Eliminación de analgésicos sin usar

Si alguna vez has tenido una cirugía, es muy probable que tengas un frasco parcialmente usado de analgésicos recetados en uno de los armarios de tu baño.

Los analgésicos conocidos como opioides a menudo se prescriben para un episodio agudo y repentino de dolor que ocurre después de una cirugía o una lesión traumática, como una fractura ósea.

Muchas personas a las que se les han recetado opioides se aferran a las sobras, por si acaso las necesiten en el futuro. Pero esta práctica puede tener consecuencias mortales si los niños o las mascotas accidentalmente ingieren estos medicamentos.

Es por eso que los funcionarios de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) recomiendan que las personas se deshagan de los opioides sobrantes tan pronto como sea posible. Existen muchos métodos de eliminación, incluso tirarlos por el inodoro si no hay otras opciones disponibles.

Programas de recuperación de medicamentos

La Administración para el Control de Drogas de EE. UU. patrocina programas de recuperación de medicamentos recetados. Entre los entes autorizados que se ocupan de las tareas de recuperación, pueden incluirse agencias locales de aplicación de la ley, hospitales y farmacias. Las opciones de recuperación pueden incluir lo siguiente:

  • Eventos de recuperación. Muchas comunidades designan un día específico para que las personas lleven los medicamentos recetados no utilizados a un punto central de recolección.
  • Eliminación por correo. Algunas farmacias ofrecen sobres de devolución por correo para eliminar medicamentos recetados.
  • Contenedores de recuperación. Hay contenedores de recuperación segura en muchas comunidades. Llama a la agencia local de cumplimiento de la ley para averiguar si hay alguno en tu comunidad.

Algunos tipos de medicamentos recetados pueden ser desechados en la basura de tu hogar. A menudo se recomienda mezclarlos con posos de café usados o con arena para gatos. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos afirma que los opioides son demasiado peligrosos para desecharlos en la basura doméstica porque incluso una dosis en la persona equivocada a veces puede ser fatal.

Uso ilegal de opioides

Además del riesgo de dañar a los niños o a las mascotas que los ingieren accidentalmente, los analgésicos que contienen opioides pueden ser robados y utilizados para drogarse. Los opioides recetados que les sobran a amigos y familiares pueden desviarse fácilmente para su uso ilícito.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, casi la mitad de todas las sobredosis de opioides en los Estados Unidos implican un opioide recetado. En 2015, más de 15 000 personas murieron por sobredosis de opioides recetados.

Los medicamentos más comunes implicados en las muertes por sobredosis de opioides recetados son metadona, oxicodona (OxyContin, Percocet, otros) e hidrocodona (Vicodin, Norco, otros).

Arrojar por el inodoro es una opción de eliminación

Si un programa de devolución no está disponible y el medicamento aparece en la "lista para tirar al inodoro" de la FDA, no dudes en tirarlo por el inodoro o el lavabo. También se debe considerar la posibilidad de tirar el medicamento por el inodoro cuando no pueda almacenarse de forma segura hasta su eliminación a través de un programa de recuperación, o cuando haya riesgos en la espera para hacerlo.

La "lista para tirar al inodoro" de la FDA incluye medicamentos que contienen:

  • Buprenorfina
  • Fentanilo
  • Hidrocodona
  • Hidromorfona
  • Meperidina
  • Metadona
  • Morfina
  • Oxicodona
  • Oximorfona
  • Oxibato de sodio
  • Tapentadol

Algunos de estos medicamentos vienen en forma de parches que se adhieren a la piel. Los parches de fentanilo usados pueden ser mortales para los niños pequeños, por lo que deben tirarse al inodoro tan pronto como te los quites de la piel. Pega los lados adhesivos uno con otro antes de desechar el parche.

¿Arrojar fármacos por el inodoro podría dañar el ambiente?

Se han encontrado rastros de medicamentos recetados, incluidos los opioides, en arroyos y lagos. Sin embargo, los funcionarios de la Administración de Alimentos y Medicamentos afirman que la mayoría de estos rastros provienen de la orina y el excremento de las personas que toman esos medicamentos.

Si se compara con el riesgo conocido de daño que presentan los opioides no utilizados a causa del uso accidental o ilícito, se cree que el posible daño al medio ambiente causado por la descarga de opioides es insignificante.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use