Ablación del nódulo auriculoventricular

Perspectiva general

La ablación del nódulo auriculoventricular es un procedimiento de cateterismo para tratar la fibrilación auricular. El médico aplica energía de radiofrecuencia (calor) a la vía (nódulo auriculoventricular) que conecta las cavidades superiores (aurículas) y las cavidades inferiores (ventrículos) del corazón a través de un catéter. Esto destruye una pequeña parte de tejido, lo que evita que las aurículas envíen impulsos eléctricos defectuosos a los ventrículos.

Los impulsos defectuosos siguen generándose, de modo que la aurícula continúa agitándose (fibrilando). Sin embargo, se evita que las señales alcancen los ventrículos.

Después de una ablación del nódulo auriculoventricular, es probable que tus síntomas mejoren, por lo que no tendrás que tomar medicamentos para controlar la frecuencia cardíaca. No obstante, es posible que debas tomar medicamentos anticoagulantes para reducir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Se implanta un marcapasos permanente para que la cavidad inferior se contraiga a un ritmo normal.

Por qué se debe hacer

La ablación del nódulo auriculoventricular se realiza para corregir la frecuencia cardíaca de manera segura y aliviar los síntomas de las personas con fibrilación auricular que no responden a los medicamentos u otras intervenciones. Por lo general, se considera como última opción para corregir la fibrilación auricular. Además, es más probable que este procedimiento se considere para pacientes mayores, ya que requiere la colocación de un marcapasos.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

A fin de considerarte para una ablación del nódulo auriculoventricular y un implante de marcapasos, necesitarás someterte a varias pruebas. Si tienes programado el procedimiento, el equipo de atención hablará contigo sobre cómo prepararte y qué traer al hospital.

En algunos casos, puedes someterte a la colocación de un marcapasos varias semanas antes de la ablación para asegurarse de que dicho marcapasos funcione bien. Después de someterte a una ablación del nódulo auriculoventricular, el marcapasos es fundamental para el funcionamiento cardíaco.

Durante el procedimiento

Cuando llegue el momento del procedimiento, te trasladarán a una sala de procedimientos especialmente equipada, denominada «laboratorio de cateterismo cardíaco». El médico introducirá los catéteres. Luego, usará electrodos en uno de los catéteres para aplicar calor (energía de radiofrecuencia) y destruir las conexiones eléctricas entre las cavidades cardíacas superior e inferior (nódulo auriculoventricular). Esto bloquea los impulsos eléctricos defectuosos.

Una vez destruido el nódulo auriculoventricular, el médico implanta un pequeño dispositivo médico para mantener el ritmo cardíaco (marcapasos), a menos que ya tengas uno colocado. Necesitarás un marcapasos por el resto de tu vida.

Un corazón durante la ablación del nódulo AV

En la ablación del nódulo auriculoventricular (AV), los médicos utilizan energía de radiofrecuencia para destruir la conexión eléctrica entre las cámaras superior e inferior del corazón (nódulo AV), con lo cual se bloquean los impulsos eléctricos del corazón. Una vez que se destruye el nódulo auriculoventricular, los médicos implantan un dispositivo médico pequeño (marcapasos) a fin de mantener el ritmo cardíaco.

Resultados

Las ablaciones del nódulo auriculoventricular tienen una alta tasa de éxito. Después del procedimiento, la frecuencia cardíaca estará controlada por el marcapasos implantado, de modo que no deberás tomar medicamentos para controlar la frecuencia cardíaca. Tal vez, debas tomar anticoagulantes, según el riesgo que tengas de padecer un accidente cerebrovascular.

Last Updated Sep 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use