Invaginación

Perspectiva general

La invaginación es una afección grave en la que una parte del intestino se introduce en una porción adyacente del intestino. Este «efecto telescopio» suele bloquear el paso de alimentos y líquidos. La invaginación también bloquea el flujo sanguíneo a la porción del intestino afectada, lo que puede producir un desgarro (perforación) en el intestino, una infección o la muerte del tejido intestinal.

La invaginación es la causa más frecuente de oclusión intestinal en los niños menores de 3 años. Se desconoce la causa de la mayoría de los casos de invaginación en niños. Si bien es poco frecuente en los adultos, la mayoría de los casos de invaginación en adultos son el resultado de una afección no diagnosticada, por ejemplo un tumor.

En el casos de los niños, en general los intestinos pueden llevarse de vuelta a su posición mediante un procedimiento con rayos X. En el caso de los adultos, por lo general se necesita una cirugía para corregir el problema.

Invaginación intestinal

La invaginación intestinal es un trastorno grave e inusual que se produce cuando una parte del intestino se desliza dentro de otra parte adyacente.

Síntomas

Niños

El primer signo de invaginación intestinal en un bebé sano puede ser un llanto repentino y fuerte producto de dolor abdominal. Los bebés que tienen dolor abdominal es posible que se lleven las rodillas hacia el pecho cuando lloran.

El dolor de invaginación intestinal aparece y desaparece, generalmente cada 15 o 20 minutos en primer lugar. Estos episodios dolorosos duran más y ocurren con más frecuencia a medida que pasa el tiempo.

Otros signos y síntomas frecuentes de invaginación intestinal incluyen lo siguiente:

  • Heces mezcladas con sangre y mucosidad (a veces se denominan heces de "jalea de grosella" debido a su apariencia)
  • Vómitos
  • Un bulto en el abdomen
  • Letargo
  • Diarrea
  • Fiebre

No todos tienen los mismos síntomas. Algunos bebés no tienen dolor evidente y algunos niños no expulsan sangre o tienen un bulto en el abdomen. Algunos niños mayores tienen dolor, pero sin otros síntomas.

Adultos

Debido a que la invaginación intestinal es poco frecuente en los adultos y a que los síntomas de la afección, generalmente, se asemejan a los síntomas de otros trastornos, es más difícil de identificar. El síntoma más frecuente es el dolor abdominal que aparece y desaparece. También pueden presentarse náuseas y vómitos. A veces, las personas tienen síntomas durante semanas antes de consultar a un médico.

Cuándo consultar al médico

La invaginación intestinal requiere atención médica de urgencia. Si tú o tu hijo manifiestan los signos o los síntomas descritos anteriormente, solicita atención médica de inmediato.

En los lactantes, recuerda que los signos de dolor abdominal pueden incluir episodios recurrentes durante los que empujan las rodillas hacia el pecho y lloran.

Causas

El intestino tiene forma de tubo largo. En la invaginación, una parte del intestino (por lo general, el intestino delgado) se desliza dentro de una porción cercana. A veces se denomina «efecto telescopio» porque es similar al mecanismo de plegado de un telescopio plegable.

En algunos casos, la invaginación se produce por un crecimiento anómalo en el intestino, por ejemplo, un pólipo o tumor, que se denomina «punto guía». Las contracciones normales en forma de onda del intestino toman este punto guía y lo empujan, junto con el revestimiento del intestino, hacia la parte del intestino que está enfrente. En la mayoría de los casos, no se puede identificar la causa de la invaginación.

Niños

En la gran mayoría de los casos de invaginación intestinal en niños se desconoce la causa. Debido a que la invaginación intestinal parece ocurrir con mayor frecuencia durante el otoño y el invierno, y debido a que muchos niños con este problema también presentan síntomas de gripe, se sospecha que un virus podría tener incidencia en la afección. En ocasiones, se puede identificar el punto guía como la causa de la afección; en la mayoría de los casos, el punto guía es un divertículo de Meckel (un saco en el revestimiento del intestino delgado).

Adultos

En los adultos, la invaginación intestinal suele ser el resultado de una afección o un procedimiento médico, entre ellos:

  • Un pólipo o tumor
  • Tejido cicatricial en el intestino (adhesiones)
  • Cirugía para adelgazar (bypass gástrico) u otras cirugías en el tubo intestinal
  • Inflamación generada por enfermedades, como la enfermedad de Crohn

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgos de la invaginación intestinal se incluyen:

  • Edad. Los niños, en especial los niños más jóvenes, tienen más probabilidades de desarrollar invaginación intestinal que los adultos. Es la causa más frecuente de estreñimiento en los niños de entre seis meses y tres años.
  • Sexo. La invaginación intestinal afecta a los niños con mayor frecuencia.
  • Formación intestinal anómala en el nacimiento. La rotación intestinal anómala es una afección en la que el intestino no se desarrolla o rota correctamente, lo que aumenta el riesgo de invaginación intestinal.
  • Antecedentes de invaginación intestinal Si tuviste invaginación intestinal, tienes mayor riesgo de desarrollarla nuevamente.
  • Antecedentes familiares. Los hermanos de una persona que tuvo invaginación intestinal tienen mayor riesgo de padecer este trastorno.

