Diuréticos

Los diuréticos, a veces llamados “pastillas de agua”, ayudan a eliminar la sal (sodio) y el agua del cuerpo. La mayoría de ellos ayudan a que los riñones liberen más sodio en la orina. El sodio toma agua de la sangre, lo que disminuye la cantidad de líquido que fluye a través de las venas y arterias. Esto reduce la presión arterial.

Ejemplos de diuréticos

Existen tres tipos de diuréticos:

  • Tiazida
  • De asa
  • Ahorradores de potasio

Cada tipo afecta una parte diferente de tus riñones. Algunas píldoras combinan más de un tipo de diurético o combinan un diurético con otro medicamento para la presión arterial.

El diurético que es mejor para ti depende de tu salud y de la afección que te estés tratando.

Algunos ejemplos de diuréticos tiazídicos orales incluyen:

  • Clorotiazida (Diuril)
  • Clortalidona
  • Hidroclorotiazida (Microzida)
  • Indapamida
  • Metolazona

Algunos ejemplos de diuréticos de asa incluyen:

  • Bumetanida (Bumex)
  • Ácido etacrínico (Edecrin)
  • Furosemida (Lasix)
  • Torsemida (Demadex)

Algunos ejemplos de diuréticos ahorradores de potasio incluyen:

  • Amilorida
  • Eplerenona (Inspra)
  • Espironolactona (Aldactone, Carospir)
  • Triamtereno (Dyrenium)

Cuando se usan diuréticos

Los diuréticos tiazídicos se recomiendan como uno de los primeros tratamientos farmacológicos para la presión arterial alta.

Si los diuréticos no son suficientes para reducir la presión arterial, el médico podría agregar otros medicamentos para la presión arterial al plan de tratamiento.

Los diuréticos también se utilizan para prevenir, tratar o mejorar los síntomas en personas que tienen:

  • Insuficiencia cardíaca
  • Insuficiencia hepática
  • Hinchazón de los tejidos (edema)
  • Ciertos trastornos renales, como cálculos renales

Efectos secundarios

Los diuréticos suelen ser seguros. Los efectos secundarios incluyen aumento de la micción y pérdida de sodio.

Los diuréticos también pueden afectar los niveles de potasio en la sangre. Si tomas un diurético tiazídico, tu nivel de potasio puede bajar demasiado (hipopotasemia), lo cual puede causar problemas potencialmente mortales con los latidos de tu corazón. Si estás tomando un diurético ahorrador de potasio, puedes tener demasiado potasio en la sangre.

Otros posibles efectos secundarios de los diuréticos incluyen:

  • Mareos
  • Dolores de cabeza
  • Deshidratación
  • Calambres musculares
  • Trastornos articulares (gota)
  • Impotencia

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use