones

Las complicaciones de la taquicardia varían en gravedad según factores como el tipo de taquicardia, la velocidad y la duración de la frecuencia cardíaca acelerada, y la presencia de otras enfermedades cardíacas. Las posibles complicaciones son:

  • Coágulos sanguíneos que pueden provocar un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco
  • Incapacidad del corazón para bombear suficiente sangre (insuficiencia cardíaca)
  • Desmayos o pérdida de la conciencia frecuentes
  • Muerte súbita, por lo general asociada únicamente con la taquicardia ventricular o la fibrilación ventricular

Prevención

La forma más eficaz de prevenir la taquicardia es mantener el corazón sano y reducir el riesgo de contraer una enfermedad cardíaca. Si ya tienes una enfermedad cardíaca, hazte controlar y sigue el plan de tratamiento para reducir el riesgo de sufrir taquicardia.

Prevenir enfermedades cardíacas

Hazte tratar o elimina los factores de riesgo que pueden provocarlas. Toma las siguientes medidas:

  • Haz ejercicio y sigue una dieta saludable. Lleva un estilo de vida saludable para el corazón: haz ejercicio de manera regular y sigue una dieta saludable con bajo contenido de grasa que sea rica en frutas, vegetales y cereales integrales.
  • Mantén un peso saludable. El sobrepeso aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.
  • Mantén bajo control la presión arterial y los niveles de colesterol. Haz cambios en tu estilo de vida y toma medicamentos según las indicaciones del médico para corregir la presión arterial alta (hipertensión) o el colesterol alto.
  • Deja de fumar. Si fumas y no puedes dejar por tus propios medios, habla con tu médico sobre las estrategias o los programas para ayudarte a abandonar el hábito.
  • Bebe con moderación. Si eliges tomar alcohol, hazlo con moderación. Para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres menores de 65 años. Para algunos trastornos, es recomendable que evites por completo el alcohol. Pídele al médico consejos específicos para tu enfermedad.
  • No consumas drogas recreativas. No consumas estimulantes, como la cocaína. Consulta con el médico sobre un programa adecuado para ti si necesitas ayuda para dejar de consumir drogas recreativas.
  • Usa los medicamentos de venta libre con precaución. Algunos medicamentos para el resfrío o la tos contienen estimulantes que pueden desencadenar latidos del corazón acelerados. Pregúntale al médico qué medicamentos tienes que evitar.
  • Limita la cafeína. Si consumes bebidas con cafeína, hazlo con moderación (no más de una a dos bebidas por día).
  • Controla el estrés. Evita el estrés innecesario y aprende técnicas de control para manejar el estrés normal de una manera saludable.
  • Asiste a los controles programados. Hazte exploraciones físicas regulares e informa al médico sobre cualquier signo o síntoma.

Hazte controlar y tratar las enfermedades cardíacas existentes

Si ya tienes una enfermedad cardíaca, puedes tomar medidas para reducir el riesgo de sufrir taquicardia u otra arritmia:

  • Sigue el plan. Asegúrate de entender el plan de tratamiento y toma todos los medicamentos como se te indique.
  • Informa los cambios de inmediato. Si los síntomas cambian o empeoran, o si tienes nuevos síntomas, informa al médico de inmediato.

Diagnóstico

Para diagnosticar la enfermedad y determinar el tipo específico de taquicardia que padeces, el médico evaluará los síntomas, realizará una exploración física exhaustiva y te preguntará sobre tus hábitos de salud y tu historia clínica.

También puede ser necesario realizar varios estudios cardíacos para diagnosticar la taquicardia.

Electrocardiograma

Un electrocardiograma, también conocido como «ECG», es la herramienta que se utiliza con más frecuencia para diagnosticar la taquicardia. Esta prueba indolora, que permite detectar y registrar la actividad eléctrica del corazón, utiliza pequeños sensores (electrodos) que se colocan en el pecho y en los brazos.

Un ECG registra el tiempo y la fuerza de las señales eléctricas a medida que se desplazan por el corazón. El médico puede buscar patrones entre estas señales para determinar el tipo de taquicardia que tienes y cómo las anomalías del corazón pueden estar contribuyendo a causar la frecuencia cardíaca acelerada.

El médico también puede pedirte que uses dispositivos portátiles de ECG en tu casa para obtener más información sobre tu frecuencia cardíaca. Estos dispositivos comprenden:

  • Monitor Holter. Este dispositivo portátil de ECG se lleva en el bolsillo, en el cinturón o con una correa que se sujeta al hombro. Registra la actividad del corazón durante un período completo de 24 horas, lo cual permite al médico hacer una observación prolongada de los ritmos cardíacos.

    El médico probablemente te pedirá que lleves un diario durante esas 24 horas. Describirás cualquier síntoma que tengas y anotarás el momento en que se produce.

