Maniobra de reposicionamiento canalicular

Perspectiva general

El procedimiento de reposicionamiento canalicular puede tratar el vértigo postural paroxístico benigno. Cuando tienes vértigo postural paroxístico benigno experimentas episodios breves, pero intensos, de mareo y vértigo que se producen cuando mueves la cabeza. El vértigo es generalmente resultado de un problema en la parte del oído interno responsable del equilibrio. El vértigo postural paroxístico benigno ocurre cuando unas partículas pequeñas denominadas canalitos u otoconios que están en una parte del oído interno se sueltan y caen en los canales semicirculares del oído interno.

El procedimiento de reposicionamiento de los canalitos puede desplazar estas partículas a una parte del oído donde no causarán mareo. El procedimiento consta de una serie de maniobras sencillas de la cabeza. Se puede realizar en el consultorio del médico. Es un procedimiento generalmente efectivo y alivia el vértigo en aproximadamente 80% de las personas, después de uno o dos tratamientos. Pero el problema puede volver a suceder.

Por qué se debe hacer

La maniobra de reposicionamiento canalicular se realiza para aliviar los síntomas de vértigo postural paroxístico benigno. Este procedimiento mueve las partículas que producen síntomas desde los canales semicirculares llenos de líquido del oído interno hasta una zona donde no generarán problemas. Se mueven a una zona abierta diminuta como una bolsa que alberga una de las otras estructuras en el oído. Una vez que están allí, esas partículas no provocarán vértigo y probablemente se disuelvan o sean reabsorbidas por los líquidos corporales del oído.

El oído y el reposicionamiento canalicular

El vértigo suele ser consecuencia de un problema con los nervios y las estructuras del mecanismo de equilibrio del oído interno (laberinto vestibular). El vértigo posicional paroxístico benigno se produce cuando las partículas canaliculares, llamadas otoconia, se liberan y caen dentro de la parte incorrecta de los canales semicirculares del oído interno, lo que produce un episodio de vértigo. El objetivo del reposicionamiento canalicular es mover la otoconia de tu oído interno al utrículo.

Riesgos

El procedimiento de reposicionamiento canalicular tiene ciertos riesgos, como los siguientes:

  • Lesiones en el cuello o la espalda
  • Movimiento de las partículas a una ubicación no deseada, lo cual podría dar lugar a vértigo
  • Efectos secundarios, como sensación de náuseas, mareos y aturdimiento

Asegúrate de avisarle al médico acerca de cualquier afección médica que tengas, por ejemplo, problemas de cuello o espalda, o artritis reumatoide avanzada, antes de comenzar con el procedimiento. Tal vez sea necesario posponer el procedimiento.

Cómo prepararte

No existe ninguna preparación especial para la maniobra de reposicionamiento canalicular. Usa ropa que te permita moverte con libertad en cada maniobra.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

La maniobra de reposicionamiento canalicular implica mantener cuatro posiciones durante unos 30 segundos cada una, o cuando tengas síntomas mientras mantienes esa posición. Por lo general, permanecerás 30 segundos más en cada posición después de que hayan desaparecido los síntomas. El médico te observará los ojos para detectar movimientos anormales durante el procedimiento. El procedimiento podrá repetirse tres o más veces en una sesión de tratamiento.

La maniobra de reposicionamiento canalicular incluye estos pasos:

  1. Primero debes pasar de una posición de sentado a reclinado, con la cabeza entornada hacia el lado afectado en un ángulo de 45 grados. El médico te ayudará a extender la cabeza sobre el borde de la mesa en un ligero ángulo.
  2. Con la cabeza todavía extendida sobre el borde de la mesa, te pedirá que lentamente hagas un giro de unos 90 grados en sentido contrario al lado afectado.
  3. Gira el cuerpo hacia tu lado. La cabeza debería quedar formando un ligero ángulo mientras miras hacia el piso.
  4. Por último, retomas con cuidado la posición de sentado con la cabeza inclinada hacia abajo y vuelta a colocar en la posición central. Es probable que debas permanecer sentado durante unos 20 minutos.

Después del procedimiento

Después del procedimiento, sigue las indicaciones del médico. El médico probablemente te enseñará a realizar el procedimiento tú mismo, de modo que puedas hacerlo en tu casa si es necesario. Es posible que debas hacer estos ejercicios durante varios días antes de que los síntomas desaparezcan.

Maniobra de reposicionamiento canalicular

El procedimiento de reposicionamiento canalicular puede tratar el vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), que causa mareos cuando mueves la cabeza. El procedimiento incluye hacer maniobras de la cabeza que mueven partículas en el oído interno (otoconias), que causan mareos, a una parte del oído donde no los provoquen.

Resultados

Casi el 80 % de las personas que se someten al procedimiento sienten alivio. Sin embargo, si los síntomas reaparecen, el médico puede repetir la maniobra de reposicionamiento canalicular. Es posible que sea necesario repetir el procedimiento varias veces para aliviar los síntomas. Habla con el médico si los síntomas no mejoran.

Last Updated Aug 28, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2021 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use