Hipotiroidismo (tiroides hipoactiva)

Perspectiva general

El hipotiroidismo (tiroides hipoactiva) es un trastorno en el cual la glándula tiroides no produce la cantidad suficiente de ciertas hormonas cruciales.

El hipotiroidismo puede no causar síntomas notables en las primeras etapas. Con el tiempo, el hipotiroidismo no tratado puede causar numerosos problemas de salud, como obesidad, dolor en las articulaciones, infertilidad o enfermedad cardíaca.

Existen pruebas precisas de la función tiroidea para diagnosticar el hipotiroidismo. El tratamiento con hormona tiroidea sintética es generalmente simple, seguro y efectivo una vez que tú y tu médico encuentren la dosis adecuada para ti.

Síntomas

Los signos y síntomas del hipotiroidismo varían según la gravedad de la deficiencia hormonal. Los problemas tienden a desarrollarse lentamente, a menudo durante varios años.

Al principio, los síntomas del hipotiroidismo son apenas perceptibles, como el cansancio o el aumento de peso. O simplemente puedes atribuírselos al envejecimiento. A medida que el metabolismo continúa ralentizándose, es posible que los problemas sean más evidentes.

Estos son algunos signos y síntomas del hipotiroidismo:

  • Fatiga
  • Aumento de la sensibilidad al frío
  • Estreñimiento
  • Piel seca
  • Aumento de peso
  • Hinchazón de la cara
  • Ronquera
  • Debilidad muscular
  • Nivel de colesterol en sangre elevado
  • Dolores, sensibilidad y rigidez musculares
  • Dolor, rigidez o inflamación de las articulaciones
  • Períodos menstruales irregulares o más intensos de lo normal
  • Afinamiento del cabello
  • Ritmo cardíaco lento
  • Depresión
  • Memoria deficiente
  • Glándula tiroides agrandada (bocio)

Lactantes con hipotiroidismo

Si bien el hipotiroidismo suele afectar a mujeres de mediana edad y de edad avanzada, cualquiera puede presentar esta afección, incluso los bebés. Al principio, los bebés que nacen sin la glándula tiroides o con una glándula que no funciona correctamente pueden presentar pocos signos y síntomas. Cuando los recién nacidos tienen problemas de hipotiroidismo, algunos de ellos son los siguientes:

  • Coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos (ictericia). En la mayoría de los casos, esto ocurre cuando el hígado del bebé no puede metabolizar una sustancia llamada bilirrubina, que habitualmente se forma cuando el cuerpo recicla los glóbulos rojos viejos o dañados.
  • Una lengua grande y prominente.
  • Dificultad para respirar.
  • Llanto ronco.
  • Una hernia umbilical.

A medida que la enfermedad avanza, los bebés son más propensos a presentar problemas para alimentarse y puede que no logren tener un crecimiento y desarrollo normales. También pueden tener lo siguiente:

  • Estreñimiento
  • Tono muscular deficiente.
  • Somnolencia excesiva.

Cuando no se trata el hipotiroidismo en los bebés, incluso los casos más leves pueden conducir a un retraso físico y mental grave.

Hipotiroidismo en niños y adolescentes

En general, los niños y adolescentes que manifiestan hipotiroidismo tienen los mismos signos y síntomas que los adultos, pero también es posible que presenten:

  • Crecimiento deficiente, que tiene como resultado una baja estatura
  • Retraso en el desarrollo de los dientes permanentes
  • Pubertad tardía
  • Desarrollo mental deficiente

Cuándo consultar al médico

Consulta a tu médico si te sientes cansado sin ningún motivo o si tienes otros signos y síntomas de hipotiroidismo, como piel seca, hinchazón y palidez en la cara, estreñimiento o voz ronca.

Si recibes terapia hormonal para el hipotiroidismo, programa visitas de seguimiento con la frecuencia que recomiende tu médico. Al principio, es importante que te asegures de que estás recibiendo la dosis de medicamento adecuada. Además, con el paso del tiempo la dosis que necesitas puede cambiar.

