Implantes cocleares

Perspectiva general

Un implante coclear es un dispositivo electrónico que restaura parcialmente la audición. Puede ser una opción para las personas con pérdida de audición grave debido a daños en el oído interno y aquellas que reciben beneficios limitados con el uso de audífonos.

A diferencia de los audífonos, que amplifican el sonido, el implante coclear elude las partes dañadas del oído para transmitir señales sonoras al nervio auditivo.

Los implantes cocleares utilizan un procesador de sonido que se ajusta detrás de la oreja. El procesador captura las señales sonoras y las transmite a un receptor implantado debajo de la piel detrás de la oreja. El receptor envía las señales a los electrodos implantados en el oído interno que tiene forma de caracol (cóclea).

Las señales estimulan el nervio auditivo, el cual las dirige al cerebro. El cerebro interpreta esas señales como sonidos, aunque estos sonidos no son iguales a los de la audición normal.

Se necesita tiempo y rehabilitación para aprender a interpretar las señales recibidas de un implante coclear. Después de un año de uso, la mayoría de las personas con implantes cocleares logra importantes resultados en la comprensión del habla.

Por qué se debe hacer

Los implantes cocleares pueden mejorar la comunicación y la calidad de vida en las personas con una pérdida auditiva grave que reciben poco beneficio de los audífonos. Los implantes cocleares en ambos oídos (bilaterales) se aceptan cada vez más como atención estándar para el tratamiento de la pérdida grave de la audición, sobre todo en los bebés y niños que están aprendiendo a hablar y a procesar el lenguaje.

Los niños y adultos que perdieron la audición después de aprender a hablar también pueden beneficiarse de los implantes cocleares. Las personas que tienen implantes cocleares han informado una mejoría en lo siguiente:

  • La capacidad de escuchar hablar a otros sin necesidad de señales visuales, como leer los labios
  • El reconocimiento de sonidos ambientales normales y cotidianos
  • La capacidad de escuchar en un entorno ruidoso
  • La capacidad de saber de dónde provienen los sonidos
  • La capacidad de escuchar programas de televisión y conversaciones telefónicas

A fin de ser elegible para un implante coclear, debes tener lo siguiente:

  • Una pérdida de la audición que es tan grave que interrumpe la comunicación oral
  • Beneficio limitado de los audífonos según lo determinen las pruebas auditivas especializadas
  • Ausencia de enfermedades o factores que aumentan los riesgos asociados con los implantes cocleares
  • Alta motivación para participar en sesiones de rehabilitación y formar parte del mundo de la audición
  • Conocimientos claros de lo que los implantes cocleares pueden hacer por la audición y lo que no pueden

Riesgos

Por lo general, la cirugía de implante coclear es segura. Los riesgos comprenden:

  • Pérdida de la audición residual. El implante del dispositivo puede dañar cualquier habilidad restante para escuchar con ese oído.
  • Inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal (meningitis) después de una cirugía de implante coclear en niños. Las vacunas para prevenir la meningitis, por lo general, se administran antes del implante.
  • A veces, se realiza una cirugía para reparar o reemplazar un dispositivo defectuoso.

En raras ocasiones, los riesgos pueden incluir los siguientes:

  • Parálisis facial
  • Infección en el sitio de la cirugía
  • Problemas de equilibrio

Cómo prepararte

El implante coclear se realiza con anestesia general, lo que significa que tú o tu hijo estarán dormidos durante el procedimiento. Es posible que tú o tu hijo deban realizar lo siguiente:

  • Dejar de tomar algunos medicamentos o suplementos temporalmente
  • Evitar comer o beber durante un tiempo determinado

El médico te dará instrucciones específicas para la preparación.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

Tu hijo o tú tendrán que someterse a una evaluación médica exhaustiva para determinar si los implantes cocleares son una buena opción. Es probable que esta evaluación comprenda lo siguiente:

  • Pruebas de audición, del habla y, a veces, del equilibrio
  • Exploraciones físicas para evaluar la salud del oído interno
  • Tomografía computarizada o resonancia magnética del cráneo para evaluar el estado de la cóclea y la estructura el oído interno
  • En algunas ocasiones, un análisis psicológico para determinar la capacidad de aprender a usar implantes cocleares

Durante el procedimiento

El cirujano hará una incisión detrás de la oreja y creará una leve depresión en la parte del hueso del cráneo (mastoides) donde se apoya el dispositivo interno.

Luego, el cirujano hará un orificio pequeño en la cóclea y pasará el conjunto de electrodos del dispositivo interno a través de este orificio. La incisión se cierra con sutura para que el dispositivo interno quede debajo de la piel.

Después del procedimiento

Tú o tu hijo podrían presentar lo siguiente:

  • Presión o molestias en la oreja con el implante
  • Mareos o náuseas

La mayoría de las personas se siente lo suficientemente bien para volver al hogar el día de la cirugía o al día siguiente. Deberás regresar al médico en aproximadamente una semana para que te quiten los puntos.

Los implantes cocleares no se encenderán (activarán) hasta dos a seis semanas después de la cirugía, para que el lugar de la operación tenga tiempo de cicatrizar.

Activación

Para activar el implante coclear, el audiólogo hará lo siguiente:

  • Ajustará el procesador de sonido para adaptarlo a ti o a tu hijo
  • Revisará los componentes del implante coclear para asegurarse de que funcionen
  • Determinará qué sonidos escuchan tú o tu hijo
  • Te proporcionará información sobre el cuidado y el uso adecuados del dispositivo

Rehabilitación

La rehabilitación involucra el entrenamiento del cerebro para comprender los sonidos que se oyen a través del implante coclear. El habla y los ruidos ambientales cotidianos sonarán diferentes de lo que recuerdas.

El cerebro necesita tiempo para reconocer qué significan estos sonidos. Este proceso es permanente y se logra mejor si se utiliza el procesador del habla en forma continua durante las horas de vigilia.

Cómo funcionan los implantes cocleares

Los implantes de cóclea utilizan un micrófono externo y un procesador del habla que se suele usar detrás de la oreja. Hay diferentes estilos disponibles. Un transmisor envía señales de radiofrecuencia a un receptor implantado quirúrgicamente y a una unidad de estimulación. La unidad estimula el nervio auditivo con electrodos que se han colocado a través de la cóclea.

Resultados

Los resultados varían según la persona. Los factores que pueden afectar los resultados del implante coclear comprenden la edad en que se perdió la audición y el tiempo transcurrido entre la pérdida de la audición y el implante coclear.

Con respecto a los niños, los mejores resultados se obtienen con el implante a una edad temprana. Las investigaciones también señalan que los niños jóvenes que se someten a una cirugía de implante coclear obtienen una mejor audición y capacidad del habla que los niños con características similares que usan audífonos.

Con respecto a los adultos, los mejores resultados se asocian con un menor período de pérdida de la audición profunda antes del implante coclear. Los adultos con una percepción escasa o nula de sonidos suelen beneficiarse menos de los implantes cocleares.

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use