Análisis de sangre para diagnosticar una enfermedad cardiaca

Tu sangre brinda muchas pistas sobre tu salud cardíaca. Por ejemplo, los niveles altos de colesterol "malo" en tu sangre pueden ser una señal de que te encuentras en mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Y otras sustancias en tu sangre pueden ayudar al médico a determinar si tienes insuficiencia cardíaca o si corres el riesgo de desarrollar depósitos de grasa (placas) en las arterias (ateroesclerosis).

Es importante recordar que un análisis de sangre por sí solo no determina el riesgo de enfermedad cardíaca. Los factores de riesgo más importantes para las enfermedades cardíacas son el tabaquismo, la hipertensión, el colesterol alto y la diabetes.

A continuación, se mencionan algunos de los análisis de sangre que los médicos usan para diagnosticar y controlar las enfermedades cardíacas.

Análisis de colesterol

Un análisis de colesterol, también llamado panel de lípidos o perfil de lípidos, mide las grasas en la sangre. Las mediciones pueden mostrar tu riesgo de sufrir un ataque cardíaco u otra enfermedad cardíaca. La prueba típicamente incluye mediciones de lo siguiente:

  • Colesterol total. Esta es la cantidad de colesterol que contiene tu sangre. Un nivel alto puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas.

    Lo ideal es que el colesterol total sea inferior a 200 miligramos por decilitro (mg/dL) o 5,2 milimoles por litro (mmol/L).

  • Colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL). A veces se lo denomina colesterol "malo". Demasiado colesterol LDL en la sangre causa la acumulación de placa en las arterias, lo que reduce el flujo sanguíneo. Estos depósitos de placa a veces se rompen y provocan problemas importantes en el corazón y los vasos sanguíneos.

    Tu nivel de colesterol LDL debería ser inferior a 130 mg/dL (3,4 mmol/L). Los niveles deseables están por debajo de 100 mg/dL (2,6 mmol/L), especialmente si tienes diabetes o antecedentes de ataque cardíaco, un estent cardíaco, una cirugía de bypass cardíaco u otra afección cardíaca o vascular. En las personas con mayor riesgo de ataques cardíacos, el nivel de LDL recomendado es inferior a 70 mg/dL (1,8 mmol/L).

  • Colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL). A veces se lo llama colesterol "bueno" porque ayuda a eliminar el colesterol LDL ("malo"), con lo cual mantiene las arterias abiertas y la sangre fluye más libremente.

    Si eres un hombre, tu nivel de colesterol HDL debería estar por encima de 40 mg/dL (1,0 mmol/L). Las mujeres deben aspirar a un HDL superior a 50 mg/dL (1,3 mmol/L).

  • Triglicéridos. Los triglicéridos son otro tipo de grasa en la sangre. Tener niveles altos de triglicéridos suele significar que comes regularmente más calorías de las que quemas. Los niveles altos pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas.

    Tu nivel de triglicéridos debería ser inferior a 150 mg/dL (1,7 mmol/L).

  • Colesterol no-HDL. El colesterol no-HDL (no-HDL-C) es la diferencia entre el colesterol total y el colesterol HDL. El no-HDL-C incluye el colesterol en partículas de lipoproteínas que están involucradas en el endurecimiento de las arterias. La fracción no-HDL-C puede ser un mejor marcador de riesgo que el colesterol total o el colesterol LDL.

Proteína C reactiva de alta sensibilidad

La proteína C reactiva es una proteína producida por el hígado como parte de la respuesta orgánica a una lesión o infección, que causa hinchazón dentro del cuerpo (inflamación).

La inflamación juega un papel importante en el proceso de la ateroesclerosis. Las pruebas de proteína C reactiva de alta sensibilidad permiten determinar el riesgo de enfermedad cardíaca antes de que se presenten los síntomas. Los niveles más elevados de esta proteína se relacionan con un mayor riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y enfermedades cardiovasculares.

