Tratamiento de la osteoporosis: los medicamentos pueden ayudar

Si te estás sometiendo a un tratamiento contra la osteoporosis, estás dando un paso en la dirección correcta hacia una buena salud ósea. Sin embargo, es posible que tengas preguntas acerca de tu terapia. El medicamento que estás tomando, ¿es el mejor para ti? ¿Por cuánto tiempo tendrás que tomarlo? ¿Por qué el médico te recomienda tomar una tableta por semana cuando tu amigo toma una tableta por mes?

¿Qué medicamentos para la osteoporosis suelen probarse primero?

Los bifosfonatos suelen ser la primera opción para el tratamiento de la osteoporosis. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Alendronato (Fosamax), una píldora semanal
  • Risedronate (Actonel), una píldora semanal o mensual
  • Ibandronato (Boniva), una píldora mensual o una infusión intravenosa trimestral
  • Ácido zoledrónico (Reclast), una infusión intravenosa anual

Otro medicamento común para la osteoporosis es el denosumab (Prolia, Xgeva). Sin relación con los bifosfonatos, el denosumab podría utilizarse en personas que no pueden tomar un bifosfonato, como algunas personas con una función renal disminuida.

El denosumab se administra mediante inyecciones superficiales, justo debajo de la piel, cada seis meses. Si tomas denosumab, es posible que tengas que hacerlo indefinidamente, a menos que el médico te cambie a otro medicamento. Investigaciones recientes indican que podría haber un alto riesgo de fracturas de la columna vertebral después de dejar el medicamento, por lo que es importante que lo tomes constantemente.

¿Cuáles son los efectos secundarios frecuentes de los comprimidos de bisfosfonato?

Los principales efectos secundarios de las píldoras de bisfosfonato son el malestar y la acidez estomacales. No te acuestes ni te inclines durante 30 a 60 minutos para evitar que el medicamento vuelva al esófago. La mayoría de las personas que siguen estos consejos no tienen estos efectos secundarios.

El estómago no absorbe bien las píldoras de bisfosfonato. Puede ser útil tomar el medicamento con un vaso alto de agua y el estómago vacío. No ingieras nada más durante 30 a 60 minutos; trascurrido este tiempo, puedes comer, beber otros líquidos y tomar otros medicamentos.

¿Los bisfosfonatos intravenosos tienen más ventajas que las píldoras?

Las formas intravenosas de bisfosfonatos, como el ibandronato y el ácido zoledrónico, no causan malestar estomacal. Y puede ser más fácil para algunas personas programar una infusión trimestral o anual que recordar tomar una píldora semanal o mensual.

Los bisfosfonatos intravenosos causan síntomas leves parecidos a los de la gripe en algunas personas, pero generalmente solo después de la primera infusión. Puedes disminuir el efecto tomando acetaminofén (Tylenol, otros) antes y después de la infusión.

¿Los medicamentos para la osteoporosis puede dañar los huesos?

Una complicación muy poco frecuente de los bifosfonatos y el denosumab es una ruptura o grieta en la mitad del fémur. Esta lesión, conocida como fractura femoral atípica, puede causar dolor en el muslo o la ingle que comienza de manera sutil y empeora progresivamente.

Los bifosfonatos y el denosumab también pueden causar osteonecrosis del hueso maxilar, una enfermedad poco frecuente en la que una sección del hueso maxilar tarda en curarse o no se cura, normalmente después de que se extraiga un diente o se realice otro trabajo dental invasivo. En general, ocurre en personas con cáncer que afecta los huesos, ya que toman dosis mucho más grandes de bifosfonato que las que se usan típicamente para la osteoporosis.

¿Debería tomarme un descanso de los bifosfonatos?

El riesgo de desarrollar una fractura de fémur atípica o una osteonecrosis del hueso maxilar tiende a aumentar cuanto más tiempo se toman los bifosfonatos. Así que tu médico podría sugerirte que dejes temporalmente de tomar este tipo de medicamentos. Esta práctica es conocida como un descanso de los medicamentos.

Sin embargo, aunque dejes de tomar el medicamento, los efectos positivos pueden persistir. Eso es porque después de tomar un bifosfonato durante varios años, el medicamento permanece en los huesos.

Debido a este efecto persistente, la mayoría de los expertos creen que es razonable que las personas que se encuentran bien durante el tratamiento (aquellas que no se han fracturado ningún hueso y mantienen la densidad ósea) se tomen un descanso de su bifosfonato después de tomarlo durante cinco años.

