Angioplastia coronaria y stents

Perspectiva general

La angioplastia coronaria, también llamada intervención coronaria percutánea, es un procedimiento que se utiliza para abrir las arterias obstruidas del corazón. La angioplastia utiliza un pequeño catéter con globo que se inserta en un vaso sanguíneo bloqueado para ayudar a ensancharlo y mejorar el flujo sanguíneo al corazón.

La angioplastia a menudo se combina con la colocación de un pequeño tubo de malla de alambre llamado estent. El estent ayuda a mantener la arteria abierta, lo que disminuye la posibilidad de que se vuelva a estrechar. La mayoría de los estents están recubiertos con medicamentos que ayudan a mantener la arteria abierta (estents liberadores de fármacos). En raras ocasiones, se pueden utilizar estents de metal desnudo.

La angioplastia puede mejorar los síntomas de las arterias bloqueadas, como el dolor torácico y la dificultad para respirar. La angioplastia también se utiliza a menudo durante un ataque cardíaco para abrir rápidamente una arteria bloqueada y reducir la magnitud del daño al corazón.

Por qué se debe hacer

La angioplastia se realiza para tratar la acumulación de placas de grasa en los vasos sanguíneos del corazón. Esta acumulación es un tipo de enfermedad cardíaca conocida como ateroesclerosis.

La angioplastia podría ser una opción de tratamiento para ti si:

  • Probaste medicamentos o introdujiste cambios en tu estilo de vida, pero estos no mejoraron la salud de tu corazón.
  • Tienes un dolor torácico (angina de pecho) que cada vez se agudiza más.
  • Tuviste un ataque cardíaco. Con la angioplastia, se puede abrir rápidamente la arteria obstruida y así reducir el daño que podría sufrir el corazón.

La angioplastia no es para cualquier persona. Según la magnitud de la enfermedad cardíaca que tengas y de tu estado de salud general, el médico podría determinar que la cirugía de derivación coronaria es, para ti, una mejor opción que la angioplastia.

Es posible que tengas que someterte a una cirugía de derivación coronaria si:

  • La arteria principal que lleva la sangre al lado izquierdo del corazón es estrecha
  • El músculo cardíaco está debilitado
  • Tienes diabetes y varias obstrucciones graves en las arterias

En la cirugía de derivación coronaria, se realiza una revascularización de la parte obstruida de la arteria con un vaso sanguíneo sano de otra parte del cuerpo.

Desarrollo de aterosclerosis

La ateroesclerosis es un proceso en el cual las grasas de la sangre, como el colesterol y otras sustancias, se acumulan en las paredes de las arterias. Con el tiempo, se pueden formar depósitos llamados placas. Los depósitos pueden estrechar u obstruir las arterias. Estas placas también pueden romperse, lo que causa un coágulo de sangre.

Riesgos

Si bien la angioplastia es una forma menos invasiva que la cirugía de derivación para abrir las arterias obstruidas, el procedimiento igualmente conlleva algunos riesgos.

Algunos de los riesgos más comunes de la angioplastia son los siguientes:

  • Reestrechamiento de la arteria. Cuando la angioplastia se combina con la colocación de un estent liberador de fármacos, existe un pequeño riesgo (menos del 5 %) de que la arteria antes abierta se vuelva a obstruir. El riesgo de reestrechamiento de la arteria es de entre el 10 % y el 20 % cuando se utilizan estents metálicos sin revestimiento.
  • Coágulos sanguíneos. Los coágulos sanguíneos se pueden formar dentro de los estents incluso después del procedimiento. Estos coágulos pueden cerrar la arteria y provocar un ataque cardíaco. Es importante que tomes, tal como te lo indique el médico, aspirina junto con clopidogrel (Plavix), prasugrel (Effient) u otro medicamento que impida la formación de coágulos sanguíneos para reducir el riesgo de que estos se formen en el estent.

    Habla con el médico acerca de cuánto tiempo tendrás que tomar estos medicamentos. No dejes de tomar estos medicamentos sin antes consultarlo con el médico.

  • Sangrado. Es posible que notes sangre en la pierna o en el brazo donde te insertaron el catéter. Por lo general, solo queda un hematoma, pero, a veces, se produce un sangrado grave y podría llegar a ser necesario realizar una transfusión de sangre o algún procedimiento quirúrgico.

