Cardioversión

Perspectiva general

La cardioversión es un procedimiento médico que restaura un ritmo cardíaco normal en las personas que tienen determinados tipos de anomalías en los latidos del corazón (arritmias).

A menudo, se realiza mediante el envío de descargas eléctricas al corazón por medio de electrodos que se colocan en el tórax. También es posible realizar la cardioversión con medicamentos.

La cardioversión suele ser un procedimiento programado que se lleva a cabo en un hospital. Deberías poder irte a casa el mismo día del procedimiento. En la mayoría de los casos, la cardioversión restaura rápidamente un ritmo cardíaco normal.

Persona sometiéndose a una cardioversión

Durante una cardioversión, se emiten descargas en tu pecho mediante una máquina de cardioversión mientras se controla el ritmo cardíaco.

Por qué se debe hacer

La cardioversión puede corregir un latido del corazón demasiado rápido (taquicardia) o irregular (fibrilación). La cardioversión se suele utilizar para tratar a las personas que tienen fibrilación auricular o aleteo auricular. Estas afecciones ocurren cuando las señales eléctricas que normalmente hacen que el corazón lata a un ritmo regular no viajan correctamente a través de las cámaras superiores del corazón.

La cardioversión, por lo general, se programa de antemano; aunque a veces se realiza en situaciones de emergencia.

La cardioversión suele realizarse con descargas eléctricas, que se administran a través de electrodos adheridos al tórax, bajo sedación. La cardioversión eléctrica permite que el médico vea instantáneamente si el procedimiento ha restaurado un latido cardíaco normal.

La cardioversión eléctrica lleva menos tiempo que la cardioversión realizada solo con medicamentos. Si tu médico recomienda una cardioversión con medicamentos para restaurar el ritmo cardiaco, no recibirás descargas eléctricas en el corazón.

La cardioversión es diferente de la desfibrilación, un procedimiento de emergencia que se realiza cuando el corazón se detiene o se agita con pulsaciones ineficaces. La desfibrilación produce descargas más potentes en el corazón para corregir el ritmo.

Riesgos

Las complicaciones de la cardioversión eléctrica son poco comunes. El médico puede tomar medidas para reducir el riesgo. Los riesgos más importantes de la cardioversión incluyen los siguientes:

  • Desprendimiento de coágulos de sangre. Algunas personas que tienen latidos irregulares tienen coágulos de sangre en el corazón. La cardioversión eléctrica puede hacer que estos coágulos de sangre se muevan a otras partes del cuerpo. Esto puede causar complicaciones que pongan en riesgo la vida, como un accidente cerebrovascular o el desplazamiento de un coágulo de sangre a los pulmones.

    Si es necesario, el médico puede recetar medicamentos anticoagulantes antes del procedimiento o comprobará si hay coágulos de sangre en el corazón antes de la cardioversión.

  • Ritmo cardíaco anormal. En casos aislados, algunas personas que se someten a una cardioversión desarrollan otros problemas con el ritmo cardíaco durante el procedimiento o después de este. Esta es una complicación poco frecuente. Si ocurre, normalmente aparece solo minutos después del procedimiento. El médico puede darte medicamentos o choques adicionales para corregir el problema.
  • Quemaduras en la piel. En raras ocasiones, algunas personas presentan quemaduras leves en la piel en el sitio donde se colocaron los electrodos.

La cardioversión se puede realizar durante el embarazo, pero se recomienda controlar el latido del corazón del bebé durante el procedimiento.

Cómo prepararte

Los procedimientos de cardioversión suelen programarse con antelación. Sin embargo, si tus síntomas son graves, es posible que debas someterte a una cardioversión en un entorno de emergencia.

Por lo general, no se puede comer ni beber nada durante unas ocho horas antes del procedimiento. El médico te informará si puedes tomar tus medicamentos habituales antes del procedimiento. Si tomas medicamentos antes del procedimiento, bebe a sorbos solo la cantidad de agua necesaria para tragar las píldoras.

Antes de la cardioversión, tal vez debas someterte a un procedimiento denominado ecocardiograma transesofágico para comprobar si hay coágulos de sangre en el corazón. Los coágulos de sangre pueden desprenderse por la cardioversión y provocar complicaciones que ponen en riesgo la vida. El médico decidirá si necesitas un ecocardiograma transesofágico antes de la cardioversión.

Si el médico encuentra coágulos de sangre, el procedimiento de cardioversión se retrasará entre tres y cuatro semanas. Durante ese período, tomará medicamentos anticoagulantes para reducir el riesgo de complicaciones.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

Te administrarán medicamentos por vía intravenosa que te harán dormir durante el procedimiento, de manera que no sentirás ningún dolor debido a las descargas. Es posible que recibas otros medicamentos por vía intravenosa para ayudar a restaurar el ritmo cardíaco.

Una enfermera o un técnico te colocarán varios parches grandes llamados electrodos en el pecho. Los electrodos están conectados a una máquina de cardioversión (desfibrilador) por medio de cables. El desfibrilador registra el ritmo cardíaco y envía descargas al corazón para restablecer un ritmo cardíaco normal. Esta máquina también puede corregir el ritmo cardíaco en el caso de que el pulso sea muy lento después de la cardioversión.

Una vez que estés sedado, la cardioversión eléctrica suele tardar unos pocos minutos para completarse.

Después del procedimiento

La cardioversión se realiza como un procedimiento ambulatorio, lo que significa que puedes volver a tu casa el mismo día del procedimiento. Permanecerás aproximadamente una hora en una sala de recuperación donde te controlarán de cerca por si aparece alguna complicación.

Necesitarás que alguien te lleve a casa y tu capacidad para tomar decisiones se podría ver afectada por varias horas después del procedimiento.

Incluso si no se hallaron coágulos en el corazón antes del procedimiento, deberás tomar medicamentos anticoagulantes durante, al menos, varias semanas después del procedimiento, para evitar la formación de nuevos coágulos.

Resultados

En la mayoría de los casos, la cardioversión puede restaurar rápidamente el latido regular del corazón. Es posible que necesites procedimientos adicionales para mantener un ritmo cardíaco normal.

Tu médico podría sugerir que realices cambios en tu estilo de vida para mejorar tu salud cardíaca y prevenir o tratar las afecciones que pueden causar arritmias, como la presión arterial alta.

  • Evitar o limitar la cafeína y el alcohol
  • Consumir alimentos saludables para el corazón
  • Aumentar la actividad física
  • Mantener un peso saludable
  • Dejar de fumar
  • Tratar de limitar o manejar el estrés y la ira
  • Consumir menos sal, lo que puede ayudar a reducir la presión arterial

Last Updated May 30, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2021 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use