¿Se utilizan hormonas para tratar la osteoporosis?

En un tiempo, para tratar la osteoporosis, se usó comúnmente el estrógeno, a veces combinado con la progestina. Este tratamiento puede aumentar el riesgo de coágulos de sangre, cáncer de endometrio, cáncer mamario y, probablemente, de enfermedades cardíacas. Ahora, se suele reservar para las mujeres con alto riesgo de fractura que no pueden tomar otros medicamentos para la osteoporosis.

Las mujeres que están considerando la terapia de reemplazo hormonal para reducir los síntomas de la menopausia, como los sofocos, pueden tener en cuenta el aumento de la salud de los huesos al sopesar los beneficios y los riesgos del tratamiento con estrógenos. Según las recomendaciones actuales, hay que usar la dosis más baja de hormonas durante el período de tiempo más corto.

El raloxifeno (Evista) imita los efectos beneficiosos del estrógeno sobre la densidad ósea en mujeres posmenopáusicas, sin algunos de los riesgos asociados con el estrógeno. Tomar este medicamento puede reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer de mama. Los sofocos son un efecto secundario frecuente. El raloxifeno también puede aumentar el riesgo de coágulos de sangre.

¿Cómo funcionan los medicamentos para la osteoporosis?

A lo largo de la vida, los huesos sanos se descomponen y reconstruyen continuamente. A medida que envejeces, especialmente después de la menopausia, los huesos se rompen más rápidamente. Debido a que la reconstrucción ósea no puede seguir el ritmo, los huesos se deterioran y se vuelven más débiles.

La mayoría de los medicamentos para la osteoporosis funcionan mediante la disminución de la tasa de descomposición de los huesos. Algunos trabajan acelerando el proceso de reconstrucción de huesos. Cualquiera de los dos mecanismos refuerza el hueso y reduce el riesgo de tener fracturas.

¿Qué medicamentos aceleran el proceso de reconstrucción de la masa ósea?

Medicamentos para aumentar la masa ósea.

  • Teriparatida (Forteo)
  • Abaloparatida (Tymlos)
  • Romosozumab (Evenity)

Estos tipos de medicamentos se reservan típicamente para las personas que tienen una densidad ósea muy baja, que han tenido fracturas o cuya osteoporosis es consecuencia de medicamentos esteroides.

La teriparatida y la abaloparatida requieren inyecciones diarias. Mediante estudios realizados en ratas de laboratorio, se determinó un aumento en el riesgo de cáncer de huesos, por lo que estos medicamentos no se utilizan en personas con alto riesgo de cáncer de huesos. Hasta ahora, no se ha determinado un aumento del cáncer de huesos en las personas que tomaron estos medicamentos.

El romosozumab se administra en forma de inyección mensual en el consultorio del médico. Es un medicamento nuevo y se sabe menos sobre los efectos secundarios a largo plazo, pero no se administra a las personas que recientemente han tenido un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco. El tratamiento se interrumpe después de 12 dosis mensuales.

Estos medicamentos para aumentar la masa ósea pueden tomarse solo por uno o dos años y los beneficios comienzan a desaparecer rápidamente después de que se dejan de tomar. Para proteger el hueso que se ha reconstruido, tendrás que empezar a tomar un medicamento estabilizador de la masa ósea, como un bisfosfonato.

¿Puede el medicamento por sí solo tratar con éxito la osteoporosis?

No confíes completamente en el medicamento como único tratamiento para tu osteoporosis. Estas prácticas también son importantes:

  • Ejercicio. La actividad física con peso y los ejercicios que mejoran el equilibrio y la postura pueden fortalecer los huesos y reducir la posibilidad de una fractura. Mientras más activo seas y más en forma estés a medida que envejeces, menos probabilidades tendrás de caerte y fracturarte un hueso.
  • Buena nutrición. Come una dieta saludable y asegúrate de que estás recibiendo suficiente calcio y vitamina D.
  • Deja de fumar. Fumar cigarrillos acelera la pérdida de hueso.
  • Limita el consumo de alcohol. Si eliges beber alcohol, hazlo con moderación. En las mujeres sanas, eso significa hasta una bebida por día. En los hombres sanos, sería hasta dos bebidas por día.

Last Updated Aug 13, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use