Reparación y reemplazo de la válvula tricúspide

Perspectiva general

La reparación y el reemplazo de la válvula tricúspide son procedimientos que tratan enfermedades que afectan la válvula tricúspide.

La válvula tricúspide es una de las cuatro válvulas que regulan el flujo sanguíneo a través del corazón. Estas válvulas mantienen la sangre fluyendo en la dirección adecuada a través del corazón.

La válvula tricúspide separa las dos cavidades superiores del corazón (aurículas) de las cavidades inferiores (ventrículos). Con cada latido del corazón, las aurículas se llenan con sangre del cuerpo y de los pulmones, y los ventrículos se contraen para bombear la sangre a los pulmones y al resto del cuerpo.

A medida que las aurículas se llenan, la válvula tricúspide se abre para permitir que la sangre fluya desde la aurícula derecha hacia el ventrículo derecho. A medida que los ventrículos se contraen, la válvula tricúspide se cierra bien para evitar que la sangre vuelva a la aurícula derecha.

Cuando la válvula tricúspide no funciona correctamente, puede interferir en la dirección adecuada del flujo sanguíneo y obligar al corazón a trabajar más para llevar la sangre necesaria a los pulmones y al resto del cuerpo.

La enfermedad de la válvula tricúspide suele deberse a un defecto cardíaco presente desde el nacimiento (enfermedad cardíaca congénita) y puede requerir atención médica inmediata en bebés.

Otras personas que padecen la enfermedad de la válvula tricúspide pueden no tener signos ni síntomas durante muchos años o no tener síntomas en absoluto. Algunas personas pueden presentar pulsaciones en el cuello, dolor abdominal o en el pecho, falta de aire al realizar actividades, fatiga, latidos irregulares del corazón (arritmia), insuficiencia cardíaca o muerte súbita por ataque cardíaco.

La reparación o el reemplazo de la válvula tricúspide pueden tratar la enfermedad de la válvula tricúspide y ayudar a restaurar el flujo sanguíneo normal, reducir los síntomas, aumentar la supervivencia en algunas personas y ayudar a preservar el funcionamiento del músculo cardíaco.

Cavidades y válvulas del corazón

Un corazón normal tiene dos cámaras superiores y dos cámaras inferiores. Las cámaras superiores, la aurícula derecha e izquierda, reciben la sangre. Las cámaras inferiores, los ventrículos derecho e izquierdo más musculares, bombean la sangre del corazón. Las válvulas cardíacas, que mantienen el flujo sanguíneo en la dirección adecuada, son puertas en las aperturas de las cámaras.

Por qué se debe hacer

El tratamiento para la enfermedad de la válvula tricúspide depende de la gravedad de la afección, de si tienes signos y síntomas, y de si la afección está empeorando.

Para algunas personas con enfermedad de la válvula tricúspide sin síntomas, es posible que solo se necesite un control regular con la supervisión del médico.

Estos son algunos tipos de enfermedades de la válvula tricúspide que pueden requerir la reparación o el reemplazo de la válvula:

La insuficiencia de la válvula tricúspide ocurre cuando la válvula tricúspide no se cierra de forma correcta y hace que la sangre vuelva a la aurícula derecha cuando el ventrículo derecho se contrae, en lugar de fluir en el sentido normal único de la aurícula al ventrículo.

¿Reparación o reemplazo de la válvula tricúspide?

La mayoría de las enfermedades de la válvula tricúspide son problemas mecánicos que no se pueden tratar de forma adecuada solo con medicamentos y, a la larga, requieren una cirugía para reducir los síntomas y el riesgo de presentar complicaciones, como una insuficiencia cardíaca.

