Análisis de azúcar en sangre. Por qué, cuándo, y cómo

Si tienes diabetes, autoanalizar la glucosa sanguínea puede ser una herramienta importante para manejar tu diabetes y prevenir las complicaciones. Puedes hacer análisis de la glucosa sanguínea en casa con un dispositivo electrónico portátil, llamado medidor de glucosa sanguínea, que mide el nivel de glucosa en una pequeña gota de sangre. También puedes usar un dispositivo llamado monitor de glucosa continuo.

Por qué debes medir tu azúcar en sangre

El análisis de glucosa sanguínea proporciona información útil para el control de la diabetes. Puede ayudarte con lo siguiente:

  • Controlar el efecto de los medicamentos para la diabetes sobre los niveles de glucosa sanguínea
  • Identificar los niveles de glucosa sanguínea que son altos o bajos
  • Seguir tu progreso con respecto a tus objetivos generales de tratamiento
  • Conocer de qué forma la alimentación y el ejercicio afectan los niveles de glucosa sanguínea
  • Comprender cómo otros factores, como una enfermedad o el estrés, afectan los niveles de glucosa sanguínea

Cuándo revisar tu azúcar en la sangre

El médico te indicará con qué frecuencia debes controlar tus niveles de glucosa sanguínea. La frecuencia de las pruebas suele depender del tipo de diabetes que tengas y de tu plan de tratamiento.

Diabetes tipo 1

Tu médico quizás te recomiende medir el nivel de glucosa sanguínea de cuatro a 10 veces por día si tienes diabetes tipo 1. Podría ser necesario te hagas mediciones:

  • Antes de las comidas y las colaciones
  • Antes y después del ejercicio
  • Antes de acostarte
  • Durante la noche (a veces)
  • Con mayor frecuencia si estás enfermo
  • Con mayor frecuencia si cambias tu rutina diaria
  • Con mayor frecuencia si comienzas un nuevo medicamento

Diabetes tipo 2

Si tomas insulina para controlar la diabetes tipo 2, tu médico puede recomendarte que te hagas un análisis de glucosa sanguínea varias veces al día, dependiendo del tipo y la cantidad de insulina que uses. Normalmente se recomienda hacer pruebas antes de las comidas y a la hora de acostarse si estás tomando múltiples inyecciones diarias. Es posible que solo necesites hacer una prueba antes del desayuno y la cena si utilizas solo una insulina de acción intermedia o de larga duración.

Si controlas la diabetes tipo 2 con medicamentos sin insulina o con dieta y ejercicio solamente, es posible que no necesites analizar tu nivel de glucosa sanguínea diariamente.

¿Qué pasa si usas un monitor de glucosa continuo?

Las personas con diabetes, especialmente las que tienen diabetes tipo 1, también pueden elegir usar un monitor de glucosa continuo. Estos dispositivos miden tu glucosa sanguínea cada pocos minutos mediante un sensor insertado bajo la piel. En general, estos sensores se utilizan durante una o dos semanas antes de que se los necesite cambiar.

El tipo de monitor de glucosa continuo más nuevo tiene un sensor implantado que puede detectar los niveles de glucosa sanguínea durante hasta tres meses. Un transmisor que se lleva en el cuerpo envía información sobre la glucosa sanguínea de forma inalámbrica desde el sensor a una aplicación para teléfonos inteligentes.

Algunos dispositivos muestran el nivel de glucosa sanguínea en todo momento en un receptor, teléfono inteligente o reloj inteligente, y una alarma sonará si la glucosa sanguínea sube o baja muy rápido. Otros requieren que te controles la glucosa sanguínea moviendo el receptor periódicamente por el sensor.

La mayoría de estos dispositivos todavía requieren que hagas el control pinchándote el dedo para calibrar la máquina. Lee la guía del usuario de tu dispositivo para ver si necesitas hacerte un control y con qué frecuencia.

Ciertos medicamentos, como el paracetamol (Tylenol, otros), el albuterol (Proair HFA, Ventolin HFA, otros) y el lisinopril (Prinivil, Zestril, Qbrelis), pueden interferir en la exactitud de algunas lecturas de los monitores de glucosa continuos, particularmente en los modelos más antiguos. Las lecturas de los monitores de glucosa continuos más nuevos no parecen ser afectadas por las dosis estándar de paracetamol (hasta 1000 miligramos para un adulto).

Si necesitas tomar medicamentos que pueden afectar la exactitud de las lecturas, tu médico puede recomendar que revises los resultados del monitor de glucosa continuo con un medidor de glucosa sanguínea estándar. Consulta con tu médico sobre el uso de un monitor de glucosa continuo si estás embarazada, te encuentras en diálisis o tienes una enfermedad grave, ya que estas afecciones pueden afectar las lecturas de glucosa sanguínea de los monitores de glucosa continuos.