Glándula tiroides

La glándula tiroides se encuentra en la base del cuello, justo debajo de la nuez de Adán.

Causas

Cuando la tiroides no produce suficientes hormonas, el equilibrio de reacciones químicas en tu cuerpo puede verse afectado. Puede haber numerosas causas, entre ellas, enfermedad autoinmunitaria, tratamientos para el hipertiroidismo, radioterapia, cirugía de tiroides y ciertos medicamentos.

La tiroides es una glándula pequeña con forma de mariposa, ubicada en la base de la parte frontal del cuello, justo debajo de la nuez de Adán. Las hormonas que produce la glándula tiroides, triyodotironina (T3) y tiroxina (T4), causan gran impacto en tu salud y afectan todos los aspectos de tu metabolismo. Estas hormonas también influyen el control de las funciones vitales, como la temperatura corporal y la frecuencia cardíaca.

El hipotiroidismo surge cuando la glándula tiroides no produce la suficiente cantidad de hormonas. El hipotiroidismo puede deberse a muchos factores, por ejemplo:

  • Enfermedad autoinmune. La causa más frecuente de hipotiroidismo es un trastorno autoinmunitario conocido como tiroiditis de Hashimoto. Los trastornos autoinmunitarios ocurren cuando el sistema inmunitario produce anticuerpos que atacan tus propios tejidos. Algunas veces, este proceso involucra a la glándula tiroides.

    Los científicos no están seguros de por qué sucede esto, pero probablemente sea una combinación de factores, como los genes y un desencadenante ambiental. De cualquier manera, estos anticuerpos afectan la capacidad de la tiroides de producir hormonas.

  • Respuesta al tratamiento para el hipertiroidismo. Las personas que producen demasiada hormona tiroidea (hipertiroidismo) suelen recibir tratamiento con yodo radioactivo o medicamentos antitiroideos. El objetivo de estos tratamientos es normalizar la función tiroidea. Sin embargo, a veces, corregir el hipertiroidismo puede acabar disminuyendo demasiado la producción de la hormona tiroidea, lo que ocasiona un hipotiroidismo permanente.
  • Cirugía de tiroides. Extirpar toda o gran parte de la glándula tiroides puede disminuir o detener la producción de hormonas. En ese caso, necesitarás consumir hormona tiroidea de por vida.
  • Radioterapia. La radiación que se utiliza para tratar el cáncer de cabeza y cuello puede afectar la glándula tiroides y conducir al hipotiroidismo.
  • Medicamentos. Hay un gran número de medicamentos que pueden contribuir al desarrollo del hipotiroidismo. Uno de ellos es el litio, que se utiliza para tratar ciertos trastornos psiquiátricos. Si consumes algún medicamento, pregúntale a tu médico acerca de los efectos que puede tener sobre la glándula tiroides.

Con menor frecuencia, el hipotiroidismo puede deberse a lo siguiente:

