Medicamentos con receta para adelgazar

¿Eres un adulto con sobrepeso u obeso y tienes problemas graves de salud debido a tu peso? ¿Has probado con dieta y ejercicio pero no has podido lograr bajar una cantidad de peso significativa? Si la respuesta a estas preguntas ha sido afirmativa, entonces podría ser una buena opción para ti un medicamento recetado para bajar de peso.

Sin embargo, debes saber que los medicamentos recetados para bajar de peso se usan junto con la dieta y el ejercicio y no como un reemplazo.

¿Quién es buen candidato para recibir medicamentos para bajar de peso?

Tu médico puede considerar el uso de medicamentos para bajar de peso si tú no has podido bajar de peso con dieta y ejercicio, y cumples con uno de los siguientes requisitos:

  • Tu índice de masa corporal (IMC) es superior a 30.
  • Tu IMC es superior a 27 y tienes un problema médico grave relacionado con la obesidad, como diabetes o hipertensión arterial.

Antes de seleccionar un medicamento para ti, el médico considerará tu historia clínica, los posibles efectos secundarios de los medicamentos y las posibles interacciones con los medicamentos que ya estás tomando.

Sin embargo, es importante destacar que los medicamentos para bajar de peso no son para todo el mundo. Por ejemplo, las mujeres embarazadas o que están tratando de quedar embarazadas o las mujeres que están amamantando no deben usar medicamentos recetados para bajar de peso.

¿Los medicamentos para bajar de peso dan buenos resultados?

Todos los medicamentos recetados para bajar de peso aprobados para uso a largo plazo producen una pérdida de peso significativa en comparación con el placebo. Además, los estudios muestran que agregar medicamentos para la pérdida de peso a los cambios en el estilo de vida resulta en una pérdida de peso mayor que la que producen los cambios en el estilo de vida por sí solos.

En el transcurso de 12 meses, eso puede significar una pérdida de peso de 3 a 7 por ciento del peso corporal total más de lo que lograrías con los cambios en el estilo de vida solamente. Esto puede parecer una cantidad modesta, pero una pérdida de peso sostenida del 5 al 10 por ciento del peso corporal total puede traer beneficios para la salud, como reducir los valores de presión arterial, glucemia y triglicéridos.

Qué debes saber sobre los medicamentos para bajar de peso

Los efectos secundarios leves, como náuseas, estreñimiento o diarrea, son comunes, pero pueden disminuir con el tiempo. En raras ocasiones, se pueden presentar efectos secundarios graves. Por esta razón, es importante hablar en detalle sobre las opciones de medicación con tu médico.

Los medicamentos para bajar de peso pueden ser caros y no siempre están cubiertos por el seguro. Consulta a tu compañía de seguros para conocer la cobertura de cada opción de medicamentos.

¿Cuánto tiempo dura la terapia con medicamentos?

El tiempo que necesites tomar el medicamento para bajar de peso depende de si el medicamento sirve para que bajes de peso y si tiene algún efecto secundario. Si has bajado el peso suficiente como para que tu salud mejore y no tienes efectos secundarios graves, el médico puede sugerirte que lo sigas tomando indefinidamente.

Si no bajas al menos el 5 % de tu peso corporal después de 12 semanas tomando la dosis completa del medicamento, el médico probablemente cambie tu plan de tratamiento o considere recetarte un medicamento diferente para que bajes de peso.

Después de dejar de tomar medicamentos para bajar de peso, muchas personas recuperan parte del peso que bajaron. Sin embargo, adoptar hábitos de vida saludables puede ayudar a limitar el aumento de peso.

¿Qué medicamentos están aprobados para bajar de peso?

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha aprobado cinco medicamentos para el uso a largo plazo: bupropión-naltrexona (Contrave), liraglutida (Saxenda), lorcaserina (Belviq), orlistat (Xenical) y fentermina-topiramato (Qsymia).

La mayoría de los medicamentos recetados para bajar de peso disminuyen el apetito o aumentan la sensación de saciedad, y algunos hacen ambas cosas. La excepción es el orlistat, que actúa interfiriendo con la absorción de grasa.

El bupropión-naltrexona es un medicamento combinado. La naltrexona se utiliza para tratar la dependencia del alcohol y los opiáceos. El bupropión es un antidepresivo y ayuda a dejar de fumar. Como todos los antidepresivos, el bupropión contiene una advertencia sobre el riesgo de suicidio. El bupropión-naltrexona puede elevar la presión arterial y es necesario hacerse un control al comienzo del tratamiento. Los efectos secundarios comunes incluyen náuseas, dolor de cabeza y estreñimiento.

La liraglutida también se utiliza para controlar la diabetes. A diferencia de otros medicamentos para bajar de peso, la liraglutida se administra por inyección. Las náuseas son una queja común y el vómito puede limitar su uso.

Inicialmente, la lorcaserina suscitó preocupación porque funciona de manera similar a la fenfluramina, un fármaco que se retiró del mercado porque dañaba las válvulas cardíacas. Sin embargo, no hay evidencia de que la lorcaserina dañe las válvulas cardíacas. La lorcaserina por lo general se tolera bien. Los posibles efectos secundarios incluyen dolor de cabeza, náuseas y dolor de espalda.

El orlistat puede causar efectos secundarios gastrointestinales molestos, como flatulencias y heces blandas. Es necesario seguir una dieta baja en grasa al tomar este medicamento. El orlistat también está disponible en una fórmula de menor intensidad sin receta médica (Alli). Se han informado casos aislados de lesiones hepáticas graves. Sin embargo, no se ha establecido ninguna relación de causa y efecto.

La fentermina-topiramato es una combinación de un anticonvulsivo (topiramato) y un medicamento para bajar de peso (fentermina). La fentermina puede ser objeto de uso indebido por sus efectos similares a los de las anfetaminas. Otros posibles efectos secundarios incluyen un aumento en la frecuencia cardíaca y la presión arterial, insomnio, estreñimiento y nerviosismo. El topiramato aumenta el riesgo de que se presenten defectos de nacimiento.

La fentermina como agente único (Adipex-P) también se utiliza para bajar de peso. Es uno de los cuatro medicamentos para bajar de peso aprobados para el uso a corto plazo (menos de 12 semanas). Este grupo de medicamentos no se prescribe de manera generalizada debido a la duración limitada de su uso, los efectos secundarios y el potencial de abuso. La excepción es la fentermina. Se prescribe comúnmente y el índice real de abuso parece ser bajo.

En resumen

Los medicamentos para bajar de peso no son una solución fácil para el sobrepeso, pero pueden ser una herramienta que ayude a hacer los cambios de estilo de vida necesarios para bajar de peso y mejorar la salud.

Last Updated Jan 24, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use