Pancreatitis

Perspectiva general

La pancreatitis es inflamación en el páncreas. El páncreas es una glándula alargada y plana que se encaja detrás del estómago en la parte superior del abdomen. El páncreas produce enzimas que ayudan a la digestión y hormonas que ayudan a regular la forma en que el cuerpo procesa el azúcar (glucosa).

La pancreatitis puede presentarse como pancreatitis aguda; es decir, aparece repentinamente y dura algunos días. O bien, puede presentarse como pancreatitis crónica; es decir, aparece a lo largo de muchos años.

Los casos leves de pancreatitis pueden desaparecer sin tratamiento, pero los casos graves pueden provocar complicaciones potencialmente fatales.

Pancreatitis causada por cálculos biliares

Los cálculos biliares son una causa común de la pancreatitis. Los cálculos biliares, que se producen en la vesícula biliar, pueden obstruir la vía biliar, detener el viaje de las enzimas pancreáticas hacia el intestino delgado y obligarlas a retroceder al páncreas nuevamente. Posteriormente, las enzimas comienzan a irritar las células del páncreas, lo cual provoca la inflamación asociada con la pancreatitis.

Síntomas

Los signos y síntomas de la pancreatitis pueden variar según qué tipo de esta enfermedad tengas.

Los signos y síntomas de la pancreatitis aguda comprenden los siguientes:

  • Dolor en la parte alta del abdomen
  • Dolor abdominal que se extiende hasta la espalda
  • Dolor abdominal que empeora después de comer
  • Fiebre
  • Pulso acelerado
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Sensibilidad al tocar el abdomen

Los signos y síntomas de la pancreatitis crónica comprenden los siguientes:

  • Dolor en la parte alta del abdomen
  • Pérdida de peso sin proponértelo
  • Heces aceitosas y con un olor fétido (esteatorrea)

Cuándo debes consultar con un médico

Solicita una consulta con tu médico si tienes dolor abdominal persistente. Busca atención médica inmediata si el dolor abdominal que sientes es tan intenso que no puedes quedarte sentado o encontrar una posición cómoda.

Causas

La pancreatitis aparece cuando las enzimas digestivas se activan cuando todavía se encuentran en el páncreas, lo que irrita las células del páncreas y causa inflamación.

Tras repetidos episodios de pancreatitis aguda, puede dañarse el páncreas y producirse una pancreatitis crónica. Se puede formar tejido cicatricial en el páncreas y provocar una pérdida funcional. Una actividad pancreática deficiente puede causar problemas digestivos y diabetes.

Las condiciones que pueden desencadenar una pancreatitis comprenden:

  • Cirugía abdominal
  • Alcoholismo
  • Ciertos medicamentos
  • Fibrosis quística
  • Cálculos biliares
  • Niveles altos de calcio en la sangre (hipercalcemia), que pueden ser causados por glándulas paratiroides hiperactivas (hiperparatiroidismo)
  • Niveles altos de triglicéridos en la sangre (hipertrigliceridemia)
  • Infección
  • Lesión en el abdomen
  • Obesidad
  • Cáncer de páncreas

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, un procedimiento utilizado para tratar cálculos biliares, también puede provocar pancreatitis.

A veces, no se detecta la causa de la pancreatitis.

Factores de riesgo

Los factores que incrementan tu riesgo de pancreatitis incluyen los siguientes:

  • Consumo excesivo de alcohol. Las investigaciones muestran que los consumidores de alcohol en exceso (personas que consumen de cuatro a cinco bebidas al día) tienen un mayor riesgo de pancreatitis.
  • Tabaquismo. Los fumadores son en promedio tres veces más propensos a desarrollar pancreatitis crónica, en comparación con los no fumadores. La buena noticia es que dejar de fumar reduce tu riesgo a la mitad.
  • Obesidad. Es más probable que te dé pancreatitis si eres obeso.
  • Antecedentes familiares de pancreatitis. El papel de la genética se está reconociendo cada vez más en la pancreatitis crónica. Si hay miembros de tu familia con la afección, tus probabilidades aumentan, especialmente cuando esto se combina con otros factores de riesgo.

