Cirugía de ojos LASIK

Perspectiva general

La cirugía ocular LASIK es la cirugía refractiva con láser más conocida y la que se realiza con más frecuencia para corregir los problemas de la visión. La queratomileusis in situ con láser (LASIK) puede ser una alternativa a los anteojos o lentes de contacto.

Durante la cirugía ocular LASIK, se utiliza un tipo especial de láser de corte para modificar con precisión la forma de la córnea (tejido transparente en forma de cúpula que se encuentra en la parte delantera del ojo) con el fin de mejorar la visión.

En condiciones normales, la córnea desvía (refracta) la luz correctamente sobre la superficie de la retina en la parte posterior del ojo. Pero en los casos de miopía, hipermetropía o astigmatismo, la córnea refracta la luz de forma incorrecta, lo que causa una visión borrosa.

Los anteojos y los lentes de contacto pueden corregir la visión, pero darle una nueva forma a la córnea también permite que se produzca la refracción necesaria.

Cirugía ocular LASIK

Durante la cirugía ocular LASIK, un cirujano ocular crea un colgajo en la córnea (A), la superficie transparente en forma de cúpula del ojo que representa una gran parte del poder de flexión o refracción del ojo. Luego, el cirujano utiliza un láser (B) para remodelar la córnea, que corrige los problemas de refracción en el ojo (C).

Por qué se debe hacer

La cirugía queratomileusis in situ asistida por láser puede ser una opción para la corrección de uno de estos problemas de la visión:

  • Miopía. Cuando el globo ocular es levemente más largo de lo normal o cuando la córnea tiene una curva muy pronunciada, los rayos de luz se enfocan al frente de la retina y hacen que la visión lejana quede borrosa. Puedes ver objetos que están cerca con bastante claridad, pero no los que están lejos.
  • Visión larga (hipermetropía). Cuando el globo ocular es más corto que el promedio o la córnea es muy plana, la luz se enfoca detrás de la retina en lugar de hacerlo sobre ella. Esto hace que la visión de cerca, y a veces la visión de lejos, sea borrosa.
  • Astigmatismo. Cuando la córnea tiene una curvatura o superficie plana desnivelada, el resultado es el astigmatismo, que perturba el enfoque de la visión cercana y lejana.

Si estás considerando la cirugía ocular queratomileusis in situ asistida por láser, es probable que ya uses anteojos o lentes de contacto. Tu oftalmólogo hablará contigo acerca de si la cirugía ocular queratomileusis in situ asistida por láser u otro procedimiento refractivo similar es una opción que funcionará para ti.

Anatomía del ojo

Tu ojo es una estructura compleja y compacta que mide alrededor de 1 pulgada (2,5 centímetros) de diámetro. Recibe millones de datos acerca del mundo exterior, los cuales tu cerebro procesa con rapidez.

Miopía

Con visión normal, una imagen se enfoca con nitidez sobre la superficie de la retina. Con miopía, el punto de enfoque se encuentra delante de la retina, por lo que los objetos distantes parecen borrosos.

Hipermetropía

Con visión normal, una imagen se enfoca con nitidez sobre la superficie de la retina. Con hipermetropía, la córnea no refracta la luz adecuadamente, de manera que el punto de enfoque queda detrás de la retina. Esto hace que los objetos cercanos se vean borrosos.

Riesgos

Las complicaciones que causan la pérdida de la visión no son muy comunes. Sin embargo, ciertos efectos secundarios de la cirugía ocular LASIK, sobre todo, ojos secos y problemas visuales temporales como los resplandores, son bastante comunes.

Por lo general, estos desaparecen después de algunas semanas o meses, y muy pocas personas consideran que son un problema a largo plazo.

Algunos riesgos de la cirugía ocular LASIK son los siguientes:

  • Ojos secos. La cirugía ocular LASIK provoca una disminución temporal en la producción de lágrimas. Durante aproximadamente los primeros seis meses después de la cirugía, podrías llegar a sentir los ojos muy secos a medida que se van curando. La sequedad ocular puede reducir la calidad de la visión.

    El oftalmólogo podría recomendarte gotas para los ojos secos. Si tienes sequedad ocular grave, puedes elegir realizarte otro procedimiento para que te coloquen tapones especiales en los conductos lagrimales a fin de evitar que las lágrimas drenen en la superficie de los ojos.

  • Resplandores, halos y visión doble. Podrías llegar a tener dificultades para ver de noche después de la cirugía. Por lo general, esto dura unos días o unas semanas. También quizás te vuelvas más sensible a la luz, notes resplandores y halos alrededor de luces brillantes o veas doble.

    Incluso cuando se analiza un buen resultado visual con pruebas estándar, tu visión en la luz tenue (como al atardecer o cuando hay niebla) puede reducirse en mayor medida después de la cirugía que antes de esta.