  • Monitor de eventos. El objetivo de este dispositivo portátil de ECG es controlar la actividad cardíaca durante un período que puede ir de unas semanas a algunos meses. Lo utilizas todo el día, pero realiza registros solo en determinados momentos durante unos minutos cada vez.

    En el caso de muchos monitores de eventos, debes activarlos presionando un botón cuando sientas los síntomas de frecuencia cardíaca acelerada. Otros monitores detectan automáticamente los ritmos cardíacos anormales y, luego, comienzan a registrar. Estos monitores permiten que el médico observe tu ritmo cardíaco en el momento en que se manifiestan los síntomas.

Prueba electrofisiológica

El médico puede recomendarte una prueba electrofisiológica para confirmar el diagnóstico o para identificar la ubicación de los problemas en el circuito del corazón.

Durante este análisis, un médico inserta en la ingle, en el brazo o en el cuello unos tubos delgados y flexibles (catéteres) con electrodos en las puntas y los guía a través de los vasos sanguíneos hasta diversos puntos del corazón. Una vez en su lugar, los electrodos pueden crear un mapa preciso del alcance de los impulsos eléctricos durante cada latido e identificar anomalías en el circuito.

Pruebas de diagnóstico por imágenes cardíacas

Pueden tomarse imágenes del corazón para determinar si las anomalías estructurales afectan el flujo sanguíneo y contribuyen a causar taquicardia.

Los tipos de pruebas de diagnóstico por imágenes cardíacas usadas para diagnosticar la taquicardia comprenden:

  • Ecocardiograma. Un ecocardiograma crea una imagen en movimiento del corazón mediante ondas sonoras. Puede identificar zonas con flujo sanguíneo deficiente, válvulas cardíacas anormales y un músculo cardíaco que no funciona normalmente.
  • Resonancia magnética (RM). Una resonancia magnética cardíaca puede producir imágenes estáticas o en movimiento de cómo fluye la sangre a través del corazón y puede detectar irregularidades.
  • Tomografía computarizada (TC). Las tomografías computarizadas combinan varias imágenes de rayos X para brindar una vista transversal del corazón más detallada.
  • Angiografía coronaria. Para estudiar el flujo de sangre a través del corazón y de los vasos sanguíneos, el médico puede usar una angiografía coronaria para revelar posibles obstrucciones o anomalías. Esta utiliza un tinte y rayos X especiales para mostrar el interior de las arterias coronarias.
  • Radiografía de tórax. Esta prueba se usa para tomar imágenes estáticas del corazón y de los pulmones, y puede detectar si el corazón está agrandado.

Prueba de esfuerzo

El médico puede recomendarte una prueba de esfuerzo para observar cómo funciona tu corazón cuando trabaja con más fuerza durante el ejercicio o cuando te dan un medicamento para que este bombee más rápido.

En una prueba de esfuerzo, te colocan electrodos en el pecho para controlar la función cardíaca mientras realizas ejercicio; por lo general, debes caminar sobre una cinta. Junto con una prueba de esfuerzo también pueden realizarse otras pruebas.

Prueba de la mesa inclinada

Esta prueba a veces se utiliza para ayudarle al médico a entender mejor cómo la taquicardia contribuye a causar los desmayos. Con un control atento, recibirás un medicamento que genera un episodio de taquicardia.

Te recuestas sobre una mesa especial y luego la mesa se inclina, como si estuvieras de pie. El médico observa cómo el corazón y el sistema nervioso responden a estos cambios de posición.

Pruebas adicionales

El médico puede solicitar pruebas adicionales, según sea necesario, para diagnosticar una enfermedad oculta que contribuya a causar la taquicardia y para determinar el estado del corazón.

Electrocardiograma

Un electrocardiograma controla el ritmo del corazón para identificar problemas. Se adhieren electrodos a tu pecho para registrar las señales eléctricas del corazón, que lo hacen latir. Las señales se muestran como ondas en un monitor o una impresora conectada.

Monitor Holter

Un monitor Holter utiliza electrodos y un dispositivo de registro para llevar un registro de tu ritmo cardíaco durante un período de 24 a 72 horas. Tu médico puede imprimir los resultados del electrocardiograma utilizando datos del dispositivo de registro para ver el ritmo cardíaco durante el período que utilizaste el monitor.

Monitor de eventos cardíacos

Se puede usar un monitor de eventos cardíacos portátil para diagnosticar taquicardia. Este tipo de dispositivo portátil de ECG registra la actividad cardíaca únicamente durante episodios de latidos anormales.

