Coágulos sanguíneos

Definición

Los coágulos de sangre son masas gelatinosas de sangre. Son beneficiosos cuando se forman como respuesta a una lesión o a un corte, ya que taponan el vaso sanguíneo lesionado, y el sangrado se detiene.

Algunos coágulos de sangre se forman en el interior de las venas sin un bueno motivo y no se disuelven en forma natural. Posiblemente requieran atención, especialmente si se sitúan en las piernas o en lugares más críticos, como los pulmones o el cerebro. Este tipo de coágulo de sangre puede deberse a distintas enfermedades.

Causas

Los coágulos de sangre se forman cuando ciertos componentes de la sangre se espesan y forman una masa semisólida. Este proceso puede resultar de una lesión o, a veces, puede producirse en el interior de vasos sanguíneos que no presentan una lesión evidente.

Una vez que se forman estos coágulos sanguíneos, pueden desplazarse a otras partes del organismo, lo que causa daños. Los factores y las afecciones que pueden causar coágulos sanguíneos problemáticos, como también afecciones graves que están asociadas con los coágulos, comprenden los siguientes:

  • Síndrome antifosfolipídico
  • Arterioesclerosis/ateroesclerosis
  • Determinados medicamentos, como los anticonceptivos orales y los medicamentos de terapia hormonal
  • Trombosis venosa profunda (TVP)
  • Factor V Leiden
  • Antecedentes familiares de coágulos sanguíneos
  • Arritmias cardíacas (problemas del ritmo cardíaco)
  • Ataque cardíaco
  • Insuficiencia cardíaca
  • Obesidad
  • Enfermedad arterial periférica
  • Policitemia vera
  • Embarazo
  • Permanecer sentado o en reposo en cama durante mucho tiempo
  • Embolia pulmonar (coágulo sanguíneo en una arteria de los pulmones)
  • Fumar
  • Accidente cerebrovascular
  • Cirugía

Cuándo consultar al doctor

Busca atención de urgencia si tienes lo siguiente:

  • Tos y presencia de sangre en la expectoración
  • Un latido del corazón rápido
  • Sensación de vértigo
  • Dificultad o dolor para respirar
  • Dolor o presión en el pecho
  • Dolor que llega a los hombros, los brazos, la espalda o la mandíbula
  • Aparición repentina de debilidad o entumecimiento de la cara, los brazos o las piernas
  • Dificultad repentina para hablar o para entender el habla (afasia)
  • Cambios repentinos en la visión

Consulta al médico si desarrollas los siguientes signos o síntomas en una zona de los brazos o las piernas:

  • Hinchazón
  • Enrojecimiento
  • Dolor

Medidas de cuidado personal

Para reducir el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos, ten en cuenta estos consejos:

  • Evita estar sentado durante períodos prolongados. Si viajas en avión, camina por el pasillo regularmente. En caso de que hagas viajes extensos en automóvil, detente frecuentemente y camina un poco.
  • Mantente en movimiento. Si te operaron o estuviste en cama, cuanto más rápido te levantes y te pongas en movimiento, mejor.
  • Bebe mucho líquido cuando viajes. La deshidratación puede colaborar con el desarrollo de coágulos sanguíneos.
  • Haz cambios en tu estilo de vida. Pierde peso, baja la presión arterial alta, deja de fumar y haz ejercicio regularmente.

Last Updated Jun 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use