Cirugía de cataratas

Perspectiva general

La cirugía de cataratas es un procedimiento para extraer el cristalino del ojo y, en la mayoría de los casos, reemplazarlo con una lente artificial. Normalmente, el cristalino del ojo es transparente. Una catarata causa que el cristalino se nuble, lo que con el tiempo afecta tu visión.

Un médico de ojos (oftalmólogo) realiza la cirugía de cataratas en forma ambulatoria, lo que significa que no tienes que quedarte en el hospital después de la cirugía. La cirugía de cataratas es muy común y, por lo general, es un procedimiento seguro.

Por qué se debe hacer

La cirugía de cataratas se realiza para tratar las cataratas. Las cataratas pueden causar visión borrosa y aumentar el reflejo de las luces. Si una catarata te dificulta llevar a cabo tus actividades habituales, tu médico puede sugerirte una cirugía de cataratas.

Cuando una catarata interfiere en el tratamiento de otro problema en los ojos, podría ser recomendable una cirugía de cataratas. Por ejemplo, los médicos podrían recomendar la cirugía de cataratas si una catarata hace que al oftalmólogo le resulte difícil examinar la parte posterior del ojo para controlar o tratar otros problemas de los ojos, como degeneración macular relacionada con la edad o retinopatía diabética.

En la mayoría de los casos, esperar para someterte a la cirugía de cataratas no dañará el ojo, por lo que tienes tiempo para considerar tus opciones. Si tu visión todavía es relativamente buena, es posible que no necesites una cirugía de cataratas durante varios años, si es que alguna vez la necesitas.

Al considerar una cirugía de cataratas, ten presentes estas preguntas:

  • ¿Puedes ver lo suficientemente bien como para hacer tu trabajo y conducir de manera segura?
  • ¿Tienes problemas para leer o ver televisión?
  • ¿Te resulta difícil cocinar, ir de compras, hacer tareas de jardinería, subir escaleras o tomar medicamentos?
  • ¿Los problemas de visión afectan tu nivel de independencia?
  • ¿Las luces brillantes te dificultan la visión?
Cómo una catarata afecta tu visión

La visión normal (izquierda) se vuelve borrosa cuando se forma una catarata (derecha).

Riesgos

Las complicaciones después de una cirugía de cataratas son poco frecuentes y se pueden tratar con éxito.

Los riesgos de la cirugía de cataratas comprenden los siguientes:

  • Inflamación
  • Infección
  • Sangrado
  • Hinchazón
  • Caída del párpado
  • Dislocación de la lente artificial
  • Desprendimiento de retina
  • Glaucoma
  • Catarata secundaria
  • Pérdida de visión

El riesgo de sufrir complicaciones es mayor si tienes otra retinopatía o una enfermedad grave. Ocasionalmente, la cirugía de catarata no mejora la visión debido al daño oculto en el ojo provocado por otras enfermedades, como glaucoma o degeneración macular. Si es posible, puede ser útil evaluar otros problemas oculares antes de tomar la decisión de someterte a una cirugía de catarata.

Cómo prepararte

Alimentos y medicamentos

Es posible que te indiquen que no comas ni bebas nada 12 horas antes de la cirugía de cataratas. El médico también puede aconsejarte que dejes de tomar temporalmente cualquier medicamento que pueda aumentar el riesgo de sangrado durante el procedimiento. Infórmale al médico si tomas algún medicamento por problemas de próstata, ya que algunos de estos medicamentos pueden interferir en la cirugía de cataratas.

Es posible que te receten gotas antibióticas para los ojos, para que uses uno o dos días antes de la cirugía.

Otras precauciones

Generalmente, puedes irte a casa el mismo día de la cirugía, pero no podrás conducir, de modo que organiza para que alguien te lleve a casa. Si es necesario, haz los arreglos para recibir ayuda en casa, ya que es posible que el médico te limite algunas actividades, como inclinarte y levantar peso, durante alrededor de una semana después de la cirugía.

