Anestesia general

Perspectiva general

La anestesia general es una combinación de medicamentos que te ponen en un estado similar al sueño antes de una cirugía u otro procedimiento médico. Con la anestesia general, no sientes dolor porque estás completamente inconsciente. Generalmente, la anestesia general utiliza una combinación de drogas intravenosas y gases inhalados (anestésicos).

La anestesia general es más que solo estar dormido, aunque es probable que tú te sientas así. Sin embargo, el cerebro anestesiado no responde a las señales de dolor o reflejos.

Un anestesiólogo es un médico especialmente capacitado que se especializa en anestesia. Mientras estás bajo los efectos de la anestesia, el anestesiólogo supervisa las funciones vitales de tu cuerpo y controla tu respiración.

En muchos hospitales, un anestesiólogo y una enfermera anestesista matriculada trabajan conjuntamente durante el procedimiento.

Por qué se debe hacer

El anestesiólogo o enfermera anestesista, junto con el médico, recomendarán la mejor opción anestésica para ti según el tipo de cirugía a la que te sometas, tu salud general y tus preferencias individuales. Para ciertos procedimientos, el equipo puede recomendar anestesia general. Estos incluyen procedimientos que pueden tener las siguientes características:

  • Duran mucho tiempo.
  • Tienen como resultado una pérdida de sangre significativa.
  • Te exponen a un ambiente frío.
  • Afectan la respiración (en particular la cirugía de tórax o del abdomen superior).

Para los procedimientos más complejos, es posible que no sean adecuadas otras formas de anestesia, como una sedación suave combinada con anestesia local (para una zona pequeña) o anestesia regional (para una parte del cuerpo de mayor tamaño).

Riesgos

En términos generales, la anestesia general es muy segura; la mayoría de las personas, incluso quienes tienen enfermedades importantes, pueden someterse a la anestesia general sin tener problemas graves.

De hecho, el riesgo de complicaciones está más estrechamente relacionado con el tipo de procedimiento al que te sometes y tu salud física general que con el tipo de anestesia.

Los adultos mayores, o aquellas personas con problemas médicos graves, especialmente quienes se están sometiendo a procedimientos más exhaustivos, pueden correr un mayor riesgo de confusión posoperatoria, neumonía o incluso accidente cerebrovascular o ataque cardíaco. Estos son algunos de los trastornos específicos que pueden aumentar el riesgo de complicaciones durante una cirugía:

  • Tabaquismo
  • Convulsiones
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Obesidad
  • Presión arterial alta
  • Diabetes
  • Accidente cerebrovascular
  • Otras enfermedades que afectan el corazón, los pulmones o los riñones
  • Medicamentos, como la aspirina, que pueden aumentar el sangrado
  • Antecedentes de consumo excesivo de alcohol
  • Alergias a medicamentos
  • Antecedentes de reacciones adversas a la anestesia

Estos riesgos, generalmente, se relacionan más con la cirugía en sí que con la anestesia.

Percepción intraoperatoria

Las estimaciones varían, pero aproximadamente 1 o 2 personas de cada 1,000 pueden permanecer parcialmente despiertas bajo anestesia general y experimentar lo que se denomina despertar intraoperatorio involuntario. Es incluso menos frecuente sentir dolor, pero también puede suceder.

Debido a los relajantes musculares que se administran antes de la cirugía, las personas no pueden moverse ni hablar para poder decir a los médicos que están despiertos o sienten dolor. Para algunos pacientes, esto puede generar problemas psicológicos a largo plazo, similares a los trastornos por estrés postraumático.

Este fenómeno es tan poco frecuente que es difícil establecer conexiones claras. Los siguientes son algunos de los factores que pueden incidir:

  • Cirugía de emergencia
  • Parto por cesárea
  • Depresión
  • Uso de ciertos medicamentos
  • Problemas cardíacos o pulmonares
  • Consumo de alcohol diario
  • Dosis de anestesia más baja que la necesaria durante un procedimiento
  • Errores por parte del anestesiólogo, como no controlar al paciente o no medir la cantidad de anestesia en el organismo del paciente durante todo el procedimiento

Cómo prepararte

La anestesia general relaja los músculos del sistema digestivo y de las vías respiratorias que evitan que los alimentos y el ácido pasen del estómago hacia los pulmones. Siempre sigue las instrucciones del médico acerca de evitar alimentos y bebidas antes de la cirugía.

