Síntomas de la diabetes: Cuando los síntomas de la diabetes son una preocupación

Millones de personas en los Estados Unidos tienen diabetes, pero no lo saben. Los primeros síntomas de la diabetes, especialmente la diabetes tipo 2, no siempre son obvios. De hecho, los signos y síntomas pueden aparecer tan gradualmente que las personas pueden tener diabetes tipo 2 durante años antes de que se les diagnostique la enfermedad.

Pero si notas los siguientes signos y síntomas, haz una cita para ver a tu médico:

  • Aumento de la sed y de la micción
  • Fatiga
  • Visión borrosa
  • Pérdida de peso inesperada
  • Aumento del hambre
  • Llagas de curación lenta e infecciones frecuentes
  • Encías rojas e inflamadas
  • Hormigueo o entumecimiento en las manos o los pies

La comprensión de los posibles síntomas de la diabetes puede conducir a un diagnóstico y tratamiento tempranos, lo que puede ayudarte a prevenir las complicaciones de la diabetes y tener una vida de mejor salud.

A continuación se incluyen más detalles sobre los signos y síntomas de la diabetes:

Sed excesiva y aumento de la micción

La sed excesiva y el aumento de la micción son signos y síntomas comunes de la diabetes. Cuando tienes diabetes, el exceso de glucosa (un tipo de azúcar) se acumula en tu sangre. Los riñones se ven obligados a trabajar horas extras para filtrar y absorber el exceso de glucosa.

Cuando los riñones no pueden seguir el ritmo, el exceso de glucosa se excreta en la orina y arrastra los líquidos de los tejidos, lo que te deshidrata. Esto por lo general te provocará sed. A medida que bebas más líquidos para saciar tu sed, orinarás aún más.

Fatiga

Es posible que te sientas cansado si tienes diabetes. Un nivel alto de glucosa en la sangre deteriora la capacidad del cuerpo para utilizar la glucosa para cubrir tus necesidades energéticas. La deshidratación por el aumento de la micción también puede hacer que te sientas fatigado.

Pérdida de peso

Cuando pierdes glucosa a través de la micción frecuente, también pierdes calorías. Al mismo tiempo, la diabetes puede impedir que la glucosa de los alimentos llegue a las células, lo que provoca un hambre constante. El efecto combinado puede causar adelgazamiento rápido, en especial, con la diabetes tipo 1.

Visión borrosa

Los síntomas de la diabetes a veces involucran la visión. Los niveles altos de glucosa en la sangre extraen líquido de los tejidos, incluidos los cristalinos de los ojos. Esto afecta la capacidad de hacer foco.

Si no se trata, la diabetes puede hacer que se formen nuevos vasos sanguíneos en la retina (la parte posterior del ojo) y dañar los vasos sanguíneos establecidos. Para la mayoría de las personas, estos cambios tempranos no causan problemas de visión. Sin embargo, si estos cambios progresan sin ser detectados, pueden llevar a la pérdida de la visión y a la ceguera.

Llagas de curación lenta o infecciones frecuentes

Los niveles altos de glucosa en la sangre pueden provocar un flujo sanguíneo deficiente y perjudicar el proceso de curación natural del cuerpo. Debido a esto, las personas con diabetes pueden notar úlceras de curación lenta, especialmente en los pies. En las mujeres con diabetes, pueden ocurrir con más frecuencia infecciones por levaduras vaginales y de la vejiga.

Hormigueo en manos y pies

Demasiada glucosa en la sangre puede afectar el funcionamiento de los nervios. Puedes notar hormigueo y pérdida de sensibilidad (entumecimiento) en tus manos y pies, al igual que dolor ardiente en tus brazos, manos, piernas y pies.

Encías rojas, inflamadas y sensibles

La diabetes puede debilitar tu capacidad para combatir los gérmenes, lo que aumenta el riesgo de infección en las encías y en los huesos que mantienen los dientes en su lugar. Las encías pueden desprenderse de los dientes, los dientes pueden aflojarse o puedes desarrollar llagas o ampollas de pus en las encías, en especial, si tienes una infección en las encías antes de que se desarrolle la diabetes.

Tómate en serio las señales del cuerpo

Si notas cualquier signo o síntoma posible de diabetes, consulta con tu médico. La diabetes es una afección grave y, cuanto antes se diagnostique, antes podrás comenzar el tratamiento. Con tu participación activa y el apoyo de tu equipo de atención médica, podrás controlar la diabetes y disfrutar de una vida activa y saludable.

Last Updated Sep 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use