Visión cromática deficiente

Perspectiva general

La visión cromática mala o deficiente es la incapacidad de distinguir la diferencia entre determinados colores, aunque el color aún se percibe. Con frecuencia, muchas personas utilizan el término «daltonismo» para esta afección. Sin embargo, el verdadero daltonismo, en el que todo se percibe en tonalidades de blanco y negro, es poco frecuente.

La visión cromática deficiente suele ser hereditaria. Los hombres son más propensos que las mujeres a nacer con este trastorno. La mayoría de las personas con visión cromática deficiente no pueden distinguir entre ciertas tonalidades de rojo y verde. Con menor frecuencia, las personas con visión cromática deficiente no pueden distinguir entre las tonalidades de azul y amarillo.

Algunas enfermedades oculares y algunos medicamentos también pueden causar visión cromática deficiente.

Anatomía del ojo

Tu ojo es una estructura compleja y compacta que mide alrededor de 1 pulgada (2,5 centímetros) de diámetro. Recibe millones de datos acerca del mundo exterior, los cuales tu cerebro procesa con rapidez.

Síntomas

Puedes tener visión cromática deficiente y no saberlo. Algunas personas advierten que ellas o sus hijos tienen el trastorno cuando se producen confusiones, por ejemplo, cuando surgen problemas para diferenciar los colores de los semáforos o para interpretar materiales didácticos codificados por colores.

Es posible que las personas con visión cromática deficiente no logren distinguir lo siguiente:

  • Diferentes tonalidades de rojo y verde
  • Diferentes tonalidades de azul y amarillo
  • Cualquier color

La deficiencia más frecuente de la visión cromática es la imposibilidad de percibir algunas tonalidades de rojo y verde. A menudo, una persona con deficiencias en la percepción del rojo-verde o del azul-amarillo no es totalmente insensible a ambos colores. Los defectos pueden ser leves, moderados o graves.

Cuándo consultar con el médico

Si sospechas que tienes problemas para distinguir determinados colores o que tu visión cromática cambia, consulta con un oculista para que te examine. Es importante hacerles a los niños exámenes oculares integrales, entre ellos, pruebas de la visión cromática, antes de que comiencen la escuela.

No hay cura para la visión cromática deficiente hereditaria; sin embargo, si la causa del trastorno es una enfermedad o una enfermedad ocular, un tratamiento puede mejorar la visión de los colores.

Causas

Ver colores del espectro visible es un proceso complejo que comienza con la capacidad de los ojos para responder a diferentes longitudes de onda de luz.

La luz ingresa al ojo a través de la córnea y pasa por el cristalino ocular y el tejido transparente con apariencia de gelatina del ojo (cuerpo vítreo), hasta las células sensibles a longitudes de onda (conos) que se encuentran en la parte posterior del ojo en la retina. Los conos son sensibles a longitudes de onda de luz cortas (azules), medias (verdes) o largas (rojas). Los químicos en los conos desencadenan una reacción y envían la información de la longitud de onda a través del nervio óptico al cerebro.

Si tus ojos son normales, percibes el color. Pero si los conos carecen de uno o más químicos sensibles a la longitud de ondas, no podrás percibir uno o más de los colores primarios: rojo, azul o amarillo.

La visión cromática mala tiene varias causas:

  • Trastorno hereditario. La mala visión cromática hereditaria es más común en los hombres que en las mujeres. La deficiencia de color más común es rojo-verde y la deficiencia azul-amarillo es mucho menos común. No es común padecer una deficiencia de visión cromática total.

    Puedes heredar un trastorno de grado leve, moderado o grave. La visión cromática mala hereditaria afecta ambos ojos y la gravedad no cambia a lo largo de tu vida.