Por lo general, es necesario que el ayuno comience aproximadamente seis horas antes de la cirugía. Tal vez puedas beber líquidos transparentes hasta algunas horas antes del procedimiento.

Es posible que el médico te indique que tomes algunos de tus medicamentos habituales con un pequeño sorbo de agua durante el ayuno. Habla con tu médico sobre tus medicamentos.

Quizás debas evitar algunos medicamentos, como la aspirina y algún otro anticoagulante de venta libre durante al menos una semana previa al procedimiento. Estos medicamentos pueden producir complicaciones durante la cirugía.

Ciertas hierbas medicinales y vitaminas, como el ginseng, el ajo, el ginkgo biloba, la hierba de San Juan, la kava y otras, pueden causar complicaciones durante la cirugía. Habla con el médico acerca de los suplementos alimentarios que tomes antes de la cirugía.

Si padeces diabetes, habla con el médico sobre cualquier cambio que debas realizar con tus medicamentos durante el periodo de ayuno. Por lo general, no tomarás los medicamentos orales para la diabetes la mañana de la cirugía. Si usas insulina, el médico te recomendará una dosis reducida.

Si padeces apnea del sueño, habla de la enfermedad con tu médico. El anestesiólogo o anestesista deberá controlar cuidadosamente tu respiración durante la cirugía y después de ella.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

Antes de someterte a una anestesia general, el anestesiólogo hablará contigo y te podrá preguntar lo siguiente:

  • Tus antecedentes médicos
  • Los medicamentos recetados y de venta libre, así como los suplementos a base de hierbas
  • Alergias
  • Tus experiencias anteriores con anestesia

Esto ayudará al anestesiólogo a elegir los medicamentos que serán más seguros para ti.

Durante el procedimiento

Generalmente, el anestesiólogo suministra la anestesia por vía intravenosa en el brazo. A veces, pueden suministrarte un gas para aspirar a través de una máscara. Los niños pueden preferir dormirse con una máscara.

Una vez que estés dormido, el anestesiólogo puede introducirte un tubo por la boca hasta la tráquea. El tubo permite garantizar que recibirás suficiente oxígeno y protege los pulmones de sangre u otros líquidos, como los jugos gástricos. Recibirás relajantes musculares para relajar los músculos de la tráquea antes de que los médicos introduzcan el tubo.

El médico puede usar otras opciones, como una máscara laríngea, para ayudar a controlar la respiración durante la cirugía.

Algún miembro del equipo de anestesia te controlará constantemente mientras estés dormido. Ajustará los medicamentos, la respiración, la temperatura, los líquidos y la presión arterial, según sea necesario. Cualquier problema que surja durante la cirugía se solucionará con líquidos, medicamentos adicionales y, a veces, transfusiones de sangre.

Después del procedimiento

Cuando finaliza la cirugía, el anestesiólogo invierte la medicación para despertarte. Despertarás lentamente, ya sea en el quirófano o en la sala de recuperación. Probablemente te sentirás aturdido y un poco confundido cuando te levantes por primera vez. Puedes experimentar efectos secundarios comunes como los siguientes:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Boca seca
  • Dolor de garganta
  • Dolores musculares
  • Picazón
  • Escalofríos
  • Somnolencia
  • Ronquera leve

También puedes experimentar otros efectos secundarios después de despertarte de la anestesia, como dolor. El equipo de anestesia te preguntará sobre el dolor y otros efectos secundarios. Los efectos secundarios dependen de tu afección particular y del tipo de cirugía. El médico puede darte medicamentos después del procedimiento para reducir el dolor y las náuseas.

Last Updated Feb 23, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use