Insuficiencia ovárica primaria

Perspectiva general

La insuficiencia ovárica primaria, también llamada insuficiencia ovárica prematura, ocurre cuando los ovarios dejan de funcionar normalmente antes de los 40 años. Cuando esto sucede, tus ovarios no producen cantidades normales de la hormona estrógeno ni liberan óvulos regularmente. Esta afección con frecuencia lleva a la infertilidad.

La insuficiencia ovárica primaria a veces se confunde con la menopausia prematura, pero estas afecciones no son las mismas. Las mujeres con insuficiencia ovárica primaria pueden tener períodos irregulares u ocasionales durante años e incluso pueden quedar embarazadas. Pero las mujeres con menopausia prematura dejan de tener períodos y no pueden quedar embarazadas.

El restablecimiento de los niveles de estrógeno en mujeres con insuficiencia ovárica primaria ayuda a prevenir algunas complicaciones que ocurren como resultado del bajo nivel de estrógeno, como la osteoporosis.

Síntomas

Los signos y síntomas de la insuficiencia ovárica primaria son similares a los de la menopausia o la deficiencia de estrógeno. Por ejemplo:

  • Períodos menstruales irregulares o salteados, que pueden estar presentes durante años o presentarse después de un embarazo o después de dejar de tomar píldoras anticonceptivas
  • Dificultad para quedar embarazada
  • Calores
  • Sudores nocturnos
  • Sequedad vaginal
  • Ojos secos
  • Irritabilidad o dificultad para concentrarse
  • Disminución del deseo sexual

Cuándo debes consultar al médico

Si no has tenido tu período menstrual durante tres meses o más, consulta al médico para determinar la causa. Puedes perder tu período menstrual por varias razones, incluidos el embarazo, el estrés, o un cambio en la dieta o en los hábitos de ejercicio, pero es mejor que se te evalúe cada vez que cambies tu ciclo menstrual.

Incluso si no te importa no tener períodos menstruales, es aconsejable que consultes al médico para averiguar qué es lo que está causando el cambio. Los niveles bajos de estrógeno pueden llevar a la pérdida ósea y a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

Causas

La insuficiencia ovárica primaria puede ser causada por:

  • Defectos cromosómicos. Algunos trastornos genéticos están asociados con la insuficiencia ovárica primaria. Estos incluyen el síndrome de Turner en mosaico, en el cual una mujer tiene solo un cromosoma X normal y un segundo cromosoma X alterado; y el síndrome de X frágil, en el cual los cromosomas X son frágiles y se rompen.
  • Toxinas. La quimioterapia y la radioterapia son causas comunes de insuficiencia ovárica inducida por toxinas. Estas terapias pueden dañar el material genético de las células. Otras toxinas como el humo del cigarrillo, los productos químicos, los pesticidas y los virus podrían acelerar la insuficiencia ovárica.
  • Una respuesta del sistema inmunitario al tejido ovárico (enfermedad autoinmunitaria). En esta forma muy poco común, tu sistema inmunitario produce anticuerpos contra el tejido ovárico, dañando los folículos que contienen óvulos y a estos últimos. Lo que desencadena la respuesta inmunitaria no está claro, pero la exposición a un virus es una posibilidad.
  • Factores desconocidos. La causa de la insuficiencia ovárica primaria a menudo se desconoce (idiopática). Tu médico podría recomendar pruebas adicionales para encontrar la causa, pero en muchos casos, esta sigue siendo incierta.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de tener insuficiencia ovárica primaria incluyen los siguientes:

  • Edad. El riesgo aumenta entre los 35 y los 40 años. Aunque no es común antes de los 30 años, la insuficiencia ovárica primaria es posible en mujeres más jóvenes e incluso en adolescentes.
  • Antecedentes familiares. Tener antecedentes familiares de insuficiencia ovárica primaria aumenta el riesgo de sufrir este trastorno.
  • Cirugía ovárica. Las cirugías que implican los ovarios aumentan el riesgo de insuficiencia ovárica primaria.

