Hiperparatiroidismo

Perspectiva general

El hiperparatiroidismo es el exceso de la hormona paratiroidea en el torrente sanguíneo ocasionado por la hiperactividad de una o más de las cuatro glándulas paratiroides. Estas glándulas tienen el tamaño aproximado de un grano de arroz y se ubican en el cuello.

Las glándulas paratiroides producen la hormona paratiroidea, que ayuda a mantener un equilibrio adecuado de calcio en el torrente sanguíneo y en los tejidos que necesitan calcio para funcionar de manera adecuada.

Existen dos tipos de hiperparatiroidismo. En el hiperparatiroidismo primario, el agrandamiento de una o más de las glándulas paratiroides provoca la superproducción de la hormona, lo que da lugar a niveles altos de calcio en sangre (hipercalcemia), que, a su vez, puede generar distintos problemas de salud. El tratamiento más frecuente para el hiperparatiroidismo es la cirugía.

El hiperparatiroidismo secundario se produce como resultado de otra enfermedad que, inicialmente, causa la disminución de los niveles de calcio en el cuerpo y, con el tiempo, el aumento de la hormona paratiroidea.

Glándulas paratiroides

Las glándulas paratiroides, que se encuentran detrás de la tiroides, fabrican la hormona paratiroide, que participa en la regulación de los niveles corporales de los minerales calcio y fósforo.

Síntomas

Por lo general, el hiperparatiroidismo se diagnostica antes de que los signos o síntomas del trastorno sean evidentes. Cuando se manifiestan los síntomas, estos son el resultado de daño o disfunción en otros órganos o tejidos debido a altos niveles de calcio que circulan en la sangre y la orina o muy poco calcio en los huesos.

Los síntomas pueden ser graves o tan leves e inespecíficos que no parecen estar relacionados con la función paratiroidea en absoluto. La variedad de signos y síntomas comprende:

  • Huesos frágiles que pueden fracturarse con facilidad (osteoporosis)
  • Cálculos renales
  • Orina excesiva
  • Dolor abdominal
  • Cansancio o debilidad rápido
  • Depresión o falta de memoria
  • Dolor en los huesos y las articulaciones
  • Quejas frecuentes de enfermedad sin causa aparente
  • Náuseas, vómitos o pérdida de apetito

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico si tienes algún signo o síntoma de hiperparatiroidismo. Diversos trastornos pueden ocasionar estos síntomas, algunos con complicaciones graves. Es importante obtener un diagnóstico rápido y preciso así como un tratamiento adecuado.

Causas

El hiperparatiroidismo es causado por factores que incrementan la producción de la hormona paratiroidea.

Las glándulas paratiroides mantienen niveles adecuados de calcio y fósforo en el cuerpo mediante la activación y desactivación de la secreción de la hormona paratiroidea, similar al modo en el que un termostato controla un sistema de calefacción para mantener una temperatura de aire constante. La vitamina D también ayuda a regular la cantidad de calcio en la sangre.

Normalmente, este mecanismo de equilibrio funciona bien. Cuando los niveles de calcio en la sangre bajan demasiado, las glándulas paratiroides segregan suficiente hormona paratiroidea para restablecer el equilibrio. La hormona paratiroidea eleva los niveles de calcio mediante la liberación de calcio de los huesos y el aumento de la cantidad de calcio que absorbe el intestino delgado.

Cuando los niveles de calcio en la sangre son demasiado altos, las glándulas paratiroides producen menos hormona paratiroidea. Sin embargo, a veces una o más de estas glándulas producen demasiada hormona, lo que provoca niveles anormalmente altos de calcio (hipercalcemia) y niveles bajos de fósforo en la sangre.

El calcio mineral es mejor conocido por su función de mantener los dientes y huesos sanos. Pero el calcio tiene otras funciones. Ayuda en la transmisión de señales en las células nerviosas y participa en la contracción muscular. El fósforo, otro mineral, trabaja junto con el calcio en estas áreas.

Según la causa, este trastorno puede dividirse generalmente en dos tipos. El hiperparatiroidismo puede ocurrir debido a un problema con las glándulas paratiroides (hiperparatiroidismo primario) o debido a otra enfermedad que afecta la función de las glándulas (hiperparatiroidismo secundario).

