Displasia de cadera

Perspectiva general

Displasia de cadera es el término médico para una cavidad de la cadera que no cubre completamente la parte de la cabeza del fémur superior. Esto permite que la articulación de la cadera presente una luxación parcial o completa. La mayoría de las personas con displasia de cadera nacen con el trastorno.

Los médicos verificarán si tu bebé presenta signos de displasia de cadera poco después del nacimiento y durante las consultas pediátricas de control. Si la displasia de cadera se diagnostica durante la infancia temprana, el problema se suele corregir con un dispositivo de inmovilización suave.

Los casos más leves de displasia de cadera podrían no mostrar síntomas hasta que una persona alcance la adolescencia o la adultez. La displasia de cadera puede dañar el cartílago que recubre la articulación, y también puede lastimar el cartílago suave (labrum) que rodea la cavidad de la articulación de la cadera. Esto se denomina desgarro del labrum de la cadera.

En niños mayores y jóvenes adultos, es posible que se necesite una cirugía para mover los huesos en las posiciones adecuadas para lograr un movimiento articular suave.

Síntomas

Los signos y síntomas varían según el grupo etario. En los bebés, puedes observar que una pierna es más larga que la otra. Una vez que el niño comienza a caminar, puede desarrollar renguera. Al cambiar los pañales, puedes notar que un lado de la cadera es más flexible que el otro.

En adolescentes y adultos jóvenes, la displasia puede ocasionar complicaciones dolorosas, como artrosis o desgarro del labrum de la cadera. Esto puede causar dolor en la ingle asociado a la actividad. En algunos casos, puedes experimentar una sensación de inestabilidad en la cadera.

Causas

En el momento del parto, la articulación de la cadera está formada por un cartílago blando que gradualmente se endurece hasta formar el hueso. La parte cóncava y la convexa de la articulación necesitan encajar bien, ya que actúan como moldes una para la otra. Si la parte convexa no se asienta firmemente en la cóncava, esta no se formará completamente alrededor de la parte convexa y no se volverá lo suficientemente profunda.

Durante el último mes antes del parto, el espacio dentro del útero puede tornarse tan reducido que la parte convexa de la articulación de la cadera se sale de la posición correcta, lo que hace que la parte cóncava no sea tan profunda. Los factores que pueden reducir la cantidad de espacio en el útero incluyen los siguientes:

  • Primer embarazo
  • Bebé grande
  • Presentación de nalgas

Factores de riesgo

La displasia de la cadera tiende a transmitirse de forma hereditaria y es más común en las mujeres. El riesgo de padecer displasia de la cadera también es mayor en bebés que nacen en posición podálica (de nalgas) o con deformidades en los pies.

Complicaciones

Más adelante en la vida, la displasia de cadera puede dañar el cartílago blando (labrum) que bordea la cavidad de la articulación de la cadera. Esto se denomina «desgarro del labrum de la cadera». La displasia de cadera también puede provocar que las articulaciones sean más propensas a desarrollar artrosis. Esto se produce porque hay más contacto que ejerce presión sobre una superficie menor de la cavidad. Con el tiempo, esto desgasta el cartílago blando de los huesos que los ayuda a deslizarse unos con otros cuando la articulación se mueve.

Diagnóstico

Durante las consultas pediátricas de control, los médicos suelen controlar si hay displasia de cadera; para ello, mueven las piernas del bebé en varias posiciones que ayudan a indicar si la articulación de la cadera encaja bien.

Los casos leves de displasia de cadera pueden ser difíciles de diagnosticar y no suelen causar problemas hasta que eres un adulto joven. Si el médico sospecha la presencia de displasia de cadera, puede sugerir pruebas de diagnóstico por imágenes, como radiografías o ecografías.

Tratamiento

El tratamiento de la displasia de cadera depende de la edad del paciente y del grado de daño en la cadera. Los bebés generalmente se tratan con un dispositivo de inmovilización blando, llamado arnés de Pavlik, que mantiene la parte de la cabeza de la articulación firme en su cavidad durante varios meses. Esto ayuda a que la cavidad se amolde a la forma de la cabeza.

El dispositivo de inmovilización no funciona bien para los bebés mayores de 6 meses de edad. En su lugar, el médico necesita colocar los huesos de la articulación de la cadera en la posición correcta, y luego sujetarlos en ese lugar durante varios meses con un yeso. A veces es necesario realizar una cirugía para que la articulación se encaje correctamente.

Si la displasia es más grave, también se puede corregir la posición de la cavidad de la cadera. Durante una osteotomía periacetabular, la cavidad se separa de la pelvis y luego se vuelve a colocar para que se adapte mejor a la cabeza.

La cirugía de reemplazo de cadera puede ser una opción para las personas mayores cuya displasia ha dañado con seriedad la cadera con el paso del tiempo, lo cual provoca una artritis debilitante.

Dispositivo de inmovilización blando que se utiliza para tratar la displasia de cadera en los bebés

Los bebés generalmente se tratan con un dispositivo de inmovilización blando, llamado arnés de Pavlik, que mantiene la parte de la cabeza de la articulación firmemente en su cavidad durante varios meses. Esto ayuda a que la cavidad se amolde a la forma de la cabeza.

Yeso en espiga

En algunos casos, el médico necesita colocar los huesos de la articulación de la cadera en la posición correcta, y luego sujetarlos en ese lugar durante varios meses con un yeso. A veces es necesario realizar una cirugía para que la articulación se encaje correctamente.

Osteotomía periacetabular

Displasia de cadera es el término médico para una cavidad de la cadera que no cubre completamente la parte de la cabeza del fémur superior. En la osteotomía periacetabular, la cavidad se separa de la pelvis y luego se vuelve a colocar para que se adapte mejor a la cabeza.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero le plantees tus inquietudes a tu médico de cabecera. Tu médico de cabecera puede derivarte a un cirujano ortopédico.

Qué puedes hacer

Antes de tu consulta, puedes prepararte de la siguiente manera:

  • Anota los signos y síntomas que presentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Haz una lista de los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes.
  • Considera ir acompañado de un familiar o un amigo. A veces es difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. Quizás la persona que te acompaña recuerda información que tú pasaste por alto u olvidaste.
  • Si vas a cambiar de médico, pide que reenvíen una copia de la historia clínica previa a tu médico actual.
  • Escribe las preguntas que quieres hacerle a tu médico.

El tiempo con el médico es limitado, por lo que preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar el tiempo al máximo. Estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle a tu médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué clase de pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles y cuál me recomienda?
  • ¿Qué efectos secundarios podría provocar el tratamiento?
  • ¿Existe alguna alternativa al enfoque primario que me indica?
  • Tengo otros trastornos de salud. ¿Cómo puedo manejar mejor estas enfermedades en conjunto?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme a casa?
  • ¿Puede recomendarme sitios web donde pueda investigar más acerca de mi enfermedad?

Además de las preguntas que preparaste para hacer al médico, no dudes en realizar preguntas durante la consulta cuando no comprendas algo.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaron tú o tu hijo a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • Si a ti o a tu hijo ya se les ha diagnosticado displasia de cadera, ¿dónde y cuándo se realizó ese diagnóstico?

Last Updated Sep 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use