  • Enfermedades. Algunas enfermedades que pueden causar deficiencia en la percepción del color son: anemia drepanocítica, diabetes, degeneración macular, enfermedad de Alzheimer, glaucoma, enfermedad de Parkinson, alcoholismo crónico y leucemia. Un ojo podría estar más afectado que el otro, y la deficiencia de percepción del color puede mejorar si la enfermedad subyacente puede tratarse.
  • Algunos medicamentos. Algunos medicamentos pueden alterar la percepción del color, como algunos de los que tratan problemas cardíacos, la presión arterial alta, la disfunción eréctil, infecciones, trastornos nerviosos y problemas psicológicos.
  • Envejecimiento. Tu capacidad para ver colores se deteriora lentamente a medida que envejeces.
  • Sustancias químicas. La exposición a algunos químicos en el lugar de trabajo, como sulfuro de carbono o fertilizantes, puede causar pérdida de la visión del color.

Diagnóstico

Si tienes dificultades para ver determinados colores, el oftalmólogo podrá analizar tu visión para detectar una deficiencia de la visión cromática. Probablemente te harán un examen ocular detallado y te mostrarán figuras diseñadas especialmente, hechas de puntos de colores que tienen números o formas de color diferente escondidas en su interior.

Si tienes una deficiencia de la visión cromática, te será difícil o imposible ver algunos de los diseños en los puntos.

Las pruebas en programas de computadora o teléfono pueden ser útiles para un examen rápido de la visión cromática, pero quizás no sean tan precisas como los exámenes estandarizados que se realizan en un consultorio.

Tratamiento

No existen tratamientos para la mayoría de los tipos de dificultades de visión cromática, a menos que el problema esté relacionado con tomar ciertos medicamentos o con enfermedades de los ojos. Dejar de tomar los medicamentos que causen el problema de visión o el tratamiento de la enfermedad no aparente de los ojos puede resultar en una mejor visión cromática.

Usar un filtro coloreado en los lentes o lentes de contacto de color quizás mejore tu percepción de contraste entre colores. Pero estas lentes no van a mejorar tu capacidad para percibir todos los colores.

Algunos trastornos de retina asociados con problemas para ver colores probablemente podrían modificarse con técnicas de reemplazo de genes. Estos tratamientos están bajo estudio, y quizás estén disponibles en el futuro.

Estilo de vida y remedios caseros

Para ayudar a solucionar el problema de la visión cromática deficiente, prueba con los siguientes consejos.

  • Memoriza el orden de los objetos de color. Si es importante saber cuáles son los colores individuales, como en el caso de los semáforos, memoriza el orden de los colores.
  • Etiqueta los artículos de color que deseas combinar con otros artículos. Pídele a una persona con buena visión cromática que te ayude a ordenar y etiquetar tu ropa. Ordena tu ropa en el armario o en los cajones de modo que los colores que se pueden usar juntos estén cerca unos de otros.

Preparación antes de la cita

Para comenzar, consulta con el médico de cabecera o con un médico general, o pide una consulta con un médico especialista en trastornos oculares (oftalmólogo u optometrista).

Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo que pases con el doctor. En el caso de la visión cromática deficiente, algunas preguntas básicas para hacer son las siguientes:

  • ¿De qué manera podría afectar mi vida la visión cromática deficiente?
  • ¿Este trastorno afectará mi ocupación actual o futura?
  • ¿Hay tratamientos para la visión cromática deficiente?
  • ¿Tiene algún folleto u otro material impreso que pueda darme? ¿Qué sitios web me recomienda?
  • ¿Hay anteojos o lentes de contacto especiales que pueda usar para mejorar mi visión cromática?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como ser:

  • ¿Cuándo te diste cuenta de que tenías problemas para percibir ciertos colores?
  • ¿Este problema afecta un ojo, o los dos?
  • ¿Alguien en tu familia (incluyendo a tus padres y abuelos) tiene problemas con la visión cromática?
  • ¿Tienes problemas de salud?
  • ¿Estás expuesto a productos químicos en tu trabajo?
  • ¿Estás tomando algunos medicamentos o suplementos?

Last Updated Nov 6, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use