Hiperparatiroidismo primario

El hiperparatiroidismo primario ocurre a causa de algún problema con una o más de las cuatro glándulas paratiroides:

  • Un crecimiento no canceroso (adenoma) en una glándula es la causa más frecuente.
  • El agrandamiento (hiperplasia) de dos o más glándulas paratiroides representa la mayoría de los casos.
  • Un tumor canceroso (maligno) es una causa poco frecuente de hiperparatiroidismo primario.

El hiperparatiroidismo primario generalmente ocurre al azar, pero algunas personas heredan un gen que causa el trastorno.

Hiperparatiroidismo secundario

El hiperparatiroidismo secundario es el resultado de otra enfermedad que disminuye los niveles de calcio. Por consiguiente, las glándulas paratiroides trabajan en exceso para compensar la pérdida de calcio. Los factores que pueden contribuir al hiperparatiroidismo secundario comprenden:

  • Deficiencia grave de calcio. Es posible que el cuerpo no obtenga la cantidad de calcio suficiente de tu dieta, a menudo porque el aparato digestivo no absorbe el calcio de esta.
  • Deficiencia grave de vitamina D. La vitamina D ayuda a mantener los niveles adecuados de calcio en la sangre y esta ayuda al aparato digestivo a absorber calcio de los alimentos.

    El cuerpo produce vitamina D cuando tu piel está expuesta al sol y consumes un poco de vitamina D en los alimentos. Si no obtienes demasiada vitamina D, es posible que los niveles de calcio desciendan.

  • Insuficiencia renal crónica. Los riñones convierten la vitamina D en una forma que el cuerpo puede utilizar. Si los riñones funcionan de forma deficiente, la vitamina D utilizable podría declinar y los niveles de calcio bajar. La insuficiencia renal crónica es la causa más frecuente de hiperparatiroidismo secundario.

Factores de riesgo

Puedes tener más riesgo de hiperparatiroidismo primario si se cumple alguna de estas condiciones:

  • Eres mujer y has atravesado la menopausia
  • Has tenido una insuficiencia grave y prolongada de calcio o vitamina D
  • Tienes un trastorno hereditario y poco común, como neoplasia endocrina múltiple tipo 1, que suele afectar varias glándulas
  • Has recibido tratamiento para el cáncer y el cuello estuvo expuesto a la radiación
  • Has tomado litio, un medicamento que se usa con mayor frecuencia para tratar el trastorno bipolar

Complicaciones

Las complicaciones del hiperparatiroidismo se relacionan, principalmente, con el efecto a largo plazo de bajo nivel de calcio en los huesos y alto nivel de calcio en el torrente sanguíneo. Las complicaciones frecuentes comprenden:

  • Osteoporosis. La pérdida de calcio suele dar lugar a huesos débiles y frágiles que se fracturan con facilidad (osteoporosis).
  • Cálculos renales. El exceso de calcio en la sangre puede provocar un exceso de calcio en la orina, que puede causar la formación de depósitos pequeños y duros de calcio y otras sustancias en los riñones. Por lo general, un cálculo renal provoca dolor considerable cuando pasa a través de las vías urinarias.
  • Enfermedad cardiovascular. Aunque aún se desconoce el vínculo exacto de la causa y el efecto, los niveles altos de calcio se asocian con enfermedades cardiovasculares, como presión arterial alta (hipertensión) y ciertos tipos de enfermedades cardíacas.
  • Hipoparatiroidismo neonatal. El hiperparatiroidismo grave y no tratado en mujeres embarazadas puede ocasionar niveles peligrosamente bajos de calcio en los recién nacidos.

Diagnóstico

Análisis de sangre

Si el resultado de un análisis de sangre indica que tienes una cantidad elevada de calcio en sangre, es probable que el médico repita la prueba para confirmar los resultados después de que no hayas ingerido alimentos durante unas horas (hayas ayunado).

Existen muchos trastornos que pueden elevar los niveles de calcio, pero el médico puede hacer un diagnóstico de hiperparatiroidismo si los análisis de sangre muestran que también tienes niveles elevados de la hormona paratiroidea.

Pruebas de diagnóstico adicionales

Después de hacer un diagnóstico de hiperparatiroidismo, el médico puede pedirte otras pruebas para descartar posibles causas secundarias, identificar posibles complicaciones y establecer la gravedad de la afección. Estas pruebas comprenden las siguientes:

  • Prueba de densidad mineral ósea (densitometría ósea). La prueba más frecuente para medir la densidad mineral ósea es la absorciometría de rayos X de doble energía.

