Niños, deportes y ejercicio: opciones para todas las edades

¿Quieres darle a tu hijo una ventaja para un estado físico que le durará toda la vida? Considera la práctica de deportes o cualquier otra actividad física apta para niños.

Con tu aliento y apoyo, es posible que tu hijo se interese en algunos deportes. Puedes despertar el interés de tu hijo si lo llevas a eventos deportivos locales o si le compartes tus propios intereses en los deportes y el ejercicio.

Considera actividades apropiadas para la edad

Es probable que tu hijo tenga preferencias naturales por algunos tipos de deportes o actividades. Empieza por estas actividades, teniendo en cuenta la edad, la madurez y las habilidades de tu hijo.

De 2 a 5 años

Los niños que comienzan a caminar y los niños de edad preescolar empiezan a dominar muchos de los movimientos básicos, pero son demasiado jóvenes para la mayoría de los deportes organizados. Los niños pequeños que participan en deportes organizados típicamente no obtienen ninguna ventaja a largo plazo en términos de rendimiento deportivo a futuro.

Para los niños de esta edad, la mejor opción es el juego libre no estructurado. Se puede incluir lo siguiente:

  • Correr
  • Saltar con los dos pies, en un pie y alternando los pies
  • Hacer volteretas
  • Arrojar y atrapar pelotas
  • Nadar
  • Andar en triciclo o bicicleta
  • Escalar los juegos del parque infantil

De 6 a 9 años

A medida que los niños se hacen mayores, mejoran su vista, su capacidad de atención, su coordinación motora y sus habilidades, como arrojar objetos a una distancia mayor. También mejora su capacidad para seguir instrucciones.

Estos son algunos deportes y actividades que pueden ser apropiados para esta edad:

  • Béisbol para niños (T-ball), softbol o béisbol.
  • Jugar al fútbol
  • Correr
  • Hacer gimnasia
  • Nadar
  • Jugar al tenis
  • Practicar artes marciales
  • Bailar
  • Saltar la soga
  • Hacer patinaje sobre ruedas o patinaje sobre hielo
  • Practicar senderismo
  • Hacer esquí

Desde los 7 u 8 años, también está permitido el entrenamiento de fuerza supervisado con mucha atención para aquellos niños que están muy motivados. Se debe centrar la atención en lograr una técnica y un movimiento adecuados.

De 10 a 12 años

A esta edad, ya ha madurado la vista de la mayoría de los niños, como así también su habilidad para entender y recordar estrategias deportivas. Por lo general, ya están listos para hacer deportes de habilidades complejas, como fútbol, baloncesto, hockey y vóleibol. Sin embargo, ten en cuenta que los estirones de crecimiento de la pubertad pueden afectar por un tiempo la coordinación y el equilibrio de los niños.

Sea cual sea el deporte que tu hijo practique, asegúrate de que cuente con los fundamentos adecuados de técnica y movimiento. Consultar a entrenadores y profesionales del deporte, como profesionales del golf y del tenis, puede resultar útil.

Deportes de contacto

Antes de permitir a tu hijo participar en un deporte de contacto, considera su edad, madurez y tamaño. ¿Son apropiados para el desarrollo de tu hijo el contacto físico, la agresividad y la competencia que son parte de estos deportes? ¿Tu hijo lo disfrutará?

Ya que los niños alcanzan la pubertad a distintas edades, pueden existir diferencias físicas muy grandes entre los niños del mismo sexo, en especial en los varones. Los niños que compiten contra otros que son físicamente más maduros pueden arriesgarse a sufrir heridas.

Comparación de las opciones

Cuando compares los deportes, considera lo siguiente:

  • ¿Cuánto disfrutará tu hijo de esa actividad?
  • ¿Ese deporte ayuda al desarrollo de habilidades acordes a la edad?
  • ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a explorar diferentes opciones y una variedad de actividades?

Evita la especialización temprana en un solo deporte. Al enfocarse en un solo deporte, tu hijo quizás no pueda poner a prueba otras habilidades o disfrutar de otros deportes que le agraden. Además, enfocarse en un solo deporte puede generar estrés y agotamiento.

Preguntas sobre seguridad y bienestar

Considera las siguientes preguntas para determinar si un programa deportivo es seguro desde el punto de vista físico, si promueve el desarrollo de habilidades y si fomenta el juego limpio y el respeto entre los jugadores:

  • ¿El entrenador les pide a los jugadores que sigan las reglas y usen el equipo de seguridad adecuado?
  • ¿Los jugadores se toman su tiempo para hacer ejercicios de calentamiento y enfriamiento antes y después de cada práctica o evento?
  • ¿El entrenador presta atención a la hidratación, la humedad y la temperatura?
  • ¿Cuánto tiempo y esfuerzo se invierte en el desarrollo de habilidades?
  • ¿Cómo se manejan las diferencias en las habilidades?
  • ¿Los niños aprenden sobre las formas adecuadas de moverse y posicionarse?
  • ¿El entrenador está atento para prevenir y reconocer conmociones cerebrales?
  • ¿Cuánto tiempo juega cada niño y cómo se determina el tiempo de juego?
  • ¿Cómo se comunica el entrenador con los niños?
  • ¿Cuál es el enfoque de los entrenadores u otros padres ante la competencia, las victorias y las derrotas?

Objetivos para toda la vida

En general, mantente positivo y anima a otros. Haz hincapié en el esfuerzo, la mejora y la diversión por encima de las victorias o el rendimiento personal. Asiste a los eventos y las prácticas tanto como te sea posible y sé un buen ejemplo de espíritu deportivo.

Uno de los objetivos más importantes es encontrar actividades físicas y deportes que tu hijo disfrute y que lo animen a mantenerse activo y en forma toda la vida.

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use