Hepatitis C: ¿qué tan frecuente es la transmisión sexual?

La hepatitis C se transmite principalmente por exposición a sangre que contiene el virus de la hepatitis C. Las investigaciones actuales sugieren que si tienes una relación monógama a largo plazo con una pareja que tiene hepatitis C, tu riesgo de contraer la hepatitis C es bastante bajo, a menos que también tengas el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

Para las parejas monógamas, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) no recomiendan el uso rutinario de preservativos para prevenir la transmisión de la hepatitis C. Pero las parejas deben evitar compartir afeitadoras, cepillos de dientes y cortaúñas. Tu riesgo también puede ser mayor si tienes relaciones sexuales durante la menstruación o si tienes relaciones sexuales anales, lo cual es más probable que cause sangrado.

Tu riesgo de contraer la hepatitis C aumenta significativamente si tienes VIH. Además, el riesgo de transmisión es mayor si tienes múltiples relaciones sexuales a corto plazo con parejas que tienen hepatitis C. Bajo estas circunstancias, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan el uso rutinario de preservativos para reducir el riesgo de transmisión.

Si te preocupa la hepatitis C, habla con el médico. La hepatitis C se puede diagnosticar con un simple análisis de sangre. El tratamiento puede incluir medicamentos para ayudar a eliminar el virus del torrente sanguíneo y finalmente curarte de la hepatitis C.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use