Resonancia magnética

Perspectiva general

La resonancia magnética (RM) es una técnica de imágenes médicas que utiliza un campo magnético y ondas de radio generadas por computadora para crear imágenes detalladas de los órganos y tejidos del cuerpo.

La mayoría de las máquinas de RM son grandes imanes con forma de tubo. Cuando te recuestas dentro de una máquina de RM, el campo magnético realinea temporalmente las moléculas de agua en tu cuerpo. Las ondas de radio hacen que los átomos alineados produzcan señales muy débiles, que se usan para crear imágenes transversales de RM, como si fuesen rebanadas de una barra de pan.

La máquina de RM también puede producir imágenes en 3D que se pueden ver desde diferentes ángulos.

IRM de tumor cerebral

Imágenes de tumor cerebral

Por qué se debe hacer

La RESONANCIA MAGNÉTICA es una forma no invasiva en que el médico examina los órganos, los tejidos y el sistema esquelético. Produce imágenes de alta resolución del interior del cuerpo que ayudan a diagnosticar diversos problemas.

Imagen por resonancia magnética del cerebro y la médula espinal

La resonancia magnética es la prueba por imágenes del cerebro y de la médula espinal que más se utiliza. Se utiliza generalmente para diagnosticar lo siguiente:

  • Aneurismas de los vasos del cerebro
  • Trastornos del ojo y del oído interno
  • Esclerosis múltiple
  • Trastornos de la médula espinal
  • Accidente cerebrovascular
  • Tumores
  • Lesión cerebral a causa de un traumatismo

Un tipo especial de resonancia magnética es la resonancia magnética funcional del cerebro. Produce imágenes del flujo sanguíneo a ciertas áreas del cerebro. Se puede utilizar para examinar la anatomía del cerebro y determinar qué partes del cerebro están manejando funciones críticas.

Esto ayuda a identificar áreas importantes del control del lenguaje y del movimiento en los cerebros de personas que han sido consideradas para someterse a una cirugía del cerebro. La resonancia magnética funcional también se puede utilizar para evaluar el daño de un traumatismo craneal o de trastornos como la enfermedad de Alzheimer.

Resonancia magnética del corazón y los vasos sanguíneos

La resonancia magnética o RESONANCIA MAGNÉTICA que se enfoca en el corazón o los vasos sanguíneos puede evaluar:

  • Tamaño y función de las cámaras del corazón
  • El grosor y movimiento de las paredes del corazón
  • Extensión del daño causado por ataques cardíacos o enfermedades cardíacas
  • Problemas estructurales en la aorta, como aneurismas o disecciones
  • Inflamación o bloqueos en los vasos sanguíneos

Imagen por resonancia magnética de otros órganos internos

La resonancia magnética puede detectar tumores u otras anomalías de muchos órganos del cuerpo, incluidos los siguientes:

  • Hígado y conductos biliares
  • Riñones
  • Bazo
  • Páncreas
  • Útero
  • Ovarios
  • Próstata

Resonancia magnética de los huesos y las articulaciones

La resonancia magnética puede ayudar a evaluar:

  • Anomalías en las articulaciones causadas por lesiones traumáticas o reiteradas, como cartílago o ligamentos dañados
  • Anomalías de los discos en la columna vertebral
  • Infecciones óseas
  • Tumores en huesos y tejidos blandos

Resonancia magnética de las mamas

La RM puede usarse junto con la mamografía para detectar el cáncer de mama, particularmente en mujeres que tienen tejido mamario denso o que pueden presentar un mayor riesgo de tener la enfermedad.

Riesgos

Debido a que la resonancia magnética utiliza imanes potentes, la presencia de metal en tu cuerpo puede ser un peligro para la seguridad si es atraído por el imán. Aunque no los atraiga el imán, los objetos metálicos pueden distorsionar la imagen por resonancia magnética. Antes de someterte a una resonancia magnética, es probable que completes un cuestionario donde conste si tienes dispositivos metálicos o electrónicos en el cuerpo.