Lo que puedes esperar

Antes de la intervención

Alrededor de una semana antes de la cirugía, tu médico realiza una ecografía indolora para medir el tamaño y la forma de tu ojo. Esto ayuda a determinar el tipo adecuado de implante de lente (lente intraocular).

A casi todas las personas que se someten a una cirugía de cataratas se les coloca una lente intraocular. Estas lentes mejoran la visión al enfocar la luz en la parte posterior del ojo. No podrás ver ni sentir la lente. No requiere ningún cuidado especial y se convierte en una parte permanente del ojo.

Existen diversas lentes intraoculares con distintas características. Antes de la cirugía, tú y tu oftalmólogo analizarán qué tipo de lente intraocular podría ser más adecuada según tu caso y tu estilo de vida. El costo también puede ser un factor, ya que las compañías de seguro, en determinadas ocasiones, no cubren todos los tipos de lentes.

Las lentes intraoculares son de plástico, acrílico o silicona. Algunas lentes intraoculares bloquean la luz ultravioleta. Algunas lentes intraoculares son de plástico rígido y se implantan mediante una incisión que requiere varios puntos (suturas) para cerrarse.

No obstante, muchas lentes intraoculares son flexibles, lo que permite que la incisión sea más pequeña y requiera pocos puntos o ninguno. El cirujano dobla este tipo de lente y la inserta en la cápsula vacía donde previamente estaba el cristalino natural. Una vez que se encuentra dentro del ojo, la lente intraocular se despliega y llena la cápsula vacía.

Los siguientes son algunos de los tipos de lentes disponibles:

  • Monofocal de enfoque fijo. Este tipo de lente tiene un único punto de enfoque para visión lejana. Generalmente, para leer se requerirá el uso de anteojos de lectura.
  • Monofocal acomodativa. Si bien estas lentes solo tienen un único punto de enfoque, pueden responder a los movimientos de los músculos del ojo y cambiar el enfoque a objetos cercanos o distantes.
  • Multifocal. Estas lentes son similares a los anteojos con lentes bifocales o progresivas. Las diferentes áreas de la lente tienen distintos puntos de enfoque, lo que permite ver a corta, media y larga distancia.
  • Corrección de astigmatismo (tórica). Si tienes un alto grado de astigmatismo, una lente tórica puede ayudarte a corregir la vista.

Habla acerca de los beneficios y riesgos de los diferentes tipos de lentes intraoculares con tu cirujano de ojos para determinar cuál es la más adecuada para ti.

Durante el procedimiento

La cirugía de catarata es, generalmente, un procedimiento ambulatorio que tarda una hora o menos.

En primer lugar, el médico te colocará gotas para los ojos para dilatar la pupila. Te aplicarán anestesia local para adormecer el área y es posible que te den un sedante que te relaje. Si te dan un sedante, estarás despierto, pero te sentirás atontado durante la cirugía.

Durante la cirugía de catarata, se quita el cristalino nublado y se implanta una lente artificial y transparente. En algunos casos, sin embargo, es posible quitar una catarata sin que se implante una lente artificial.

Los métodos quirúrgicos que se utilizan para eliminar las cataratas comprenden los siguientes:

  • Utilizar una sonda ecográfica para romper el cristalino y quitarlo. Durante un procedimiento llamado facoemulsificación, el cirujano realiza una pequeña incisión en la parte delantera del ojo (córnea) e inserta una sonda del ancho de una aguja en la sustancia del cristalino, donde se ha formado la catarata.

    El cirujano luego utiliza la sonda, que transmite ondas ultrasónicas, para romper (emulsionar) la catarata y succionar los fragmentos. La parte de atrás del cristalino (la cápsula del cristalino) se deja intacta para que funcione como el lugar en donde se colocará la lente artificial. Se pueden utilizar puntos de sutura para cerrar la pequeña incisión en la córnea al finalizar el procedimiento.

