Esofagectomía

Perspectiva general

La esofagectomía es un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo para extirpar parte del conducto que se encuentra entre la boca y el estómago (esófago) y luego se reconstruye utilizando parte de otro órgano o todo de él, generalmente el estómago. La esofagectomía es un tratamiento frecuente para curar el cáncer de esófago en etapa avanzada y en algunas ocasiones se utiliza para tratar el esófago de Barrett si hay células precancerosas invasivas.

Por qué se debe hacer

La esofagectomía es el tratamiento quirúrgico principal para el cáncer de esófago. Se realiza para extirpar el cáncer o aliviar los síntomas.

Durante una esofagectomía, el cirujano extirpa la totalidad o una parte del esófago a través de una incisión en el pecho o en el abdomen, o en ambos lugares. Se reemplaza el esófago por otro órgano, generalmente el estómago y, a veces, el intestino grueso.

En algunas circunstancias, las esofagectomías se pueden realizar con una cirugía mínimamente invasiva, ya sea por laparoscopia o asistida con un robot. Cuando la situación individual es adecuada, estos procedimientos se realizan a través de varias incisiones pequeñas que pueden disminuir el dolor y acelerar la recuperación en comparación con la cirugía convencional.

Riesgos

La esofagectomía conlleva un riesgo de complicaciones, que pueden incluir las siguientes:

  • hemorragia
  • infección
  • tos
  • fuga de la conexión quirúrgica del esófago y el estómago
  • ronquera
  • reflujo ácido o biliar
  • complicaciones respiratorias, como neumonía
  • dificultades para tragar (disfagia)

Cómo prepararte

Antes de la esofagectomía, el médico y el equipo de tratamiento te explicarán qué cosas sucederán antes y después de la cirugía, y durante esta, así como los posibles riesgos del procedimiento.

El médico y el equipo hablarán contigo acerca de las dudas que tengas sobre la cirugía. Si fumas, el médico te solicitará que dejes de hacerlo y podría recomendarte un programa para dejar de fumar, ya que el tabaquismo aumenta el riesgo de tener complicaciones después de la cirugía.

Antes de ingresar al hospital para la cirugía, habla con un familiar acerca de la estancia hospitalaria y coméntale sobre la ayuda que podrías necesitar al volver a casa. El médico y el equipo de tratamiento podrían darte instrucciones específicas que deberás seguir durante la recuperación, al volver a casa.

Alimentos y medicamentos

Habla con tu médico sobre lo siguiente:

  • Cuándo puedes tomar tus medicamentos habituales y si puedes tomarlos antes de la cirugía
  • Cuándo debes dejar de comer o beber la noche antes de la cirugía

Ropa y elementos personales

Tu equipo de tratamiento puede recomendarte que traigas distintos elementos al hospital, entre ellos:

  • Una lista de tus medicamentos
  • Elementos de cuidado personal, como un cepillo, anteojos o audífonos
  • Ropa suelta y cómoda
  • Copia de tu directiva anticipada
  • Elementos que te ayuden a relajarte, como reproductores de música portátiles o libros

Otras precauciones

Habla con tu médico sobre lo siguiente:

  • Cualquier medicamento que hayas traído al hospital y cuándo debes tomarlo el día del procedimiento
  • Las alergias o reacciones que hayas tenido a los medicamentos

Lo que puedes esperar

Un aspecto importante de la esofagectomía es determinar qué tipo de procedimiento es mejor para ti. Para orientar esa decisión, los especialistas utilizan técnicas de imágenes de última generación, como la tomografía computarizada, la resonancia magnética y la tomografía por emisión de positrones, así como la ecografía endoscópica y las biopsias con aguja fina durante la endoscopia.

Antes del procedimiento

Antes de la cirugía, se realizará un examen para buscar afecciones que podrían complicar el procedimiento.

El médico podría recomendarte quimioterapia, radiación o ambas, seguidas por un período de recuperación, antes de la esofagectomía.

Después del procedimiento

El médico te recomendará la alimentación por sonda (alimentación enteral) durante cuatro a seis semanas para garantizar que recibas una nutrición adecuada mientras te recuperas. Cuando vuelvas a tu alimentación normal, la reducción del tamaño del estómago hará que tengas que comer con mayor frecuencia en cantidades más pequeñas. Puedes bajar de peso después de la cirugía.

Resultados

La mayoría de las personas mejoran su calidad de vida después de la esofagectomía, pero generalmente algunos síntomas persisten. Es probable que el médico te recomiende la atención de seguimiento integral para prevenir complicaciones después de la cirugía y ayudarte a adaptarte al estilo de vida.

La atención de seguimiento incluye lo siguiente:

  • Terapia pulmonar (rehabilitación pulmonar) para prevenir problemas respiratorios
  • Control del dolor para tratar el ardor de estómago y los problemas al tragar
  • Evaluaciones nutricionales para ayudarte a bajar de peso
  • Atención psicosocial, de ser necesaria

Last Updated Sep 26, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use