Medidor continuo de glucosa

Un medidor de glucosa continuo es un dispositivo que mide el azúcar en sangre cada varios minutos mediante un sensor insertado debajo de la piel.

Conoce tu nivel deseado

Pregúntale a tu médico cuál sería un rango razonable de glucosa sanguínea en tu caso. El médico establecerá los resultados deseables del análisis de glucosa sanguínea con base en varios factores, incluidos los siguientes:

  • Tipo y gravedad de la diabetes
  • Edad
  • Tiempo durante el cual has tenido diabetes
  • Estado del embarazo
  • Presencia de complicaciones de la diabetes
  • Salud general y presencia de otras enfermedades

La American Diabetes Association (Asociación Estadounidense de la Diabetes) generalmente recomienda los siguientes niveles de glucosa sanguínea:

  • Entre 80 y 130 miligramos por decilitro (mg/dL) o 4,4 a 7,2 milimoles por litro (mmol/L) antes de las comidas
  • Menos de 180 mg/dL (10,0 mmol/L) dos horas después de las comidas

Pero la ADA señala que estos objetivos suelen variar según la edad y la salud personal y deben ser individualizados. Por ejemplo, Mayo Clinic generalmente recomienda que los adultos sanos menores de 60 años aspiren a objetivos de glucosa sanguínea ligeramente más bajos.

Algunas personas tendrán objetivos de glucosa sanguínea ligeramente más altos, incluidas las siguientes:

  • Personas que tienen 60 años o más
  • Personas con otras condiciones médicas, como enfermedades del corazón, los pulmones o los riñones
  • Personas que tienen una capacidad reducida para percibir los niveles bajos de glucosa sanguínea (desconocimiento de la hipoglucemia)

Cómo medir tu azúcar en sangre

El análisis de glucosa sanguínea requiere el uso de un medidor de glucosa sanguínea. El medidor lee la cantidad de glucosa en una pequeña muestra de sangre, que normalmente se saca de la punta del dedo, y que colocas en una tira reactiva desechable. Aunque uses un monitor de glucosa continuo, necesitarás un medidor de glucosa sanguínea para calibrar tu monitor de glucosa continuo a diario.

Tu médico o tu educador en diabetes puede recomendarte un dispositivo apropiado para ti. También te ayudará aprender a usar tu medidor.

Sigue las instrucciones que acompañan el medidor de glucosa sanguínea. En general, así es cómo funciona el proceso:

  1. Lávate y sécate bien las manos. (Los alimentos y otras sustancias pueden dar lugar a lecturas inexactas).
  2. Inserta una tira reactiva en el medidor.
  3. Pínchate la punta del dedo, al costado, con la aguja (lanceta) que viene con tu kit de prueba.
  4. Toca la gota de sangre con el borde de la tira reactiva y sostenla.
  5. En unos pocos segundos, el medidor mostrará tu nivel de glucosa sanguínea en una pantalla.

Algunos medidores pueden analizar la sangre tomada de un sitio alternativo, como el antebrazo o la palma de la mano. Sin embargo, puede que estas lecturas no sean tan exactas como las lecturas de las puntas de los dedos, especialmente después de una comida o durante el ejercicio, cuando los niveles de glucosa sanguínea cambian con mayor frecuencia. No se recomienda el uso de sitios alternativos para calibrar los monitores de glucosa continuos.

Registra los resultados

Pregúntale al médico con qué frecuencia debes registrar los resultados al medir la glucosa sanguínea. Ahora puedes descargar a una computadora las lecturas de muchos dispositivos.

Cuando registras tus resultados en forma manual, escribe la fecha, la hora, los resultados del análisis, el medicamento y la dosis, y la información sobre dieta y ejercicio. Trae tus registros con los resultados a todas tus citas con tu médico.

Habla con tu médico sobre qué hacer si tus resultados no están dentro del rango de tus metas deseadas.

Cómo evitar problemas con tu medidor

Los medidores de glucosa sanguínea se deben usar y mantener correctamente. Sigue estos consejos para asegurar un uso adecuado:

  • Consulta la guía del usuario de tu dispositivo para obtener instrucciones; los procedimientos podrían variar de un dispositivo a otro.
  • Utiliza una muestra de sangre del tamaño que se indica en la guía del usuario.
  • Utiliza solo las tiras reactivas específicas de tu medidor.
  • Guarda las tiras reactivas según las instrucciones.
  • No uses tiras reactivas caducadas.
  • Limpia el dispositivo y haz controles de calidad según las instrucciones.
  • Lleva el medidor a las citas con tu médico para consultar cualquier pregunta y mostrarle cómo utilizas tu medidor.

Last Updated May 5, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use