  • Subcorrecciones. Si el láser quita muy poco tejido del ojo, no obtendrás los resultados de visión más clara que esperabas. Las subcorrecciones son más comunes en las personas que tienen miopía. Es posible que tengas que someterte a otra cirugía ocular LASIK dentro de un año para quitar más tejido.
  • Sobrecorrecciones. También es posible que el láser elimine demasiado tejido del ojo. Las sobrecorrecciones pueden ser más difíciles de corregir que las subcorrecciones.
  • Astigmatismo. El astigmatismo puede ser causado por una extracción desigual de tejido. Podría requerir otra cirugía, anteojos o lentes de contacto.
  • Problemas con colgajos. Plegar o extraer el colgajo de la parte frontal del ojo durante la cirugía puede causar complicaciones, como infección y exceso de lágrimas. La capa exterior del tejido de la córnea podría crecer de manera anormal por debajo del colgajo durante el proceso de curación.
  • Regresión. La regresión se produce cuando la visión vuelve poco a poco a su estado anterior. Esta es una complicación menos común.
  • Cambios o pérdida de la visión. Muy pocas veces, las complicaciones quirúrgicas pueden ocasionar la pérdida de la visión. También es posible que algunas personas no vean con tanta claridad o nitidez como antes.

Enfermedades que aumentan los riesgos

Ciertas afecciones de la salud pueden aumentar los riesgos asociados con la cirugía ocular LASIK o hacer que el resultado sea menos predecible.

Es posible que los médicos no te recomienden la cirugía refractiva con láser si tienes ciertas afecciones, entre ellas:

  • Trastornos autoinmunitarios, como artritis reumatoide
  • Un sistema inmunitario debilitado debido a medicamentos inmunodepresores o VIH
  • Ojos secos persistentes
  • Cambios recientes en la visión debido a medicamentos, cambios hormonales, embarazo, lactancia o edad
  • Inflamación de la córnea, trastornos del párpado, lesiones oculares o enfermedades oculares, como uveítis, herpes simple que afecta al área ocular, glaucoma o cataratas

La cirugía ocular LASIK por lo general no es aconsejable si tú:

  • Tienes una enfermedad ocular que hace que la córnea se adelgace y se abulte, o si tienes antecedentes familiares de ello
  • Tienes una visión general bastante buena
  • Tienes miopía severa
  • Tienes pupilas muy grandes o córneas delgadas
  • Tienes cambios oculares relacionados con la edad que hacen que la visión sea menos clara
  • Practicas deportes de contacto que pueden estar asociados con golpes en la cara

Si estás pensando en someterte a la cirugía ocular LASIK, habla con tu médico sobre tus preguntas e inquietudes. Tu médico analizará si eres un candidato para el procedimiento u otros similares.

Cómo prepararte

Sigue los siguientes pasos a la hora de prepararte para la cirugía:

  • Averigua cuánto puede llegar a costarte la cirugía. La cirugía ocular LASIK se suele considerar una cirugía electiva, por lo que la mayoría de las compañías de seguros no cubren su costo. Prepárate para pagar los gastos con el dinero de tu propio bolsillo.
  • Organiza cómo volverás a casa. Tendrás que organizar con alguien para que te lleve al lugar de la cirugía y, luego, a casa. Inmediatamente después de la cirugía, es posible que todavía sientas los efectos de los medicamentos que te administraron y que veas borroso.
  • No te maquilles los ojos. No uses maquillaje, cremas, perfumes o lociones el día anterior y el día de la cirugía. El médico también podría pedirte que te limpies las pestañas todos los días o con mayor frecuencia los días previos a la cirugía para quitar los residuos y reducir el riesgo de infección.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

Los resultados a largo plazo de la cirugía ocular LASIK tienden a ser mejores en personas cuidadosamente evaluadas antes de la cirugía para asegurarse de que son buenas candidatas para el procedimiento.

Si usas lentes de contacto, que pueden cambiar la forma de la córnea, deberás dejar de usarlos por completo y usar solo anteojos durante al menos unas semanas antes de la evaluación y la cirugía. Tu médico te dará pautas específicas que dependerán del tipo de lentes de contacto que uses y de cuánto tiempo los hayas usado.

Durante la evaluación, tu oftalmólogo te preguntará acerca de tus antecedentes médicos y quirúrgicos y te realizará un examen ocular integral para evaluar tu visión y determinar si puedes someterte al procedimiento de manera segura.

Tu médico buscará signos de lo siguiente:

  • Infección ocular
  • Inflamación
  • Ojos secos
  • Pupilas grandes
  • Presión ocular alta

Tu oftalmólogo también te medirá la córnea y tendrá en cuenta la forma, el contorno, el grosor y cualquier irregularidad. Tu oftalmólogo evaluará qué áreas de la córnea necesitan recuperar la forma y determinará la cantidad exacta de tejido que debe extraer de tu córnea.