Complicaciones

Las complicaciones de la insuficiencia ovárica primaria incluyen:

  • Esterilidad. La incapacidad para quedar embarazada puede ser una complicación de la insuficiencia ovárica primaria. En casos raros, el embarazo es posible hasta que se agoten los óvulos.
  • Osteoporosis. La hormona estrógeno ayuda a mantener los huesos fuertes. Las mujeres con niveles bajos de estrógeno tienen un mayor riesgo de tener huesos débiles y quebradizos (osteoporosis), que son más propensos a romperse que los huesos sanos.
  • Depresión o ansiedad. El riesgo de infertilidad y otras complicaciones derivadas de los bajos niveles de estrógeno hace que algunas mujeres se depriman o se pongan ansiosas.
  • Enfermedad cardíaca. La pérdida temprana de estrógeno podría aumentar el riesgo.

Diagnóstico

En la mayoría de las mujeres los signos de insuficiencia ovárica primaria son escasos, pero el médico puede sospechar la afección si tienes períodos irregulares o tienes problemas para concebir. El diagnóstico generalmente implica una exploración física, incluido un examen pélvico. Es posible que el médico te pregunte sobre tu ciclo menstrual, si estuviste expuesta a toxinas, como quimioterapia o radioterapia, y si alguna vez te sometiste a una cirugía ovárica.

También es posible que recomiende una o más pruebas para verificar:

  • Embarazo. Una prueba de embarazo detecta un embarazo inesperado si estás en edad fértil y no has tenido tu período menstrual.
  • Niveles hormonales. El médico puede verificar los niveles de varias hormonas en la sangre, incluida la hormona estimulante del folículo (FSH, por sus siglas en inglés), un tipo de estrógeno llamado estradiol y la hormona que estimula la producción de leche materna (prolactina).
  • Ciertos genes o defectos genéticos. Es posible que te hagan una prueba de cariotipo para buscar anomalías en los cromosomas. El médico también puede verificar si tienes un gen asociado con el síndrome del cromosoma X frágil llamado FMR1.

Tratamiento

El tratamiento de la insuficiencia ovárica primaria generalmente se centra en los problemas que surgen de la deficiencia de estrógeno. El médico puede recomendarte lo siguiente:

  • Terapia de estrógeno. La terapia de estrógeno puede ayudar a prevenir la osteoporosis, así como a aliviar los sofocos y otros síntomas de deficiencia de estrógeno. El médico típicamente prescribe estrógeno con la hormona progesterona, especialmente si todavía tienes tu útero. Agregar progesterona protege el revestimiento del útero (endometrio) de los cambios precancerosos que pueden ser consecuencia de tomar estrógeno solo.

    La combinación de hormonas puede hacer que tu periodo menstrual regrese, pero no restaurará la función ovárica. Dependiendo de tu salud y preferencia, podrías recibir terapia hormonal hasta alrededor de los 50 o 51 años, la edad promedio de la menopausia natural.

    En las mujeres mayores, la terapia de estrógeno más progestina a largo plazo se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y vascular (cardiovascular) y cáncer de mama. Sin embargo, en las mujeres jóvenes con insuficiencia ovárica primaria, los beneficios de la terapia hormonal superan los riesgos potenciales.

  • Suplementos de calcio y vitamina D. Ambos nutrientes son importantes para prevenir la osteoporosis, y es posible que no obtengas lo suficiente en tu dieta o por la exposición a la luz solar. Tu médico podría sugerirte que te hagas una densitometría ósea antes de comenzar con los suplementos para obtener una medición de referencia.

    Para las mujeres de 19 a 50 años de edad, los expertos generalmente recomiendan 1000 miligramos (mg) de calcio al día a través de alimentos o suplementos, lo que aumenta a 1200 mg al día para las mujeres de 51 años de edad y mayores.

    La dosis diaria óptima de vitamina D aún no está clara. Un buen punto de partida para los adultos son 600 a 800 unidades internacionales (UI) al día, a través de alimentos o suplementos. Si tus niveles de vitamina D en la sangre son bajos, tu médico podría sugerirte dosis más altas.

Cómo enfrentar la infertilidad

No se ha demostrado que exista ningún tratamiento que recupere la fertilidad. Algunas mujeres y sus parejas buscan quedar embarazadas mediante la fertilización in vitro con óvulos de donantes. El procedimiento consiste en extraer óvulos de una donante y fecundarlos con el esperma de tu pareja en un laboratorio. Luego, el óvulo fecundado (embrión) se coloca en el útero.

Estilo de vida y remedios caseros

Recibir la noticia de que tienes insuficiencia ovárica primaria puede ser emocionalmente difícil. Pero con el tratamiento adecuado y el cuidado personal, puedes esperar llevar una vida saludable.