La decisión de reparar o reemplazar una válvula tricúspide dañada depende de muchos factores, entre ellos:

  • La gravedad de la enfermedad de la válvula tricúspide
  • La edad y el estado de salud general
  • Si necesitas una cirugía de corazón para corregir otro problema cardíaco además de la enfermedad de la válvula tricúspide —como la reparación o el reemplazo de la válvula aórtica o mitral, o la cirugía de bypass de la arteria coronaria para tratar la enfermedad de las arterias coronarias— para que las dos afecciones puedan tratarse al mismo tiempo

Por lo general, la reparación de la válvula cardíaca suele ser la primera opción dado que está relacionada con un menor riesgo de padecer una infección, preserva y optimiza el funcionamiento cardíaco, y puede reducir la necesidad potencial de tomar medicamentos anticoagulantes a largo plazo, lo que no sucede con el reemplazo de la válvula cardíaca.

Sin embargo, no todas las válvulas pueden repararse, y puede ser necesario reemplazar algunas válvulas reparadas tarde o temprano. Además, la cirugía de reparación de la válvula cardíaca suele ser más difícil de realizar con éxito que la cirugía de reemplazo.

Tu mejor opción dependerá de tu situación particular, así como también de la pericia y la experiencia del equipo de atención médica.

Insuficiencia de la válvula tricúspide

En una insuficiencia valvular tricuspídea, que se muestra en el corazón de la derecha, la válvula entre los dos cavidades cardíacas de la derecha (ventrículo derecho y aurícula derecha) no se cierra correctamente. Esta situación causa que la sangre vuelva a ingresar a la cavidad superior derecha de tu corazón (aurícula derecha). A la izquierda puede observarse un corazón normal.

Riesgos

Los riesgos de la reparación y del reemplazo de la válvula tricúspide varían según tu salud, el tipo de procedimiento y la pericia del equipo de atención médica. Para minimizar el posible riesgo, la cirugía de válvula tricúspide, por lo general, se debe realizar en un centro médico con personal que cuenta con experiencia en estos procedimientos y que realiza una gran cantidad de cirugías de la válvula tricúspide.

Los riesgos asociados con la cirugía de reparación y de reemplazo de la válvula tricúspide pueden comprender los siguientes:

  • Sangrado
  • Coágulos sanguíneos
  • Disfunción valvular en las válvulas de reemplazo (prótesis valvular)
  • Problemas del ritmo cardíaco
  • Infección
  • Accidente cerebrovascular
  • Muerte

En general, las tasas de supervivencia a largo plazo luego de la reparación y del reemplazo de la válvula tricúspide son similares.

Cómo prepararte

Antes de la cirugía para reparar o reemplazar la válvula tricúspide, el médico y el equipo de tratamiento te explicarán qué cosas te sucederán antes, durante y después de la cirugía, así como los posibles riesgos que esta conlleva.

Habla con tu médico y tu equipo de tratamiento sobre cualquier inquietud que puedas tener acerca del procedimiento.

Antes de ingresar al hospital para la cirugía, habla con las personas responsables de tu cuidado acerca de la estancia hospitalaria y coméntales sobre la ayuda que podrías necesitar cuando vuelvas a casa.

Alimentos y medicamentos

Habla con tu médico sobre lo siguiente:

  • Cuándo puedes tomar tus medicamentos habituales y si puedes tomarlos antes de la cirugía
  • Cuándo debes dejar de comer o beber la noche antes de la cirugía

Ropa y elementos personales

Tu equipo de tratamiento puede recomendarte que traigas distintos elementos al hospital, entre ellos:

  • Una lista de tus medicamentos
  • Anteojos, audífonos o dentadura postiza
  • Elementos de cuidado personal, como cepillo, peine, elementos para afeitarse y cepillo de dientes
  • Ropa suelta y cómoda
  • Copia de tu directiva anticipada o testamento vital
  • Elementos que te ayuden a relajarte, como reproductores de música portátiles o libros

Durante la cirugía, evita usar lo siguiente:

  • Joyas
  • Anteojos
  • Lentes de contacto
  • Dentadura postiza
  • Esmalte de uñas

Se rasurará el vello de la parte del cuerpo donde se realice el procedimiento.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

En la mayoría de los procedimientos de reparación y reemplazo de la válvula tricúspide, te administrarán anestésicos para que no sientas ningún dolor, por lo que estarás inconsciente durante la cirugía.