  • Enfermedad congénita. Algunos bebés nacen con una glándula tiroides defectuosa o sin ella. En la mayoría de los casos, la glándula tiroides no se desarrolló de manera normal por razones desconocidas, pero algunos niños presentan una forma heredada de este trastorno. A menudo, los niños con hipotiroidismo congénito parecen normales al momento de su nacimiento. Esa es una de las razones por las que en muchos estados se piden análisis para detección de problemas de tiroides en los recién nacidos.
  • Trastornos de la glándula hipófisis. Una causa relativamente rara de hipotiroidismo es la incapacidad de la glándula hipófisis para producir la cantidad necesaria de la hormona estimulante de la tiroides o tirotropina (TSH), generalmente debido a un tumor benigno de la glándula hipófisis.
  • Embarazo. Algunas mujeres desarrollan hipotiroidismo durante o después del embarazo (hipotiroidismo posparto), a menudo debido a que producen anticuerpos contra su propia glándula tiroides. El hipotiroidismo no tratado aumenta el riesgo de aborto, parto prematuro y preeclampsia, un trastorno que causa un aumento significativo de la presión arterial de la mujer durante los últimos tres meses de embarazo. También puede afectar seriamente el desarrollo del feto.
  • Deficiencia de yodo. El yodo, un oligoelemento que se encuentra principalmente en los mariscos, las algas, las plantas que crecen en suelos ricos en yodo y la sal yodada, es esencial para la producción de hormonas tiroideas. La deficiencia de yodo puede ocasionar hipotiroidismo, mientras que el exceso de yodo puede empeorar el hipotiroidismo en personas que ya tienen esta enfermedad. En algunas partes del mundo, la deficiencia de yodo es común, pero la adición de yodo a la sal de mesa prácticamente ha eliminado este problema en los Estados Unidos.

Factores de riesgo

Si bien cualquier persona puede padecer hipotiroidismo, tienes un riesgo mayor si presentas estos factores:

  • Si eres mujer
  • Si eres mayor de 60 años
  • Tienes antecedentes familiares de enfermedad tiroidea
  • Tienes una enfermedad autoinmune, como diabetes tipo 1 o enfermedad celíaca
  • Recibiste tratamiento con yodo radioactivo o con medicamentos antitiroideos.
  • Recibiste radioterapia en el cuello o en la parte superior del pecho.
  • Tuviste una cirugía de tiroides (tiroidectomía parcial)
  • Estuviste embarazada o diste a luz en los últimos seis meses.

Complicaciones

El hipotiroidismo no tratado puede derivar en varios problemas de salud:

  • Bocio. La estimulación constante de la tiroides para liberar más hormonas puede hacer que la glándula se agrande; este trastorno se conoce como bocio. Aunque por lo general no es incómodo, un bocio más grande puede afectar tu apariencia e interferir con la deglución o la respiración.
  • Problemas del corazón. El hipotiroidismo también puede estar relacionado con un riesgo mayor de padecer enfermedades del corazón e insuficiencia cardíaca, principalmente debido a que pueden presentarse altos niveles de lipoproteína de baja densidad (colesterol LDL), el colesterol "malo", en personas con tiroides hipoactiva.
  • Problemas de salud mental. Al inicio del hipotiroidismo, es posible que exista depresión y esta puede agravarse con el tiempo. El hipotiroidismo también puede ralentizar el funcionamiento mental.
  • Neuropatía periférica. El hipotiroidismo no controlado a largo plazo puede causar daños en los nervios periféricos. Estos son los nervios que transportan información del cerebro y la médula espinal al resto del cuerpo; por ejemplo, los brazos y las piernas. La neuropatía periférica puede causar dolor, entumecimiento y hormigueo en las áreas afectadas.
  • Mixedema. Este trastorno raro, y que pone en riesgo tu vida, se presenta como resultado del hipotiroidismo no diagnosticado a largo plazo. Entre los signos y síntomas del mixedema se encuentran la intolerancia intensa al frío y la somnolencia seguida de un letargo profundo y pérdida de la consciencia.

    El coma hipotiroideo puede desencadenarse debido a sedantes, infecciones u otro tipo de estrés del cuerpo. Si tienes signos o síntomas de mixedema, necesitas tratamiento médico de emergencia inmediato.

  • Infertilidad. Los niveles bajos de hormona tiroidea pueden interferir con la ovulación, lo que afecta la fertilidad. Además, algunas causas del hipotiroidismo, como el trastorno autoinmune, también pueden afectar la fertilidad.
  • Anomalías congénitas. Los bebés de mujeres con enfermedad tiroidea no tratada pueden correr un riesgo mayor de nacer con anomalías congénitas en comparación con los bebés que nacen de mujeres saludables. A su vez, estos niños son más propensos a tener graves problemas intelectuales y del desarrollo.