Debido a que los niveles de proteína C reactiva pueden aumentar temporalmente debido a muchas situaciones como un resfriado o correr distancias largas, la prueba debe hacerse dos veces, con dos semanas de diferencia. Un nivel de proteína C reactiva de alta sensibilidad superior a 2,0 miligramos por litro (mg/l) indica un mayor riesgo de enfermedades cardíacas.

Combinar los resultados de la prueba de proteína C reactiva de alta sensibilidad y otros resultados de análisis de sangre con tus factores de riesgo de enfermedad cardíaca le da al médico una imagen de tu salud cardíaca en general. El médico determinará si hacerte la prueba de proteína C reactiva de alta sensibilidad permitirá calcular mejor el riesgo de que tengas ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

Las estatinas que reducen el colesterol pueden disminuir los niveles de proteína C reactiva y el riesgo de que se presenten enfermedades cardíacas.

Lipoproteína (a)

La lipoproteína (a), o Lp(a), es un tipo de colesterol LDL. Tu nivel de lipoproteína (a) se encuentra determinado por tus genes y generalmente no se ve afectado por el estilo de vida.

Los niveles altos de lipoproteína (a) pueden ser un signo de un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, aunque no está claro cuánto riesgo. Tu médico podría ordenar una prueba de lipoproteína (a) si ya tienes ateroesclerosis o una enfermedad cardíaca pero pareces tener niveles de colesterol normales o si tienes antecedentes familiares de enfermedades cardíacas de aparición precoz, muerte súbita o accidente cerebrovascular.

Se están desarrollando medicamentos para reducir la lipoproteína (a), pero aún no queda claro qué efecto tendrá la reducción de la lipoproteína (a) para el riesgo de enfermedades cardíacas.

Ceramidas de plasma

Esta prueba mide los niveles de ceramidas en la sangre. Las ceramidas son producidas por todas las células y desempeñan un papel importante en el crecimiento, en el funcionamiento y, en última instancia, en la muerte de muchos tipos de tejido. Las ceramidas son transportadas en la sangre por las lipoproteínas y están asociadas con la ateroesclerosis.

Tres ceramidas específicas se han relacionado con la acumulación de placa en las arterias y la resistencia a la insulina, lo que puede conducir a la diabetes tipo 2. Los altos niveles de estas ceramidas en la sangre son un signo de un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares en un plazo de uno a cinco años.

Péptidos natriuréticos

El péptido natriurético cerebral, también llamado péptido natriurético tipo B, es una proteína que producen el corazón y los vasos sanguíneos. El péptido natriurético tipo B ayuda al cuerpo a eliminar los líquidos, relaja los vasos sanguíneos y lleva el sodio a la orina.

Cuando el corazón está dañado, el cuerpo segrega niveles elevados de péptido natriurético tipo B en el torrente sanguíneo para tratar de aliviar la presión en el corazón. Uno de los usos más importantes del péptido natriurético tipo B es tratar de determinar si la falta de aliento se debe a una insuficiencia cardíaca.

Los niveles normales de péptido natriurético tipo B varían según la edad y el sexo y si se tiene sobrepeso. Para las personas que tienen insuficiencia cardíaca, puede resultar útil establecer un péptido natriurético tipo B de referencia. También se pueden utilizar pruebas futuras para medir si funciona correctamente el tratamiento.

Una variación del péptido natriurético tipo B llamada péptido natriurético tipo B terminal N también es útil para diagnosticar la insuficiencia cardíaca y para evaluar el riesgo de un ataque cardíaco y otros problemas en aquellos con enfermedades cardíacas existentes.

No alcanza un nivel elevado de péptido natriurético tipo B para diagnosticar un problema cardíaco. Tu médico también considerará tus factores de riesgo y otros resultados de los análisis de sangre.

Troponina T

La troponina T es una proteína que se encuentra en el músculo cardíaco. La medición de la troponina T mediante una prueba de troponina T de alta sensibilidad permite que los médicos diagnostiquen un ataque cardíaco y determinen el riesgo de enfermedad cardíaca. El aumento del nivel de troponina T se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas en las personas que no presentan síntomas.

Last Updated May 5, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use