  • Infórmate sobre las alternativas para tener hijos. Si deseas hacer crecer tu familia, habla con tu médico sobre opciones como la fertilización in vitro con óvulos de donantes o la adopción.
  • Habla con tu médico acerca de las mejores opciones anticonceptivas. Un pequeño porcentaje de mujeres con insuficiencia ovárica primaria conciben espontáneamente. Si no deseas quedar embarazada, considera el uso de métodos anticonceptivos.
  • Mantén tus huesos fuertes. Consume una dieta rica en calcio, haz ejercicios de soporte de peso como caminar y ejercicios de fortalecimiento muscular para la parte superior del cuerpo y no fumes. Pregúntale al médico si necesitas suplementos de calcio y vitamina D.
  • Lleva un registro de tu ciclo menstrual. Si se te pasa un periodo menstrual mientras recibes la terapia hormonal que hace que tengas un ciclo mensual, hazte una prueba de embarazo.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Si tenías la ilusión de quedar embarazada algún día, un diagnóstico de insuficiencia ovárica primaria puede generarte sentimientos arrolladores de pérdida, incluso si ya has tenido un hijo. Estar de luto es normal. Busca asesoramiento si lo necesitas o si crees que te ayudaría a sobrellevar la situación.

  • Sé abierto con tu pareja. Habla con tu pareja y escúchala mientras ambos comparten sus sentimientos sobre este cambio inesperado en sus planes para agrandar la familia.
  • Explora tus opciones. Si no tienes hijos y quieres tenerlos, o si quieres tener más hijos, busca alternativas para ampliar tu familia, como la fertilización in vitro con óvulos de donantes o la adopción.
  • Busca apoyo. Hablar con otras personas que están pasando por lo mismo puede brindarte información valiosa y entendimiento en un momento de confusión e incertidumbre. El asesoramiento puede ayudarte a adaptarte a tus circunstancias y los efectos para tu futuro. Pregúntale a tu médico acerca de grupos de apoyo nacionales o locales, o busca una comunidad en línea que sirva como un medio de descarga para tus sentimientos y una fuente de información.
  • Date tiempo. Aceptar tu diagnóstico es un proceso gradual. Mientras tanto, cuídate bien comiendo bien, haciendo ejercicio y descansando lo suficiente.

Preparación antes de la cita

Tu primera consulta será, probablemente, con tu médico de cabecera o un ginecólogo. Si lo que estás buscando es un tratamiento para la infertilidad, es posible que te deriven a un médico que se especialice en hormonas reproductivas y optimización de la fertilidad (endocrinólogo especialista en reproducción).

Qué puedes hacer

Cuando programes la cita, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como ayunar antes de una prueba determinada. Prepara una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluida la falta de periodos menstruales y durante cuánto tiempo te ha faltado la regla
  • Información personal clave, como estrés importante, cambios recientes en tu vida y tus antecedentes médicos familiares
  • Tu historia clínica, especialmente tus antecedentes reproductivos, cualquier cirugía anterior en los ovarios y la posible exposición a sustancias químicas o radiación
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Lleva a un familiar o amigo, si es posible, para que te ayude a recordar toda la información que te han dado.

En el caso de la insuficiencia ovárica primaria, estas son algunas preguntas para hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis periodos menstruales irregulares?
  • ¿Qué otras causas posibles existen?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles? ¿Qué efectos secundarios puedo esperar?
  • ¿Cómo afectarán estos tratamientos mi sexualidad?
  • ¿Cuál cree que es el mejor plan de acción para mí?
  • Tengo otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo controlarlas mejor?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Tienen material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomiendan?

No dudes en hacer otras preguntas a medida que se te ocurran durante la cita.

Qué esperar del médico

Es probable que tu médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuándo empezó a faltarte la menstruación?
  • ¿Tienes calores, sequedad vaginal u otros síntomas de la menopausia? ¿Durante cuánto tiempo?
  • ¿Te has sometido a una cirugía ovárica?
  • ¿Recibiste alguna vez tratamiento por cáncer?
  • ¿Tienes tú o algún miembro de tu familia enfermedades sistémicas o autoinmunitarias, como hipotiroidismo o lupus?
  • ¿Se ha diagnosticado a miembros de tu familia con insuficiencia ovárica primaria?
  • ¿Qué tan angustiada te hacen sentir tus síntomas?
  • ¿Te sientes deprimida?
  • ¿Has tenido dificultades con embarazos anteriores?

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use