Betabloqueantes

Los betabloqueantes, también conocidos como agentes bloqueantes beta adrenérgicos, son medicamentos que reducen la presión arterial. Los betabloqueantes funcionan como bloqueadores de los efectos de la hormona epinefrina, también conocida como "adrenalina".

Los betabloqueantes hacen que tu corazón lata más despacio y con menos fuerza, lo cual disminuye la presión arterial. Los betabloqueantes también ayudan a abrir las venas y arterias para mejorar el flujo sanguíneo.

Ejemplos de betabloqueantes

Algunos betabloqueantes afectan principalmente al corazón, mientras que otros afectan tanto al corazón como a los vasos sanguíneos. Tu médico elegirá qué betabloqueante es el mejor para ti según tus afecciones de salud.

Estos son algunos betabloqueantes que se toman por vía oral:

  • Acebutolol (Sectral)
  • Atenolol (Tenormin)
  • Bisoprolol (Zebeta)
  • Metoprolol (Lopressor, Toprol XL)
  • Nadolol (Corgard)
  • Nebivolol (Bystolic)
  • Propranolol (Inderal, InnoPran XL)

Cuándo se usan los betabloqueantes

Los betabloqueantes no se recomiendan como primer tratamiento si solo tienes presión arterial alta. Los betabloqueantes generalmente no se recetan para la presión arterial alta, a menos que otros medicamentos, como los diuréticos, no hayan funcionado de manera efectiva. Además, tu médico puede recetar un betabloqueante como uno de varios medicamentos para reducir tu presión arterial.

Los betabloqueantes pueden no ser tan efectivos para las personas de raza negra y las personas de edad avanzada, especialmente cuando se toman sin otros medicamentos para reducir la presión arterial.

Los betabloqueantes se utilizan para prevenir, tratar o mejorar los síntomas en personas que tienen:

  • Ritmo cardíaco irregular (arritmia)
  • Insuficiencia cardíaca
  • Dolor en el pecho (angina)
  • Ataques cardíacos
  • Migraña
  • Ciertos tipos de temblores

Tu médico puede recetar betabloqueantes junto con otros medicamentos.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios comunes de los betabloqueantes pueden incluir los siguientes:

  • Pies y manos fríos
  • Fatiga
  • Aumento de peso

Los efectos secundarios menos comunes incluyen los siguientes:

  • Depresión
  • Dificultad para respirar
  • Trastornos del sueño

Los betabloqueantes generalmente no se usan en personas asmáticas debido a la preocupación de que el medicamento pueda desencadenar ataques de asma graves.

En las personas diabéticas, los betabloqueantes pueden bloquear los signos de hipoglucemia, como los latidos cardíacos rápidos. Es importante que controles tu nivel de azúcar en la sangre en forma regular si tienes diabetes y estás tomando un betabloqueante.

Los betabloqueantes también pueden afectar tus niveles de colesterol y triglicéridos. Pueden causar un ligero aumento de los triglicéridos, un tipo de grasa en la sangre, y una leve disminución del colesterol "bueno" o colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL). Estos cambios a menudo son temporales.

No debes dejar de tomar un betabloqueante de manera abrupta porque hacerlo podría aumentar tu riesgo de ataque cardíaco u otro problema cardíaco.

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use