Otros riesgos poco comunes de la angioplastia pueden ser los siguientes:

  • Ataque cardíaco. Aunque no es muy común, podrías tener un ataque cardíaco durante el procedimiento.
  • Daño en las arterias coronarias. Alguna de las arterias coronarias podría romperse o desgarrarse durante el procedimiento. Si surgen estas complicaciones, será necesario realizar una cirugía de derivación de urgencia.
  • Problemas renales. El tinte utilizado durante la angioplastia y la colocación de estent puede causar daño renal, sobre todo a las personas que ya tienen problemas renales. Si corres un mayor riesgo, el médico tomará medidas para tratar de proteger los riñones, como limitar la cantidad de medio de contraste y asegurarse de que estés bien hidratado durante el procedimiento.
  • Accidente cerebrovascular. Durante la angioplastia, se puede producir un accidente cerebrovascular si las placas se desprenden al introducir el catéter en la aorta. Los coágulos sanguíneos también pueden formarse en los catéteres y trasladarse al cerebro si se desprenden. Un accidente cerebrovascular es una complicación muy poco común de la angioplastia coronaria. Se utilizan anticoagulantes durante el procedimiento para reducir este riesgo.
  • Ritmos cardíacos anormales. Durante el procedimiento, el corazón puede latir demasiado rápido o demasiado lento. Estos problemas del ritmo cardíaco suelen ser pasajeros, pero, a veces, se necesitan medicamentos o un marcapasos temporal.

Cómo prepararte

Antes de programar una angioplastia, el médico revisará tus antecedentes médicos y te realizará una exploración física. Es posible que tengas que hacerte algunas pruebas de rutina, como una radiografía de tórax, un electrocardiograma y análisis de sangre, antes del procedimiento. El médico también realizará una prueba de imagen llamada angiografía coronaria para ver si las arterias que van al corazón están obstruidas y si se pueden tratar con una angioplastia.

Si el médico encuentra una obstrucción durante la angiografía coronaria, es posible que decida realizar una angioplastia con colocación de estent inmediatamente después del angiograma mientras el corazón aún está cateterizado.

El médico te dará indicaciones para que puedas prepararte.

  • El médico puede indicarte que modifiques la dosis de los medicamentos o que dejes de tomar algunos de ellos antes de la angioplastia, como la aspirina, los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o los anticoagulantes. Asegúrate de decirle al médico cuáles son todos los medicamentos que tomas, incluso los suplementos herbales.
  • Por lo general, deberás dejar de comer o beber de seis a ocho horas antes de una angiografía.
  • La mañana del procedimiento, toma los medicamentos aprobados solo con pequeños sorbos de agua.
  • Lleva todos tus medicamentos al hospital, incluso la nitroglicerina (si la tomas).
  • Organiza cómo volverás a casa. Generalmente, tras una angioplastia, deberás quedarte una noche en el hospital y, al día siguiente, no podrás conducir hasta tu casa.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

La angioplastia es realizada por un especialista del corazón (cardiólogo) y un equipo de personal de enfermería y técnicos cardiovasculares especializados en una sala de operaciones especial llamada laboratorio de cateterismo cardíaco.

La angioplastia se realiza a través de una arteria en el área de la ingle, el brazo o la muñeca. No se necesita anestesia general. Recibirás un sedante para ayudarte a relajarte, pero puedes estar despierto durante el procedimiento dependiendo cuán sedado estés.

  • Recibirás líquidos, medicamentos para relajarte y medicamentos anticoagulantes a través de un catéter intravenoso en la mano o el brazo.
  • Se controlarán tu frecuencia cardíaca, pulso, presión arterial y nivel de oxígeno durante el procedimiento.
  • El médico preparará el área de la pierna, el brazo o la muñeca con una solución antiséptica y colocará una sábana estéril sobre el cuerpo.
  • El médico utilizará un anestésico local para adormecer el área donde se hará una incisión muy pequeña. Luego, se inserta un catéter guía pequeño y fino en el vaso sanguíneo.
  • Con la ayuda de rayos X en tiempo real, el médico introducirá una sonda delgada (catéter) a través de la arteria.
  • Se inyecta una sustancia de contraste a través del catéter una vez que está en su lugar. Esto le permite a tu médico ver el interior de los vasos sanguíneos e identificar la obstrucción en las imágenes de rayos X llamadas angiogramas.
  • Se infla un pequeño globo con o sin estent en la punta del catéter en la zona de la obstrucción para ensanchar la arteria bloqueada. Después de estirar la arteria, se desinfla el globo y se retira el catéter.
  • Si tienes varias obstrucciones, el procedimiento se puede repetir en cada obstrucción.

La angioplastia puede tomar hasta varias horas, dependiendo de la dificultad y el número de obstrucciones y de si surgen complicaciones.

Es posible que sientas presión en el área donde se inserta el catéter. También puedes sentir una leve molestia cuando se infla el globo y se estira la arteria, pero por lo general no debes sentir ningún dolor agudo durante el procedimiento.

Colocación de estents

A la mayoría de las personas que se someten a una angioplastia, durante el mismo procedimiento también se les coloca un estent en la arteria bloqueada. Un estent, que se parece a una pequeña bobina de malla de alambre, sostiene las paredes de la arteria y ayuda a evitar que se vuelva a estrechar después de la angioplastia.