A menos que el dispositivo que tienes esté certificado como seguro para la resonancia magnética, es posible que no puedan hacerte una resonancia magnética. Algunos de los dispositivos son los siguientes:

  • Prótesis metálicas articulares
  • Válvulas cardíacas artificiales
  • Un desfibrilador cardioversor implantable
  • Bombas de infusión de medicamentos implantadas
  • Estimuladores nerviosos implantados
  • Un marcapasos
  • Clips metálicos
  • Alfileres metálicos, tornillos, placas, estents o grapas quirúrgicas
  • Implantes cocleares
  • Una bala, una esquirla o cualquier otro tipo de fragmento de metal
  • Dispositivo intrauterino

Si tienes tatuajes o maquillaje permanente, pregúntale a tu médico si podrían afectar a tu resonancia magnética. Algunas de las tintas más oscuras contienen metal.

Antes de programar una resonancia magnética, habla con el médico sobre la posibilidad de que estés embarazada. Los efectos de los campos magnéticos en los fetos no se conocen bien. Tu médico podría recomendar un examen alternativo o posponer la resonancia magnética. También dile al médico si estás amamantando, especialmente si vas a recibir material de contraste durante el procedimiento.

También es importante analizar los problemas renales o hepáticos con tu médico y el tecnólogo, ya que los problemas con estos órganos podrían limitar el uso de agentes de contraste inyectados durante la exploración.

Cómo prepararte

Antes de un examen por RM, come con normalidad y sigue tomando los medicamentos habituales, a menos que te indiquen lo contrario. Por lo general, te pedirán que te pongas una bata y que te quites los siguientes objetos que podrían afectar las imágenes por resonancia magnética:

  • Joyas
  • Horquillas para el cabello
  • Anteojos
  • Relojes
  • Pelucas
  • Dentadura postiza
  • Audífonos
  • Sostén con aros
  • Cosméticos que contengan partículas de metal

Lo que puedes esperar

Durante la prueba

La máquina de resonancia magnética tiene la forma de un tubo largo y angosto con ambos extremos abiertos. Durante la prueba, te recostarás sobre una mesa móvil que se desliza hacia el interior del tubo por la abertura. Un técnico te supervisa desde otra habitación. Puedes hablar con la persona por micrófono.

Si tienes miedo a los espacios cerrados (claustrofobia), pueden darte un medicamento que te ayude a sentirte adormecido y menos ansioso. La mayoría de las personas pasan el examen sin dificultad.

La máquina de resonancia magnética crea un fuerte campo magnético a tu alrededor y emite ondas de radio hacia tu cuerpo. El procedimiento es indoloro. No sentirás el campo magnético ni las ondas de radio, y no habrá partes móviles a tu alrededor.

Durante la exploración por resonancia magnética, la parte interna del imán produce golpeteos repetitivos, ruidos sordos y otros sonidos. Es posible que te den tapones para que te pongas en los oídos o que pongan música que te ayude a bloquear el ruido.

En algunos casos, se inyecta un material de contraste, generalmente gadolinio, a través de una vía intravenosa (IV) en una vena de la mano o del brazo. El material de contraste realza ciertos detalles. El gadolinio rara vez causa reacciones alérgicas.

Una resonancia magnética puede durar de 15 minutos a más de una hora. Debes permanecer quieto, porque el movimiento puede hacer que las imágenes resultantes queden borrosas.

Durante una resonancia magnética funcional, es posible que te pidan que realices una serie de pequeñas tareas, como darte golpecitos con el pulgar contra los dedos, frotar un bloque de papel de lija o responder preguntas sencillas. Esto ayuda a detectar las partes del cerebro que controlan estas acciones.

Después de la prueba

Si no te han sedado, puedes reanudar tus actividades habituales inmediatamente después de la exploración.

Resultados

Un médico especialmente capacitado para interpretar las imágenes por resonancia magnética (radiólogo) analizará las imágenes de la gammagrafía e informará los resultados a tu médico. Tu médico hablará contigo sobre los resultados importantes y los próximos pasos.

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use