También estarás conectado a un sistema de circulación extracorporal, que mantiene la sangre circulando por el cuerpo durante el procedimiento.

Reparación de la válvula tricúspide

La reparación de la válvula tricúspide suele realizarse mediante una cirugía a corazón abierto y la apertura del hueso del tórax (esternotomía). Los médicos vuelven a unir el hueso con alambres después del procedimiento para evitar que se mueva y ayudar a que se cure.

Los procedimientos de reparación de la válvula tricúspide pueden comprender muchos tipos distintos de reparación, entre ellos:

  • Insertar tejido para emparchar orificios o desgarros en las aletas (valvas perforadas) que cierran la válvula
  • Añadir soporte en la base o las raíces de la válvula
  • Separar las valvas fusionadas de la válvula
  • Remodelar o eliminar tejido para permitir que la válvula se cierre mejor
  • Tensar o reforzar el anillo alrededor de una válvula al implantar un anillo artificial (anuloplastia)

Reparación de la válvula tricúspide con procedimiento en cono

Hay un tipo más nuevo de reparación de la válvula tricúspide que se conoce como «procedimiento en cono». El procedimiento se realiza para reparar las válvulas tricúspides que presentan filtraciones en las personas con anomalía de Ebstein.

En este procedimiento, los cirujanos separan las aletas (valvas) que cierran la válvula tricúspide del músculo cardíaco que se encuentra debajo. Las valvas se rotan y se vuelven a unir para crear un círculo con su tejido, lo que también se conoce como «cono de las valvas».

Reparación de válvula tricúspide mínimamente invasiva

Las válvulas tricúspides que no se pueden abrir por completo debido a la estenosis de válvula tricúspide se pueden reparar con cirugía o mediante un procedimiento menos invasivo, denominado «valvuloplastia con balón» o «valvulotomía». Pero rara vez se realizan estos procedimientos porque la estenosis tricuspídea es poco frecuente.

Durante el procedimiento, el médico inserta un tubo delgado y hueco (catéter) en un vaso sanguíneo, generalmente de la ingle, y lo guía hacia el corazón. El catéter tiene un balón en la punta que se puede inflar para ayudar a ensanchar la válvula tricúspide estrechada y luego se desinfla para retirarlo.

En general, permaneces sedado pero despierto en el transcurso del procedimiento, y la reparación de válvula tricúspide mínimamente invasiva requiere una estancia hospitalaria mucho más breve que la de la cirugía de corazón tradicional.

La valvuloplastia con balón se suele utilizar para tratar a niños y a bebés con estenosis de la válvula tricúspide. Sin embargo, la válvula tiende a volver a estrecharse en los adultos que se sometieron al procedimiento, por lo que, en general, solo se realiza en aquellos adultos que están demasiado enfermos como para someterse a una cirugía o en quienes están esperando un reemplazo de la válvula. Es posible que necesites procedimientos adicionales para tratar el estrechamiento de la válvula con el tiempo.

Reemplazo de la válvula tricúspide

Durante este procedimiento, el médico reemplaza la válvula tricúspide por una válvula mecánica o, usualmente, por una válvula de tejido de corazón de vaca o de cerdo (válvula de tejido biológico).

A la larga, las válvulas de tejido biológico deben reemplazarse, dado que se deterioran con el tiempo. Las válvulas biológicas requieren la toma de medicamentos anticoagulantes por un período de 3 a 6 meses. Una vez pasado ese período, estos medicamentos pueden suspenderse, a menos que existan otros motivos de salud para continuar tomándolos, como latidos del corazón irregulares.

Si te colocan una válvula mecánica, deberás tomar medicamentos anticoagulantes por el resto de tu vida para prevenir la formación de coágulos sanguíneos o la trombosis valvular. Los médicos hablarán contigo acerca de los riesgos y los beneficios de cada tipo de válvula, y analizarán qué válvula puede ser la más adecuada para ti.