Esto es lo que sucede durante la colocación de un estent:

  • El estent, que se colapsa alrededor de un balón en la punta del catéter, es guiado a través de la arteria hasta la obstrucción.
  • En la obstrucción, el globo se infla y el estent con forma de resorte se expande y se bloquea en su lugar dentro de la arteria.
  • El estent permanece en la arteria de manera permanente para mantenerla abierta y mejorar el flujo sanguíneo al corazón. En algunos casos, se puede necesitar más de un estent para abrir una obstrucción.
  • Una vez que el estent está en su lugar, el catéter con balón se desinfla y se retira.
  • Se toman más radiografías (angiogramas) para ver qué tan bien fluye la sangre a través de la arteria recién ensanchada.

La mayoría de los estents implantados durante una angioplastia están recubiertos con medicamentos. El medicamento en el estent se libera lentamente para ayudar a prevenir la acumulación futura de placa y el estrechamiento de los vasos sanguíneos.

Después de la colocación del estent, el médico te recetará medicamentos, como aspirinas, clopidogrel (Plavix), ticagreloro (Brilinta) o prasugrel (Effient), para reducir la posibilidad de que se formen coágulos de sangre en el estent.

Después del procedimiento

Si no te sometiste a un procedimiento de urgencia, es posible que pases la noche en el hospital para que puedan controlarte el corazón y ajustarte los medicamentos. Deberías poder volver al trabajo o a tu rutina habitual la semana después de la angioplastia.

Cuando regreses a casa, bebe mucho líquido para ayudar a expulsar el medio de contraste del cuerpo. Evita hacer ejercicios extenuantes y levantar objetos pesados durante al menos un día después del procedimiento. Pregúntale al médico o a algún miembro del personal de enfermería si no puedes realizar alguna otra actividad.

Llama de inmediato al consultorio del médico o al personal del hospital si:

  • El lugar donde te insertaron el catéter comienza a sangrar o a hincharse
  • Sientes algún dolor o malestar en el lugar donde te insertaron el catéter
  • Tienes signos de infección, como enrojecimiento, hinchazón, supuración o fiebre
  • Hay un cambio de temperatura o de color en la pierna o el brazo donde te insertaron el catéter
  • Te sientes mareado o débil
  • Tienes un dolor torácico o dificultad para respirar

Anticoagulantes

Es importante que sigas estrictamente las indicaciones del médico sobre tu tratamiento con anticoagulantes: aspirina y clopidogrel (Plavix), prasugrel (Effient) o medicamentos similares.

La mayoría de las personas que se sometieron a una angioplastia con o sin colocación de estent tendrán que tomar aspirina por tiempo indefinido. Aquellas a las que se les colocó un estent deberán tomar algún medicamento anticoagulante, como clopidogrel, de seis meses a un año. Si tienes alguna pregunta o si necesitas algún otro tipo de cirugía, habla con el cardiólogo antes de dejar de tomar cualquiera de estos medicamentos.

Estent en la arteria coronaria

Al colocar un estent en la arteria coronaria, el médico encontrará la obstrucción en las arterias del corazón (A). Se infla un balón en la punta de la sonda para ensanchar la arteria obstruida y se coloca un estent de malla metálica (B). Después de colocar el estent, este mantiene la arteria abierta, lo que permite que la sangre fluya a través de la arteria previamente obstruida (C).

Resultados

La angioplastia coronaria aumenta enormemente el flujo sanguíneo de la arteria coronaria que antes se encontraba estrecha u obstruida. Por lo general, el dolor en el pecho se atenúa y deberías estar en mejores condiciones para hacer ejercicio.

Someterse a una angioplastia o a una colocación de estent no significa que la enfermedad cardíaca desaparecerá. Tendrás que mantener los hábitos saludables y tomar los medicamentos que te recetó el médico.

Si tienes síntomas similares a los que tenías antes del procedimiento, como dolor en el pecho o falta de aliento, comunícate con el médico. Si tienes dolor en el pecho en reposo o sientes un dolor que no se aplaca con la nitroglicerina, llama al 911 o a un centro de ayuda para urgencias médicas.

Para mantener la salud del corazón después de una angioplastia, debes hacer lo siguiente:

  • Dejar de fumar
  • Reducir los niveles de colesterol
  • Consumir alimentos saludables que sean bajos en grasas saturadas
  • Mantener un peso saludable
  • Controlar otras afecciones, como la diabetes y la presión arterial alta
  • Hacer ejercicio de forma regular
  • Tomar los medicamentos que te recetó el médico

Además, si la angioplastia resulta exitosa, es posible que no tengas que someterte a una cirugía de bypass de la arteria coronaria, un procedimiento más invasivo para el cual es necesario un tiempo de recuperación más prolongado.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use