Realización de un ecocardiograma

Un ecocardiograma controla cómo las cámaras y las válvulas del corazón bombean la sangre a través de él. Un ecocardiograma utiliza electrodos para controlar el ritmo del corazón y una tecnología ecográfica para ver cómo la sangre se mueve por el corazón. Un ecocardiograma puede ser útil para que el médico diagnostique trastornos cardíacos.

Cateterismo para una angiografía coronaria

Para completar una angiografía coronaria, se introduce un catéter en una arteria en la ingle o brazo y se inserta a través de los vasos sanguíneos hasta el corazón. Tu médico utiliza una angiografía para controlar si hay vasos sanguíneos estrechos o bloqueados en el corazón.

Tratamiento

Los tratamientos para la taquicardia están diseñados para abordar la causa de la enfermedad, así como para disminuir la frecuencia cardíaca acelerada cuando se produce, prevenir futuros episodios y minimizar las complicaciones.

Cómo detener la frecuencia cardíaca acelerada

Los latidos del corazón rápidos pueden corregirse solos, y puedes disminuir la frecuencia cardíaca mediante movimientos físicos sencillos. Sin embargo, puedes necesitar medicamentos u otro tratamiento médico para disminuir la velocidad de los latidos del corazón.

Las maneras de disminuir la velocidad de los latidos del corazón comprenden:

  • Maniobras vagales. El médico puede pedirte que ejecutes una acción llamada «maniobra vagal» durante un episodio de latidos del corazón acelerados.

    Las maniobras vagales afectan el nervio vago, que ayuda a regular los latidos del corazón. Las maniobras consisten en toser, agacharte como si fueras a evacuar los intestinos y colocarte una compresa de hielo sobre el rostro.

  • Medicamentos. Si las maniobras vagales no detienen los latidos del corazón acelerados, es posible que necesites una inyección de un medicamento antiarrítmico para restablecer la frecuencia cardíaca normal. Las inyecciones de este medicamento se aplican en un hospital.

    El médico también puede recetarte una versión en tableta de un medicamento antiarrítmico para que tomes si tienes un episodio de latidos del corazón acelerados que no responden a las maniobras vagales.

  • Cardioversión. En este procedimiento, se aplica un choque eléctrico al corazón mediante paletas, un desfibrilador externo automático o parches en el pecho. La corriente afecta los impulsos eléctricos del corazón y restablece un ritmo normal. Por lo general, se utiliza cuando se requiere atención de emergencia o cuando no son efectivas las maniobras ni los medicamentos.

Cómo prevenir episodios de frecuencia cardíaca rápida

Con los siguientes tratamientos, pueden prevenirse o controlarse los episodios de taquicardia.

  • Ablación con catéter. Este procedimiento se utiliza con frecuencia cuando una vía eléctrica adicional es la responsable del incremento de la frecuencia cardíaca.

    En este procedimiento, un médico te introduce un catéter en la ingle, el brazo o el cuello, y lo guía a través de los vasos sanguíneos hasta el corazón. Los electrodos de la punta del catéter pueden utilizar frío extremo o energía de radiofrecuencia para destruir (extirpar) la vía eléctrica adicional y evitar que envíe señales eléctricas.

    La ablación con catéter no requiere cirugía para acceder al corazón, pero también podría realizarse junto con otras cirugías de la válvula cardíaca o de reparación de arterias.

  • Medicamentos. Las versiones en tableta de los medicamentos antiarrítmicos pueden prevenir la frecuencia cardíaca acelerada si se toman regularmente.

    Otros tipos de medicamentos, como los bloqueantes de los canales de calcio y los betabloqueantes, pueden recetarse ya sea como alternativa o combinados con medicamentos antiarrítmicos.

  • Marcapasos. Algunos tipos de taquicardias pueden tratarse con un marcapasos. Un marcapasos es un dispositivo pequeño que se implanta quirúrgicamente debajo de la piel. Cuando el dispositivo detecta latidos del corazón anormales, emite un impulso eléctrico que ayuda al corazón a restablecer un latido normal.
  • Cardioversor implantable. Si corres riesgo de tener un episodio de taquicardia que puede poner en riesgo tu vida, el médico puede recomendar un desfibrilador cardioversor implantable.

    Este dispositivo del tamaño de un localizador personal se implanta quirúrgicamente en el pecho. El desfibrilador cardioversor implantable supervisa constantemente los latidos del corazón, detecta un aumento en la frecuencia cardíaca y genera choques eléctricos calibrados con precisión para restablecer un ritmo cardíaco normal.

  • Cirugía. En algunos casos, puede necesitarse una cirugía a corazón abierto para destruir una vía eléctrica adicional que provoca taquicardia.

    En otro tipo de cirugía, llamada procedimiento «de laberinto», el cirujano realiza pequeñas incisiones en el tejido cardíaco para crear un patrón o laberinto de tejido cicatricial. Como el tejido cicatricial no conduce la electricidad, interfiere con los impulsos eléctricos perdidos que provocan algunos tipos de taquicardia.

