Elastografía por resonancia magnética

Perspectiva general

La elastografía por resonancia magnética es una nueva forma de captar una imagen del cuerpo. Funciona mediante la combinación de una imagen por resonancia magnética con ondas sonoras para crear un mapa visual (elastografía) que muestra la rigidez de los tejidos corporales.

La elastografía por resonancia magnética se utiliza para detectar el endurecimiento del hígado provocado por muchos tipos de enfermedades hepáticas crónicas. Además, tiene el potencial de convertirse en una forma no invasiva de diagnosticar enfermedades en otras partes del cuerpo.

La elastografía por resonancia magnética se inventó en Mayo Clinic. La prueba está disponible allí y en muchos otros centros. Suele realizarse como parte de una resonancia magnética convencional.

Por qué se debe hacer

La elastografía por resonancia magnética mide la rigidez del tejido hepático en personas con enfermedad hepática conocida o sospechada. La enfermedad hepática puede provocar cicatrices en el hígado (fibrosis), lo que aumenta la rigidez del tejido hepático.

A menudo, las personas con fibrosis hepática no experimentan ningún signo ni síntoma. Sin embargo, si no se trata, la fibrosis hepática puede avanzar hasta convertirse en cirrosis (fibrosis avanzada y formación de cicatrices), que puede ser mortal. Si se diagnostica, muchas veces, la fibrosis hepática puede tratarse para detener su avance y, en ocasiones, revertirla.

Las investigaciones muestran que la elastografía por resonancia magnética es una herramienta muy efectiva para el diagnóstico de la fibrosis hepática avanzada. Si tienes fibrosis hepática, la elastografía por resonancia magnética puede ayudarte a calcular la gravedad de tu enfermedad hepática, orientar las decisiones de tratamiento y determinar cuán bien responderás al tratamiento.

En la prueba tradicional de fibrosis hepática, se utiliza una aguja para extraer una muestra (biopsia) de tejido hepático. Una exploración de elastografía por resonancia magnética ofrece varias ventajas:

  • No es invasiva y, por lo general, es más segura y cómoda que la biopsia.
  • Evalúa todo el hígado, no solo la parte de tejido hepático donde se realiza la biopsia o de la cual se obtienen imágenes con otras pruebas no invasivas.
  • Puede detectar fibrosis en un estadio más temprano que otros métodos de diagnóstico por imágenes.
  • Es eficaz en personas con obesidad.
  • Puede ayudar a predecir el riesgo de tener algunas complicaciones hepáticas, incluida la acumulación de líquido en el abdomen (ascitis).

Riesgos

La presencia de metal en el cuerpo puede ser un riesgo de seguridad o puede afectar una parte de la imagen de la elastografía por resonancia magnética. Antes de realizarte una elastografía por resonancia magnética, dile al técnico si tienes algo metálico o algún dispositivo electrónico en el cuerpo, tales como:

  • Prótesis metálicas articulares
  • Válvulas cardíacas artificiales
  • Un desfibrilador cardioversor implantable
  • Marcapasos
  • Grapas quirúrgicas
  • Implantes cocleares
  • Una bala, una esquirla o cualquier otro tipo de fragmento de metal

Antes de programar una elastografía por resonancia magnética, dile a tu médico si crees que estás embarazada. Los efectos de los campos magnéticos sobre los fetos no se comprenden bien. El médico podría recomendarte otro examen alternativo o postergar la prueba.

Cómo prepararte

Antes de una elastografía por resonancia magnética, come con normalidad y sigue tomando los medicamentos habituales, a menos que te indiquen lo contrario.

Te pedirán que te pongas una bata y que te quites los siguientes objetos:

  • Dentadura postiza
  • Anteojos
  • Horquillas para el cabello
  • Audífonos
  • Joyas
  • Sostén con aros
  • Relojes
  • Pelucas

Lo que puedes esperar

Suele realizarse una elastografía por resonancia magnética como parte de una resonancia magnética convencional. Un examen de hígado por resonancia magnética estándar demora alrededor de 15 y 45 minutos. La parte de la elastografía por resonancia magnética tarda menos de cinco minutos.

En una elastografía por resonancia magnética, se coloca una pequeña almohadilla en la superficie del cuerpo. La almohadilla emite vibraciones de baja frecuencia que pasan a través del hígado. Una computadora mide la velocidad a la que las vibraciones atraviesan el hígado. Las vibraciones viajan más rápido a través de tejido duro.

Después del procedimiento de elastografía por resonancia magnética, un programa informático crea un mapa codificado por colores que muestra la rigidez del tejido hepático.

Resultados

Un médico especialmente capacitado para interpretar la elastografía por resonancia magnética (radiólogo) analizará las imágenes de tu exploración y le informará los resultados al médico. Tu médico hablará contigo sobre cualquier hallazgo importante y las próximas medidas a tomar.

Last Updated May 17, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use