Cambios en la piel durante el embarazo: ¿Qué puedes esperar?

El embarazo puede causar una serie de cambios en la piel debido a los cambios en las hormonas y en el flujo sanguíneo. Por ejemplo:

  • Cambios en la pigmentación. El área alrededor de los pezones y la piel de los muslos internos, los genitales y el cuello pueden oscurecerse, posiblemente debido a cambios hormonales. Es posible que notes una línea oscura desde el ombligo hasta el hueso púbico (línea negra). Tal vez te aparezcan manchas oscuras en la cara (cloasma). Evita la exposición al sol, ya que puede empeorar el cloasma. Después del parto, la piel normalmente vuelve a su pigmento normal a lo largo de un período de varios meses. Sin embargo, es posible que algunos parches oscuros producidos por el cloasma nunca desaparezcan.
  • Acné. Algunas mujeres tienen problemas de acné durante el embarazo. Para contrarrestar el acné, lávate con un limpiador suave. Lávate con champú regularmente, no te toques las marcas y ten cuidado con lo que toca tu piel.
  • Várices. Podrías padecer un agrandamiento de las venas de las piernas (várices), debido a que el útero ejerce una mayor presión sobre estas venas. Los cambios hormonales durante el embarazo también pueden afectarlas. Las várices que aparecen durante el embarazo generalmente mejoran sin tratamiento médico de tres a 12 meses después del parto.
  • Estrías. Las estrías son rayas que a menudo aparecen en el abdomen, los senos, las caderas, las nalgas y los muslos. Tienen como causa el estiramiento de la piel y son frecuentes durante el segundo y tercer trimestre. Muchas cremas, ungüentos y otros productos dicen prevenir o tratar las estrías. Sin embargo, los tratamientos son solo parcialmente efectivos y no eliminarán las estrías por completo.

Si te preocupa la persistencia de los cambios en la piel, habla con tu proveedor de atención médica.

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use