Diabetes y depresión Cómo hacer frente a las dos afecciones

Si tienes diabetes, ya sea tipo 1 o tipo 2, tienes un riesgo mayor de desarrollar depresión. Y, si estás deprimido, es posible que tengas una probabilidad mayor de desarrollar diabetes tipo 2. La buena noticia es que la diabetes y la depresión se pueden tratar juntas. Y si controlas una de estas afecciones eficazmente, esto puede tener un efecto positivo en la otra.

Cómo están relacionadas

Aunque la relación entre la diabetes y la depresión no se comprende completamente:

  • Las exigencias de controlar la diabetes pueden ser estresantes y provocar síntomas de depresión.
  • La diabetes puede causar complicaciones y problemas de salud que pueden empeorar los síntomas de la depresión.
  • La depresión puede conducir a malas decisiones de estilo de vida, como llevar una alimentación poco saludable, hacer menos ejercicio, fumar y aumentar de peso, y todos estos son factores de riesgo para la diabetes.
  • La depresión afecta tu capacidad para realizar tareas, comunicarte y pensar con claridad. Esto puede interferir con tu capacidad para controlar la diabetes con éxito.

Cómo controlar las dos afecciones juntas

  • Programas de autocontrol de la diabetes. Los programas para la diabetes que se centran en la conducta han tenido éxito en ayudar a las personas a mejorar su control metabólico, estar en mejor forma y controlar la pérdida de peso y otros factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. También pueden ayudar a mejorar tu sensación de bienestar y calidad de vida.
  • Psicoterapia. De manera similar, los que participan en psicoterapia, en particular la terapia cognitivo-conductual, han informado mejoras en la depresión, lo que resultó en un mejor control de la diabetes.
  • Cambios en los medicamentos y el estilo de vida. Los cambios en los medicamentos, tanto para la diabetes como para la depresión, y en el estilo de vida, incluidos diferentes tipos de terapia junto con ejercicio regular, pueden mejorar ambas afecciones.
  • Atención en colaboración. Una nueva investigación indica que el tratamiento supervisado por un enfermero administrador de casos que refuerza la terapia cuando es necesario ayuda a mejorar tanto la depresión, como la diabetes. Es posible que este tipo de atención no esté disponible en la mayoría de los sistemas de atención médica.

Si tienes diabetes, debes estar atento ante los signos y síntomas de la depresión, como pérdida de interés en las actividades normales, sentimientos de tristeza o desesperanza y problemas físicos inexplicables como dolor de espalda o dolores de cabeza.

Si crees que puedes estar deprimido, busca ayuda de inmediato. Tu médico o educador para la diabetes puede derivarte a un profesional de salud mental.

Last Updated Jul 29, 2021


© 2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use