    Esta prueba usa dispositivos especiales de rayos X para estimar cuántos gramos de calcio y otros minerales óseos hay en un segmento de hueso.

  • Análisis de orina. La recolección de orina durante 24 horas puede proporcionar información acerca del funcionamiento de los riñones y la cantidad de calcio excretada en la orina.

    Esta prueba puede ayudar a determinar la gravedad del hiperparatiroidismo o a diagnosticar un trastorno renal que sea el causante. Si se encuentra un nivel muy bajo de calcio en la orina, esto puede indicar un trastorno que no requiere tratamiento.

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes de los riñones. El médico puede pedir radiografías u otras pruebas de diagnóstico por imágenes del abdomen para determinar si tienes cálculos u otras anomalías renales.

Pruebas de diagnóstico por imágenes antes de la cirugía

Si el médico te recomienda cirugía, es probable que emplee una de estas pruebas de diagnóstico por imágenes para localizar la glándula paratiroidea o las glándulas que ocasionan problemas:

  • Exploración paratiroidea con sestamibi. El sestamibi es un compuesto radioactivo que absorben las glándulas paratiroides y puede detectarse mediante un explorador sensible a la radioactividad.

    La glándula tiroides normal también absorbe el sestamibi. Para que la absorción en la tiroides no enmascare la captación en un adenoma paratiroideo, también se administra yodo radioactivo, que es absorbido únicamente por la tiroides, y se efectúa la sustracción digital de la imagen de la tiroides.

    La exploración por tomografía computarizada puede combinarse con la exploración con sestamibi para mejorar la detección de una anomalía.

  • Ecografía. La ecografía usa ondas sonoras para crear imágenes de las glándulas paratiroides y del tejido que las rodea.

    Un dispositivo pequeño que se sostiene por encima de la piel (transductor) emite ondas sonoras agudas y registra los ecos de esas ondas a medida que reflejan las estructuras internas. Una computadora convierte los ecos en imágenes en un monitor.

Tratamiento

Conducta expectante

El médico puede no recomendarte un tratamiento ni una supervisión regular si:

  • Los niveles de calcio están solo un poco elevados
  • Los riñones funcionan normalmente y no tienes piedras en ellos
  • Tu densidad ósea es normal o levemente por debajo de lo normal
  • No tienes otros síntomas que puedan mejorar con el tratamiento

Si eliges este enfoque de observar y esperar, es probable que necesites pruebas periódicas para verificar los niveles de calcio en sangre y la densidad ósea.

Cirugía

El tratamiento más frecuente para el hiperparatiroidismo es la cirugía, que además proporciona una cura en cerca del 95 por ciento de todos los casos. El cirujano extraerá solo las glándulas que hayan crecido o que presenten un tumor (adenoma).

Si las cuatro glándulas se ven afectadas, es probable que el cirujano retire solo tres glándulas y tal vez una parte de la cuarta, y que deje algo del tejido paratiroideo en funcionamiento.

La cirugía se puede realizar como un procedimiento ambulatorio, que te permitirá regresar a tu casa el mismo día. En esos casos, la cirugía puede realizarse a través de pequeñas incisiones en el cuello, donde recibirás solo anestesia local.

Las complicaciones debido a la cirugía no son frecuentes. Los riesgos comprenden:

  • Daño a los nervios que controlan las cuerdas vocales
  • Niveles de calcio bajo por largos períodos, que requieran el uso de suplementos de calcio y vitamina D

Medicamentos

Los medicamentos para tratar el hiperparatiroidismo comprenden los siguientes:

  • Calcimiméticos. Un calcimimético es un medicamento que imita el calcio que circula en sangre. El medicamento puede engañar a las glándulas paratiroides para que estas liberen menos hormona paratiroidea. Este medicamento se comercializa bajo el nombre de «cinacalcet» (Sensipar).

    La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) aprobó el cinacalcet para tratar el hiperparatiroidismo provocado por la enfermedad renal crónica o el cáncer paratiroideo. Es posible que algunos médicos lo receten para tratar el hiperparatiroidismo primario, principalmente, si la cirugía no pudo curar el trastorno o si la persona no es un buen candidato para la cirugía.

    Los efectos secundarios más frecuentemente informados del cinacalcet son dolores articulares o musculares, diarrea, náuseas e infección respiratoria.

