Cirugía fetal

Perspectiva general

La cirugía fetal es un procedimiento que se realiza en un feto en el útero para ayudar a mejorar el resultado a largo plazo para los niños con defectos congénitos específicos. Debido a que estos defectos a menudo empeoran a medida que el feto se desarrolla, la cirugía fetal realizada por un equipo de expertos se centra en el tratamiento y la mejora de las condiciones antes del nacimiento.

Por qué se debe hacer

Antes de que nazca un bebé, la intervención temprana mediante la cirugía fetal permite tratar los defectos congénitos que ponen en peligro la vida y, en algunos casos, mejorar los resultados. Por ejemplo, si se le diagnostica espina bífida a un bebé antes de nacer, los cirujanos podrían realizar una cirugía fetal abierta o un procedimiento menos invasivo usando un fetoscopio.

Riesgos

El médico debe explicarte los riesgos potenciales del procedimiento, tanto para ti como para el feto. Estos riesgos incluyen la ruptura del útero después de la cirugía (ruptura uterina), muerte fetal, complicaciones quirúrgicas, trabajo de parto prematuro y posible fracaso en el tratamiento del defecto congénito.

Resultados

Cuando la realizan expertos en cirugía fetal en bebés seleccionados, esta intervención temprana puede tener mejores resultados que la cirugía después del parto. Esto significa que los niños con espina bífida, por ejemplo, pueden sufrir discapacidades considerablemente menores por el resto de su vida que las que habrían tenido si se los hubiera sometido a una cirugía después del nacimiento.

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use