Complicaciones

La pancreatitis puede provocar complicaciones graves como las siguientes:

  • Seudoquistes. La pancreatitis aguda puede provocar que los líquidos y residuos se acumulen en bolsas similares a quistes en el páncreas. Un seudoquiste grande que se rompe puede provocar complicaciones como sangrado interno e infección.
  • Infección. La pancreatitis aguda puede hacer que tu páncreas sea vulnerable a las bacterias y a la infección. Las pancreatitis son graves y requieren tratamiento intensivo, como una cirugía, para quitar el tejido infectado.
  • Insuficiencia renal. La pancreatitis aguda puede provocar insuficiencia renal que se puede tratar con diálisis si la insuficiencia renal es grave y persistente.
  • Problemas respiratorios. La pancreatitis aguda puede ocasionar cambios químicos en el cuerpo que afectan el funcionamiento de los pulmones, lo cual hace que el nivel de oxígeno en la sangre disminuya a niveles peligrosamente bajos.
  • Diabetes. El daño a las células que producen insulina en el páncreas por la pancreatitis crónica puede provocar diabetes, una enfermedad que afecta la manera en que tu cuerpo usa la glucemia.
  • Desnutrición. Tanto la pancreatitis aguda como la crónica pueden provocar que el páncreas produzca menos enzimas necesarias para descomponer y procesar nutrientes de los alimentos que ingieres. Esto puede provocar desnutrición, diarrea y pérdida de peso, aunque sigas consumiendo los mismos alimentos o la misma cantidad de alimentos.
  • Cáncer de páncreas. La inflamación del páncreas durante mucho tiempo causada por la pancreatitis crónica es un factor de riesgo para desarrollar cáncer de páncreas.

Diagnóstico

Las pruebas y los procedimientos que se usan para diagnosticar la pancreatitis incluyen lo siguiente:

  • Análisis de sangre para detectar niveles elevados de enzimas pancreáticas
  • Análisis de heces en pancreatitis crónica para medir los niveles de grasa que podrían sugerir que tu sistema digestivo no está absorbiendo apropiadamente los nutrientes
  • Tomografía computarizada (TC) para detectar cálculos biliares y evaluar la inflamación del páncreas
  • Ecografía abdominal para detectar cálculos biliares e inflamación del páncreas
  • Ecografía endoscópica para detectar inflamación y bloqueos en el conducto pancreático o en las vías biliares
  • Resonancia magnética (RM) para detectar anomalías en la vesícula, el páncreas y los conductos

El médico podría indicar otras pruebas, según tu situación en particular.

Tratamiento

Los tratamientos iniciales en el hospital pueden comprender lo siguiente:

  • Ayuno. Dejarás de comer por unos días en el hospital para permitir que el páncreas se recupere.

    Una vez que la inflamación del páncreas esté controlada, podrás comenzar a beber líquidos claros y comer alimentos suaves. Con el tiempo, podrás regresar a tu alimentación normal.

    Si la pancreatitis persiste y todavía sientes dolor al comer, tu médico podría recomendar una sonda de alimentación para que recibas la nutrición necesaria.

  • Analgésicos. La pancreatitis podría causar dolor intenso. El equipo de atención médica te dará medicamentos para ayudar a controlar el dolor.
  • Líquidos intravenosos. Mientras el organismo invierte energía y líquidos en reparar el páncreas, es posible que te deshidrates. Por tal motivo, recibirás una cantidad de líquido adicional a través de una vena en el brazo durante tu estancia hospitalaria.

Una vez que la pancreatitis esté bajo control, tu equipo de atención médica puede tratar la causa de fondo de esta enfermedad. Dependiendo de la causa de la pancreatitis, el tratamiento puede consistir en lo siguiente:

  • Procedimientos para eliminar las obstrucciones del conducto colédoco. La pancreatitis causada por un conducto colédoco bloqueado o estrechado puede requerir procedimientos para abrir o ensanchar el conducto colédoco.

  • Un procedimiento llamado "colangiopancreatografía retrógrada endoscópica" emplea un tubo largo con una cámara en el extremo para examinar el páncreas y las vías biliares. El tubo se pasa a través de la garganta y la cámara envía imágenes del aparato digestivo a un monitor.

    La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica puede ayudar a diagnosticar problemas en el conducto colédoco y en el conducto pancreático y a realizar correcciones. En algunas personas, particularmente los adultos mayores, la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica también puede causar pancreatitis aguda.