Es posible realizar la cirugía de reemplazo de la válvula tricúspide a través de una cirugía a corazón abierto tradicional o con métodos mínimamente invasivos que suponen incisiones más pequeñas que las de una cirugía a corazón abierto, e incluso pueden utilizarse técnicas asistidas por robot.

También podría usarse un procedimiento mínimamente invasivo, llamado «válvula en válvula», para reemplazar una válvula tricúspide existente que no está funcionando bien. En este procedimiento, se introduce un tubo delgado de plástico (catéter) en una arteria grande, generalmente en la ingle, y se guía hasta el corazón. Una vez en el lugar, se introduce la nueva válvula de reemplazo dentro de la válvula existente.

Se puede considerar el reemplazo de la válvula tricúspide mínimamente invasivo si no se requieren otros procedimientos cardíacos y si tanto el cirujano como el centro médico tienen la habilidad y la pericia adecuadas. Cuando se realiza en centros y está a cargo de cirujanos experimentados, los resultados son similares a aquellos que se logran con la cirugía a corazón abierto tradicional.

Después del procedimiento

Por lo general, deberás pasar un día o más en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Te suministrarán líquidos y medicamentos a través de vías intravenosas. Con otros tubos, drenarán la orina de la vejiga, y líquidos y sangre del corazón y del tórax. Es posible que te den oxígeno.

Después de la estancia en la UCI, te trasladarán a una habitación de hospital normal, donde pasarás varios días. El tiempo que estés en la unidad de cuidados intensivos y en el hospital puede variar, según tu estado y el procedimiento.

Durante tu estancia hospitalaria, el equipo de tratamiento realizará lo siguiente:

  • Buscar señales de infección en los lugares donde se realizaron las incisiones
  • Controlar periódicamente la presión arterial, la respiración y la frecuencia cardíaca
  • Trabajar contigo para controlar el dolor que sientas después de la cirugía
  • Indicarte que camines con regularidad para aumentar tu actividad de manera gradual y que hagas ejercicios de respiración durante tu recuperación

El médico puede darte instrucciones que deberás seguir durante tu recuperación, por ejemplo, prestar atención a signos de infección en los sitios de las incisiones, cuidar dichos sitios de manera adecuada, tomar medicamentos y controlar el dolor y otros efectos secundarios después de la cirugía.

El tiempo de recuperación depende del procedimiento, el estado de salud general antes del procedimiento y cualquier complicación.

En un reemplazo de válvula tricúspide biológica, se reemplaza la válvula dañada con una válvula biológica o de tejido.

En una cirugía cardíaca mínimamente invasiva, los cirujanos acceden al corazón a través de pequeños cortes (incisiones) en el pecho, como se muestra en las dos imágenes superiores. En una cirugía a corazón abierto, los cirujanos hacen una incisión más grande en el pecho, como se muestra en la imagen inferior.

Resultados

Después de la cirugía de reparación o de reemplazo de la válvula tricúspide, el objetivo es que finalmente puedas volver a tus actividades diarias, como trabajar, conducir y hacer ejercicio.

De todos modos, deberás seguir tomando ciertos medicamentos y asistir a consultas de seguimiento periódicas con el médico. Es posible que debas realizarte varias pruebas para evaluar y controlar tu estado.

El médico y el equipo de atención médica pueden indicarte que realices cambios saludables en tu estilo de vida, como hacer actividad física, seguir una dieta saludable, controlar el estrés y evitar el consumo de tabaco, a fin de reducir el riesgo de tener complicaciones futuras y promover la salud del corazón.

El médico puede recomendarte que participes en rehabilitación cardíaca, un programa de educación y ejercicio diseñado para ayudarte a mejorar tu salud y a recuperarte después de la cirugía cardíaca.

Last Updated Sep 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use