  • Realizar una incisión en el ojo y quitar el cristalino en una sola pieza. Un procedimiento menos frecuente, llamado extracción extracapsular de cataratas, requiere una incisión mayor que la que se realiza para la facoemulsificación. A través de esta incisión mayor, el cirujano utiliza instrumentos quirúrgicos para remover la cápsula frontal del cristalino y el cristalino nublado que comprende la catarata. La cápsula posterior del cristalino se deja intacta para que funcione como el lugar donde se colocará la lente artificial.

    Este procedimiento se puede realizar si tienes determinadas complicaciones oculares. Con la incisión mayor, es necesario dar puntos.

Una vez que se extrae la catarata, ya sea mediante facoemulsificación o extracción extracapsular, se implanta una lente artificial en la cápsula vacía del cristalino.

Después del procedimiento

Luego de una cirugía de catarata, espera que la visión comience a mejorar en unos pocos días. La visión puede ser borrosa al principio, hasta que el ojo se cure y se ajuste.

Los colores pueden parecer más brillosos luego de la cirugía, debido a que estás mirando a través de una lente nueva y transparente. Una catarata es generalmente de color amarillo o marrón antes de la cirugía, por lo que modifica el modo en que se ven los colores.

Por lo general, verás al oculista uno o dos días después de la cirugía, la semana siguiente y después otra vez en aproximadamente un mes, para que controle cómo se está curando.

Es normal sentir picazón y una leve molestia durante un par de días después de la cirugía. Evita frotarte o presionar el ojo.

El médico puede pedirte que te coloques un parche ocular o una protección el día de la cirugía. El médico también te puede recomendar que utilices el parche ocular durante unos días después de la cirugía y la protección ocular para dormir durante el período de recuperación.

El médico puede recetarte gotas para los ojos u otros medicamentos para prevenir la infección, reducir la inflamación y controlar la presión ocular. Algunas veces, estos medicamentos se pueden inyectar en el ojo en el momento de la cirugía.

Luego de un par de días, debería desaparecer casi toda la molestia. Con frecuencia, la curación total se produce dentro de las ocho semanas.

Llama a tu médico de inmediato si presentas alguno de los siguientes síntomas:

  • Pérdida de la visión
  • Dolor que persiste a pesar de tomar analgésicos de venta libre
  • Mayor enrojecimiento en el ojo
  • Hinchazón de los párpados
  • Haces de luz o múltiples puntos nuevos (flotantes) delante del ojo

La mayoría de las personas necesitan lentes, al menos durante parte del tiempo, luego de una cirugía de cataratas. El médico te informará cuándo tus ojos se han curado lo suficiente como para darte una receta final de lentes. Esto ocurre generalmente entre uno y tres meses después de la cirugía.

Si tienes cataratas en ambos ojos, el médico programa generalmente la segunda cirugía después de que el primer ojo se haya curado.

Resultados

La cirugía de cataratas restaura correctamente la visión en la mayoría de las personas que se someten al procedimiento.

Las personas que se han sometido a una cirugía de cataratas pueden desarrollar una catarata secundaria. El término médico para esta complicación frecuente se conoce como «opacificación de la cápsula posterior». Esto sucede cuando la parte posterior de la cápsula del cristalino —la parte del cristalino que no se extrajo durante la cirugía y que ahora sirve de soporte a la lente implantada— se nubla y dificulta la visión.

La opacificación de la cápsula posterior se trata con un procedimiento ambulatorio indoloro de cinco minutos llamado «capsulotomía con láser de granate de itrio y aluminio». En la capsulotomía con láser de granate de itrio y aluminio, se usa un rayo láser para hacer una pequeña abertura en la cápsula nublada a fin de crear una vía despejada a través de la cual puede pasar la luz.

Después del procedimiento, generalmente permaneces en el consultorio del médico durante aproximadamente una hora para estar seguros de que no aumente la presión ocular. Otras complicaciones son poco frecuentes, pero pueden comprender aumento de la presión ocular y desprendimiento de retina.

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use