  • Cirugía de vesícula. Si la causa de la pancreatitis son cálculos biliares, el médico podría recomendarte someterte a una cirugía para extraer la vesícula (colecistectomía).
  • Cirugía de páncreas. Puede ser necesario practicar una cirugía para drenar el líquido del páncreas o para eliminar el tejido enfermo.
  • Tratamiento del alcoholismo. Beber varias bebidas alcohólicas por día durante muchos años puede causar pancreatitis. Si esta es la causa de la pancreatitis, el médico podría recomendarte ingresar a un programa de tratamiento del alcoholismo. Continuar bebiendo alcohol podría empeorar la enfermedad y provocar complicaciones graves.

Tratamientos adicionales para la pancreatitis crónica

Según tu situación, la pancreatitis crónica puede requerir tratamientos adicionales, incluidos los siguientes:

  • Tratamiento para el dolor. La pancreatitis crónica puede provocar un dolor abdominal persistente. Tu médico puede recomendarte medicamentos para controlar el dolor y puede derivarte a un especialista en dolor.

    El dolor intenso puede aliviarse con opciones como una ecografía endoscópica o una cirugía para bloquear los nervios que envían señales de dolor desde el páncreas al cerebro.

  • Enzimas para mejorar la digestión. Los suplementos de enzimas pancreáticas pueden ayudar a tu cuerpo a descomponer y procesar los nutrientes provenientes de los alimentos que ingieres. Las enzimas pancreáticas se toman con cada comida.
  • Cambios en tu dieta. Es posible que tu médico te derive a un dietista; este último puede ayudarte a planificar comidas con bajo contenido de grasa y alto contenido de nutrientes.

Estilo de vida y remedios caseros

Una vez que dejas el hospital, puedes tomar algunas medidas para continuar tu recuperación de la pancreatitis como las siguientes:

  • Deja de beber alcohol. Si no puedes dejar de beber alcohol, consulta con tu médico para recibir ayuda. El médico puede derivarte a programas locales para poder dejar de beber.
  • Dejar de fumar. Si fumas, deja de hacerlo. Si no fumas, no comiences a hacerlo. Si no puedes dejar de fumar por tus propios medios, pídele ayuda al médico. Los medicamentos y el apoyo psicológico pueden ayudarte a dejar de fumar.
  • Elige una dieta con bajo contenido de grasa. Elige una dieta que limite la cantidad de grasa, y priorice el consumo de frutas y vegetales frescos, los cereales integrales y las proteínas magras.
  • Bebe más líquidos. La pancreatitis puede provocar deshidratación; por eso, bebe más líquidos durante el día. Tener cerca una botella o un vaso con agua puede resultarte útil.

Medicina alternativa

Las terapias alternativas no pueden tratar la pancreatitis, pero algunas terapias alternativas pueden ayudar a sobrellevar el dolor asociado con la pancreatitis.

Las personas que presentan pancreatitis crónica pueden experimentar un dolor constante que no es fácil de controlar con medicamentos. Utilizar terapias de medicina complementaria y alternativa junto con los medicamentos recetados por el médico puede ayudarte a que sientas que tienes un mayor control del dolor.

Algunos ejemplos de las terapias alternativas que pueden ayudarte a hacer frente al dolor son los siguientes:

  • Meditación
  • Ejercicios de relajación
  • Yoga
  • Acupuntura

Preparación antes de la cita

Comienza haciendo una consulta con tu médico de cabecera o con un médico general si tienes algún signo o síntoma que te preocupa. Si tu médico sospecha que tienes pancreatitis, es posible que te derive a un especialista del aparato digestivo (gastroenterólogo).

Debido a que las consultas pueden ser breves y a que siempre hay mucho para tratar, es aconsejable ir bien preparado. A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y saber qué debes esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debes hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. A veces, puede ser difícil asimilar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Con respecto a la pancreatitis, algunas de las preguntas básicas que puedes hacerle a tu médico son:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o crónica?
  • ¿Cuáles serían las mejores medidas para tomar?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlar la pancreatitis junto con estas enfermedades?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar a un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas?
  • ¿Qué determinará si debo programar una visita de seguimiento?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle a tu médico, no dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar listo para responderlas puede dejarte más tiempo para tratar los puntos que quieres abordar. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Has tenido estos síntomas antes?
  • ¿Te han diagnosticado pancreatitis en el pasado?
  • ¿Bebes alcohol? Si es así, ¿cuánto y con qué frecuencia lo haces?
  • ¿Habías comenzado a tomar algún medicamento nuevo antes de que comenzaran los síntomas?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de enfermedades pancreáticas?

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use