Complicaciones

La invaginación puede interrumpir el flujo sanguíneo hacia la porción del intestino afectada. Si no se trata, la falta de irrigación provoca la muerte del tejido de la pared intestinal. La muerte del tejido puede provocar un desgarro (perforación) de la pared intestinal, lo que puede causar una infección del revestimiento de la cavidad abdominal (peritonitis).

La peritonitis es una afección potencialmente mortal que requiere atención médica inmediata. Entre los signos y síntomas de la peritonitis se incluyen:

  • Dolor abdominal
  • Hinchazón abdominal
  • Fiebre

La peritonitis puede hacer que el niño entre en choque. Entre los signos y síntomas de un choque se incluyen:

  • Piel húmeda, pegajosa y fría que puede verse pálida o grisácea
  • Pulso débil y rápido
  • Respiración anómala, que puede ser lenta y poco profunda o muy rápida
  • Ansiedad o agitación
  • Inquietud profunda

Un niño en choque puede estar consciente o inconsciente. Si sospechas que tu hijo entró en choque, busca atención médica de urgencia inmediatamente.

Diagnóstico

El médico comenzará por obtener antecedentes de los síntomas del problema. Es posible que pueda sentir un bulto en forma de salchicha en el abdomen. Para confirmar el diagnóstico, el médico puede pedir:

  • Ecografía u otro estudio por imágenes de abdomen. Una ecografía, radiografía o exploración por tomografía computarizada puede revelar una oclusión intestinal provocada por la invaginación intestinal. El diagnóstico por imágenes suele mostrar un centro, que representa el intestino enrollado dentro del intestino. El diagnóstico por imágenes de abdomen también puede mostrar si el intestino se desgarró (perforó).
  • Enema de bario o aire. Un enema de bario o aire es básicamente un diagnóstico por imágenes mejorado del colon. Durante el procedimiento, el médico colocará aire o bario líquido por el colon a través del recto.

    Asimismo, un enema de bario o aire puede solucionar la invaginación intestinal en el 90 por ciento de los casos en niños, sin necesidad de otro tratamiento. No se puede usar un enema de bario si se desgarró el intestino.

Tratamiento

Treatment of intussusception typically happens as a medical emergency. Emergency medical care is required to avoid severe dehydration and shock, as well as prevent infection that can occur when a portion of intestine dies due to lack of blood.

Atención médica inicial

Cuando tu hijo llega al hospital, primero los médicos estabilizarán su estado médico. Esto incluye:

  • Pasar líquidos a tu hijo a través de una vía intravenosa (IV)
  • Pasar un tubo a través de la nariz del niño hasta el estómago (tubo nasogástrico) para descomprimir los intestinos

Corregir la invaginación intestinal

Es posible que el médico recomiende lo siguiente para tratar el problema:

  • Un enema con aire o bario. Esto es tanto un procedimiento de diagnóstico como un tratamiento. Si un enema funciona, generalmente no son necesarios otros tratamientos. Este tratamiento es sumamente efectivo en los niños, pero raras veces se usa con adultos.

    La invaginación intestinal reaparece con una frecuencia del 10 por ciento y el tratamiento deberá repetirse.

  • Cirugía. Si el intestino está desgarrado, si un enema no funciona para corregir el problema o si un punto es la causa, la cirugía es necesaria. El cirujano liberará la porción del intestino que está atrapada, sacará la obstrucción y si es necesario, retirará la parte del tejido intestinal que esté muerto. La cirugía es el principal tratamiento para los adultos y las personas con la enfermedad aguda.

En ciertos casos, la invaginación intestinal puede ser temporaria y desaparecer sin tratamiento.

Preparación antes de la cita

Para tratar la invaginación intestinal, se requiere atención médica de urgencia. Es posible que no tengas mucho tiempo para prepararte para una consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico de tu hijo te haga diversas preguntas, entre ellas:

  • ¿Cuándo comenzó el niño a experimentar dolor abdominal u otros síntomas?
  • ¿El dolor del niño parece ser continuo o aparece y desaparece?
  • ¿El dolor aparece y desaparece de forma repentina?
  • ¿El niño tuvo náuseas, vómitos o diarrea?
  • ¿Notaste sangre en las heces del niño?
  • ¿Notaste un bulto o hinchazón en el abdomen del niño?

Qué puedes hacer mientras tanto

No le des a tu hijo ningún medicamento de venta libre para tratar los síntomas antes de la consulta. No le des a tu hijo nada de comer si observas algunos de los signos o síntomas de la invaginación intestinal. Busca atención médica inmediata.

Last Updated Nov 6, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use