    Los niños con hipotiroidismo no tratado al momento de nacer corren el riesgo de tener graves problemas del desarrollo físico y mental. Sin embargo, si este trastorno se diagnostica dentro de los primeros meses de vida, las chances de desarrollarse de manera normal son excelentes.

Diagnóstico

En general, el médico puede realizar una prueba para detectar una tiroides hipoactiva si te sientes demasiado cansado, tienes la piel seca, estreñimiento y aumento de peso o si has tenido problemas anteriores de tiroides o bocio.

Análisis de sangre

El diagnóstico del hipotiroidismo se realiza sobre la base de los síntomas y los resultados de los análisis de sangre que miden el nivel de TSH y, a veces, el nivel de otra hormona tiroidea llamada tiroxina. Un nivel bajo de tiroxina y un nivel alto de TSH indican que la tiroides es hipoactiva. Esto se debe a que la glándula hipófisis produce más TSH en un esfuerzo por estimular la glándula tiroides para que produzca más hormona tiroidea.

Los médicos pueden diagnosticar los trastornos de la tiroides mucho antes de lo que sucedía tiempo atrás, normalmente antes de que experimentes los síntomas. Dado que la prueba de TSH es la mejor prueba de detección, probablemente tu médico revise primero la TSH y a continuación realice una prueba de hormona tiroidea, si es necesario.

Las pruebas de TSH también son muy importantes para el control del hipotiroidismo. Ayudan a tu médico a determinar la dosis adecuada de medicamento, tanto al principio como con el paso del tiempo.

Además, las pruebas de TSH se utilizan para diagnosticar un trastorno conocido como hipotiroidismo subclínico, que generalmente no provoca signos ni síntomas notorios. En quienes presentan esta afección, los niveles de triyodotironina y tiroxina en sangre son normales, pero los de TSH son un poco más altos de lo normal.

Hay ciertos factores que pueden afectar los análisis de sangre para los problemas de tiroides. Uno es el medicamento anticoagulante llamado heparina. Otra es la biotina, una vitamina que se toma como un suplemento independiente o como parte de suplementos multivitamínicos. Informa a tu médico sobre cualquier medicamento o suplemento que tomes antes de realizarte el análisis de sangre.

Tratamiento

El tratamiento habitual para el hipotiroidismo supone el uso diario de la hormona tiroidea sintética levotiroxina (Levothroid, Synthroid, entre otros). Este medicamento oral restaura los niveles adecuados de la hormona y revierte los signos y los síntomas del hipotiroidismo.

Es probable que comiences a sentirte mejor a los pocos días de haber comenzado el tratamiento. El medicamento disminuye de manera gradual los niveles de colesterol elevados a causa de la enfermedad y puede revertir el aumento de peso. Por lo general, el tratamiento con levotiroxina es de por vida, pero como la dosis que necesitas cambia, es posible que el médico controle el nivel de TSH cada año.

Determinar la dosis adecuada puede llevar un tiempo

Al principio, para determinar la dosis adecuada de levotiroxina, el médico suele revisar tu nivel de TSH después de seis a ocho semanas. Después de eso, los niveles en sangre generalmente se verifican seis meses después. Una cantidad excesiva de hormonas puede provocar efectos secundarios, por ejemplo:

  • Aumento del apetito
  • Insomnio
  • Palpitaciones
  • Temblores

Si padeces alguna enfermedad de las arterias coronarias o hipotiroidismo grave, es posible que tu médico inicie el tratamiento con una pequeña cantidad de medicamento y luego aumente gradualmente la dosis. El reemplazo hormonal progresivo le permite a tu corazón adaptarse al aumento del metabolismo.

La levotiroxina prácticamente no provoca efectos secundarios si se utiliza en la dosis adecuada y cuesta relativamente poco dinero. Si cambias de marca, avísale a tu médico para asegurarte de que recibes la dosis adecuada.