Los médicos generalmente utilizan tecnología guiada por el frente de onda para evaluar tu ojo en detalle antes de la cirugía ocular LASIK. En esta prueba, un escáner crea un gráfico muy detallado, similar a un mapa topográfico, de tu ojo. Mientras más detalladas sean las mediciones, más preciso será tu oftalmólogo para extraer tejido de la córnea.

Antes del procedimiento, el médico hablará de los riesgos y beneficios de la cirugía ocular LASIK, qué esperar antes y después de la cirugía, y de cualquier pregunta que puedas tener.

Durante el procedimiento

La cirugía ocular LASIK por lo general se realiza en 30 minutos o menos. Durante el procedimiento, te acuestas boca arriba en una silla reclinable. Es posible que te administren medicamentos para ayudar a relajarte.

Después de colocar gotas anestésicas en el ojo, el médico utiliza un instrumento para mantener los párpados abiertos.

Un anillo de succión colocado en el ojo justo antes de cortar el colgajo corneal puede causar una sensación de presión, y la visión puede disminuir un poco.

El cirujano ocular utiliza un pequeño bisturí o láser de corte para cortar un pequeño colgajo con bisagra que se desprende de la parte frontal del ojo. Doblar hacia atrás el colgajo le permite a tu médico acceder a la parte de la córnea que va a ser remodelada.

Mediante un láser programado, el cirujano ocular remodela partes de la córnea. Con cada pulso del rayo láser, se extrae una pequeña cantidad de tejido corneal. Después de remodelar la córnea, el cirujano vuelve a colocar el colgajo en su lugar. El colgajo generalmente cicatriza sin puntos de sutura.

Durante la cirugía, se te pedirá que te concentres en un punto de luz. Mirar fijamente esta luz te ayuda a mantener el ojo fijo mientras el láser remodela la córnea. Puedes detectar un olor distinto a medida que el láser elimina el tejido corneal. Algunas personas describen el olor como el de un cabello quemado.

Si necesitas cirugía ocular LASIK en ambos ojos, los médicos generalmente realizarán el procedimiento el mismo día.

Después del procedimiento

Inmediatamente después de la cirugía, tu ojo podría picar, sentirse arenoso, arder y estar lloroso. Probablemente tendrás visión borrosa. Por lo general, experimentarás poco dolor y recuperarás tu visión rápidamente.

Es posible que se te administren analgésicos o gotas para los ojos para mantenerte cómodo durante varias horas después del procedimiento. El oftalmólogo también podría pedirte que uses un protector sobre tu ojo en la noche hasta que tu ojo sane.

Podrás ver después de la cirugía, pero tu visión no será clara de inmediato. Se tarda de dos a tres meses después de la cirugía antes de que tu ojo sane y tu visión se estabilice. Tus posibilidades de mejorar la visión se basan, en parte, en lo buena que era tu visión antes de la cirugía.

Tendrás una cita de seguimiento con tu oftalmólogo uno o dos días después de la cirugía. El médico verá cómo está sanando tu ojo y revisará si hay alguna complicación. Planea otras citas de seguimiento durante los primeros seis meses después de la cirugía, según lo recomiende tu médico.

Pueden pasar unas semanas antes de que puedas empezar a usar cosméticos alrededor de tus ojos nuevamente. También es posible que tengas que esperar varias semanas antes de reanudar deportes de contacto extenuantes, poder nadar o usar hidromasajes.

Sigue las recomendaciones de tu médico acerca de qué tan pronto puedes reanudar tus actividades normales.

Resultados

La cirugía ocular LASIK suele mejorar la visión sin la molestia de los anteojos o las lentes de contacto. En general, tienes muy buena probabilidad de lograr una visión de 20/25 o mejor después de la cirugía refractiva.

Más de 8 de cada 10 personas que se han sometido a la cirugía ocular refractiva LASIK ya no necesitan usar sus anteojos o lentes de contacto para la mayoría de sus actividades.

Sus resultados dependen de su error de refracción específico y de otros factores. Las personas que tienen un bajo grado de miopía tienden a tener más éxito con la cirugía refractiva. Las personas que tienen un grado alto de miopía o hipermetropía, además de astigmatismo, tienen resultados menos predecibles.

En algunos casos, la cirugía puede dar por resultado una corrección insuficiente. Si ocurre esto, es posible que necesites otra cirugía para lograr la corrección adecuada.

En raras ocasiones, los ojos de algunas personas retornan lentamente al grado de visión que tenían antes de la cirugía. Esto puede ocurrir debido a ciertas condiciones, como cicatrización anormal de heridas, desequilibrios hormonales o embarazo. Algunas veces, este cambio en la visión se debe a otro problema ocular, como una catarata. Habla con tu médico acerca de cualquier cambio en la visión.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use