    Por lo general, la cirugía solo se usa cuando las otras opciones de tratamiento no funcionan o cuando se requiere cirugía para tratar otro trastorno cardíaco.

Prevención de los coágulos sanguíneos

Algunas personas con taquicardia tienen más riesgo de desarrollar un coágulo sanguíneo que puede provocar un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco. El médico podría recetarte un medicamento anticoagulante para ayudar a reducir el riesgo.

Tratamiento de una enfermedad subyacente

Si hay otra afección que contribuya a la taquicardia, como alguna forma de enfermedad cardíaca o hipertiroidismo, al tratar el problema subyacente pueden prevenirse o minimizarse los episodios de taquicardia.

Persona sometiéndose a una cardioversión

Durante una cardioversión, se emiten descargas en tu pecho mediante una máquina de cardioversión mientras se controla el ritmo cardíaco.

Catéteres colocados en el corazón para la ablación cardíaca

La ablación cardíaca es un procedimiento que cicatriza o destruye el tejido del corazón que permite que las señales eléctricas incorrectas provoquen un ritmo cardíaco anormal. Se introducen catéteres de diagnóstico a través de los vasos sanguíneos hasta el corazón, donde se usan para mapear las señales eléctricas. Los catéteres de ablación transmiten calor o frío para cicatrizar o destruir el tejido. En la ilustración, se muestran catéteres de ablación que se aplican cerca de las venas pulmonares en un tipo de ablación cardíaca llamada «aislamiento de las venas pulmonares», que con frecuencia se usa para tratar la fibrilación auricular.

Estilo de vida y remedios caseros

El ejercicio y la pérdida de peso pueden ayudar a limitar algunos de los riesgos para la salud relacionados con la taquicardia ya que reducen los efectos negativos de la presión arterial alta y de la apnea del sueño.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Si tienes un plan para hacer frente a un episodio de aumento del ritmo cardíaco, es probable que te sientas más tranquilo y estable cuando se produzca. Consulta al médico sobre:

  • Cómo tomarte el pulso y cuál sería tu pulso normal
  • Cuándo y cómo realizar maniobras vagales si son adecuadas para ti
  • Cuándo llamar al médico
  • Cuándo buscar atención médica de urgencia

Buscar el apoyo de familiares y amigos también puede ayudarte a reducir el estrés y a controlar mejor la taquicardia.

Preparación antes de la cita

Ya sea que primero consultes con un médico general u obtengas atención médica de urgencia, es probable que te deriven a un médico especializado en enfermedades del corazón (cardiólogo) para una o más consultas a fin de realizar una evaluación completa.

Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe para que te dé apoyo moral y te ayude a recordar la información nueva. Como suele haber mucho para hablar, es útil que te prepares lo más que puedas.

Qué puedes hacer

Haz una lista con anticipación para compartirla con tu médico. Tu lista debe mencionar:

  • Los síntomas que has tenido, incluso los que puedan parecer no tener relación con el corazón
  • Tu información personal más importante, incluidos factores causantes de mucho estrés o cambios recientes en tu vida
  • Los medicamentos, entre ellos, las vitaminas o los suplementos
  • Preguntas para hacerle a tu médico

Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. Algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico incluyen:

  • ¿Qué podría estar provocando la frecuencia cardíaca rápida?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuál es el tratamiento más adecuado?
  • ¿Qué tipo de riesgos representa esta enfermedad cardíaca?
  • ¿Cómo controlaremos el corazón?
  • ¿Con qué frecuencia es necesario hacer consultas de seguimiento?
  • ¿De qué manera mis otras enfermedades o los medicamentos que tomo pueden afectar mi problema cardíaco?
  • ¿Es necesario que limite mis actividades?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que has preparado para el médico, no dudes en hacer otras.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejarte tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicarles más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia has tenido latidos del corazón rápidos?
  • ¿Cuánto han durado los episodios?
  • ¿Hay algo que parezca desencadenar o empeorar los episodios, como el ejercicio, el estrés o la cafeína?
  • ¿Hay alguien en tu familia con enfermedades cardíacas o antecedentes de arritmias?
  • ¿Tienes algún familiar que haya sufrido un paro cardíaco o que haya fallecido repentinamente?
  • ¿Fumas?
  • ¿Cuánto alcohol o cafeína consumes?
  • ¿Consumes drogas recreativas?
  • ¿Estás en tratamiento por presión arterial alta, colesterol alto u otros trastornos que pueden afectar el aparato circulatorio?
  • ¿Qué medicamentos tomas para estos trastornos? ¿Los tomas como te los recetaron?

Last Updated Nov 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use