Comportamiento pasivo-agresivo: ¿cuáles son los indicadores?

El comportamiento pasivo-agresivo es un patrón de expresar indirectamente los sentimientos negativos en lugar de referirse a ellos abiertamente. Hay una desconexión entre lo que la persona con trastorno pasivo-agresivo dice y lo que hace.

Por ejemplo, podría parecer que una persona con trastorno pasivo-agresivo está de acuerdo —tal vez, incluso, con entusiasmo— con lo que le pide otra persona. Pero en lugar de cumplir el pedido, la manera de expresar ira o resentimiento de la persona es no cumplir con el pedido o con los plazos.

Los signos específicos del comportamiento pasivo-agresivo incluyen los siguientes:

  • Resentimiento y oposición a los pedidos de los demás
  • Postergación y errores intencionales en respuesta a los pedidos de los demás
  • Actitud cínica, hosca y hostil
  • Quejas frecuentes sobre sentirse despreciado o engañado

Si bien el comportamiento pasivo-agresivo puede ser una característica de varias afecciones de la salud mental, no se considera una enfermedad mental en sí misma. Sin embargo, el comportamiento pasivo-agresivo puede interferir en las relaciones y causar dificultades en el trabajo. Si estás luchando contra el comportamiento pasivo-agresivo o consideras que un ser querido puede estarlo, considera la posibilidad de consultar con un terapeuta.

Last Updated Jul 20, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use