  • Terapia de reemplazo hormonal. En el caso de las mujeres que hayan atravesado la menopausia y presentan signos de osteoporosis, la terapia de reemplazo hormonal puede ayudar a la retención de calcio en los huesos. Este tratamiento no aborda los problemas de fondo que pueda haber con las glándulas paratiroides.

    El uso prolongado de la terapia de reemplazo hormonal puede incrementar el riesgo de coágulos sanguíneos y de cáncer de mama. Trabaja con el médico para evaluar los riesgos y beneficios que te ayuden a decidir lo mejor para ti.

    Algunos efectos secundarios frecuentes de la terapia de reemplazo hormonal comprenden dolor y sensibilidad de las mamas, mareos y dolor de cabeza.

  • Bisfosfonatos. Los bisfosfonatos también previenen la pérdida de calcio de los huesos y pueden disminuir la osteoporosis provocada por el hiperparatiroidismo. Algunos efectos secundarios asociados con los bisfosfonatos comprenden baja presión arterial, fiebre y vómitos.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tú y tu médico han elegido controlar, en vez de tratar, el hiperparatiroidismo, las siguientes sugerencias pueden ayudar a prevenir complicaciones:

  • Controlar cuánto calcio y vitamina D incorporas en tu dieta. No se recomienda que las personas con hiperparatiroidismo restrinjan la ingesta de calcio en la dieta. El Institute of Medicine (Instituto de Medicina) recomienda a los adultos de entre 19 y 50 años y a los hombres de entre 51 y 70 años consumir 1000 miligramos (mg) de calcio por día. Esa recomendación de calcio aumenta a 1200 mg por día para las mujeres mayores de 51 años y para los hombres mayores de 71 años.

    El Institute of Medicine (Instituto de Medicina) recomienda consumir 600 unidades internacionales (UI) de vitamina D por día a las personas de entre 1 a 70 años y 800 UI por día a los adultos de 71 años y más. Habla con el médico sobre las pautas de alimentación adecuadas para ti.

  • Bebe mucho líquido. Bebe suficiente líquido, en especial agua, para producir orina bien clara a fin de disminuir el riesgo de cálculos en los riñones.
  • Haz ejercicio regularmente. El ejercicio regular, que comprende el entrenamiento de fuerza, ayuda a mantener fuertes los huesos. Habla con tu médico acerca de qué tipo de programa de ejercicios es el mejor en tu caso.
  • No fumes. Fumar puede fomentar la disminución de la masa ósea, así como el riesgo de tener varios problemas de salud graves. Consulta con tu médico sobre las mejores formas de dejar de fumar.
  • Evita los medicamentos que elevan el nivel de calcio. Ciertos medicamentos, entre ellos, algunos diuréticos y el litio, pueden elevar los niveles de calcio. Si tomas este tipo de medicamentos, pregúntale a tu médico si hay algún otro medicamento que sea más adecuado para ti.

Preparación antes de la cita

En la mayoría de los casos, se detectan niveles elevados de calcio en análisis de sangre que el médico solicita como parte de un análisis de detección de rutina, una prueba diagnóstica para un trastorno no relacionado o una prueba diagnóstica para identificar la causa de síntomas muy generales.

Habla con tu médico sobre los resultados de los análisis si muestran que tienes niveles altos de calcio. Las preguntas que podrías hacerle al médico son:

  • ¿Tengo hiperparatiroidismo?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme para confirmar el diagnóstico o determinar la causa?
  • ¿Debería consultar a un especialista en trastornos hormonales (endocrinólogo)?
  • Si tengo hiperparatiroidismo, ¿me recomiendas la cirugía?
  • ¿Qué alternativas tengo además de la cirugía?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Hay algún material impreso sobre hiperparatiroidismo que pueda llevarme a casa?

Para comprender el efecto del hiperparatiroidismo en tu salud general, el médico puede hacerte preguntas sobre posibles signos o síntomas leves, incluidos:

  • ¿Te has sentido deprimido?
  • ¿A menudo te sientes cansado, fatigado con facilidad o generalmente no te sientes bien?
  • ¿Sientes molestias y dolores inexplicables?
  • ¿A menudo estás olvidadizo, distraído o no puedes concentrarte?
  • ¿Has tenido aumento de la sed y orina excesiva?

El médico puede hacerte preguntas adicionales sobre qué medicamentos estás tomando y cómo es tu dieta para determinar si obtienes cantidades suficientes de calcio y vitamina D.

Last Updated Mar 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use