Además, no saltees dosis ni dejes de consumir el medicamento por el hecho de que te sientas mejor. Si haces eso, los síntomas del hipotiroidismo regresarán de manera paulatina.

Absorción apropiada de la levotiroxina

Algunos medicamentos, suplementos e incluso algunos alimentos pueden afectar tu capacidad para absorber la levotiroxina. Habla con tu médico si consumes grandes cantidades de productos de soja, si llevas una dieta con alto contenido de fibras o si tomas otros medicamentos, por ejemplo:

  • Suplementos de hierro o multivitamínicos que contienen hierro.
  • Hidróxido de aluminio, el cual está presente en algunos antiácidos.
  • Suplementos de calcio.

La levotiroxina se toma mejor con el estómago vacío a la misma hora todos los días. Lo ideal es tomar la hormona por la mañana y esperar una hora antes de comer o tomar otros medicamentos. Si la tomas a la hora de dormir, debes esperar cuatro horas después de la última comida o merienda.

Si te olvidas una dosis de levotiroxina, debes tomar dos pastillas al día siguiente.

Hipotiroidismo subclínico

Si padeces hipotiroidismo subclínico, habla del tratamiento con tu médico. En caso de que se produzca un aumento relativamente leve de la tirotropina (TSH), es probable que el tratamiento con hormona tiroidea no te beneficie e incluso podría ser dañino. Por otro lado, cuando el nivel de TSH es más alto, la hormona tiroidea puede mejorar tus niveles de colesterol y de energía y la capacidad de bombeo de tu corazón.

Medicina alternativa

Si bien la mayoría de los médicos recomienda la tiroxina sintética, se encuentran disponibles extractos naturales que contienen la hormona tiroidea derivada de las glándulas tiroides de cerdos. Estos productos contienen tanto tiroxina como triyodotironina. Los medicamentos sintéticos para la tiroides contienen solo tiroxina, y la triyodotironina que tu cuerpo necesita deriva de la tiroxina.

Los extractos se encuentran disponibles solo con receta médica y no deben confundirse con los concentrados glandulares que se venden en las tiendas de alimentos naturales. Estos productos no están regulados por Food and Drug Administration (Administración de Medicamentos y Alimentos) y su concentración y su pureza no están garantizadas.

Preparación antes de la cita

Probablemente empieces viendo a tu médico de familia o un profesional de salud general. En algunos casos, puede que te deriven a otro médico especializado en las glándulas secretoras de hormonas (endocrinólogo). Los bebés con hipotiroidismo necesitan una derivación inmediata a un endocrinólogo pediatra para recibir tratamiento. Los niños o adolescentes necesitan ver a un endocrinólogo pediátrico si existe alguna duda sobre el inicio de la levotiroxina o la dosis adecuada de la hormona.

A continuación, incluimos información que te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué puedes esperar del médico.

Lo que puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones que debes cumplir antes de asistir a la consulta. Al momento de programar la consulta, asegúrate de preguntar si necesitas hacer algo con anticipación.
  • Anota los síntomas que experimentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Anota información personal clave, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomes.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañen. Quizás la persona que te acompaña recuerde información que tú pasaste por alto u olvidaste.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo el tiempo con tu médico. Para el hipotiroidismo, estas son algunas preguntas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué análisis necesito?
  • ¿Es probable que la enfermedad sea temporal o duradera?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles, y cuál me recomienda?
  • Tengo estas otras enfermedades. ¿Cómo puedo controlarlas de la mejor manera?
  • ¿Existen restricciones que tengo que seguir?
  • ¿Debería ver a un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me receta?
  • ¿Tiene folletos u otros materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer cualquier otra pregunta que consideres importante.

Qué puedes esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga varias preguntas, tales como:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Tus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán agudos son tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar los síntomas?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de enfermedad tiroidea?

Last Updated Feb 5, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use